Cáncer avanzado

+ -Text Size

Topics TEMAS

Cáncer avanzado

Cáncer avanzado

Es difícil pensar y hablar sobre este tema. Cada persona con cáncer espera que su enfermedad se cure, pero esto no es siempre posible. Cuando el cáncer de una persona crece y se propaga, las opciones de tratamiento son limitadas. El equipo de profesionales que atienden el cáncer puede comenzar a hacer ciertas predicciones sobre el final de la vida cuando es claro que no hay nada más que hacer que pueda ayudar a la persona a vivir por más tiempo. Tenga en cuenta que ellos solamente pueden adivinar, basándose en su educación; nadie puede saber con certeza cuanto tiempo usted vivirá.

Aun así, puede que usted recibe tratamiento contra el cáncer, pero puede que el objetivo ya no sea curar la enfermedad. En este punto, la atención a menudo se concentra en maneras para controlar los síntomas causados por el cáncer de manera que usted disfrute de la vida y se sienta tan bien como sea posible. Cuando los síntomas aumentan, el enfoque de la atención es mantenerle cómodo.

Los médicos diagnostican cáncer avanzado con base en lo siguiente:

  • La cantidad de cáncer presente.
  • Cuán lejos se ha propagado el cáncer.
  • Cuánto ha afectado el cáncer su condición física.
  • Si hay algún tratamiento eficaz para el cáncer.

Algunas personas piensan que la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo (cáncer metastásico) es lo mismo que cáncer avanzado. Puede que esto no sea verdad. Es posible tener un cáncer de propagación amplia que aún puede ser tratado y algunas veces curable. Ejemplos de esto lo son el cáncer testicular, leucemias y muchos linfomas. Por otro lado, es posible que un cáncer no se haya propagado a sitios distantes, pero puede considerarse avanzado porque hay demasiado tejido canceroso que se debe extirpar o ha causado serios problemas de salud. Un ejemplo de esto es el cáncer pancreático.

Con esta información, trataremos de ayudarle a entender mejor qué es el cáncer avanzado, qué puede esperarse si ocurre, y qué se puede hacer para tratarlo. Hable con el equipo de profesionales que atienden el cáncer sobre cualquier pregunta o inquietud que tenga. Ellos son los que mejor pueden ayudarle a entender su situación, así como su tipo de cáncer, etapa, tratamiento y posibles resultados. Usted aún está en control de lo que ocurre en estos momentos.

¿Qué es el cáncer avanzado?

El cáncer avanzado es un cáncer que ha crecido más allá del órgano en el que se originó. Con frecuencia se propaga ampliamente por todo el cuerpo (cáncer metastásico). El cáncer avanzado no siempre es cáncer metastásico (consulte la sección "¿Cuál es la diferencia entre cáncer metastásico y el cáncer avanzado?"). Sin embargo, algunas veces el cáncer que no se ha propagado se considera avanzado localmente si está afectando un órgano vital y no se puede extirpar. Aun cuando no haya una cura, algunas veces el tratamiento puede reducir el tamaño del cáncer, aliviar los síntomas, y ayudarle a prolongar su vida. Algunas personas pueden vivir muchos años con cáncer avanzado.

El cáncer de cada persona es único. Su cáncer puede responder de manera diferente a los tratamientos y crecer a una tasa diferente que el cáncer de otra persona. En algunas personas, el cáncer puede ya estar avanzado cuando se enteran por primera vez de que tienen la enfermedad. Otras personas desarrollan un cáncer avanzado después de años de tratamiento. En la mayoría de los casos, el cáncer avanzado ocurre después de haber tenido cáncer durante algún tiempo y cuando el tratamiento ya no detiene el crecimiento del cáncer. Entonces, los síntomas empeoran y se necesitan tratamientos para ayudar a controlarlos. Estos síntomas casi siempre pueden ser tratados.

¿Qué es el cáncer metastásico?

El cáncer metastásico es un cáncer que se ha propagado desde la parte del cuerpo donde comenzó (sitio primario) a otra parte del cuerpo. Cuando las células cancerosas se desprenden de un tumor, éstas pueden viajar a otras áreas del cuerpo a través del torrente sanguíneo o el sistema linfático.

Si las células viajan a través del sistema linfático, es posible que lleguen hasta los ganglios linfáticos o que se propaguen a otros órganos. Por otro lado, si las células viajan a través del torrente sanguíneo, éstas pueden llegar hasta cualquier parte del cuerpo. Por lo general, las células cancerosas se desprenden y viajan a través del torrente sanguíneo. Muchas de estas células mueren, aunque algunas se establecen en un área nueva, comienzan a crecer y a formar tumores nuevos. Esta propagación del cáncer a una nueva parte del cuerpo se llama metástasis.

Aun cuando el cáncer se ha propagado a un área nueva, recibe el nombre de la parte del cuerpo en donde se originó. Por ejemplo, si un cáncer de próstata se propaga a los huesos, aún se denomina cáncer de próstata. Asimismo, si un cáncer del seno se propaga a los pulmones, sigue siendo cáncer del seno, no cáncer del pulmón.

Algunas veces los tumores metastásicos ya han comenzado a crecer al momento de encontrar y diagnosticar el cáncer. Además, en algunos casos se puede detectar una metástasis antes de descubrir el tumor original (primario). Si el cáncer se ha propagado a muchos lugares del cuerpo antes de ser encontrado, es posible que no haya manera de determinar donde se originó. Si esto ocurre al cáncer se le llama cáncer de origen primario desconocido. Este tema se discute en otro documento. Llámenos o visite nuestro sitio Web para obtener la información.

¿Qué es el cáncer recurrente?

Recurrencia es una palabra médica que significa que el cáncer ha regresado en un paciente que se creía estaba libre de esta enfermedad (en remisión) después del tratamiento. El cáncer puede regresar:

  • En el mismo órgano o tejidos donde se originó o en tejidos cercanos (recurrencia local).
  • En ganglios linfáticos cercanos al cáncer original (recurrencia regional).
  • En otros órganos o tejidos (recurrencia a distancia).

A la recurrencia a distancia también se le llama recurrencia metastásica. Por ejemplo, el cáncer pudiera recurrir en distintas partes del cuerpo, como los huesos, el hígado, o los pulmones. Esto ocurre debido a que algunas células cancerosas se han desprendido del tumor original, se han trasladado por el cuerpo y están creciendo en estas nuevas localizaciones.

¿Cuál es la diferencia entre cáncer metastásico y cáncer avanzado?

El cáncer metastásico no es necesariamente lo mismo que el cáncer avanzado. Un cáncer se llama metastásico aunque sólo una pequeña cantidad del mismo se haya propagado. En muchos casos, el cáncer metastásico se puede tratar satisfactoriamente si aún no ha causado mucho daño. Algunas veces se puede extirpar quirúrgicamente y el paciente se puede curar si sólo hay pocos tumores presentes. Sin embargo, un cáncer metastásico puede ser avanzado si se ha propagado en muchos lugares o si ha dañado en gran medida tejidos y órganos importantes.

La mayoría de las personas que fallecen de cáncer tienen tumores metastásicos. Muchos de los problemas del cáncer suceden porque el cáncer se ha propagado a un área del cuerpo que es muy importante para la supervivencia o porque se ha propagado a muchas áreas.

¿Conocemos las causas del cáncer metastásico?

Cómo se propagan las células cancerosas

Las células del cáncer viajan desde el órgano en el que se originan, a través de la sangre y/o de los vasos linfáticos, hasta otras partes del cuerpo para crear tumores en esos lugares. Las células pasan por muchos pasos para hacer esto:

El paso 1 es cuando algunas de las células cancerosas en la localización primaria se transforman en más malignas que otras. Esto significa que estas células crecen más rápidamente y que tienden a propagarse. Las células cancerosas de un tumor no son todas iguales.

El paso 2 es la angiogénesis. Esto es cuando el tumor primario comienza a formar sus propios vasos sanguíneos y suministro de sangre para poder crecer más rápidamente.

El paso 3 es el crecimiento de células más "malignas" que tienden a propagarse. Estas células atraviesan por cambios que les permitan desprenderse del tumor y atravesar las paredes de los vasos sanguíneos o de los vasos linfáticos y alcanzar otros tejidos.

El paso 4 es la supervivencia en el torrente sanguíneo. La mayoría de las células del tumor que entran en la circulación sanguínea o linfática son eliminadas por las respuestas naturales del sistema inmunitario. Sólo sobrevivirán las células más malignas.

El paso 5 es la habilidad de las células que han sobrevivido de adherirse a órganos distantes o a los ganglios linfáticos para crecer.

El paso 6 es una parte clave de crecimiento en un área nueva -- la habilidad de los tumores nuevos de formar nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis) que puedan llevar nutrientes y oxigeno al tumor en crecimiento.

El paso 7 es el crecimiento de estas células cancerosas en un área nueva y su habilidad para evitar que el organismo intente eliminarlas.

Por qué las células cancerosas tienden a propagarse a ciertas partes del cuerpo

Con frecuencia el tipo de cáncer y su lugar de origen determina el lugar hacia el cual se propagará. La mayoría de las células que se han desprendido del tumor original son transportadas por la circulación sanguínea o linfática hasta que quedan atrapadas en el siguiente vaso sanguíneo o ganglio(s) linfático(s) "corriente abajo". Esto explica por qué el cáncer del seno con frecuencia se propaga a los ganglios linfáticos axilares (de las axilas) pero raramente a los ganglios linfáticos de la ingle. De la misma manera, el pulmón es un sitio común de propagación (metástasis) de muchos cánceres. Esto se debe a que el corazón bombea sangre desde el resto del cuerpo a través de los vasos sanguíneos de los pulmones antes de enviarla hacia otros lugares. El hígado es un sitio común de metástasis de las células de un cáncer que comienza en el estómago y los intestinos debido a que la sangre de los intestinos fluye hacia el hígado.

Los doctores han aprendido que las células cancerosas a menudo se desprenden del tumor principal y circulan en la sangre. No obstante, en la mayoría de los casos, estas células no se establecen en ningún otro lugar y mueren con el pasar del tiempo. Cuando el cáncer se propaga a otros órganos es debido a ciertos cambios genéticos en las células que los científicos han comenzado a reconocer. Al identificar estos cambios genéticos, algún día los científicos podrán indicar si el cáncer de una persona es el tipo que se propagará a otros órganos. Además, la investigación que se ha estado realizando se enfoca en el tratamiento que bloquea o ataca los cambios genéticos para que las células no puedan crecer y propagarse.

Algunas veces los patrones de propagación no se pueden explicar por la manera en que el organismo está hecho. Algunas células del cáncer pueden encontrar e invadir sitios específicos. Este patrón de "alojamiento" puede deberse a ciertas sustancias en su superficie que se adhieren a las células de ciertos órganos. En otros casos, las células de algunos órganos liberan factores similares a las hormonas que realmente causan que las células del cáncer crezcan más rápido.

¿Cuántas personas padecen cáncer avanzado?

Más de medio millón de personas padecerá y fallecerá de cáncer avanzado cada año en Estados Unidos. Más del 70% de estas personas tendrán más de 65 años de edad. Aunque más de un 60 % de todas las personas que contraen cáncer vivirán cinco años o más, las personas con cáncer avanzado generalmente viven menos de un año.

¿Se puede prevenir el cáncer avanzado o el cáncer metastásico?

Por ahora, la única manera segura de prevenir el crecimiento y la propagación de un cáncer es encontrar el cáncer temprano y extirparlo o destruirlo. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda pruebas de detección tempranas de los cánceres de seno, colon y cuello uterino. Sin embargo, muchas personas no saben o no siguen estas recomendaciones. Estas personas tienen una probabilidad mayor de que se les detecte el cáncer después de que se ha propagado. Debido a que estas pruebas no son perfectas, algunos cánceres se pueden propagar antes de que se encuentren. También hay muchos cánceres que no se pueden encontrar temprano con ninguna de las pruebas que se usan actualmente.

Los investigadores están buscando maneras de evitar la propagación del cáncer. Por ejemplo, se están estudiando medicamentos que pueden bloquear las enzimas que ayudan a las células del cáncer a perforar las paredes de los vasos sanguíneos. Otros medicamentos bloquean la formación de nuevos vasos sanguíneos. Algunos pacientes, como los que padecen cáncer del seno o cáncer colorrectal, reciben medicamentos después de la cirugía para destruir células cancerosas que se pudieron haber desprendido del tumor primario.

¿Cómo se encuentra el cáncer avanzado?

Algunos tipos de cáncer tienen más probabilidades de propagarse que otros. Sin embargo, es difícil saber quién padecerá cáncer metastásico o cáncer avanzado. Una manera es comparando qué tanto se parecen las células del cáncer a las células normales (lo cual se llama grado). Cuanto más normales parecen las células, menos probabilidades hay de que el cáncer se propague. Otra manera está relacionada con el tamaño del tumor. A menudo, un tumor más grande es más propenso a propagarse. Además, si se determina que el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos cercanos, tiene mucho más probabilidades de propagarse a sitios distantes. Esto puede que no se sepa sino hasta después de la cirugía que incluye extirpar los ganglios linfáticos y la observación de éstos con un microscopio

Aún sabiendo todo esto, los médicos no siempre están seguros si el cáncer de una persona se propagará o si ya tiene cáncer avanzado. La mayoría de las veces, el médico revisará sus antecedentes y le hará un examen físico. Se le harán algunas pruebas sanguíneas y estudios de obtención de imágenes. Combinando toda esta información, es posible que su médico le pueda decir si tiene cáncer avanzado.

Signos y síntomas

A continuación se provee información sobre algunos signos del cáncer avanzado y maneras de encontrarlo.

Signos de cáncer avanzado:

  • El síntoma más revelador es la pérdida de energía y la sensación de cansancio (fatiga) y debilidad. Este síntoma puede empeorar tanto que es posible que usted tenga dificultades para hacer las tareas cotidianas, como bañarse o vestirse. Las personas con cáncer avanzado a menudo necesitan ayudar para realizar esas tareas. En cierto momento, se sienten tan mal que pasan mucho de su tiempo en cama.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Es posible que haya dolor en el cáncer avanzado, pero esto no siempre es verdad.
  • La dificultad al respirar es común cuando un cáncer se ha propagado a los pulmones.

Si desea saber más acerca de los síntomas, por favor consulte la sección "Tratamiento de los problemas físicos del cáncer avanzado".

Examen físico

Además de preguntarle sus síntomas, su médico puede aprender mucho al examinarle. Su médico puede encontrar signos de problemas causados por el cáncer avanzado, tal como:

  • Líquido en los pulmones.
  • Líquido en su barriga (cavidad abdominal).
  • Masas (tumores) en su cuerpo.
  • Un hígado agrandado.

