Prevención y detección temprana del cáncer de cuello uterino

+ -Text Size

TEMAS

¿Cómo se tratan las mujeres con resultados anormales en la prueba de Papanicolaou o con precánceres?

El tratamiento de las mujeres con resultados anormales en la prueba de Papanicolaou y con precánceres puede prevenir el origen del cáncer de cuello uterino.

Si se observa un área anormal durante la colposcopia, su médico podrá removerla mediante un procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (procedimiento LEEP o LLETZ, el cual se abordó en la sección anterior). Otras opciones incluyen una biopsia de cono y destruir las células anormales con criocirugía o cirugía láser.

Durante la criocirugía, se coloca una sonda de metal enfriada con nitrógeno líquido directamente en el cuello uterino. Esto destruye las células anormales mediante congelación. Este procedimiento se puede hacer en un consultorio médico o en una clínica. Después de la criocirugía, usted puede presentar mucha secreción acuosa de color café durante algunas semanas.

En la cirugía con láser, se usa un rayo láser enfocado (a través de la vagina) para vaporizar (quemar) las células anormales o extirpar una porción pequeña de tejido para estudiarlo. Este procedimiento se puede realizar en el consultorio del médico o en la clínica usando una anestésico local (medicina que se usa para adormecer el área).

Para una biopsia de cono, se extrae del cuello uterino un pedazo de tejido en forma de cono. Este procedimiento se hace utilizando un bisturí quirúrgico o bisturí láser (biopsia de cono con bisturí frío) o utilizando un alambre delgado calentado mediante electricidad (procedimiento electroquirúrgico, LEEP o LEETZ). Después del procedimiento, el tejido extirpado (el cono) se examina con un microscopio. Si los márgenes (bordes más externos) del cono contienen células anormales (cáncer o precáncer), lo que se conoce como márgenes positivos, es posible que algo de cáncer (o precáncer) haya quedado de modo que se necesita tratamiento adicional.

Estos tratamientos casi siempre logran eliminar los precánceres y evitar que éstos se conviertan en un cáncer. Es necesario que se haga exámenes de seguimiento para asegurarse de que la anomalía no reaparezca. Si lo hace, pueden repetirse los tratamientos. En pocas ocasiones, para tratar los precánceres se emplea cirugía para extraer el cuello uterino (a menudo con el cuerpo del útero). Estos procedimientos, llamados cervicectomía e histerectomía, se emplean más a menudo en caso de cánceres invasivos, y se discuten en nuestro documento Cáncer de cuello uterino.


Fecha de última actualización: 11/10/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/10/2014