La ansiedad, el miedo y la depresión

El cáncer afecta su salud emocional

Un diagnóstico de cáncer puede tener un impacto enorme en la mayoría de los pacientes, las familias y los cuidadores. Los sentimientos de depresión, ansiedad y miedo son muy comunes y son respuestas normales a esta experiencia que cambia su vida.

Hay muchas cosas que pueden causar estos sentimientos. Los cambios en la imagen corporal pueden afectar la autoestima y la confianza. Asimismo, se pueden alterar los roles familiares y de trabajo. La gente puede sentir aflicción a causa de estas pérdidas y cambios. Los síntomas físicos, tal como dolor, náusea o cansancio extremo, probablemente causen también angustia emocional. Las personas también podrían sentir miedo a la muerte, al sufrimiento, al dolor o a todas las cosas desconocidas que podrían acontecer.

Los familiares y las personas al cuidado de un paciente a menudo también tienen estos sentimientos, ya que podrían temer perder a su ser querido. Además, es posible que sientan enojo porque un ser querido tiene cáncer, frustración por “no poder hacer lo suficiente” o tensión porque tienen que trabajar más en el hogar.

Las personas con cáncer, así como sus familiares y amigos, pueden sentir angustia sobre estos asuntos en cualquier momento después de un diagnóstico de cáncer, incluso muchos años después de haber terminado el tratamiento contra el cáncer. A medida que la situación alrededor del cáncer cambia, todos tienen que lidiar con nuevos factores estresantes junto con los que había ya antes, y sus sentimientos a menudo cambian.

El apoyo social reduce la ansiedad y la depresión

Los pacientes con más apoyo social tienden a sentir menos ansiedad y depresión, y reportan una mejor calidad de vida. Las personas con cáncer encuentran alentador que otros les escuchen y apoyen con los aspectos prácticos de sobrellevar el cáncer. Solicitar a los familiares y seres queridos este tipo de apoyo puede ayudar a reducir la angustia en el paciente y en aquellos que están a su cuidado.

Cuando se disimulan los sentimientos

Algunas personas podrían “presentar una cara feliz” aun cuando no se estén sintiendo realmente así. Esto podría ser una forma de intentar de proteger a los seres queridos y posiblemente a sí mismo de sentimientos dolorosos. Algunas personas incluso creen que una persona con cáncer puede mejorarse al mostrarse animada y feliz todo el tiempo, pero esto no es así. 

Los estudios sobre lidiar con la enfermedad y sobre supervivencia o recurrencia (reaparición del cáncer después del tratamiento) muestran que los buenos ánimos influyen poco o nada sobre el cáncer. No obstante, algunas personas con cáncer sienten culpabilidad de sentir tristeza o temor, y puede que traten de actuar felices o positivos incluso cuando sea doloroso para ellos. Si esto podría estar pasando, con cuidado hágale saber a la persona que estaría dispuesto(a) a escuchar sus sentimientos sin importar cuáles sean. La forma en que podría hablarle sería como “me interesa tu bienestar y estoy aquí para apoyarte ya sea que estés feliz, con temor, ira o tristeza”.

Cómo compartir sus inquietudes con su equipo de atención médica contra el cáncer

Poder hablar con el equipo de profesionales que atiende el cáncer sobre asuntos como los temores, el dolor y otros temas puede ayudar a tranquilizar al paciente. Un miembro de este equipo puede responder preguntas y hablar sobre cualquier inquietud. También pueden referir al paciente con un profesional de salud mental, si es necesario.

La depresión y la ansiedad, entre otros problemas de tipo emocional, pueden casi siempre aliviarse con una combinación de medicamentos, grupos de apoyo y psicoterapia. Pero primero, una persona debe reconocer que necesita ayuda en sobrellevar sus emociones y respuestas ante los cambios más importantes que el cáncer esté causando en su vida. En la confusión y estrés que surgen con un diagnóstico de cáncer, los problemas emocionales tanto en el paciente como en las personas cercanas puede a menudo convertirse en algo serio antes de que se percaten de ello.