Análisis de sangre

Ciertas pruebas de sangre pueden indicar cáncer avanzado. Si el cáncer se ha propagado al hígado, con frecuencia los resultados de las pruebas de la función hepática son muy anormales. Algunos tipos de cáncer generan una sustancia llamada marcador tumoral. Entre los marcadores tumorales se encuentran el antígeno prostático específico (prostate-specific antigen, PSA) si tiene cáncer de la próstata, o el antígeno carcinoembrionario (carcinoembryonic antigen, CEA) si tiene cáncer del colon. El nivel de estas sustancias en la sangre puede ser muy alto en el cáncer avanzado. Hay muchos otros marcadores tumorales para otros tipos de cáncer. Para más información, consulte nuestro documento “Marcadores tumorales”.

Estudios por imágenes

Es posible que muchos de estos estudios utilizados para encontrar cáncer avanzado se hayan hecho cuando usted fue diagnosticado inicialmente con cáncer. Usted puede aprender más sobre éstos y otros estudios por imágenes que su médico quizás quiera que se haga en nuestro documento Imaging (Radiology) Tests.

Radiografía del tórax: los rayos X torácicos pueden detectar tumores en los pulmones o fluido en el pecho.

Tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés): la tomografía computarizada es un procedimiento de rayos X que produce imágenes transversales de una sección del cuerpo. La imagen muestra sus órganos y los tejidos blandos más claramente que las radiografías convencionales. Debido a que la imagen es creada por una computadora, se puede agrandar para facilitar su lectura e interpretación.

En lugar de tomar una sola imagen como lo hacen los rayos X regulares, un explorador de tomografía computarizada toma muchas imágenes mientras gira alrededor del cuerpo. La computadora luego combina estas fotografías en una imagen de una sección de su cuerpo. La máquina toma imágenes de muchas secciones del área del cuerpo que se está estudiando.

Las tomografías computarizadas también se pueden usar para guiar la aguja de una biopsia y remover una muestra de tejido (biopsia con aguja guiada por tomografía computarizada). Para hacer esto, usted permanece en la camilla de tomografía mientras un radiólogo mueve una aguja de biopsia hacia la ubicación de la masa. La exploración por CT continúa hasta que los médicos están seguros de que la aguja se encuentra dentro del área que causa preocupación. Se extrae una muestra mediante una biopsia con aguja fina (un fragmento diminuto de tejido) o una biopsia por punción con aguja gruesa (un cilindro delgado de tejido) y se observa con un microscopio.

Los exámenes de CT requieren más tiempo que los rayos X regulares. Es posible que usted necesite permanecer acostado en una camilla por 15 a 30 minutos mientras se hace el estudio. Pero al igual que otros dispositivos computarizados, cada vez son más rápidas. También, puede que se sienta confinado un poco por el gran anillo en forma de rueda que la camilla mueve mientras se toman las imágenes. Puede que usted escuche un zumbido y ruidos de chasquido conforme el explorador se prende y se apaga.

En algunos casos, es posible que le administren una inyección (IV o intravenosa) de un agente de contraste o colorante que ayuda a delinear mejor las estructuras de su cuerpo. Usted necesitará una línea intravenosa mediante la cual se inyecte el tinte de contraste. La inyección puede causar un poco de rubor. Algunas personas son alérgicas y presentan erupciones. En raras ocasiones, las personas pueden presentar reacciones más graves como dificultad para respirar y baja presión arterial. Asegúrese de decir al médico si alguna vez ha tenido alguna reacción a cualquier material de contraste usado para rayos X. Además, es posible que se le pidan que beba una o dos pintas de una solución con el material de contraste. Esto ayuda a delinear el intestino para evitar que sea confundido con tumores.

Imágenes por resonancia magnética (MRI): los exámenes de MRI utilizan ondas de radio e imanes muy potentes en lugar de rayos X. La energía de las ondas de radio es absorbida y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido y por ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón de las ondas de radio obtenido por los tejidos en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. Esto no sólo produce imágenes de secciones transversales del cuerpo como un examen CT, sino que también produce secciones que son paralelas a la longitud de su cuerpo. El proceso crea imágenes de las partes del cuerpo con tejido blando que algunas veces son difíciles de observar mediante otros estudios por imágenes. Al igual que la CT, se inyectará un material de contraste, pero esto se usa con menos frecuencia. Los exámenes de MRI son muy útiles para ver el cerebro y la médula espinal.

Las imágenes por resonancia magnética son un poco más incómodas que la tomografía computarizada. Primero, toman más tiempo, a veces hasta una hora, aunque a veces aún más tiempo. Además, debe colocarse en el interior de un equipo en forma de tubo, lo cual es confinante y puede molestar a las personas que tienen temor a los lugares cerrados. Si usted tiene un gran temor de los lugares cerrados, podría buscar una instalación que tenga una máquina de MRI abierta (no tiene un conducto cerrado). Muchas ciudades tienen por lo menos un centro de MRI que tiene una máquina de MRI abierta.

La máquina también produce un ruido sordo, como una máquina de lavar, que puede parecerle molesto. En algunos lugares se ofrecen audífonos con música para bloquear este ruido. La mayoría de las personas no presentan ninguna dificultad en manejar la experiencia del MRI. No obstante, no dude en compartir cualquier inquietud que tenga con su médico o enfermera. Mientras se hace el MRI, usted podrá hablar un el técnico que opera la máquina.

Tomografía de emisión de positrones (PET): la PET usa una forma de azúcar radioactivo (glucosa). Una cámara especial detecta la radiactividad. Debido a que las células cancerosas crecen rápidamente, éstas absorben grandes cantidades de azúcar radioactivo. La tomografía por emisión de positrones también es útil cuando su médico piensa que el cáncer se ha propagado, pero no sabe dónde. El PET puede usarse en vez de varios estudios de radiografía ya que puede examinar todo su cuerpo.

Ecografía (ultrasonido): la ecografía utiliza hondas sonoras para crear imágenes de una parte del cuerpo. La computadora muestra la imagen en una pantalla. El ultrasonido es útil para determinar si algunos tumores son probablemente cáncer o no lo son. Ésta es una prueba muy simple, y no utiliza rayos X. Usted simplemente se acuesta sobre una mesa mientras un técnico pasa una varita plana sobre su piel.

Gammagrafía ósea con radionúclidos: este procedimiento ayuda a mostrar si el cáncer se ha propagado a los huesos. Se le administrará una inyección (IV intravenosa) de una sustancia radioactiva. La inyección por sí misma es la única porción incómoda de la gammagrafía. La dosis de radiactividad utilizada es baja, en comparación con las dosis mucho más altas empleadas en la radioterapia, y no causa efectos secundarios.

Las células de los huesos enfermos atraen a la sustancia radiactiva en todo su esqueleto. Una cámara especial capta estas áreas y una computadora las convierte en imágenes bidimensionales o tridimensionales (3D). Las áreas enfermas del hueso aparecen en la imagen del examen como zonas densas, de color gris-negro, llamadas "puntos radiactivos". Estas áreas pueden sugerir la presencia de un cáncer, pero la artritis, una infección y otras enfermedades de los huesos también pueden dar lugar a puntos radioactivos. El patrón de estas otras enfermedades es generalmente diferente al patrón del cáncer. Para distinguir entre estas condiciones, el equipo de atención médica usa otros estudios por imágenes o toma biopsias de los huesos. Las gammagrafías óseas pueden encontrar propagación del cáncer más temprano que las radiografías regulares. Además, se pueden usar para vigilar cómo estas áreas responden a los tratamientos.

Algunas veces, las gammagrafías óseas no encuentran las áreas de propagación del cáncer a los huesos. Esto ocurre con más frecuencia si el área del cáncer en los huesos es osteolítica, lo que significa que destruyó o disolvió el hueso. En algunos pacientes, la radioactividad no se mostrará en áreas del hueso que ya han sido destruidas totalmente por el cáncer.

Biopsia

Con frecuencia, cuando las pruebas de obtención de imágenes encuentran algo que no es normal, el médico deseará comprobar si es cáncer. Esto se hace tomando una pequeña porción de tejido y observándolo con un microscopio. Esto se conoce como biopsia. Usualmente se coloca una aguja en el sitio y se extrae líquido, fragmentos de tejido o un núcleo de tejido. Estas muestras luego se observa con un microscopio. Es importante que su médico sepa si el cáncer se ha propagado, y a menudo, la única manera para comprobarlo es a través de una biopsia.

¿Cómo se trata el cáncer avanzado?

Esta información representa los puntos de vista de los médicos y las enfermeras que prestan servicio en la Junta Editorial del Banco de Datos de Información de la Sociedad Americana del Cáncer. Estas opiniones están basadas en la interpretación que ellos tienen de los estudios que se publican en las revistas médicas, así como en su propia experiencia profesional.
La información sobre tratamientos que este documento contiene, no es la norma oficial de la Sociedad ni se pretende que sea un consejo médico que sustituya la experiencia y el criterio de su equipo de atención del cáncer. Su objetivo es ayudar a usted y a su familia a que tomen decisiones fundamentadas en conjunto con su médico.
Su médico puede tener razones para sugerir un plan de tratamiento diferente a estas opciones generales de tratamiento. No dude en hacerles preguntas sobre sus opciones de tratamiento.

Objetivos del tratamiento

El cáncer avanzado no es probable que sea curado, pero frecuentemente puede ser tratado. Los síntomas físicos casi siempre pueden ser tratados bien. En cualquier etapa del cáncer, la meta del tratamiento debe ser clara tanto para usted como para su familia. Usted debe saber si el objetivo es curar el cáncer, ayudarle a vivir por más tiempo o aliviar sus síntomas. Algunas veces esto parece ser confuso porque algunos de los tratamientos usados para curar el cáncer también se pueden usar para aliviar los síntomas.

Algunas personas piensan que ya no hay nada que hacer si no es posible curar el cáncer. Por lo tanto, interrumpen todo tratamiento. Hasta hay algunos médicos que piensan de esta manera. Sin embargo, la radiación, la quimioterapia, la cirugía y otros tratamientos frecuentemente pueden controlar los síntomas. Además, el alivio de los síntomas tales como el dolor, el bloqueo de los intestinos, las molestias estomacales y el vómito puede ayudarle a sentirse mejor. Casi siempre se puede hacer algo para ayudar a mantener o mejorar su calidad de vida.

Usted tiene la última palabra

Usted tiene derecho a tomar las decisiones sobre la planificación de su tratamiento. La meta de cualquier atención del cáncer proporcionarle la mejor calidad de vida posible. Usted debe sentirse tan bien como sea posible por tanto tiempo como sea posible. Éste es un asunto muy personal. Debe decir al equipo de atención del cáncer lo que es importante para usted. Dígales lo que desea poder seguir haciendo.

Algunas personas deciden que las cargas que conllevan los tratamientos agresivos contra el cáncer no superan la poca probabilidad de los beneficios. Ellas pudieran decidir que ya no desean someterse a tratamientos agresivos. Otras quieren continuar con los tratamientos contra el cáncer mientras haya una probabilidad de que sean útiles. Algunas personas desean quedarse en casa. Otros optan por ir a un centro de vida asistida, a un hogar de convalecencia o a un programa de hospicio como pacientes internos. Una vez más, usted debe tomar las decisiones que son las mejores y las más realistas para usted y su situación.

Usted puede decidir que ya no desea recibir más tratamiento. Esto puede ser difícil de aceptar para algunos de sus seres queridos, pero usted tiene derecho a tomar esta decisión. Aun así, siempre es mejor incluir a su familia en estas decisiones difíciles.

Tipos de tratamiento

Las opciones de tratamiento del cáncer avanzado dependen de dónde se inició el cáncer, si se ha propagado y cuánto se ha propagado. Como regla general, el cáncer que se ha propagado necesitará una terapia sistémica como quimioterapia o terapia hormonal. La terapia sistémica es un tratamiento que se administra por vía oral o se inyecta en la sangre para alcanzar las células cancerosas a través de todo el cuerpo.

Cirugía

En el tratamiento contra el cáncer, la cirugía se usa con más frecuencia para el cáncer que está localizado, o limitado a un área. En la mayoría de los casos, la intención de la cirugía es curar el cáncer. Sin embargo, algunas veces la cirugía para el cáncer localizado puede emplearse para extirpar sólo la mayor parte del tumor, dejando otros tratamientos, como la radiación y la quimioterapia para eliminar el resto. Si el cáncer se ha propagado a sólo un área y no es grande, puede ser posible extirparlo completamente. Por ejemplo, si el cáncer se ha propagado al hígado y sólo hay tres o cuatro tumores, entonces se puede hacer una cirugía para extirpar todos los tumores.

La cirugía no se usa con frecuencia para tratar un cáncer avanzado. Pero algunas veces la cirugía puede ser útil. Por ejemplo:

Cirugía para aliviar los síntomas y mejorar su vida: aún cuando el cáncer se ha propagado demasiado lejos como para curarse, ésta puede mejorar la calidad de su vida y hasta puede ayudarle a vivir más. Por ejemplo, algunas veces el cáncer puede bloquear el intestino. Esto puede ser muy doloroso. Un cirujano puede desviar el bloqueo para que el intestino pueda trabajar normalmente otra vez. En otros casos, es posible que sea necesario dejar que el intestino drene fuera del abdomen en una bolsa (colostomía). Algunas veces se hace una cirugía simple para colocar los tubos de alimentación en su lugar o para colocar tubos pequeños en los vasos sanguíneos a fin de administrar medicamentos para aliviar el dolor.

Cirugía para detener el sangrado: la cirugía puede hacerse en caso de que haya demasiado sangrado del estómago o del intestino. Para encontrar el área del sangrado, los doctores usualmente observarán el interior del tracto intestinal con un tubo flexible que contiene una cámara en su interior. Se puede pasar el tubo a través de la boca o por el recto. Al paciente se le administran medicamentos para que duerma mientras se realiza el procedimiento. El médico puede detener la hemorragia al quemar el vaso que sangra y cerrarlo con una herramienta que pasa a través del tubo. Si no es posible realizar este procedimiento, una opción puede ser realizar una cirugía para cerrar el vaso sanguíneo o remover la parte del intestino que está sangrando.

Cirugía para detener el dolor: algunas veces un tumor puede estar presionando un nervio o estar demasiado cerca de la médula espinal. Cuando se corta el nervio o se extirpa el tumor se puede aliviar el dolor o prevenir la parálisis.

Cirugía para prevenir la fractura de los huesos: el cáncer puede debilitar los huesos causando fracturas que tienden a sanar muy deficientemente. Si un hueso luce débil, se puede hacer una cirugía para colocar en él una varilla de metal que lo apoye y así prevenir una fractura. Con más frecuencia, esto se hace en el hueso del muslo. Si el hueso ya está fracturado, la cirugía puede aliviar rápidamente el dolor y ayudar a la persona a estar más activa.

La eficacia de la cirugía depende de su condición de salud física en general. Si usted se encuentra confinado en cama, es poco probable que una cirugía mayor tenga éxito. El estrés de la cirugía puede empeorar aún más su estado. Por otra parte, la cirugía puede ser una buena idea si usted se siente bastante bien y es activo.

Radioterapia

En la radioterapia se utilizan rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Algunas veces la radioterapia puede curar un cáncer que no se ha diseminado demasiado o demasiado lejos. En el cáncer avanzado, la radioterapia frecuentemente se usa para reducir el tamaño de los tumores a fin de reducir el dolor u otros síntomas. Esto se llama radiación paliativa.

