Cáncer avanzado

+ -Text Size

Intro TEMAS

Cáncer avanzado

Apoyo social

Las personas que padecen una enfermedad mortal tienen una gran necesidad de tener otras personas en su vida que le ayuden a enfrentar la enfermedad y sus efectos emocionales. Estas personas proporcionan lo que se llama "apoyo social". Los estudios muestran que por lo general los pacientes que tienen apoyo social pueden ajustarse mejor a su situación.

El apoyo puede provenir de familiares y amigos, miembros de la iglesia, profesionales de salud mental, grupos de apoyo o miembros de la comunidad. Pedir apoyo es una manera de tener cierto control sobre su situación.

Si no tiene suficiente apoyo de sus amigos o familiares, búsquelo en otra parte. Hay otras personas en su comunidad que necesitan su compañía tanto como usted necesita la de ellas. El apoyo mutuo de otros con cáncer podría ser una buena fuente de consuelo. Infórmese sobre los recursos disponibles con su equipo profesional de salud o algún miembro de su iglesia en su comunidad.

¿Qué más pueden hacer los amigos para ayudar?

Con frecuencia, una de las primeras cosas que un amigo o familiar dice es "¿Cómo puedo ayudar?". Es posible que se sienta tentado a decir "Nada por ahora. Estamos bien”. Tal vez usted rechace ayuda porque quiere mantener su privacidad. Quizás no quiere sentirse como una carga. Tal vez sienta que usted puede manejar todo sin tener personas a su alrededor en estos momentos.

Recuerde que las personas realmente desean ayudar, y es probable que necesite ayuda adicional durante este momento. Sus amigos y familiares necesitan hacer cosas por usted y apoyarle, y esto les permite sentirse menos inútiles y les hace sentir como si fueran parte de su vida. Permita que ellos le ayuden, y detálleles lo más que pueda el tipo de ayuda que necesita. Por ejemplo, pregunte si le pueden llevar al médico para una cita un día en particular, o averigüe si le pueden ayudar a limpiar la casa, a preparar las comidas, con el trabajo del jardín o el cuidado de los niños. Probablemente habrá veces cuando usted no sepa lo que necesita, pero algunas veces hasta expresar eso les ayudará a ellos a entender mejor lo que usted está pasando.

Apoyo religioso o espiritual

La religión puede ser una fuente de fortaleza para muchas personas. Algunas personas encuentran una nueva fe durante su experiencia con el cáncer. Otras se dan cuenta que el cáncer reafirma su fe existente o que su fe proporciona una fuerza nueva. Por otro lado, aquellas personas que nunca hayan tenido creencias religiosas muy fuertes, tal vez no sientan la necesidad de acercarse a la religión.

Las preguntas espirituales son comunes en una persona que trata de encontrar el sentido tanto de la enfermedad como de su vida. Esto puede ser verdad no sólo para la persona con cáncer, sino también para los seres queridos.

Éstas son algunas sugerencias para las personas que pueden encontrar consuelo en el apoyo espiritual:

  • Un consejero espiritual puede a menudo ayudar a encontrar respuestas consoladoras a preguntas difíciles.
  • Las prácticas religiosas, tales como el perdón o la confesión, pueden hacerle sentir tranquilo y proporcionarle una sensación de paz.
  • Una búsqueda del significado del sufrimiento puede conducir a respuestas espirituales que sean reconfortantes.
  • La fuerza a través del apoyo espiritual y una comunidad de personas dispuestas a ayudar pueden ser muy valiosas para el paciente y sus familiares.

Para quienes estén interesados, un ministro, sacerdote, rabino u otro miembro del clero o un asesor pastoral capacitado puede ayudarle a identificar sus necesidades espirituales y a encontrar apoyo espiritual. Algunos miembros del clero están especialmente capacitados para ayudar a atender a las personas con cáncer y a su familia. Algunos hospitales tienen capellanes disponibles para visitar pacientes.

Pregunte a su equipo de atención médica acerca de los recursos disponibles en su hospital. También puede comunicarse con su Sociedad Americana Contra El Cáncer para encontrar otras fuentes de apoyo en su comunidad.