Cuándo llamar al equipo de atención médica contra el cáncer en caso de problemas emocionales

Aunque pasar por una amplia variedad de emociones es parte normal de lidiar con el cáncer, no se deben ignorar algunos asuntos. Si el paciente o alguien cercano presenta cualquiera de estos problemas, busque ayuda de inmediato:

  • Pensamientos o planes suicidas (o de hacerse daño a sí mismo(a)
  • No puede comer o dormir
  • Falta de interés en las actividades normales por muchos días
  • No poder encontrar el gusto en las cosas que antes le resultaban placenteras
  • Emociones que interfieren con las actividades diarias y que duran más de unos cuantos días
  • Confusión
  • Tiene dificultades para respirar
  • Suda más de lo usual
  • Experimenta mucha intranquilidad
  • Síntomas nuevos o inusuales que sean preocupantes

El cáncer cambia la vida de personas. La tensión emocional que causa el cáncer puede ser abrumador, pero nadie tiene que manejar esto solo. Puede que el equipo de especialistas contra cáncer esté enfocado en la salud física, pero también se preocupan por la salud emocional. Mantenga a los miembros de ese equipo involucrados e informados. Averigüe qué recursos están disponibles y aprovéchelos. Lidiar con el cáncer es estresante, pero como se mencionó anteriormente, nadie tiene que enfrentar esta enfermedad por sí solo(a).

La depresión y la persona con cáncer

Es normal afligirse debido a los cambios que el cáncer ocasiona en la vida de una persona. El futuro, el cual quizás se veía tan seguro, puede parecer incierto ahora. Puede que algunos sueños y planes que se tenían contemplados ya no sean posibles. Pero si una persona ha estado triste durante un mucho tiempo o tiene problemas para sobrellevar las actividades cotidianas, puede que tenga depresión clínica. De hecho, hasta una de cada cuatro personas con cáncer presenta depresión clínica.

La depresión clínica causa gran angustia, ineficiencia en el desempeño e incluso puede hacer que la persona con cáncer tenga una menor capacidad de seguir un plan de tratamiento. La buena noticia es que la depresión clínica puede ser tratada.

Si alguien que usted conoce presenta síntomas de depresión clínica, anímele para que busque ayuda. Existen muchas maneras para tratar la depresión clínica incluyendo medicamentos, asesoría o una combinación de ambos. Los tratamientos pueden reducir el sufrimiento y mejorar la calidad de vida.

Síntomas de la depresión clínica

  • Estado de ánimo triste, resignado o “vacío” de manera persistente durante la mayor parte del día.
  • Pérdida del interés o del placer para casi toda actividad durante la mayor parte del tiempo.
  • Pérdida significativa de peso (sin hacer dieta) o un gran incremento en el peso.
  • Sentirse “apagado” o fatigado y agitado casi todos los días, lo suficiente como para que los demás lo noten.
  • Cansancio extremo o pérdida de energía.
  • Dificultad para dormir y despertarse muy temprano, dormir en exceso o no poder conciliar el sueño.
  • Problemas para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
  • Sentirse culpable, despreciable o indefenso.
  • Pensamientos frecuentes de muerte o suicidio (no solo temor a morir), planes o intentos de suicidio.

Algunos de estos síntomas, tal como cambios en el peso, cansancio, o incluso la mala memoria pueden ser causados por el cáncer en sí y su tratamiento. No obstante, si cinco o más de estos síntomas se presentan casi a diario por dos o más semanas, o si son lo suficientemente graves para interferir con las actividades cotidianas, podría tratarse de depresión. Si éste es el caso, aliente a la persona afectada a que se someta a una revisión por un profesional médico o de salud mental para ver si tiene depresión clínica. Si la persona trata de hacerse daño a sí misma, o tiene planes de hacerlo, se requiere intervenir con ayuda inmediatamente.

Medidas que se pueden tomar para ayudar a la persona con cáncer que está clínicamente deprimida  

  • Aliente a la persona deprimida a que continúe su tratamiento de la depresión hasta que los síntomas mejoren, o a hablar con el médico sobre un tratamiento distinto si no observa mejoría tras 2 o 3 semanas.
  • Promueva la actividad física, especialmente el ejercicio moderado como caminar diariamente.
  • Ayude a concertar las citas para el tratamiento de salud mental de ser necesario.
  • Apoye con el traslado (transporte) para acudir al tratamiento de ser necesario.
  • Involucre a la persona en las conversaciones y en actividades gratas.
  • Recuerde que está bien sentirse triste y lamentar las pérdidas que el cáncer ha traído a su vida y a la de sus seres queridos.
  • Percátese de que ser pesimista y pensar que no hay esperanzas son síntomas de depresión y debe aliviarse con el tratamiento.
  • Reconforte a la persona diciéndole que con el tiempo y el tratamiento empezará a sentirse mejor, y aunque en ocasiones es necesario incurrir en cambios en el tratamiento, es importante ser paciente.