La radioterapia por haces externos es como someterse a una radiografía regular, excepto que dura un poco más. Los pacientes usualmente se someten a tratamientos cinco días a la semana por hasta tres semanas. Algunas veces, se puede reducir a sólo uno o dos días, dando más radiación durante cada sesión.

Los principales efectos secundarios de la radioterapia son cansancio (fatiga) y piel que luce y se siente quemada por el sol. La radiación en el área de la cabeza y del cuello puede dañar las glándulas que producen la saliva y puede causar dolor de garganta o llagas en la boca. Algunas personas tienen problemas para tragar o pierden su habilidad de probar la comida. La radiación en el área del estómago puede causar náuseas, vómito, diarrea y posible daño a los intestinos. La radiación en el área del pecho puede producir cicatrices en los pulmones que pueden causar respiración entrecortada en algunas personas. La radiación en el cerebro algunas veces puede causar problemas en el razonamiento o en la memoria que comienzan muchos meses a años después del tratamiento.

En la radioterapia interna o braquiterapia se usan pequeñas semillas de material radioactivo que se colocan directamente en el cáncer. Las semillas pueden liberar mucha radiación en un área pequeña para que el tejido normal que circunda el tumor reciba menos daño.

Algunos materiales radioactivos (como el estroncio 89 o Metastron®) se disuelven en líquidos para que se pueden administrar en una vena. Estos materiales son arrastrados hasta las áreas del hueso que contienen cáncer. La radiación liberada por los medicamentos destruye las células cancerosas y alivia el dolor de los huesos, pero no cura el cáncer. Cuando el cáncer se ha propagado a muchos huesos, esta terapia puede funcionar mejor que cuando se usa la radiación con haces externos, la cual sólo trata un área pequeña. Algunas veces se usan diferentes tipos de radiación en combinación.

Chemotherapy

Con la quimioterapia (o quimio) se usan medicamentos para combatir las células cancerosas. Por lo general, los medicamentos se administran a través de una vena o por la boca. Una vez que los medicamentos entran en el torrente sanguíneo, llegan a todo el cuerpo. Este tratamiento es útil para un cáncer que se ha propagado ampliamente. Al reducir el tamaño del cáncer, se alivian los síntomas. Puede incluso prolongar la vida en algunos pacientes con cáncer avanzado.

La quimio elimina las células cancerosas, pero también puede dañar algunas células normales y saludables de su cuerpo. Esto puede causar efectos secundarios, como:

  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida del cabello (el cabello vuelve a crecer cuando termina el tratamiento).
  • Llagas en la boca.
  • Aumento en las probabilidades de infección.
  • Sangrado o hematomas después de pequeñas cortaduras o lesiones.
  • Cansancio (fatiga).
  • Debilidad.

Su equipo de atención del cáncer puede sugerirle muchas cosas para aliviar los efectos secundarios. Por ejemplo, hay medicamentos que ayudan a reducir las náuseas y los vómitos. Algunas veces resultará útil que el médico cambie la dosis la hora del día a la que toma sus medicamentos. Es siempre importante equilibrar cualquier efecto secundario que tenga con los síntomas que está tratando de aliviar.

Terapia hormonal

La terapia hormonal usa medicamentos que bloquean las acciones de ciertas hormonas o reduce la producción de éstas. Por ejemplo, el estrógeno es una hormona producida por los ovarios de las mujeres. Ésta causa el crecimiento de muchos cánceres de seno. De la misma manera, las hormonas sexuales masculinas (andrógenos) como la testosterona, producida por los testículos, causa el crecimiento de la mayoría de los cánceres de próstata. Los efectos secundarios dependen del tipo de terapia hormonal empleado, pero pueden incluir sensaciones repentinas de calor (bochornos), coágulos sanguíneos y pérdida de deseo sexual.

Bifosfonatos

Los bifosfonatos son un grupo de medicamentos que se usan para fortalecer los huesos que han sido debilitados por la osteoporosis. Algunos de estos medicamentos, como el pamidronato (Aredia®) y el ácido zoledrónico (Zometa®), se usan para tratar a pacientes cuyo cáncer se ha propagado a los huesos, y los ha debilitado. Estos medicamentos también son usados para tratar los cánceres que afectan los huesos, por ejemplo, el mieloma múltiple. Estos medicamentos ayudan a reducir el dolor de huesos y retardan el daño óseo causado por el cáncer. Estos medicamentos son más eficaces cuando las radiografías muestran que el cáncer está causando que el hueso se vuelva más delgado y débil. Son menos eficaces cuando el cáncer causa que el hueso se vuelva más denso.

Aun así, estos medicamentos pueden causar problemas. Algunos pacientes presentan daño a sus mandíbulas, lo que puede ser bastante doloroso. Esto parece ocurrir con más frecuencia en pacientes que se han hecho trabajos dentales mientras están tomando los medicamentos. Para más información, consulte nuestro documento “Metástasis de hueso”.

Estudios clínicos

A partir del momento en que se le informa sobre su diagnóstico de cáncer, puede que necesite tomar muchas decisiones. Una de las más importantes es decidir el mejor tratamiento para usted. Tal vez haya escuchado hablar acerca de estudios clínicos sobre su tipo de cáncer. O quizá uno de los miembros de su equipo médico le mencionó un estudio clínico.

Los estudios clínicos son investigaciones cuidadosamente controladas que se realizan con pacientes que participan voluntariamente. Los estudios clínicos se llevan a cabo para hacer un seguimiento de nuevos tratamientos o procedimientos promisorios.

Si quisiera formar parte de un estudio clínico, deberá comenzar con preguntar a su doctor si su clínica u hospital lleva a cabo estudios clínicos. Para una lista de estudios clínicos que cumplan con sus necesidades médicas, usted puede llamar a nuestro servicio de estudios clínicos para ayudarle a encontrar un estudio adecuado para usted. Usted puede acceder a este servicio llamando al 1-800-227-2345 o consultando el sitio en Internet http://clinicaltrials.cancer.org. También puede obtener una lista de los estudios clínicos actuales llamando a la línea telefónica sin costo de Servicio de Información sobre Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer al 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237) o visitando el sitio Web sobre estudios clínicos del NCI, www.cancer.gov/clinicaltrials.

Debe reunir ciertos requisitos para participar en cualquier estudio clínico. Si califica para un estudio clínico, es su decisión inscribirse o no al mismo.

Los estudios clínicos son una forma de tener acceso a la atención más novedosa contra el cáncer. Sólo a través de estos estudios los médicos aprenden mejores métodos para tratar la enfermedad. Sin embargo, no es una opción adecuada para todos.

Usted puede obtener más información sobre los estudios clínicos en nuestro documento Estudios clínicos: lo que necesita saber, el cual puede leer en nuestro sitio Web o puede solicitar a través de nuestro número de teléfono gratuito.

Terapias complementarias y alternativas

Al tener cáncer, es probable que usted se entere de maneras que su médico no ha mencionado para tratar su tipo de cáncer o aliviar los síntomas. Todos, desde familiares y amigos, hasta foros de usuarios en Internet, ofrecen ideas que podrían serle útiles. Estos tratamientos pueden incluir vitaminas, hierbas, dietas especiales u otros métodos, como acupuntura y masaje, entre otros.

¿Qué son exactamente las terapias complementarias y alternativas?

No todos utilizan estos términos de la misma manera que a su vez se usan para referirse a muchos métodos diferentes, lo cual puede resultar confuso. Aquí, utilizamos el término complementario para referirnos a los tratamientos que se utilizan junto con la atención médica. El término alternativo lo utilizamos para referirnos al tratamiento que se usa en lugar del tratamiento indicado por el médico.

Métodos complementarios: la mayoría de los métodos de tratamiento complementarios no se ofrecen como curas para el cáncer. Principalmente, se emplean para ayudarle a sentirse mejor. Algunos métodos que se usan de manera conjunta con el tratamiento convencional son la meditación para reducir el estrés, la acupuntura para aliviar el dolor o el té de menta para aliviar las náuseas. Se sabe que algunos de estos métodos complementarios son útiles, mientras otros no han sido probados. Se ha demostrado que algunos de estos métodos no son útiles, y algunos cuántos incluso han demostrado ser perjudiciales.

Tratamientos alternativos: puede que éstos sean ofrecidos como curas para el cáncer. No se ha comprobado que estos tratamientos sean seguros ni efectivos mediante estudios clínicos. Algunos de estos métodos puede que representen un peligro o que produzcan efectos secundarios que atenten contra la vida. Pero el mayor peligro en la mayoría de los casos, es que usted pierde la oportunidad de beneficiarse de un tratamiento convencional. Las demoras o interrupciones en sus tratamientos médicos puede que permitan más tiempo para que el cáncer se desarrolle y sea menos propenso a responder al tratamiento.

Cómo obtener más información

Es fácil darse cuenta por qué puede que las personas con cáncer quieran considerar los métodos alternativos. Uno siempre desea hacer todo lo posible para combatir el cáncer, y la idea de un tratamiento sin efectos secundarios resulta atractiva. Algunas veces los tratamientos médicos, como la quimioterapia, pueden ser difíciles de tolerar o puede que ya no funcionen. Sin embargo, la verdad es que la mayoría de estos métodos alternativos no han sido investigados, ni han probado ser eficaces en el tratamiento contra el cáncer.

Al considerar sus opciones, hay tres pasos importantes que puede tomar:

  • Esté atento de las señales de advertencia que sugieran que pueda tratarse de algún fraude. ¿Promete el método ser una cura para todos o la mayoría de los tipos de cáncer? ¿Se le ha dicho que no se someta a los tratamientos médicos convencionales? ¿Hay alguno "secreto" del tratamiento que hace que requiera acudir con ciertos proveedores o viajar a otro país?
  • Hable con su médico o enfermera sobre cualquier método que esté pensando usar.
  • Póngase en contacto con nosotros llamando al 1-800-227-2345 para informarse más sobre los métodos complementarios y alternativos en general, así como para saber más sobre los métodos específicos que esté considerando.

La decisión es suya

Las decisiones sobre cómo tratar o manejar su cáncer siempre serán suyas. Si desea emplear un tratamiento no convencional, infórmese todo lo que pueda sobre dicho método y hable al respecto con su médico. Al contar con información adecuada y con el apoyo del equipo de profesionales que atiende su salud, puede que logre emplear con seguridad los métodos que puedan beneficiarle mientras evita aquellos que podrían ser perjudiciales.

¿Qué debe preguntarle a su médico sobre su cáncer?

Es importante tener una comunicación franca y honesta con su médico sobre cómo le va y cómo se siente. Tanto el médico como el resto del equipo de atención del cáncer quieren responder todas sus preguntas. Puede que ayude tener un familiar o a un amigo que le ayude a recordar lo que conversó con su médico. Tome notas o pregunte si puede grabar la conversación.

Estas son algunas preguntas que debe considerar:

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué tratamiento recomienda usted? ¿Por qué lo recomienda?
  • ¿Para qué es este tratamiento? ¿curar el cáncer? ¿ayudarme a vivir más? ¿aliviar o prevenir los síntomas del cáncer?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de que mi tratamiento será útil?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del (los) tratamiento(s) que recomienda? ¿Qué puedo hacer para ayudar a reducir estos efectos secundarios?
  • ¿Sería una segunda opinión útil para mí? ¿Dónde puedo obtener una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento?

El tratamiento de los problemas físicos del cáncer avanzado

En esta sección se describen los principales problemas que pueden surgir con el cáncer avanzado. Es posible que usted experimente algunos de estos problemas y síntomas o ninguno de ellos. La siguiente sección, denominada "Problemas clasificados por la ubicación del cáncer", describe los problemas que están relacionados con tipos específicos de cáncer.

Huesos rotos (fracturas)

Cuando el cáncer pasa a los huesos, puede causar que éstos se debiliten. Por lo tanto, estos huesos tienen una probabilidad mayor de romperse (fractura). Las fracturas ocurren con más frecuencia en los huesos de las piernas cercanos a la cadera, ya que estos huesos apoyan la mayor parte de su peso. El cáncer en los huesos puede causar un dolor intenso durante un tiempo antes de que ocurra la fractura. Si se toma una radiografía en ese momento, ésta puede mostrar que es probable que se rompa el hueso.

Tratamiento: el mejor método es evitar la fractura. Esto se hace mediante cirugía para colocar una varilla de metal a través de la parte debilitada del hueso. Ellos lo hacen mientras usted se encuentra profundamente dormido (bajo anestesia general).

Si el hueso ya está roto, entonces se hará algo más para soportar el hueso. Generalmente los cirujanos colocan un soporte de acero sobre el área fracturada del hueso.

También se pueden administrar tratamientos de radiación para prevenir cualquier daño ulterior. Generalmente se necesitan de 10 a 15 tratamientos, aunque algunos médicos administran toda la dosis de radiación en sólo uno o dos tratamientos. La radioterapia no fortalecerá los huesos, pero evita que haya más daño. Después de la radiación, es posible que aún se necesite cirugía para evitar una fractura.

Si los huesos de la columna vertebral están fracturados, puede que se use un vertebroplastia para apoyarlos. En este procedimiento, se inyecta un cemento acrílico en los huesos dañados de la columna vertebral. El área se adormece primero y se usa un explorador por imágenes, como una CT, para guiar la aguja al lugar correcto. A menudo, la vertebroplastia reduce el dolor inmediatamente y se puede hacer en un centro de atención para pacientes ambulatorios.

Los medicamentos o el cáncer mismo pueden causar confusión, mareos o debilidad, lo que puede ocasionar caídas y accidentes. Las caídas pueden causar fracturas, especialmente en los huesos debilitados por el cáncer. Hable con su equipo de atención del cáncer sobre equipo de seguridad en el hogar que puede usar en casa. Algunas cosas que usted pudiera encontrar útiles son las sillas para la regadera, las caminadoras y los pasamanos.

Intestinos bloqueados (obstrucción intestinal)

Cuando el cáncer bloquea el intestino delgado o el grueso (colon), la comida digerida o las heces no pueden pasar a su través. Esto se llama obstrucción intestinal. Los síntomas incluyen calambres intensos, dolor abdominal y vómitos. El vómito puede contener comida digerida, bilis y algunas veces heces. La obstrucción intestinal ocurre con más frecuencia con el cáncer abdominal o con el cáncer pélvico.

Tratamiento: es muy difícil resolver este problema con cirugía, y muchos pacientes se encuentran demasiado enfermos para someterse a cirugía. Otros tienen un pronóstico tan pobre que es posible que la cirugía no les sea de mucha ayuda. La mayoría de los estudios han mostrado que los pacientes con cáncer avanzado que desarrollan este problema viven solamente un breve tiempo. La decisión de someterse a cirugía debe considerarse tomando en cuenta las probabilidades de regresar a una mejor calidad de vida.