Programas de apoyo

Existen programas de apoyo en toda clase de formas que incluyen asesoría individual o en grupo y grupos de apoyo. Un grupo de apoyo puede ser un recurso poderoso tanto para los pacientes como para las familias. Hablar con otros que se encuentran en una situación similar puede ayudar a aliviar la sensación de soledad. Usted puede hablar sin sentirse juzgado. Y también puede recibir ideas útiles de otras personas que le pudieran ayudar. La Sociedad Americana Contra El Cáncer puede ayudar a encontrar muchos programas de apoyo diferentes en su comunidad.

Algunos grupos son formales y se concentran en aprender sobre el cáncer o en lidiar con los sentimientos. Hay otros que son informales y sociales. Algunos grupos incluyen sólo personas con cáncer o sólo personas encargadas del cuidado de las personas con cáncer, mientras que otras incluyen a los cónyuges, a los familiares o amigos. Otros grupos se concentran en ciertos tipos de cáncer o etapas de la enfermedad. La duración de las reuniones de los grupos varía, de un cierto número de semanas hasta un programa continuo. Algunos programas ya no aceptan nuevos miembros, mientras que otros sí están aceptando nuevos miembros y visitantes. Para aquellos que no pueden asistir a las reuniones o citas, algunas organizaciones ofrecen asesoramiento por teléfono.

Los grupos en línea son otra opción. Es posible que algunas personas piensen que los grupos de apoyo por Internet son de mucha utilidad porque les gusta la privacidad que ofrecen. Puede ser muy reconfortante hablar con otras personas que están enfrentando situaciones similares a la suya, compartiendo solo lo que usted desea. Sin embargo, es importante recordar que las salas de charlas y los tableros de anuncios no siempre son la mejor fuente de información médica, especialmente si no son supervisados por profesionales o expertos capacitados. La situación de cada persona es única y lo que ayuda a una persona podría no ser apropiado para otra persona.

Independientemente de la estructura del grupo, usted debe sentirse cómodo en el grupo y con el líder de su grupo. Si usted tiene algún temor o duda antes de entrar al grupo, no tenga inconveniente en hablar con su líder de grupo acerca de esto.

El apoyo en cualquier forma le ayuda a hablar sobre sus sentimientos y a desarrollar destrezas para enfrentarse a su situación. Los estudios han determinado que las personas que participan en programas de apoyo a menudo tienen una mejor calidad de vida, incluso mejor sueño y mejor apetito.

Apoyo a las personas encargadas del cuidado del paciente

Las personas que ayudan a cuidar al paciente con cáncer también necesitan cuidar de su persona. Cuidarse a sí mismo significa dedicar tiempo a hacer las cosas que disfruta. También significa obtener ayuda de otros.

El contar con el apoyo de amigos y familiares es crítico tanto para la persona con cáncer como para las personas encargadas del cuidado del paciente. Con frecuencia éstas tienden a sentirse aisladas, deprimidas, ansiosas y es menos probable que pidan ayuda. Los problemas físicos, tales como enfermedades del corazón, presión arterial alta, problemas para dormir, y cansancio han sido asociados con las personas encargadas del cuidado del paciente. Puede que las personas encargadas del cuidado del paciente no piensen mucho en ello, pero ellas no pueden ayudar al ser querido, si no se cuidan también.

Una preocupación abrumadora sobre un ser querido enfermo puede distraer la atención. La persona encargada del cuidado del paciente puede estar dividida entre las necesidades del paciente, sus propias necesidades y las necesidades de la familia. A muchas de ellas se les olvida comer, no duermen ni hacen ejercicio lo suficiente, e ignoran sus propios problemas médicos. Es importante que vayan a sus citas médicas, que duerman lo suficiente, que hagan ejercicio, que coman alimentos saludables y que sigan su rutina normal tanto como sea posible. Además, es importante que no se sientan culpables ni egoístas cuando piden ayuda o toman tiempo para ellas mismas. Al cuidarse a sí mismas, pueden cuidar mejor a la persona con cáncer. Esto significa dedicar tiempo para hacer aquellas cosas que disfrutan.

Para obtener más información sobre este tema, por favor, consulte What It Takes to Be a Caregiver, What You Need to Know as a Cancer Caregiver, y La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 08/08/2012
Fecha de último cambio o revisión: 08/08/2012