Si usted sospecha que puede estar deprimido, consulte con un médico. Tome tiempo para obtener la ayuda y el apoyo que necesita.

Lo que no se debe hacer

  • Reprimir los sentimientos.
  • Forzar a alguien a hablar cuando no está preparado para ello.
  • Culparse a sí mismo o a otra persona por sentir depresión.
  • Decir a una persona “anímate” cuando se siente deprimida.
  • Intentar razonar con una persona cuya depresión parece ser grave. En su lugar, hable con el médico sobre medicamentos u otro tipo de ayuda.

La ansiedad, el miedo y la persona con cáncer

En distintos momentos durante el tratamiento y la recuperación, las personas con cáncer pueden sentirse temerosas y ansiosas. Enterarse de que tienen la enfermedad o que el cáncer regresó, causa la mayor ansiedad y miedo. El miedo al tratamiento, las consultas con el médico y las pruebas también pueden generar temor (sensación de que algo malo está por suceder).

Es normal tener temor cuando uno se encuentra enfermo. Puede que las personas sientan miedo del dolor que no pueda ser controlado, de morir o de lo que suceda después de la muerte, incluyendo lo que se les depara a los seres queridos. Y, como se mencionó anteriormente, estos mismos sentimientos pueden tenerlos los familiares y amigos de un ser querido con cáncer. Algunas señales y síntomas de miedo y ansiedad son:

  • Expresiones faciales de ansiedad.
  • Preocupación descontrolada.
  • Dificultad para resolver problemas y para concentrarse.
  • Tensión muscular (la persona también puede lucir tensa).
  • Temblor o estremecimiento.
  • Intranquilidad, puede sentirse agitado o muy nervioso.
  • Resequedad bucal.
  • Irritabilidad o arrebatos de furia ( o impaciente).

Si una persona presenta estos síntomas durante la mayor parte del día, casi todos los días, y están interfiriendo con su vida, puede que sea útil una evaluación de la salud mental. Tenga en cuenta que algunas veces, a pesar de presentar todos los síntomas, una persona puede negar tener estos sentimientos. No obstante, si están dispuestos a admitir que se sienten angustiados o incómodos, a menudo la terapia puede ayudar.

Lo que puede hacer para ayudar

  • Anímense unos a otros, pero no ejercer presión, para hablar.
  • Compartir sentimientos y miedos que usted o la persona con angustia esté experimentando.
  • Escuchar atentamente los sentimientos de la otra persona Ofrezca apoyo, pero no desdiga o minimice sentimientos.
  • Recordar que está bien sentir tristeza y frustración.
  • Busque ayuda a través de la asesoría y/o grupos de apoyo.
  • Haga uso de la oración, la meditación, u otros tipos de apoyo espiritual, si ayudan.
  • Intente la respiración profunda y los ejercicios de relajación Cierre sus ojos, respire profundamente, concéntrese en cada parte del cuerpo y relájela, empezando por los dedos de los pies y terminando en la cabeza. Cuando esté relajado, trate de pensar en un lugar agradable donde quisiera estar, por ejemplo, en una playa por la mañana o en el campo en un día de primavera.
  • Consultar con un médico sobre el uso de medicamentos antidepresivos y contra la ansiedad.

Lo que no se debe hacer

  • Reprimir los sentimientos.
  • Forzar a alguien a hablar cuando no está preparado para ello.
  • Culparse a sí mismo o a otra persona por sentir miedo o ansiedad.
  • Procurar razonar con la persona cuyos miedos y ansiedades sean severos; consulte al médico sobre medicamentos y otros tipos de ayuda.

Los ataques de pánico y la persona con cáncer

Los ataques de pánico pueden ser un síntoma alarmante de la ansiedad. Éstos ocurren de forma muy repentina y a menudo llegan a su peor punto dentro de un periodo aproximado de 10 minutos. Puede que la persona luzca bien entre los ataques, pero normalmente está muy temerosa de que vuelvan a suceder.