Una operación llamada colostomía puede ayudar sólo si el colon está bloqueado. En esta operación el cirujano corta el colon arriba del área de bloqueo. Luego el extremo cortado se pasa al exterior del abdomen. Las heces pueden recogerse en una bolsa que se coloca alrededor de la abertura.

Si el intestino está bloqueado en una sola área, se puede colocar un tubo pequeño y rígido llamado un “stent” a través del área bloqueada para mantenerla abierta. Ésta puede ser una opción para las obstrucciones del colon y el intestino delgado.

Con frecuencia, para muchos pacientes la mejor opción es únicamente tratar los síntomas. Esto se llama atención de apoyo. Por ejemplo, se puede eliminar el contenido del estómago a través de un tubo colocado a través de la nariz (llamado tubo nasogástrico o NG), el cual es adherido a un dispositivo de succión. Esto con frecuencia alivia las náuseas y los vómitos. Si esto ayuda, el tubo NG puede ser reemplazado por un tubo que va directamente al estómago a través de la piel. Además, usted necesitaría dejar de comer, y beber sólo en pequeñas cantidades para aliviar la sed. De ser necesario, puede recibir los medicamentos contra el dolor y las náuseas por medio de una inyección o de un parche.

Confusión

Las personas con cáncer que están empeorando a menudo se vuelven inquietas, ansiosas, deprimidas, irritables o enojadas. La persona puede parecer somnolienta y no responder a las preguntas por un momento, pero en el siguiente momento puede estar bien despierta y alerta. O puede hablar en voz alta y mostrarse agitada pero no puede decir por qué. Además, puede ver y escuchar cosas irreales, y decir otras que no tienen sentido. Estos síntomas se deben reportar al médico, ya que este tipo de confusión con frecuencia se puede tratar.

Hay muchas cosas que pueden causar confusión:

  • Enfermedad del hígado.
  • Bloqueo intestinal (obstrucción).
  • Obstrucción de la vejiga.
  • Medicinas.
  • Abstinencia de la medicina.
  • Bajo nivel de azúcar.
  • Cáncer que se ha propagado al cerebro.
  • Infecciones.
  • Dolor.
  • Cambios químicos en la sangre, tal como demasiado calcio.

Tratamiento: existen muchas maneras para tratar la confusión, pero el mejor método consiste en encontrar la causa y tratarla. Se hará un examen físico y puede que se tomen radiografías. Es posible que se hagan análisis de sangre para determinar cuán bien están funcionando los órganos y verificar la química sanguínea. Se vigilará la administración de medicinas, especialmente contra el dolor, y se ajustará la dosis de éstas para ver si hay cambios en la confusión.

Estreñimiento

El estreñimiento surge cuando las heces fecales se tornan duras, secas, y usted tiene dificultad para evacuar. Puede ser causado por muchos de los cambios que se presentan con el cáncer avanzado, tal como:

  • Medicinas (especialmente medicamentos opioides contra el dolor, como la morfina).
  • Cambios en la alimentación, incluyendo comer y beber menos.
  • Menos actividad.
  • Cambios químicos en la sangre, tal como demasiado calcio o muy poco potasio.

Tratamiento: la mejor manera que lidiar con el estreñimiento consiste en tomar medidas preventivas que incluyen:

  • Hablar con el equipo de especialistas en cáncer sobre el problema antes que empeore.
  • Tomar laxantes antes de que el problema comience.
  • Beber suficientes líquidos.
  • Consumir bastante fibra.
  • Hacer ejercicios moderados, como caminatas cortas o ejercicios en una silla.

Si es posible, se debe identificar la causa del estreñimiento, y el tratamiento debe estar dirigido a la causa. Puede que se ordene un examen físico, análisis de sangre o incluso radiografías, dependiendo de lo que su médico sospeche esté causando el estreñimiento.

Se pueden usar varios medicamentos y laxantes para tratar el estreñimiento. Hable con el equipo de profesionales que atienden el cáncer sobre lo que pudiera funcionar mejor en su situación. Si usted no responde al tratamiento, es posible que el equipo de profesionales que atienden el cáncer necesite buscar otras posibles causas más graves del estreñimiento, tal como presión en la médula espinal y bloqueo (obstrucción) intestinal.

Cansancio

El cansancio es uno de los síntomas más comunes en los pacientes con cáncer. Se trata de un agotamiento físico, mental y emocional que no se alivia con descanso. Puede ser difícil encontrar la energía para hacer las cosas que normalmente hace o quiere hacer. El cansancio puede ser causado por:

  • El cáncer mismo.
  • El tratamiento del cáncer.
  • Que no comen bien.
  • Dolor.
  • Estrés o depresión.
  • Problemas para dormir.
  • Insuficiencia de glóbulos rojos (anemia).

Tratamiento: no hay una cura para el cansancio. En cada caso, el tratamiento se dirige a la causa del cansancio.

Las transfusiones sanguíneas pueden ayudar a algunos pacientes que tienen bajos recuentos de glóbulos rojos (anemia). Otros pacientes pueden tomar medicamentos que ayudan a que el cuerpo produzca más glóbulos rojos. Hable con su médico sobre las opciones de tratamiento para una anemia muy grave.

El ejercicio ligero o medio con muchos descansos en intermedio frecuentemente ayuda con el cansancio. Usted también puede ahorrar energía haciendo lo que sea necesario hacer primero y dejando que el resto espere. Trate de pensar en la energía como oro. Usted sólo quiere invertir en lo más importante para usted. Además, es posible que ayude repartir sus actividades durante todo el día en lugar de tratar de hacerlas todas a la vez.

Algunas veces, los medicamentos estimulantes pueden ayudar a aliviar las sensaciones de cansancio. Hable con su médico para saber si esto es algo que usted podría tratar.

Para más información, consulte nuestro documento “Anemia in People With Cancer and Fatigue in People With Cancer”.

Hipercalcemia: demasiado calcio en la sangre

Los pacientes de cáncer pueden tener demasiado calcio en la sangre por muchas razones. Con más frecuencia se relaciona con cáncer que se ha propagado a los huesos. Esto causa que el calcio se libere de los huesos al torrente sanguíneo. Otras veces las células cancerosas producen una sustancia que causa altos niveles de calcio. Los niveles sanguíneos de calcio pueden ser tan altos que son peligrosos.

Los síntomas tempranos de demasiado calcio incluyen:

  • Estreñimiento.
  • Paso frecuente de orina.
  • Sensación de aletargamiento.
  • Sed todo el tiempo y beber grandes cantidades de fluidos.

Los signos y síntomas tardíos son debilidad muscular, dolores musculares y de las articulaciones, confusión, coma e insuficiencia renal.

Tratamiento: la administración de líquidos y medicamentos como pamidronato (Aredia®) o ácido zoledrónico (Zometa®) puede reducir rápidamente el calcio en la sangre. Estos medicamentos generalmente se administran en las venas mediante infusión intravenosa (IV).

Si el cáncer no se puede tratar, el nivel de calcio aumentará nuevamente y esto necesitará ser tratado otra vez. Algunas veces un nivel alto de calcio sanguíneo puede ser el primer signo de cáncer. En este caso, el tratamiento del cáncer también tratará el problema del calcio.

Náuseas y vómitos

El cáncer avanzado puede causar náuseas y vómitos, ya sea por los tratamientos o por el cáncer mismo. Las náuseas y los vómitos son a menudo causados por el tratamiento del cáncer, y se alivian mientras más pase el tiempo después de finalizado el tratamiento. Las náuseas también pueden ser causadas por ciertos medicamentos contra el dolor. Esto usualmente se alivia conforme su cuerpo se acostumbra al medicamento, aunque también puede ser aliviado con medicinas para tratar las náuseas. El estreñimiento también puede causar náuseas. Por lo tanto, la prevención y el tratamiento del estreñimiento son muy importantes. Aunque las náuseas y los vómitos pueden ser problemas para muchas pacientes con cáncer, existe tratamiento eficaz contrarrestarlos.

El vómito excesivo puede ser peligroso. Puede causar que se pierda demasiada agua (deshidratación) o respirar alimentos o líquidos (aspiración).

Tratamiento de las náuseas

  • Trate de ingerir alimentos fáciles de digerir, tales como pan tostado y galletas de sal.
  • Beba tanto líquido como pueda. Trate paletas de hielo, gelatinas, caldos o líquidos transparentes fríos.
  • Coma varias comidas pequeñas y botanas a la hora de ir a dormir si sólo se enferma entre comidas.
  • Coma cosas que tengan un olor agradable, como pastillas de limón o de menta.
  • Coma la comida fría o a temperatura ambiente para que el olor y el sabor sean más leves.
  • Pregunte al médico sobre medicamentos que ayuden a aliviar las náuseas y úselas de acuerdo con las indicaciones del médico. No espere a que las náuseas sean severas para tomar un medicamento que las contrarreste.
  • Trate de descansar tranquilamente con su cabeza levantada durante al menos una hora después de cada comida.
  • Aprenda técnicas de meditación y relajación.
  • Distráigase con música suave, su programa de TV favorito, o con compañía.

Tratamiento del vómito

  • Si se encuentra en cama, acuéstese sobre su costado para que no respire ni trague su vómito.
  • Algunas veces la administración de una medicina por la boca (vía oral) puede provocar náuseas o vómitos. Por lo tanto, es posible que su médico pueda recetarle medicamentos en una forma diferente. Algunos medicamentos están disponibles en forma de supositorios, parches o jaleas que se aplican en la piel. (Los supositorios son medicamentos que pueden administrarse por el recto. El medicamento del supositorio se absorbe en el torrente sanguíneo y luego viaja al cerebro para detener las náuseas.)
  • Aprenda técnicas de meditación, autohipnosis y relajación.
  • Coma trocitos de hielo o trocitos de jugo congelado que pueda masticar lentamente.

Cosas que debe evitar

  • No se fuerce a comer ni a beber cuando tenga molestias estomacales o esté vomitando.
  • No se acueste sobre su espalda.
  • Manténgase alejado de comidas que tengan un olor fuerte.
  • No coma alimentos que sean dulces, grasosos, salados o condimentados.
  • Deje de comer durante cuatro a ocho horas si está vomitando mucho. Después de ese tiempo, beba líquidos transparentes.

Llame al médico si

  • Respira o traga vómito.
  • Vomita más de tres veces por hora durante tres horas o más.
  • Ve sangre o algo que parece granos de café en su vómito.
  • No puede retener más de cuatro tazas de líquido o de trocitos de hielo al día.
  • No puede comer más de dos días.
  • No puede tomar sus medicamentos.
  • Se siente débil o mareado.

Muchas personas creen que las náuseas y los vómitos son sólo una parte del tratamiento del cáncer que no se puede evitar. Esto no es cierto. Existe un número de medicamentos que son muy eficaces para prevenir y tratar las náuseas y los vómitos. Colabore con su médico para encontrar los medicamentos apropiados para usted. Para más información sobre cómo lidiar con las náuseas y los vómitos, consulte nuestro documento Nausea and Vomiting.

Dolor

Muchas personas con cáncer avanzado tienen dolor. Para estos pacientes, el control del dolor y el tratamiento de los síntomas son metas importantes en su tratamiento. Existen muchas maneras de aliviar el dolor causado por el cáncer. Algunas veces se alivia con tratamientos que destruyen las células del cáncer (como quimioterapia o radioterapia) o reducen su crecimiento (como terapia hormonal o biofosfonatos). No tema usar medicamentos u otros tratamientos, inclusive terapias complementarias que le ayuden a aliviar el dolor. Un alivio eficaz del dolor ayudará a que se sienta mejor. Le facilitará enfocarse en las cosas que le hacen sentir feliz y que son importantes en su vida. Algunos estudios muestran que los pacientes del cáncer que obtienen un tratamiento eficaz para el dolor pueden vivir más tiempo que aquellos que no lo hacen. El primer y más importante paso es notificar al equipo de atención del cáncer sobre su dolor. No lo acepte como algo normal.

Tratamiento: el medicamento por vía oral es la manera más común de tratar el dolor. Con frecuencia se usan dos o más medicamentos juntas. Si usted llega al punto que no puede tomar sus medicinas, existen muchas otras maneras de administrarlas, tal como a través de un parche en la piel, inyecciones, o en una vena. Otras maneras de ayudar a aliviar el dolor incluyen masajes, calor y frío, cambio de posición del cuerpo.

Puede que su doctor comience con medicamentos tales como acetaminofeno (Tylenol®) o medicamentos antiinflamatorios no esteroidales, como ibuprofeno (Motrin®). Estos medicamentos pueden ser muy útiles en el tratamiento del dolor en los huesos. Si estos medicamentos no le ayudan, probablemente recibirá un opiáceo como codeína, hidrocodona, morfina u oxicodona. La codeína y la hidrocodona se consideran opioides "leves", mientras que la morfina y la oxicodona son más fuertes. Los opioides se consideran los mejores medicamentos para ayudar a controlar el dolor de los pacientes con cáncer. A menos que tenga un historial de consumo excesivo de alcohol o drogas, usted puede tomar estos medicamentos sin que le preocupe volverse adicto a ellas. Es raro que los pacientes de cáncer desarrollen una adicción a los opioides. Hable con su médico o enfermera si tiene cualquier inquietud sobre el uso de las medicinas contra el dolor.

Así como con todos los medicamentos contra el dolor, es muy importante que tome regularmente el medicamento por las siguientes razones:

  • Recibir regularmente una medicina permite que usted mantenga un nivel constante de ésta en su torrente sanguíneo sin dosis extremadamente altas o bajas. Esto ayuda a mantener su dolor bajo control mientras se reducen muchos efectos secundarios (como náusea y somnolencia).
  • Si usted espera hasta que el dolor es intenso para tomar medicina, usted tendrá que tomar una cantidad mucho mayor para sólo controlar el dolor.

Estos medicamentos opioides pueden hacerle que se sienta somnoliento. También pueden causarle náuseas y estreñimiento. La mayor parte de la somnolencia desaparecerá después de unos días. Pero, si está tomando dosis altas es posible que no desaparezca. Es posible que sea necesario escoger entre tener menos dolor y estar somnoliento o tener más dolor pero estar más alerta. El estreñimiento no deja de ser un problema ni se alivia con el tiempo. Puede ser aliviado mediante el uso regular de ablandadores de materia fecal, una alimentación alta en fibra, consumo de muchos líquidos y mantenerse tan activo como sea posible. Aun así, si usted esta recibiendo opioides, necesitará tomar regularmente laxantes. La mayoría de las personas necesitan tomar uno o más laxantes cada día.

El mejor tratamiento para usted depende del tipo de dolor que esté sufriendo y de su intensidad. Notifique a su equipo de atención del cáncer si los métodos que está usando no están surtiendo efecto. Puede que sea necesario agregar un nuevo medicamento, trate una medicina distinta, trata un horario diferente, o ajuste la dosis.

