Necrosis grasa y quistes oleosos del seno

La necrosis grasa se presenta cuando se daña un área del tejido adiposo del seno. Por lo general se debe a una lesión en el seno. También puede presentarse después de una cirugía o del tratamiento con radiación en el seno. La necrosis grasa es más común en las mujeres de edad más avanzada cuyos senos son muy grandes.

A medida que el cuerpo repara el tejido mamario dañado, generalmente lo va reemplazado por un tejido cicatricial firme. Sin embargo, algunas células adiposas (de grasa) pueden tener una respuesta diferente a las lesiones. En lugar de formar tejido cicatricial, las células adiposas mueren y liberan su contenido. Esto forma un depósito con la forma de una bolsa de líquido graso llamado quiste oleoso.

El diagnóstico

Los quistes oleosos y las áreas de necrosis grasa pueden formar una protuberancia que se puede palpar, pero que generalmente no causa dolor. A veces la piel alrededor de la protuberancia se ve más gruesa, y está enrojecida o amoratada. Puede ser difícil diferenciar estos cambios de los cánceres cuando se hace un examen de los senos o incluso un mamograma. Es posible que se necesite una biopsia (extirpar toda o parte de la protuberancia para observar el tejido al microscopio) para averiguar si la protuberancia contiene células cancerosas.

Los quistes oleosos (como otros quistes) a menudo se pueden observar en una ecografía y luego se hace el diagnóstico mediante aspiración con aguja. En este procedimiento se inserta una aguja delgada en el quiste para extraer el líquido.

Tratamiento

La necrosis grasa y los quistes oleosos generalmente no necesitan tratamiento. A veces, la necrosis grasa desaparece por sí sola.

La aspiración con aguja para extraer el líquido de un quiste oleoso también puede servir como tratamiento.

En algunos casos, se puede hacer una cirugía para extirpar la protuberancia o el área del bulto, si llega a crecer o a causar molestias.

¿Cómo la necrosis grasa y los quistes oleosos afectan su riesgo de padecer cáncer de seno?

Estos cambios de los senos no aumentan el riesgo de una mujer de padecer cáncer de seno.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

 

Guray M, Sahin AA. Benign breast diseases: Classification, diagnosis, and management. Oncologist. 2006;11;435-449.

Hartmann LC, Sellers TA, Frost MH, et al. Benign breast disease and the risk of breast cancer. N Engl J Med. 2005;353:229-237.

Kerridge WD, Kryvenko ON, Thompson A, Shah BA. Fat necrosis of the breast: A pictorial review of the mammographic, ultrasound, CT, and MRI findings with histopathologic correlation. Radiology Research and Practice. 2015;2015:613139.

National Cancer Institute. Understanding Breast Changes: A Health Guide for Women. April 23, 2015. Accessed at www.cancer.gov/types/breast/understanding-breast-changes on June 1, 2016.

Santen RJ, Mansel R. Benign breast disorders. N Engl J Med. 2005;353:275-285.

Schnitt SJ, Collins LC. Pathology of benign breast disorders. In: Harris JR, Lippman ME, Morrow M, Osborne CK, eds. Diseases of the Breast. 4th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2010:69-85.

Last Medical Review: March 16, 2015 Last Revised: April 21, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.