Resumen sobre el cáncer de cuello uterino

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de cuello uterino TEMAS

Radioterapia para el cáncer de cuello uterino

La radioterapia es un tratamiento que usa rayos de alta energía (como los rayos X) para eliminar o encoger los tumores. La radiación puede provenir de fuera del cuerpo (radiación externa) o de materiales radiactivos colocados cerca o incluso directamente en el tumor (braquiterapia o radiación interna). Para el cáncer de cuello uterino, la radiación externa a menudo se administra junto con dosis bajas de quimioterapia. A menudo se administra braquiterapia después de la radiación de rayos externos.

Para la radiación externa, los rayos X se pueden administrar en un procedimiento que es muy parecido a la radiografía diagnóstica. A menudo, los tratamientos para el cáncer de cuello uterino se administran 5 días a la semana por 6 a 7 semanas.

Para el tratamiento de radiación interna, con más frecuencia la sustancia radiactiva se coloca en un dispositivo como un cilindro o un tubo que se introduce por la vagina.

Existen dos maneras de administrar este tratamiento: de baja tasa de dosis y de alta tasa de dosis.

Para el tratamiento con baja tasa de dosis, la paciente permanece en el hospital mientras la sustancia radioactiva se encuentra en el sitio por varios días.

Por otro lado, el tratamiento con alta tasa de dosis se administra de forma ambulatoria durante varios tratamientos. Para cada tratamiento, el material radiactivo se deja colocado por varios minutos y luego se retira.

La radiación se puede usar después de la cirugía para el cáncer de cuello uterino en etapa inicial. También es el tratamiento principal para los cánceres en etapas más avanzadas (etapa II y más). Cuando se usa como tratamiento principal, a menudo se administra con bajas dosis de quimioterapia para ayudar a que funcione mejor.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios del tratamiento de radiación son más comunes después de emplear el tipo de radiación de rayos externos. Entre estos se incluye:

  • Cansancio (fatiga)
  • Problemas estomacales
  • Excremento blando o aguado
  • Náuseas
  • Vómito
  • Cambios en la piel, los cuales pueden ir desde enrojecimiento hasta ampollas y descamación de la piel
  • Irritación de la vulva y la vagina causando que se enrojezcan y molestias.
  • Bajos recuentos de glóbulos rojos (anemia), lo que a veces se necesita tratar con transfusión
  • Bajos recuentos de glóbulos blancos, lo que puede aumentar el riesgo de infecciones graves

La radiación puede ocasionar algunos efectos secundarios a largo plazo, incluyendo:

  • Resequedad o tejido cicatricial en la región vaginal que provoca dolor durante el sexo
  • Menopausia prematura
  • Dificultades al orinar
  • Debilitamiento de huesos propensos a fracturas
  • Inflamación en las piernas (linfedema)

Asegúrese de informar a su doctor o enfermera sobre cualquier efecto secundario que pueda tener. Hay medicamentos y otros métodos que a menudo pueden ayudar. Si fuma, deje de hacerlo, pues este hábito aumenta los efectos secundarios de la radiación.

Puede encontrar más información sobre la radiación para tratar el cáncer de cuello uterino en nuestro documento Cáncer de cuello uterino.


Fecha de última actualización: 11/10/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/10/2014