Además, algunas personas necesitan dosis más altas de opioides que otras. No se preocupe sobre la necesidad de tomar grandes dosis de medicamentos. Esto no tiene nada que ver con ser intolerante al dolor o ser un “quejoso”. Simplemente significa que su cuerpo necesita más medicamento que el promedio de los pacientes. A menudo, la dosis de opioides necesitada aumenta con el pasar del tiempo. Esto no significa que usted se ha convertido en un “adicto”. Algunas veces la dosis aumenta debido a que el cáncer está creciendo y causando más dolor. Otra razón por la que usted pudiera necesitar una dosis más alta sería que su organismo se ha vuelto resistente al medicamento. Esto es realmente un problema si la dosis que usted necesita causa efectos secundarios graves. Si esto ocurre, a menudo ayuda cambiar a otro medicamento opioide.

Nuestro documento “Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y para sus familiares” provee más información sobre cómo tratar el dolor.

Parálisis debida a la presión sobre la médula espinal

Algunas veces el cáncer se propaga hasta los huesos de la columna vertebral. Conforme el tumor crece, puede ejercer presión sobre los nervios de la médula espinal. A esto se le llama compresión de la médula espinal. Los síntomas pueden variar desde dolor hasta debilidad y parálisis (incapacidad para moverse). Esto también puede afectar los nervios de su vejiga y tendrá dificultad para orinar. El tratamiento temprano puede ayudar a reducir el daño permanente de los nervios.

Síntomas que debe observar:

  • Dificultad para pasar orina.
  • Adormecimiento o debilidad en las piernas.
  • Dolor muy intenso en la sección media de la parte baja de la espalda.

Notifique inmediatamente a su médico si tiene estos síntomas. Un estudio de MRI generalmente puede decir si el cáncer está ejerciendo presión sobre su médula espinal. Esto se considera una emergencia médica y el tratamiento necesita comenzar rápidamente.

Tratamiento

  • Esteroides (prednisona o dexametasona) para reducir la hinchazón de la médula espinal (y tratar el dolor).
  • Radioterapia para reducir el tamaño del tumor que está causando el problema.
  • Cirugía para extirpar total o parcialmente un tumor.

Problemas en la piel

Las personas con enfermedades prolongadas frecuentemente padecen problemas en la piel debido a que permanecen sentadas o acostadas durante mucho tiempo en la misma posición. Los pacientes de cáncer también pueden padecer problemas de la piel debido a:

  • Que no comen bien.
  • Que no pueden moverse.
  • Hinchazón.
  • Algunos tratamientos del cáncer.

Tratamiento

Hable con su equipo de atención del cáncer. Ellos le pueden recomendar un programa de cuidado de la piel que se ajuste a sus necesidades especiales. Lo más importante que puede hacer es cambiar frecuentemente de posición mientras esté sentado o acostado y mantener su piel limpia y seca.

Síndrome de la vena cava superior: obstrucción del flujo sanguíneo al corazón

La vena principal que devuelve la sangre al corazón desde la parte superior del cuerpo se llama vena cava superior. Corre a través de la parte superior del pecho. Los tumores en el pecho o los pulmones pueden crecer mucho y causar presión en esta vena, lo que bloquea el flujo sanguíneo. Esto causará que la sangre se retenga en los pulmones, la cara y los brazos.

Los síntomas incluyen:

  • Dificultad para respirar.
  • Una sensación de llenura en la cabeza.
  • Hinchazón en la cara y los brazos.
  • Tos.
  • Dolor en el pecho.
  • Enrojecimiento de la cara.
  • Inflamación de las venas del cuello.

Tratamiento

La radioterapia, la quimioterapia, o ambas, se usan a menudo para reducir el tamaño del tumor. Si esto no es posible, pueden colocarle un tubo de metal (stent) en la vena para mantenerla abierta. Este tubo se coloca a través de una vena grande de su brazo o cuello y luego se inserta a través de la obstrucción.

Dificultades para respirar

La dificultad para respirar puede ser causada por un tumor que bloquea las vías aéreas o por una acumulación de fluidos alrededor de los pulmones. Algunos pacientes con un recuento muy bajo de glóbulos rojos (anemia) también pueden experimentar una respiración entrecortada. Un tumor que bloquea el flujo de sangre al corazón es otra causa posible (vea la sección anterior "Síndrome de la vena cava superior: obstrucción del flujo sanguíneo al corazón"). Las enfermedades pulmonares crónicas, tales como enfisema y otras enfermedades no relacionadas con el cáncer también pueden hacer más difícil respirar. Todos estos problemas evitan que los pulmones aspiren suficiente aire, o evitan que envíen suficiente oxígeno a las células del cuerpo.

Tratamiento: cuando es posible, el tratamiento de la causa ayudará a aliviar la respiración entrecortada. Algunas veces el tratamiento con radiación externa o con rayos láser (administrada mediante un tubo flexible que se pasa a través de la boca hasta el pulmón) puede reducir el tamaño de un tumor en los pulmones.

Los pacientes con fluido alrededor de los pulmones se pueden sentir mejor después de que se les extraiga el fluido. Después de adormecer la piel, el médico coloca una aguja en el pecho y drena el líquido.

El oxígeno puede ser muy útil. Se inhala a través de un pequeño tubo que se coloca debajo de la nariz o a través de una mascarilla que se coloca sobre su boca y nariz.

Los opioides, como la morfina, son los medicamentos más útiles para aliviar el síntoma de dificultad con la respiración. Las medicinas contra la ansiedad, como Valium®, también puede ayudar a reducir la tos y aliviar las molestias causadas por la dificultad con la respiración. Algunas veces, también pueden ser útiles las medicinas que ayudan a secar la mucosidad en los pulmones.

La dificultad para respirar puede ponerle ansioso, preocupado, y hasta puede hacerle sentir como si se fuera a ir en pánico. Algunos pacientes encuentran que los siguientes métodos complementarios les ayudan a aliviar la ansiedad que puede estar asociada con las dificultades para respirar:

  • Métodos de relajación.
  • Biorretroalimentación.
  • Evocación guiada de imágenes.
  • Toque terapéutico.
  • Aromaterapia.
  • Música y terapia del arte.
  • Distracción (ver películas, televisión, leer, etc.).
  • Un abanico que le lleve aire.

Hable con el equipo de profesionales que atienden el cáncer o llámenos si desea aprender más sobre cualquiera de estos métodos.

Pérdida de peso y pobre alimentación

Conforme el cáncer empeora, muchas personas se sienten débiles, pierden el apetito y pierden mucho peso. A menudo la causa de esto es el cáncer mismo, y es algo que el paciente no puede controlar. El paciente entiende la importancia de comer, y tal vez quieran comer para ayudarse a sí mismos, pero no se puede obligar a comer. Aun cuando come, es posible que el paciente siga perdiendo peso.

No se conoce la razón de esto, pero puede ser causado por:

  • Sustancias que libera el cáncer en la sangre y que reducen el apetito y causan que el organismo queme más calorías.
  • Incapacidad para absorber los nutrientes de los alimentos.

Tratamiento: es muy difícil tratar este problema. La alimentación a través de una línea IV (intravenosa) raramente ayuda. Además, puede representar una carga para los pacientes con todas las agujas, tubos y otros artículos. La alimentación a través de una sonda por el estómago también es incómoda y raramente es útil.

Algunas veces, lo mejor que puede hacer es comer con más frecuencia cantidades más pequeñas. Evite alimentos con bajo contenido de calorías o con bajo contenido de grasa. Coma lo que le apetezca. Éste es el momento para comer alimentos con alto contenido de calorías y vitaminas.

Un medicamento que ha resultado útil es Megace® (acetato de megestrol). En dosis altas, algunos pacientes pueden recuperar el apetito. Los medicamentos que ayudan a vaciar el estómago, como la metoclopramida (Reglan®), también pueden ayudarle a mejorar su capacidad para alimentarse. Las náuseas, el estreñimiento y la depresión también pueden causar perdida de apetito. El tratamiento de estos problemas también puede ser útil.

Problemas agrupados por la ubicación del cáncer

En esta sección proveemos información sobre los síntomas que pudiera tener cuando el cáncer se propaga a diferentes partes de su cuerpo. No todas las personas experimentan todos los síntomas. Además, alguna de la información que se presenta aquí puede no aplicar a usted. Su médico puede darle más información sobre su condición.

En esta sección se cubre brevemente el tratamiento. Si desea saber más acerca del tratamiento para determinado síntoma, consulte la sección anterior "Tratamiento de los problemas físicos del cáncer avanzado".

Si el cáncer se ha propagado al abdomen

Cuando se colecta y acumula líquido en el abdomen, se denomina ascitis. Este líquido extra puede hacer que su estómago se inflame y se sienta incómodo. También puede dificultarle respirar.

Tratamiento: el médico puede extraer el fluido a través de una aguja. Esto alivia el problema temporalmente, pero volverá a ocurrir.

El cáncer se puede propagar hasta los intestinos y causar un bloqueo (obstrucción). Esto causa retortijones muy intensos y vómitos. Si el cáncer sólo se ha propagado al colon (intestino grueso), la cirugía puede ayudar.

Tratamiento: la colostomía o la desviación del bloqueo mediante cirugía puede ayudar, si tiene suficientes fuerzas para someterse a una cirugía. Esto se explica arriba en la sección "Intestinos bloqueados".

El cáncer también se puede propagar a, o bloquear, los tubos delgados que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga (uréteres). Si esto sucede, es posible que deje de pasar orina. Además, también se puede sentir muy cansado y enfermo del estómago.

Tratamiento: se puede insertar un tubo (stent) a través de los uréteres para mantenerlos abiertos y permitir que la orina fluya otra vez. Otra opción es colocar un tubo directamente en el riñón para permitir que la orina llegue hasta una bolsa colocada fuera del cuerpo. Esto se conoce como una nefrostomía.

Si el cáncer se ha propagado a los huesos

El principal síntoma será dolor en el área con cáncer. Aunque el cáncer se haya propagado a muchos lugares del hueso, generalmente sólo duele en algunos de ellos. Algunas veces el hueso se debilita y se rompe. Esto ocurre con más frecuencia en los huesos que apoyan su peso, como los huesos de la pierna. Pero también puede suceder con los huesos de la espalda. El primer síntoma puede ser un dolor repentino y muy intenso en la parte media de su espalda. Vea la sección "Fracturas de los huesos" que se presentó anteriormente.

Tratamiento

  • Medicamentos que fortalecen los huesos (bifosfonatos).
  • Compuestos radioactivos, como estroncio 89, que se administran en una vena.
  • Radioterapia a un hueso especialmente dolorido.

Prevención de huesos rotos

  • Use un bastón o un andador cuando lo necesite para mantenerle firme.
  • Cuando lo necesite, pida ayuda para caminar.
  • Mantenga los pasillos despejados.
  • No haga cambios de posición bruscos. Esto puede causar mareo o desequilibrio. Siéntese en el lado de la cama por alrededor de un minuto antes de levantarse.
  • Use zapatillas con suelas de goma o zapatos cuando vaya a caminar o a estar de pie.
  • Permanezca alejado de las actividades que sean difíciles para sus huesos. (Ejemplos: levantamiento de objetos pesados, trotar).
  • Cada hueso muy débil puede necesitar una varilla protectora colocada por un cirujano especialista en huesos.

Si el cáncer se ha propagado al cerebro

El síntoma más común es dolor de cabeza o pérdida de movimiento en una parte de su cuerpo, como un brazo o una pierna. El otro síntoma principal es somnolencia. También puede notar problemas con otras cosas. Por ejemplo problemas de audición, de la vista y hasta para pasar orina.

Tratamiento: la radiación al área del cáncer en el cerebro es el mejor tratamiento para estos síntomas. Los medicamentos esteroideos, como la dexametasona, frecuentemente pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Las convulsiones son otro síntoma del cáncer en el cerebro. No son comunes, pero pueden ser muy molestas y atemorizar tanto a usted como a los que le rodean.

Tratamiento: los medicamentos llamadas anticonvulsivos pueden prevenir las convulsiones.

Si el cáncer se ha propagado al hígado

Es posible que pierda el apetito y se sienta cansado. Algunos pacientes sienten dolor en la parte superior derecha del abdomen, en donde se encuentra el hígado. Generalmente el dolor no es intenso y es menos problema que el cansancio y la pérdida del apetito. Si tiene mucho cáncer en el hígado, su piel y sus ojos se pueden tornar amarillos. Esto se llama ictericia.

Tratamiento

  • Si hay menos de cuatro a cinco tumores, algunas veces pueden tratarse con cirugía, congelarse (crioterapia) o con ondas de radio.
  • Cuando hay más tumores, la quimioterapia puede ayudar. Ésta se puede administrar en una vena de su brazo o directamente en un vaso sanguíneo que conduce al hígado.
  • Algunas veces el suministro sanguíneo al cáncer puede estar tapado con gel (esto se llama embolización).

Usted puede también encontrar información sobre el tratamiento de acuerdo con sus síntomas específicos en la sección "El tratamiento de los problemas físicos del cáncer avanzado" que se presentó anteriormente.

Si el cáncer se ha propagado al pecho o a los pulmones

El cáncer puede causar que el líquido se acumule alrededor de los pulmones. Esto le producirá respiración entrecortada. (Vea también "Problemas para respirar" en la sección "El tratamiento de los problemas físicos del cáncer avanzado".)

Tratamiento

  • Su médico puede usar una aguja para extraer el líquido que se ha acumulado alrededor de los pulmones.
  • También pueden ser útiles la quimioterapia y la terapia hormonal.
  • Terapia de radiación externa.
  • Puede ser posible la cirugía.
  • A menudo, se puede colocar un químico o talco dentro de este espacio para prevenir la acumulación de líquido. A esto se le llama pleurodesis.

El cáncer por sí mismo puede causar respiración entrecortada y dolor de pecho conforme se propaga a más y más tejido del pulmón.

Tratamiento

  • Oxígeno.
  • Los opiáceos, como la morfina, pueden ayudar a aliviar el dolor y la dificultad para respirar.

El cáncer también se puede propagar a uno de los tubos largos por los cuales pasa el aire al dirigirse hacia el pulmón. Esto le producirá respiración entrecortada. El pulmón hasta puede colapsarse debido a que no se está llenando cuando usted respira.

Tratamiento

  • Algunas veces el tumor se puede extraer mediante tratamiento con láser.
  • La radioterapia puede reducir el tamaño del tumor.

El cáncer también puede crecer en el saco que rodea el corazón. (Este saco se llama pericardio.) Esto no es común, pero puede causar la acumulación de fluido alrededor del corazón. Los síntomas incluyen respiración entrecortada, baja presión sanguínea, inflamación del cuerpo y sensación de cansancio.

Tratamiento

La extracción del líquido con una aguja puede aliviar esto. Esto usualmente se hace en un entorno hospitalario debido a que es necesario supervisar los latidos del corazón. A menudo, a este procedimiento le sigue radiación y/o colocar un químico dentro del pericardio para prevenir la acumulación de líquido

Si el cáncer se ha propagado a la piel

El cáncer avanzado que se ha propagado a su piel puede causar protuberancias en su piel. Generalmente esto no causa síntomas. Algunas veces el cáncer del seno puede recurrir en la piel que se encuentra sobre el pecho y convertirse en llagas abiertas que pueden ser dolorosas. Si estas llagas se infectan pueden oler mal.