Síntomas de un ataque de pánico

  • Dificultad para respirar o una sensación de estar asfixiándose*.
  • Latidos acelerados*.
  • Experimenta mareos, inestabilidad, desmayos o se siente aturdido*.
  • Dolor o malestar en el pecho*.
  • Sensación de que se está ahogando*.
  • Temblor o estremecimiento.
  • Sudoración.
  • Temor a perder el control o a “enloquecer”.
  • Una urgencia por escaparse.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo.
  • Sentirse “irreal” o “desconectado” de uno mismo.
  • Escalofríos (temblar o titiritar) o sofocos repentinos de calor (que pueden involucrar sudoración o enrojecimiento de la cara).

*Si una persona presenta cualquiera de los primeros cinco síntomas (marcados con *), esto puede significar que se trata de una condición que atenta contra la vida. Llame al 911 o al médico inmediatamente si alguien presenta cualquiera de estos síntomas de forma inesperada. Estos síntomas pueden ser signos de otras condiciones más serias, como traumatismo, ataque cardiaco, desequilibrio en la química sanguínea, reacción alérgica y colapso pulmonar entre otras. Puede resultar inseguro asumir que están asociados al pánico hasta que no sean diagnosticados por un médico.

Si la persona ha tenido ataques de pánico en el pasado y éstos suceden exactamente como antes, la persona con frecuencia puede reconocerlo como un ataque de pánico.

Si la persona se recupera por completo dentro de algunos minutos y no tiene más síntomas, es más probable que se trate de un ataque de pánico. Si un médico diagnostica ataques de pánico, se ha demostrado que la terapia breve y el uso de medicamentos resultan útiles.

Lo que puede hacer para ayudar

  • Consulte con el médico para asegurarse de que los síntomas son causados por pánico y no por otros problemas de salud.
  • Mantenga la calma y hable con serenidad durante un ataque de pánico.
  • Sentarse con la persona durante los ataques de pánico hasta que se sienta mejor.
  • Acudir por ayuda en caso de ser necesario.
  • Aliente a la persona a buscar tratamiento para los ataques de pánico, una vez que haya pasado.
  • Apoye con el traslado (transporte) para acudir al tratamiento de ser necesario (la persona puede que tenga miedo de que un ataque de pánico suceda mientras conduce).
  • Las ideas que se encuentran en “Lo que puede hacer para ayudar” de la sección “Ansiedad, miedo y la persona con cáncer” también pueden ser útiles para alguien con un ataque de pánico.

Lo que no se debe hacer

  • Minimizar o subestimar el temor o miedo de la persona.
  • Juzgar a la persona por sentirse con miedo y por actuar de forma extraña.
  • Intentar razonar con la persona sobre sus miedos y sensaciones.
  • Dudar en llamar al médico si tiene preguntas sobre lo que está pasando.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. American Psychiatric Association, Arlington, VA. 2013.

Jacobsen PB, Jim HS. Psychosocial Interventions for Anxiety and Depression in Adult Cancer Patients. Achievements and Challenges. CA Cancer J Clin. 2008; 58:214-230.

Mehta RD, Roth AJ. Psychiatric Considerations in the Oncology Setting. CA Cancer J Clin. 2015;65:300-314.

National Institute of Mental Health. Mental Health Topics. Accessed at www.nimh.nih.gov/health/topics/index.shtml on April 8, 2016.

Parker PA, Baile WF, de Moor C, Cohen L. Psychosocial and demographic predictors of quality of life in a large sample of cancer patients. Psychooncology. 2003;12:183-193.

Petticrew M, Bell R, Hunter D. Influence of psychological coping on survival and recurrence in people with cancer: Systematic review. BMJ. 2002;325:1066.

Pirl WF. Evidence Report on the Occurrence, Assessment, and Treatment of Depression in Cancer Patients. JNCI Monographs. 2004(32):32-39. Accessed at http://jncimono.oxfordjournals.org/cgi/content/abstract/2004/32/32 on September 20, 2013.

Rodin G, Lloyd N, Katz M, et al. The treatment of depression in cancer patients: a systematic review. Support Care Cancer. 2007;15(2):123-136.

White CA, Macleod U. ABCs of psychological medicine: Cancer. BMJ. 2002;325:377-380.

Last Medical Review: April 11, 2016 Last Revised: July 6, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.