Resequedad de la piel

La piel reseca puede manifestarse como áspera, escamosa, enrojecida y puede en ocasiones presentar dolor. Ocurre a menudo cuando no hay suficiente aceite y agua en las capas de la piel. Las causas comunes de la piel reseca incluyen la deshidratación, el calor, el frío, desnutrición y los efectos secundarios del tratamiento.

Qué señales debe observar

  • Piel enrojecida, áspera y escamosa (aunque el aspecto pueda lucir normal).
  • Piel agrietada.
  • Ligero sangrado entre los pliegues de la piel que recubre las articulaciones, tales como los nudillos o los codos.

Lo que el paciente puede hacer

  • Añada aceite mineral o de bebé al agua tibia del baño, o aplíquelo a su piel tras haberse duchado mientras la piel sigue húmeda. (Esto puede hacer que usted y el suelo estén resbaladizos, por lo que agárrese de algo cuando esté caminando descalzo.)
  • Lávese con agua fría o tibia (no caliente).
  • Evite restregar la piel durante los baños o duchas. Séquese delicadamente con un paño.
  • Aplíquese crema humectante y sin alcohol dos veces al día, especialmente después del baño.
  • Evite aguas de colonia, lociones que se aplican tras la afeitada y rocíos que se aplican tras bañarse, ya que contienen alcohol.
  • Use una afeitadora eléctrica.
  • Beba de 2 a 3 litros de líquidos cada día, si se le ha indicado que puede hacer esto.
  • Protéjase la piel del viento y el frío. Evite el agua caliente y el calor, especialmente el calor seco.

Lo que puede hacer el cuidador del paciente

  • Aplicar cremas o aceites en lugares difíciles de alcanzar.
  • Ofrecer líquidos adicionales para su consumo.

Llame al equipo que atiende el cáncer si el paciente:

  • Desarrolla piel seca áspera, roja o adolorida.
  • Tiene señales de infección como pus o mucha sensibilidad cerca del área afectada de la piel.

Equipo de redactores y equipo de editores médicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer

Nuestro equipo está compuesto de médicos y enfermeras con postgrados y amplios conocimientos sobre el cáncer, al igual que de periodistas, editores y traductores con amplia experiencia en contenidos médicos.

 

Fauci AS, Braunwald E, Kasper DL, et al (Eds). Harrison’s Principles of Internal Medicine, 17th ed. New York: McGraw-Hill Medical, 2008.

Camp-Sorrell D, Hawkins RA. Clinical Manual for the Oncology Advanced Practice Nurse, Second Ed. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Cope DG, Reb AM. An Evidence-Based Approach to the Treatment and Care of the Older Adult with Cancer. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Houts PS, Bucher JA. Caregiving, Revised ed. Atlanta: American Cancer Society, 2003.

Kaplan M. Understanding and Managing Oncologic Emergencies: A Resource for Nurses. Pittsburgh: Oncology Nursing Society, 2006.

Kuebler KK, Berry PH, Heidrich DE. End-of-Life Care: Clinical Practice Guidelines. Philadelphia: W.B. Saunders Co. 2002.

National Comprehensive Cancer Network. Palliative Care. Version 1.2015. Accessed at www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/palliative.pdf on March 19, 2015.

Oncology Nursing Society. Cancer Symptoms. Accessed at www.cancersymptoms.org on April 3, 2013.

Ripamonti C, Bruera E. Gastrointestinal Symptoms in Advanced Cancer Patients. New York: Oxford University Press, 2002.

Varricchio CG. A Cancer Source Book for Nurses, 8th ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

Yarbro CH, Frogge MH, Goodman M. Cancer Symptom Management, 3rd ed. Sudbury, MA: Jones and Bartlett, 2004.

Last Medical Review: September 18, 2015 Last Revised: May 18, 2016

La información médica de la La Sociedad Americana Contra El Cáncer está protegida bajo la ley Copyright sobre derechos de autor. Para solicitudes de reproducción, por favor escriba a  permissionrequest@cancer.org.