Tratamiento

  • El tratamiento con radiación en las llagas puede reducir su tamaño y secarlas. Esto sólo puede hacerse si no se ha sometido antes a un tratamiento con radiación en el área.
  • Ciertos medicamentos quimioterapéuticos se pueden aplicar directamente en los tumores y esto puede ayudar a secarlos.
  • Los antibióticos pueden ayudar a desaparecer el olor. Los antibióticos pueden ser pastillas o una crema que se coloca directamente sobre las llagas.

¿Qué debe preguntarle a su médico sobre su cáncer?

Es importante tener una comunicación franca y honesta con su médico sobre cómo le va y cómo se siente. Tanto el médico como el resto del equipo de atención del cáncer quieren responder todas sus preguntas. Puede que ayude tener un familiar o a un amigo que le ayude a recordar lo que conversó con su médico. Tome notas o pregunte si puede grabar la conversación.

Estas son algunas preguntas que debe considerar:

  • ¿Qué opciones de tratamiento tengo?
  • ¿Qué tratamiento recomienda y por qué?
  • ¿Para qué es este tratamiento? ¿curar el cáncer? ¿ayudarme a vivir más? ¿aliviar o prevenir los síntomas del cáncer?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios del (los) tratamiento(s) que recomienda? ¿Qué puedo hacer para ayudar a reducir estos efectos secundarios?
  • ¿Sería una segunda opinión útil para mí? ¿Dónde puedo obtener una segunda opinión antes de comenzar el tratamiento?

¿Qué cánceres se propagan adónde?

Ésta es una breve descripción de los sitios a los que los cánceres pueden propagarse. Ésta no es una lista de cada lugar donde un cáncer podría propagarse. Para más información sobre estos cánceres, consulte nuestros documentos para estos tipos de cáncer.

Vejiga: el cáncer de la vejiga tiende permanecer en la misma área e invade los tejidos cercanos, tal como la pared pélvica. También se propaga a los pulmones, el hígado y el hueso.

Cerebro: el cáncer del cerebro raramente se propaga fuera del cerebro. Principalmente crece en todo el cerebro.

Seno: el cáncer del seno más comúnmente se propaga al hueso, pero también se puede propagar al hígado, los pulmones y el cerebro. Conforme progresa el cáncer, puede afectar cualquier órgano, hasta el ojo. También se puede propagar a la piel cercana al área en la que comenzó el cáncer.

Colorrectal: el sitio más común hacia donde se propaga el cáncer del colon es el hígado. Luego están los huesos y el pulmón. La propagación al cerebro es poco común.

El cáncer rectal comúnmente se propaga a los pulmones, el cerebro y el hueso. Pero el sitio principal al cual se propaga es hacia la pelvis, donde se inició el cáncer rectal. Esto puede ser doloroso porque a menudo crece en los nervios y huesos de esta área.

Esófago: el cáncer de esófago crece principalmente cerca de donde se originó. A medida que progresa, el cáncer hace que sea difícil tragar. Esto puede ocurrir muy rápida o lentamente en el transcurso de muchos meses.

Riñón: el cáncer de riñón o renal puede crecer donde se originó e invade los tejidos cercanos. Cuando se propaga, los sitios más comunes son los pulmones y los huesos.

Leucemia: las leucemias avanzan llenando la médula ósea con células de leucemia. La médula ósea normal se reemplaza, y no puede producir células normales, como los glóbulos rojos que portan el oxígeno, los glóbulos blancos que combaten las infecciones, o las plaquetas que detienen el sangrado. Los tumores que se forman de células leucémicas pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo.

Hígado: el cáncer de hígado frecuentemente no se propaga fuera de este órgano; en lugar de ello, crece en el hígado conforme avanza.

Pulmón: el cáncer del pulmón se puede propagar a cualquier órgano del cuerpo, pero con más frecuencia se propagará al hígado, los huesos y el cerebro. Crecerá en el pulmón y también se propagará a otras partes del pulmón. También puede crecer en el saco que rodea al corazón (pericardio).

Linfoma: los linfomas tienden a permanecer en los ganglios linfáticos y en la médula ósea. Se propagan a otros órganos cuando están muy avanzados. La propagación a los ganglios linfáticos puede ser muy problemática debido a que puede causar la acumulación del fluido en el abdomen y en los pulmones, así como en los brazos y en las piernas.

Melanoma: el melanoma se puede propagar por todos lados del cuerpo. Primero tiende a propagarse a los ganglios linfáticos cercanos al lugar donde se originó, pero luego se puede propagar a través de la sangre al cerebro, pulmones, hígado y hueso.

Boca y garganta: los cánceres de la boca, garganta o vías nasales tienden a permanecer en la misma área. Cuando se propagan, usualmente lo hacen a los pulmones.

Mieloma múltiple: el mieloma múltiple puede causar los tumores llamados plasmacitomas. Estos tumores permanecen en los huesos y rara vez se propagan a otros órganos.

Ovarios: el cáncer de los ovarios con más frecuencia se propaga al revestimiento y a los órganos del abdomen y puede causar una acumulación de líquidos e inflamación en esta área. También se puede propagar al revestimiento externo de los pulmones y causar la acumulación de fluido en esa área. Conforme se torna más avanzado, se puede propagar al pulmón y al hígado, o rara vez, al cerebro o a la piel.

Páncreas: el cáncer de páncreas principalmente permanece en el abdomen. Crece hacia los tejidos cercanos y se puede propagar al hígado. También se puede propagar a los pulmones, los huesos y el cerebro.

Próstata: el cáncer de próstata avanzado con más frecuencia pasa a los huesos. Con mucha menos frecuencia se propaga a otros órganos, inclusive el cerebro.

Estómago: el cáncer gástrico o del estómago tiende a propagarse a los tejidos cercanos y permanece dentro del abdomen. Las siguientes áreas a las que va son el hígado y los pulmones. La propagación a los huesos y al cerebro es menos común.

Cómo enfrentarse al cáncer avanzado

El cáncer avanzado puede causar mucho miedo y pudiera muy bien ser el asunto más difícil que usted y su familia pudiera enfrentar. Si usted y su familia tiene inquietudes constantes que interfieren con sus vidas, o si usted simplemente quiere comunicarse y lidiar de la mejor forma que pueda, debe hablar con un profesional de la salud mental autorizado. Puede que sea muy confortable hablar con un experto sobre su situación particular. Los trabajadores sociales, los sicólogos y los siquiatras son profesionales de la salud con licencia que pueden ser localizados a través de su oncólogo o del hospital del área más cercano. Incluso una sesión con un profesional de la salud con licencia puede ayudarle a usted y a su familia a enfocarse en los asuntos más importantes de sus vidas en este momento. A su equipo de profesionales que atienden el cáncer le complacerá ayudarle a encontrar el profesional de la salud adecuado para usted.

Cómo enfrentarse a las preocupaciones y a lo desconocido

Enterarse de que tiene cáncer avanzado puede hacerle sentir perdido y temeroso. Esto es normal. Tal vez tenga preguntas como:

  • ¿Qué me va a suceder?
  • ¿He hecho todo lo que debo hacer?
  • ¿Cuáles son las otras opciones?
  • ¿Voy a morir?
  • ¿Cuánto control tendré sobre mi propia vida y sobre mi muerte?
  • ¿Se cumplirán mis deseos?
  • ¿Cuánto dolor y sufrimiento padeceré?
  • ¿Qué sucederá si siento que ya no puedo soportar más tratamiento?
  • ¿Cómo puedo imponer esta responsabilidad a mi familia?
  • ¿Será la carga demasiado fuerte para mi familia?
  • ¿Qué voy a hacer respecto al dinero?
  • ¿Cuánto tiempo voy a tener que pasar por esto?
  • ¿Qué sucederá cuando fallezca?

Sólo pensar en esta lista de temores puede resultar abrumador, y más aún experimentarlos. La preocupación le dificultará que se concentre. Es posible que tenga los músculos tensos, que tiemble y se estremezca. Otros signos de preocupación son inquietud, respiración entrecortada, latidos cardiacos acelerados, sudación, boca seca y mal humor. No obstante, pocas personas tienen todos estos síntomas. Además, hay profesionales que le pueden ayudar a manejar estas inquietudes. Además de su médico y enfermera, existen trabajadores sociales, sicólogos, siquiatras y consejeros pastorales, quienes están entrenados específicamente para ayudarle a hablar sobre sus inquietudes, controlar sus temores y darle sentido a la situación que usted atraviesa. También pueden apoyar a su familia. Su médico debe conocer a los expertos de salud mental en su área.

El control de la preocupación

  • Algunas veces simplemente hablando sobre los sentimientos puede ayudar a reducir la preocupación.
  • Puede serle útil si trata de relajarse con respiraciones profundas y otras técnicas. Le dará mejores resultados si lo practica y lo hace regularmente.
  • Es importante que se permita sentirse triste y frustrado, sin sentir culpabilidad por ello.
  • Puede ser importante que seleccione a la persona adecuada con la cual hablar. Para algunas personas, puede ser un ministro o un buen amigo. Para otras, puede ser un miembro de la familia.
  • El apoyo espiritual es útil para muchas personas.
  • Si su preocupación le causa molestias a usted o a su familia y dura por períodos prolongados, es importante que solicite una cita con un profesional de la salud mental que esté entrenado específicamente con pacientes de cáncer.

Junto con estas medidas, un médico puede sugerirle medicamentos para tratar la ansiedad y la depresión. El uso a corto plazo de estos medicamentos raramente es un problema. Puede ser exactamente lo que necesita para reagruparse y seguir adelante.

Cómo encontrar esperanza

La esperanza es una parte necesaria de la vida diaria. La esperanza en las mañanas nos levanta de la cama y nos mantiene durante el día.

A pesar de que usted tenga cáncer avanzado, aún puede tener esperanzas y sueños, aunque algunos de ellos hayan cambiado desde que se enteró que tenía cáncer. Ahora su esperanza puede ser tener un día sin dolor. Otra esperanza podría ser hacer algo especial con un miembro de su familia. Simplemente compartir o hablar de manera franca puede ser una esperanza para las personas con cáncer y su familia. También puede haber una esperanza real de que se alivien los síntomas y que se retarde el crecimiento del cáncer. Asimismo, puede ser una esperanza obtener el mejor provecho del tiempo que le queda.

Cómo tratar el dolor y las molestias

Una enfermedad avanzada puede causar dolor y otras molestias, como dificultad para respirar o inflamación. Puede ser difícil lidiar con estos síntomas. El dolor físico también causa problemas en la mente. Colabore con su equipo de especialistas en cáncer para tratar los síntomas físicos. Hay varios síntomas, como el dolor, que pueden hacer imposible tener calidad de vida. Sin embargo, el buen tratamiento médico y algunas destrezas fáciles de aprender pueden ayudarle a tratar mejor los síntomas físicos.

Use sus medicinas contra el dolor: asegúrese que entienda cómo y cuándo usar los medicamentos contra el dolor que su médico le receta. Usted puede obtener mucha más información sobre el control del dolor y los diferentes medicamentos que se pueden usar en el folleto “Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y para sus familiares”.

Infórmese: saber por qué tiene un problema y lo que puede hacer al respecto puede aliviar el estrés. No tema preguntar por qué está pasando algo.

Entre en acción: hacer algo, algunas veces cualquier cosa, sobre un problema puede ayudarle a sentirse más en control. Por ejemplo, si el nuevo medicamento que está tomando para su estómago no le está ayudando, pruebe otra cosa.

Distráigase: distraer su mente del dolor siempre es una buena idea. Generalmente duele más cuando uno se concentra en el dolor. Si está viendo una película interesante mientras experimenta dolor y está esperando a que el medicamento surta efecto, usted incluso puede olvidar que tiene dolor por un rato. Las visitas de amigos y familiares pueden servir para el mismo propósito.

Tome un paso a la vez: es fácil sentirse abrumado si se concentra en todas las molestias al mismo tiempo. Si se resuelve un problema a la vez parecerá que todos los problemas tienen solución.

Hable con otras personas: algunas veces representa un alivio simplemente hablar sobre qué tan desalentado y frustrado se siente con sus síntomas. Muchas personas saben escuchar muy bien y pueden escucharle sin juzgarle ni darle consejo.

Exprésese de otras maneras: para algunas personas hablar no es fácil. Escribir un diario, pintar o meditar pueden ser otras maneras para expresar sus sentimientos.

Encuentre su sentido del humor: el humor es una manera comprobada de enfrentarse a tiempos difíciles. Aún cuando la vida parece sombría, generalmente hay algo que puede aligerar el estado de ánimo y aliviar el estrés.

Meditación: al enfocar su mente en escenas placenteras, usted puede dirigir su atención fuera de los sentimientos y pensamientos desagradables. Estas mini-vacaciones pueden permitir que usted obtenga el descanso necesario, tanto física como emocionalmente.

Alivio de la depresión

Sentirse triste y deprimido algunas veces es normal con el cáncer y los efectos secundarios del tratamiento. Pero hay espacio para la felicidad, aún cuando se tiene cáncer avanzado. No tiene que sentirse deprimido todo el tiempo. La depresión puede ser un problema muy grave, pero puede ser tratada. Hable con su médico si se siente triste o deprimido. Un profesional de la salud especialmente entrenado podría ayudarle a sentirse mejor, independientemente de lo que esté causando que usted se sienta deprimido.

Aproximadamente una de cada cuatro personas con cáncer padecen de depresión clínica. Estos números son mayores en el caso de personas con cáncer avanzado. La depresión clínica puede causar gran molestia y se requiere de atención médica. La mayoría de los casos de depresión se puede tratar. A continuación se listan los síntomas de la depresión. Los familiares y amigos deben estar alerta a estos síntomas. Ellos pueden alentar al paciente con cáncer a que busque la ayuda.

Los síntomas de la depresión clínica incluyen:

  • Un estado de ánimo triste o "vacío" continuamente.
  • Sentirse sin esperanzas e inútil.
  • Falta de interés o disfrute en las cosas cotidianas.
  • Menos energía, sentirse cansado, sentirse lento.
  • Problemas para dormir, despertar temprano o dormir en exceso.
  • Pérdida del apetito o comer en exceso.
  • Problemas para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
  • Sentirse culpable, inútil o desvalido.
  • Mal humor.
  • Llorar mucho.
  • Pensamientos de suicidio; tratar de matarse.

Por favor busque la ayuda de un profesional de salud mental si tiene 5 o más de estos síntomas durante dos semanas o más.

Tratamiento para la depresión

  • Medicina.
  • Enseñar destrezas para la solución de problemas.
  • Asesoramiento.
  • Actividades sociales.

Las personas que reciben tratamiento de la depresión frecuentemente se sienten sorprendidas de lo mejor que se sienten. La depresión y los sentimientos de tristeza pueden convertirse en un estilo de vida. No tiene que ser así.

Usted puede obtener más información sobre este asunto en nuestro documento “Ansiedad, miedo y depresión”.

Cómo sentirse menos solo

La depresión y el sentimiento de soledad frecuentemente van acompañados. La depresión puede hacerle sentir la necesidad de alejarse de otros. Pero la enfermedad y las demandas del tratamiento algunas veces causan que usted esté solo. Las personas con cáncer pueden acabar estando solas aunque deseen estar con otras personas. Esto puede suceder debido a problemas médicos, falta de transportación o de un programa de tratamiento.

Tal vez se sienta solo aunque esté con amigos y familiares con buenas intenciones. Puede ser difícil para usted compartir sus sentimientos sobre el cáncer. Otras personas pudieran sentirse incómodas escuchando sobre su enfermedad. Este aislamiento dentro de la compañía de otros algunas veces puede ser peor que si nadie estuviera con usted.

Algunas veces una persona con cáncer se siente como si necesitara pedir permiso a los demás para hablar con más libertad. También es útil si un amigo o familiar organiza que otras personas le visiten. Si trata de hacer cosas fuera del hogar también se puede sentir menos solo.

El control de los sentimientos de culpabilidad

Tanto las personas con cáncer como aquellos que se encuentran en su ciclo de apoyo con frecuencia tienen sentimientos de culpabilidad. Si usted tiene cáncer, tal vez se sienta culpable de estar enfermo. Estos sentimientos pueden durar aún cuando usted sabe que no es su culpa. También puede sentirse culpable porque expresa a otros su malestar o dice a sus seres queridos que necesita su ayuda.

En el caso de las personas encargadas del cuidado del paciente, los sentimientos de culpabilidad pueden ser una lucha diaria. Aquellos que están sanos se sienten culpables de su buena salud. Frecuentemente se sienten mal de no hacer lo suficiente para su ser querido. Algunas veces, incluso pudieran sentirse mal sobre el resentimiento que sienten por lo que están haciendo.

  • Algunas veces simplemente hablando sobre los sentimientos de culpabilidad puede ayudar. Puede aclarar el ambiente y aliviar la conciencia de todos. Compartir este sentimiento común puede acercarle con otras personas.
  • Librarse entre sí de atolladeros es útil. Se pueden decir entre sí que saben que todos están haciendo lo mejor que pueden.
  • Para las personas encargadas del cuidado del paciente, compartir el trabajo es importante. Los amigos y familiares que deseen ayudar deben recibir tareas específicas para aligerar la carga de la persona encargada del cuidado del paciente.
  • Si los sentimientos de culpabilidad persisten, tal vez necesite ayuda para lidiar con estos sentimientos. Hable con su médico sobre consultar con un profesional de la salud mental que le puede ayudar a entender y manejar mejor sus sentimientos.

Cómo enfrentarse a asuntos familiares

El cáncer avanzado cambia la manera en que los miembros de la familia se relacionan entre sí. Las familias que pueden resolver bien los conflictos y los miembros de la familia que se apoyan entre sí son las que mejor se enfrentan al cáncer de un ser amado. Las familias a las que no se les hizo fácil resolver problemas en el pasado tienen más probabilidades de tener más dificultades para lidiar con esta situación estresante. Es posible que a usted le interese reunirse con un consejero y planear cuál es la mejor manera de apoyarse mutualmente y para anticipar problemas.

También los papeles dentro de una familia cambiarán. La manera en que los miembros de la familia adquieran nuevas tareas y sustituyan a la persona con cáncer afectará la manera en que se ajustarán a la pérdida de tal persona.

Para la persona con cáncer, los cambios en los papeles de la familia pueden desencadenar la angustia que acompaña la pérdida. Por ejemplo, una mujer que está demasiado enferma como para levantarse de la cama puede sentir la pérdida de su papel como esposa y madre. La comprensión de esto y encontrar las maneras para que ella siga participando de la vida diaria de su familia puede ser útil tanto para ella como para su familia.

Conservación de los sentimientos sexuales y la cercanía

Durante una enfermedad avanzada, una relación sexual experimentará cambios. Esto se puede deber a síntomas físicos, como el cansancio, la dificultad para moverse o el dolor. También puede ser causa de la represión de las emociones. En la mayoría de los casos, el deseo sexual puede disminuir, pero esto no significa que la necesidad del tacto y la cercanía física cambiarán. De hecho, la necesidad de ser abrazado y tocado puede aumentar. Hablar sobre los sentimientos y continuar tocándose puede ayudar con los sentimientos de aislamiento. Aun así, si usted tiene alguna duda sobre si está bien una conducta sexual o simplemente tocar, pregunte y hable sobre este asunto. Nunca asuma.

Para más información, consulte nuestros documentos "La sexualidad y el cáncer: para el hombre que tiene cáncer y su pareja" y "La sexualidad y el cáncer: para la mujer que tiene cáncer y su pareja".

Cómo sobrellevar una larga enfermedad

Las enfermedades que duran meses o hasta años ponen un enorme estrés en la familia. Cuanto más dure el estrés, más riesgo corre la familia de sufrir problemas mentales. Los miembros de la familia se pueden agotar física y mentalmente. La fatiga, junto con la preocupación y el temor, pueden afectar la salud. Encuentre manera de conseguir apoyo para las personas encargadas de su cuidado. Pregunte cómo se encuentra cada uno de ellos.

Usted puede obtener más información sobre la atención de las personas encargadas del cuidado de un paciente en nuestro documento Caregiving: How to Care for A Loved One With Cancer -- and Yourself.

Encuentre fuerza espiritual

Las preguntas espirituales son comunes en una persona que trata de encontrar el sentido tanto de la enfermedad como de su vida. Esto puede ser verdad no sólo para la persona con cáncer, sino también para los seres queridos.

Éstas son algunas sugerencias para las personas que pueden encontrar consuelo en el apoyo espiritual:

  • La ayuda de un asesor espiritual puede ser oportuna. Él o ella puede ayudarle a encontrar respuestas consoladoras a preguntas difíciles.
  • Las prácticas religiosas, tales como el perdón o la confesión, pueden hacerle sentir tranquilo y proporcionarle una sensación de paz.
  • Una búsqueda del significado del sufrimiento puede conducir a respuestas espirituales que sean reconfortantes.
  • Para muchas personas es útil creer en la vida después de la muerte y en fin del sufrimiento en la Tierra.
  • La fuerza a través del apoyo espiritual y una comunidad de personas dispuestas a ayudar pueden ser muy valiosas para el paciente y sus familiares.

Al enfrentarse a la muerte

Todas las personas con cáncer avanzado se enfrentan a la realidad de morir. Los miembros de la familia también deben reconocer esto. Aunque una persona con cáncer se sienta bien, la muerte es una parte probable en el futuro cercano. Para muchas personas pensar en la muerte es aterrorizante y doloroso. A menudo, los pacientes y las familias se preocupan de sufrir antes de la muerte y de estar solos en la muerte. Sin embargo, hay ocasiones cuando la enfermedad y el sufrimiento han durado tanto tiempo, que todos ven la muerte como un alivio.

Muchas personas con cáncer desean estar en casa hasta el final. Lidiar con una larga enfermedad y fallecer en casa pueden ser más fáciles con el apoyo de la familia y del personal médico.

La meta principal para un fallecimiento que no se puede evitar es un “buen fallecimiento”. Un “buen fallecimiento" se define como aquél con el menor dolor, molestias o sufrimiento posible para el paciente, y el menor sufrimiento posible para la familia y las personas encargadas del cuidado del paciente. Un “buen fallecimiento” es aquél que cumple con los deseos del paciente y de los seres queridos, y que toma en cuenta su cultura, valores y ética. Los seres queridos también reciben apoyo y están con el paciente tanto como ellos y el paciente desean, especialmente cuando se acerca el final. Idealmente esto permite las despedidas y la resolución de problemas antes del fallecimiento. También permite que los seres queridos estén con el paciente hasta el último momento.

Nuestro documento “Cuando el final está cerca”, ha sido redactado para contestar las preguntas que los pacientes y sus familiares hacen sobre qué esperar durante los últimos seis meses de vida. Puede obtener una copia llamando a nuestra línea sin costo o a través de nuestro sitio Web.

Fuentes de apoyo

Apoyo social

Cualquier persona que padece una enfermedad mortal tiene una gran necesidad de tener otras personas en su vida que le ayuden a enfrentarse a la enfermedad y a sus efectos emocionales. Estas personas proporcionan lo que se llama "apoyo social". Los estudios muestran que los pacientes que tienen apoyo social pueden ajustarse mejor a su situación.

El apoyo puede provenir de familiares y amigos, miembros de la iglesia, profesionales de salud mental, grupos de apoyo o miembros de la comunidad. El pedir apoyo es una manera de tomar control de su situación.

Si no tiene el apoyo de sus amigos o familiares, búsquelo en otra parte. Hay otras personas en su comunidad que necesitan su compañía tanto como usted necesita la de ellas. El apoyo mutuo de otros con cáncer podría ser una buena fuente de consuelo. Infórmese sobre los recursos disponibles con su equipo profesional de salud o algún miembro de su iglesia en su comunidad.

¿Qué más pueden hacer los amigos para ayudar?

Con frecuencia, una de las primeras cosas que un amigo o familiar dice es "¿Cómo puedo ayudar?". Es posible que se sienta tentado a decir "Nada por ahora. Estamos bien”. Tal vez usted rechace ayuda porque quiere preservar su privacidad. Quizás no quiere sentirse como una carga. Tal vez sienta que usted puede manejar todo sin tener personas a su alrededor en estos momentos.

Recuerde que las personas realmente desean ayudar, y es probable que necesite ayuda adicional durante este momento. Sus amigos y familiares necesitan hacer cosas por usted y apoyarle, y esto les permite sentirse menos inútiles y les hace sentir que son parte de su vida. Permítales que le ayuden siendo tan específico como es posible sobre el tipo de ayuda que necesita. Por ejemplo, dígales cuando necesita que le lleven al médico, o pregunte si le pueden ayudar a limpiar la casa, a preparar las comidas, con el trabajo del jardín o el cuidado de los niños. Probablemente habrá veces cuando usted no sepa lo que necesita, pero algunas veces hasta expresar eso les ayudará a ellos a entender mejor lo que usted está pasando.

Apoyo religioso o espiritual

La religión puede ser una fuente de fortaleza. Algunas personas encuentran una nueva fe durante su experiencia con el cáncer. Otras se dan cuenta de que el cáncer reafirma su fe existente o de que su fe proporciona una nueva fuerza. Aquellas que nunca hayan tenido creencias religiosas muy fuertes, tal vez no sientan la necesidad de acercarse a la religión. Un ministro, rabino o dirigente de su fe, o un asesor pastoral capacitado puede ayudarle a identificar sus necesidades espirituales y a encontrar apoyo espiritual. Algunos miembros del clero están especialmente entrenados para ayudar a cuidar eficazmente a las personas con cáncer y sus familias. Algunos hospitales tienen capellanes disponibles en sus instalaciones.

Pregúntele a su equipo de atención médica acerca de los recursos disponibles en su hospital. También puede comunicarse con su Sociedad Americana del Cáncer para encontrar otras fuentes de apoyo disponibles en su comunidad.

Programa de apoyo

Existen programas de apoyo en toda clase de formas que incluyen asesoría individual o en grupo y grupos de apoyo. Un grupo de apoyo puede ser un recurso poderoso tanto para los pacientes como para las familias. Hablar con otros que se encuentran en una situación similar puede ayudar a aliviar la sensación de soledad. Usted puede hablar sin sentirse juzgado. Y también puede recibir ideas útiles de otras personas que le pudieran ayudar. La Sociedad Americana del Cáncer ofrece muchos programas colectivos de apoyo diferentes en su comunidad.

Algunos grupos son formales y se concentran en aprender sobre el cáncer o en lidiar con los sentimientos. Hay otros que son informales y sociales. Algunos grupos incluyen sólo personas con cáncer o sólo personas encargadas del cuidado de las personas con cáncer, mientras que otras incluyen a los cónyuges, a los familiares o amigos. Otros grupos se concentran en ciertos tipos de cáncer o etapas de la enfermedad. La duración de las reuniones de los grupos varía, de un cierto número de semanas hasta un programa continuo. Algunos programas ya no aceptan nuevos miembros, mientras que otros sí están aceptando nuevos miembros y visitantes.

Para aquéllos que no pueden asistir a las reuniones o citas, algunas organizaciones ofrecen asesoramiento por teléfono. Los grupos en línea son otra opción. Es posible que algunas personas piensen que los grupos de apoyo por Internet son de mucha utilidad porque les gusta la privacidad. Puede ser muy reconfortante hablar con otras personas que están enfrentando situaciones similares a la suya. Sin embargo, es importante recordar que las salas de charlas y los tableros de anuncios no son la mejor fuente de información sobre el cáncer, especialmente si no son supervisados por profesionales o expertos capacitados.

Independientemente de la estructura del grupo, usted debe sentirse cómodos en el grupo y con su líder de grupo. Si usted tiene algún temor o duda antes de entrar al grupo, no tenga inconveniente en hablar con su promotor líder acerca de esto.

El apoyo en cualquier forma le ayuda a hablar sobre sus sentimientos y a desarrollar destrezas para enfrentarse a su situación. Los estudios han determinado que las personas que participan en programas de apoyo tienen una mejor calidad de vida, incluso mejor sueño y mejor apetito.

Con frecuencia, las personas con cáncer expresan que la falta de comunicación en sus familias es un problema. Los cambios en las responsabilidades pueden causar resentimiento y ansiedad. El asesoramiento familiar puede ayudar a los familiares a aprender cómo enfrentarse a los cambios dentro de la familia. También puede ayudar a los miembros a discutir sus sentimientos de manera más cómoda. El asesoramiento es especialmente útil en aquellas familias en las que algunos miembros no se sienten cómodos hablando francamente sobre sus sentimientos.

Apoyo a las personas encargadas del cuidado del paciente

Las personas que ayudan a cuidar al paciente con cáncer también necesitan cuidar de su persona. Cuidarse a sí mismo significa dedicar tiempo a hacer las cosas que disfruta. También significa obtener ayuda de otros.

Las investigaciones han mostrado que el apoyo de amigos y familiares es crítico tanto para la persona con cáncer como para las personas encargadas del cuidado del paciente. Con frecuencia éstas tienden a sentirse aisladas, deprimidas, ansiosas y es menos probable que pidan ayuda. Los problemas físicos, tal como enfermedades del corazón, alta presión arterial, problemas para dormir, mayor riesgo de enfermedades infecciosas y cansancio han sido asociados con las personas encargadas del cuidado del paciente. Puede que las personas encargadas del cuidado del paciente no piensen mucho en ello, pero ellas no pueden ayudar al ser querido, si no se cuidan también.

Una preocupación abrumadora sobre un ser querido enfermo puede distraer la atención. La persona encargada del cuidado del paciente puede estar dividida entre las necesidades del paciente, sus propias necesidades y las necesidades de la familia. A muchas de ellas se les olvida comer, no duermen ni hacen ejercicio lo suficiente, e ignoran sus propios problemas médicos. Es importante que vayan a sus citas con el médico, que duerman lo suficiente, que hagan ejercicio, que coman alimentos saludables y que sigan su rutina normal tanto como sea posible. Es importante que no se sientan culpables ni egoístas cuando piden ayuda o toman tiempo para ellas mismas. Al cuidarse a sí mismas, pueden cuidar mejor a la persona con cáncer. Esto también significa dedicar tiempo para hacer aquellas cosas que disfrutan.

Si desea más información sobre este importante tema, consulte el libro de la Sociedad Americana del Cáncer: Caregiving: A Step-by-Step Resource for Caring for the Person With Cancer at Home y Caregiving: How to Care for A Loved One with Cancer -- and Yourself.

Opciones de atención paliativa

La atención dirigida a aliviar el sufrimiento y mejorar la calidad de la vida se llama atención paliativa. El foco de la atención es el paciente y la familia en lugar de la enfermedad. La atención paliativa trata el dolor y otros síntomas causados por la enfermedad. Algunos profesionales de la salud la llaman atención de apoyo.

Los síntomas físicos comunes que se tratan y controlan o se alivian en la atención paliativa pueden incluir:

  • Dolor.
  • Problemas para respirar.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Cansancio.
  • Depresión y ansiedad.
  • Confusión.
  • Náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento.
  • Bloqueo intestinal.

El objetivo de la atención paliativa es prevenir y aliviar el sufrimiento, así como apoyar la mejor calidad de vida posible para los pacientes y sus familiares, independientemente del estado de la enfermedad.

Se puede proporcionar la atención en casa. Algunos centros del cáncer tienen equipos especiales de atención paliativa que pueden ayudar. El equipo generalmente cuenta con profesionales que tienen capacitación adicional en cáncer y en atención de hospicio. Los miembros pueden incluir un médico, capellán, trabajador social, enfermeras, auxiliares de atención en el hogar, terapeutas físicos, dietista, farmacéutico y terapeuta de la respiración. El equipo de atención paliativa colabora con el médico del paciente para:

  • Desarrollar planes de tratamiento.
  • Controlar el dolor y otros síntomas.
  • Proporcionar apoyo emocional.
  • Ayudar a enfrentarse con asuntos sobre el final de la vida.

El libro “When the Focus Is on Care: Palliative Care and Cancer” (disponible sólo en inglés) de la Sociedad Americana del Cáncer provee información sobre muchas de las preguntas que usted puede tener y una lista de los recursos muy útiles. Llámenos o visite nuestro sitio Web para más información.

Atención domiciliaria

La atención médica en el hogar es una atención médica profesional que se proporciona en su hogar. La atención en el hogar puede ser adecuada para usted si aún necesita atención pero ya no es necesario que esté en un hospital. Se puede proporcionar a las personas con cáncer una amplia variedad de servicios médicos y sociales en el hogar.

Muchas agencias de atención médica en el hogar ofrecen atención y apoyo para pacientes que deciden quedarse en casa. La atención en el hogar generalmente incluye visitas de profesionales de atención médica. Sin embargo, la familia es responsable de la mayoría de los aspectos del cuidado. Así que es importante que hable con su equipo de atención del cáncer para que entienda qué tipo de atención será necesario y cómo esto afectará a la familia. Además, resulta importante cotejar con la compañía de seguro médico para saber si pagarán por la atención en el hogar.

Algunas veces, la familia no puede cuidar al paciente en casa. Es posible que no haya suficientes miembros de la familia para proporcionar toda la atención necesaria o la atención pudiera ser demasiado compleja como para ofrecerla en el hogar. Si esto sucede, los miembros de la familia pueden sentirse culpables, especialmente si habían prometido cuidar al paciente en casa. Reconocer los esfuerzos de los miembros de la familia puede ayudarles a enfrentarse con estos sentimientos. Para más información, consulte el documento “Atención en el hogar”.

Atención de hospicio

Un hospicio es un programa diseñado para proporcionar atención paliativa o de apoyo cuando se acerca el fin de la vida. El momento correcto para proporcionar atención de hospicio es cuando el tratamiento dirigido a la curación ya no ayuda al paciente y se cree que el paciente vivirá por alrededor de seis meses. Pero los pacientes de un hospicio pueden vivir durante más tiempo. Juntos, el paciente, la familia y el médico deciden cuándo debe comenzar la atención de hospicio. Muchos profesionales en este campo creen que los pacientes son referidos a un hospicio demasiado tarde. Un programa de hospicio puede hacer mucho por usted y sus seres queridos, y la mayoría provee atención al paciente en su hogar.

En la atención de hospicio se ve a la muerte como la etapa natural y final de la vida. Se procura tratar los síntomas físicos y emocionales del paciente. La meta de la atención de hospicio es ayudar a que la persona viva sus últimos días con dignidad y calidad, rodeada de sus seres queridos. La atención de hospicio afirma la vida y ni apresura ni pospone la muerte. Se enfoca en la calidad, no en la duración de la vida.

Los programas de hospicio ofrecen una atención centrada en la familia. En estos programas se incluye al paciente y a la familia en la toma de decisiones. Generalmente la atención de hospicio se proporciona en el hogar. No obstante, existen algunos hospitales que ofrecen atención de hospicio, así como centros privados de hospicio. Además, la atención de hospicio puede estar disponible en algunos hogares de convalecencia.

En un programa de hospicio, generalmente un equipo le atenderá. El equipo consistirá en un director médico que es un médico, una enfermera, un auxiliar de enfermería, un trabajador social y un capellán. En la mayoría de los casos, su propio médico también puede desempeñar un papel.

Hay más de 3,000 programas de hospicio en Estados Unidos. La mayoría de estos están designados para proveer cuidado en su casa. Puede saber más sobre los programas de hospicio en su área llamando a HospiceLink al 1-800-331-1620. Muchos sitios Web también pueden darle información sobre hospicios (consulte la sección "Recursos adicionales").

Puede ser difícil decidir comenzar la atención de hospicio. En general, significa que está renunciando a cualquier tratamiento dirigido a combatir el cáncer. La mayoría de los programas de hospicio no permite que los pacientes reciban tratamientos, como quimioterapia, radiación, transfusiones, o nutrición por vena. Una plática honesta con su médico puede ayudarle a decidir si es lo correcto. Pregunte si cualquier tratamiento que su médico sugiere ofrece la esperanza de una curación. Si no es posible la curación, ¿el tratamiento prolongará su vida o aliviará cualquiera de sus síntomas?

Debe pensar sobre la atención de hospicio si su médico no puede asegurarle que el tratamiento cumplirá cualquiera de estas metas. Un programa de hospicio puede darle mejores probabilidades de controlar sus síntomas y de conservar la calidad de su vida. La mayoría de los expertos en atención paliativa consideran que los pacientes y sus familias ingresan a los programas de hospicio demasiado tarde para obtener un beneficio completo.

Dinero

Es importante pensar sobre el dinero al decidir el tipo de atención que recibirá y el lugar donde la recibirá. Las pólizas de seguro varían ampliamente. Investigue con su compañía de seguros cuáles servicios están cubiertos. Muchas compañías de seguros tienen un coordinador de casos que actúa como su contacto principal. Esta persona decide qué cubren sus beneficios en su caso específico. La mayoría de los planes de seguro médico cubren la atención de hospicio. Muchos estados exigen esto.

Medicare tiene un beneficio especial de hospicio que no sólo cubre la atención sino que también paga todas los medicamentos. Si desea información sobre Medicare, llame a la línea de ayuda de Medicare al teléfono 1-800-MEDICARE (800-633-4227); TDD: 1-877-486-2048. Ellos pueden explicarle lo que cubre Medicare y cómo calificar para recibir este beneficio. Además, puede obtener información en su sitio Web www.cms.hhs.gov.

Las enfermedades graves frecuentemente crean la necesidad de grandes cantidades de dinero inmediatamente. En muchos estados, usted puede convertir los beneficios al fallecimiento de su póliza de seguro de vida en "beneficios en vida". Puede obtener estos beneficios de diferentes maneras, como la venta de la póliza o préstamos contra ella.

Para más información, consulte nuestro documento “Seguro médico y asistencia financiera para el paciente de cáncer" y “Guía financiera para los sobrevivientes de cáncer y sus familias: enfermedad avanzada”.

Instrucciones por adelantado

Todas las personas tienen derecho de tomar decisiones sobre la atención de su salud. Esto incluye decidir cuándo y si usted desea que el tratamiento médico continúe o se suspenda. Usted tiene derecho a aceptar o a rechazar los tratamientos, aún aquellos que le puedan prolongar la vida. Una manera de hacer valer sus derechos es documentando por escrito sus decisiones sobre su atención médica futura. Esto se llama instrucciones por anticipado. Unas instrucciones por anticipado son un documento legal. Puede declarar sus deseos sobre las opciones de atención médica. O puede nombrar a otra persona para que tome decisiones en caso de que llegue el momento en que usted no pueda. Los médicos honrarán sus instrucciones por anticipado si usted no puede tomar decisiones médicas debido a una enfermedad o lesión.

Las instrucciones por anticipado sólo se pueden usar para decisiones sobre la atención médica. Otras personas no pueden usarlas para controlar su dinero o propiedad. Las instrucciones por anticipado entran en vigencia sólo cuando usted no puede tomar sus propias decisiones. Si usted no tiene instrucciones por anticipado, otras personas tendrán que tomar las decisiones sobre su atención médica. Unas instrucciones por anticipado le ayudan a mantener algo de control sobre esas decisiones. Para más información, consulte nuestro documento “Instrucciones por anticipado”.

Recursos adicionales

Más información de su Sociedad Americana del Cáncer

Hemos seleccionado material informativo relacionado con este tema que también puede ayudarle. Estos materiales pueden consultarse en nuestro sitio Web o solicitarse en nuestra línea telefónica sin cargo.

Advance Directives

American Cancer Society Cancer Survivors Network (CSN)

Anemia in People with Cancer

Ansiedad, miedo y depresión

Metástasis a los huesos

Caregiving: How to Care for A Loved One With Cancer -- and Yourself

El cuidado del paciente en el hogar: una guía para los pacientes y su familia

Estudios clínicos: lo que usted necesita saber

Cómo comunicarse con los amigos y familiares acerca de su cáncer.

Cómo sobrellevar la pérdida y el dolor

Ley de Licencia Familiar y Médica (Family Medical Leave Act o FMLA)

Fatigue in People With Cancer

Guía financiera para los sobrevivientes de cáncer y sus familias: enfermedad avanzada

Helping Children When a Family Member Has Cancer: Dealing With a Parent's Terminal Illness

Helping Children When a Family Member Has Cancer: Understanding Psychosocial Support Services

Agencias de atención en el hogar

Atención en hospicios

Imaging (Radiology) Tests

Seguro médico y asesoría financiera para el paciente con cáncer

Cuando el final está cerca

Náuseas y vómitos

El cuidado del paciente en el hogar: una guía para pacientes y familiares

Control del dolor: una guía para aquellos con cáncer y sus seres queridos

Sexualidad para el hombre que tiene cáncer

Sexualidad para la mujer que tiene cáncer

Cómo lograr una buena comunicación con su médico

Libros

La Sociedad Americana del Cáncer tiene disponibles los siguientes libros. Llámenos al 1-800-227-2345 para peguntar sobre los precios o para hacer un pedido.

American Cancer Society’s Guide to Pain Control

Caregiving: A Step-by-Step Resource for Caring for the Person with Cancer at Home

Cancer in the Family: Helping Children Cope With a Parent’s Illness

When the Focus Is On Care: Palliative Care and Cancer

Organizaciones nacionales y sitios Web*

Además de la Sociedad Americana del Cáncer, otras fuentes de información y de apoyo para pacientes incluyen:

American Pain Foundation
Línea telefónica gratuita: 1-888-615-7246 (888-615-PAIN)
Sitio Web: www.painfoundation.org

CancerCare
Línea telefónica gratuita: 1-800-813-4673 (800-813-HOPE)
Sitio Web: www.cancercare.org

Centers for Medicare and Medicaid Services (CMS)
Línea telefónica gratuita: 1-877-267-2323
Sitio Web: www.cms.hhs.gov

Family and Medical Leave Act
Línea telefónica gratuita: 1-866-487-9243 (866-4USWAGE)
Sitio Web: www.dol.gov/esa/whd/fmla

Family Caregiver Alliance
Línea telefónica gratuita: 1-800-445-8106
Sitio Web: www.caregiver.org

Hospice Education Institute/HospiceLink
Línea telefónica gratuita: 1-800-331-1620
Sitio Web: www.hospiceworld.org

Hospice Foundation of America
Línea telefónica gratuita: 1-800-854-3402
Sitio Web: www.hospicefoundation.org

Hospice Net
Sitio Web: www.hospicenet.org
Esta organización funciona sólo por Internet.

National Alliance for Caregiving (NAC)
Sitio Web: www.caregiving.org

National Association for Home Care and Hospice (NAHC)
Teléfono: 202-547-7424
Sitio Web: www.nahc.org

National Hospice and Palliative Care Organization
Línea telefónica gratuita: 1-800-658-8898
Sitio Web: www.nhpco.org

Substance Abuse and Mental Health Service Administration (SAMHSA)
Mental Health Information Center

    National Mental Health Information Center Clearinghouse
    Línea telefónica gratuita: 1-877-726-4727
    TTY: 1-866-889-2647

    National Clearinghouse for Alcohol and Drug Information (NCADI)
    Teléfono sin costo: 1-877-726-4727
    TTY: 1-800-487-4889
    Teléfono sin cargo para asistencia en español: 1-877-767-8432
    Número telefónico internacional: 1-240-221-4017

Línea de ayuda para la prevención de suicidios
Línea telefónica gratuita: 1-800-273-TALK (8255)
Sitio Web: www.samhsa.gov

*La inclusión en esta lista no implica respaldo por parte de la Sociedad Americana del Cáncer

Independientemente de quién sea usted, nosotros podemos ayudarle. Llámenos a cualquier hora del día o de la noche, para obtener información y apoyo sobre temas relacionados al cáncer. Llámenos al 1-800-227-2345, o visítenos en Internet en www.cancer.org.

Referencias

Berger A, Portenoy RK, Weissman DE, eds. Principles and Practice of Supportive Oncology. Philadelphia, PA: Lippincott-Raven; 1998.

Bruera E, Kim HN. Cancer Pain. JAMA. 2003;290:2476-2479.

Groenwald SL, Frogge MH, Goodman M, Yarbro CH, eds. Cancer Symptom Management. Boston, Mass: Jones & Bartlett; 1996.

Liotta LA, Kohn EC. Invasion and metastasis. In: Kufe DW, Pollock RE, Weichselbaum RR, Bast RC, Gansler TS, Holland JF, Frei E, eds. Cancer Medicine 6. Hamilton, Ontario: BC Decker; 2003: 151-160.

National Cancer Institute. Coping with Advanced Cancer. 9/30/2005. Accessed at www.cancer.gov/cancertopics/advancedcancer/page1 on September 12, 2008.


Fecha de última actualización: 02/04/2009
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2009