Resumen sobre el cáncer de cuello uterino

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de cuello uterino TEMAS

Cirugía para precánceres y cánceres de cuello uterino

Existen varios tipos de cirugía contra el cáncer de cuello uterino. En algunos se extrae (extirpa) el útero (histerectomía), mientras que en otros no. Esta lista abarca los tipos de cirugía más comunes contra el cáncer de cuello uterino.

Criocirugía

Se introduce una sonda de metal enfriada con nitrógeno líquido en la vagina para colocarla en el cuello uterino. Esto destruye las células anormales mediante congelación. La criocirugía se usa para tratar los precánceres de cuello uterino (etapa 0), pero no se usa para el cáncer invasivo.

Cirugía láser

Se emplea un rayo láser para quemar las células o para extraer una muestra pequeña de tejido para estudiarlo. La cirugía por láser solo se usa para tratar los precánceres de cuello uterino (etapa 0). No se usa para el cáncer invasivo.

Conización

Se extrae del cuello uterino un pedazo de tejido en forma de cono. Este procedimiento se hace utilizando un bisturí quirúrgico o bisturí láser (biopsia cónica con bisturí frío) o utilizando un alambre delgado calentado mediante electricidad (procedimiento LEEP o LEETZ). Este enfoque puede usarse para encontrar o tratar el cáncer en sus etapas iniciales (0, I). Rara vez se usa sólo para fines de tratamiento, salvo para las mujeres con cáncer en sus etapas iniciales que podrían querer tener hijos. Después de la biopsia, el tejido extirpado (el cono) se observa con un microscopio. Si los bordes exteriores (márgenes) del cono contienen células cancerosas o precancerosas, se requerirá de otro tratamiento para asegurarse de que todo el cáncer haya sido extraído.

Histerectomía

En una histerectomía, se extirpan el útero y el cuello uterino. Puede que se extirpen los ovarios y las trompas de Falopio o los ganglios linfáticos pélvicos durante la misma operación, pero esto no es parte de cada histerectomía.

Los diferentes tipos de histerectomías se diferencian en términos de cuánto tejido se remueve.

Para una histerectomía simple, sólo se extirpan el útero y el cuello uterino. A esto a veces se le llama histerectomía total. Tanto la vagina como el tejido próximo al útero se dejan intactos. El útero puede extraerse a través ya sea de un corte (incisión) en la parte delantera del abdomen o a través de la vagina. La laparoscopia se puede usar en cualquiera de estos métodos. Un laparoscopio es un tubo largo y delgado con una pequeña cámara en el extremo que se coloca en el abdomen a través de pequeños cortes en la piel para permitir que el cirujano vea el interior y use pequeñas herramientas para remover órganos. Debido a que los cortes son pequeños, la paciente puede recuperarse con más rapidez.

La histerectomía se usa para tratar algunos casos de cáncer de cuello uterino que se encuentran en etapa I bien inicial. También se usa para algunos en etapa 0 cuando las células cancerosas fueron encontradas en los bordes de la biopsia cónica. Para esta operación se usa anestesia general o epidural (regional). El tiempo que toma la recuperación y la estadía en el hospital varía dependiendo de cómo se realizó la cirugía.

Histerectomía radical: para esta operación, el cirujano extirpa más que el útero. También se extirpan los tejidos contiguos al útero, así como la parte superior de la vagina adyacente al cuello uterino. Este tipo de histerectomía se lleva a cabo con más frecuencia a través de un corte (incisión) en la parte delantera del abdomen y con menos frecuencia a través de la vagina. Esta cirugía, junto con la disección de los ganglios linfáticos pélvicos (vea información más adelante) son el tratamiento usual contra el cáncer de cuello uterino en etapa I, y con menos frecuencia para algunos casos en etapa II, especialmente entre mujeres jóvenes. La laparoscopia también se puede usar para llevar a cabo una histerectomía radical a través del abdomen. Los ganglios linfáticos también son extirpados.

Efectos secundarios de la histerectomía

Después de estas cirugías, una mujer no puede quedar embarazada, aunque todavía puede sentir placer sexual. Una mujer no necesita un útero o cuello uterino para alcanzar un orgasmo. Sin embargo, cuando el cáncer ha causado dolor o sangrado, la operación podría en realidad mejorar la vida sexual de una mujer al eliminar estos síntomas. (Lea nuestro documento Sexualidad para la mujer con cáncer para aprender más sobre estos temas). Si se extirpan los ovarios con el útero, la mujer pasará por la menopausia (cambio de vida), si es que esto aún no ha ocurrido. Esto puede causar problemas, como sofocos repentinos de calor, sudoración durante la noche, sequedad vaginal, y cambios en el estado de ánimo.

En una histerectomía radical, se remueven algunos de los nervios que conducen a la vejiga. Esto puede causar que posteriormente muchas mujeres presenten problemas al vaciar sus vejigas.

Cervicectomía

Un procedimiento llamado cervicectomía radical permite que ciertas mujeres jóvenes con cáncer de cuello uterino en etapa inicial sean tratadas sin perder su capacidad para tener hijos. Este método conlleva extirpar el cuello uterino y la parte superior de la vagina, pero sin extraer el cuerpo del útero. El médico hace una sutura “en bolsa de tabaco” para que funcione como abertura de cuello uterino dentro del útero. También se extirpan los ganglios linfáticos cercanos. Esta operación se hace a través de la vagina o del abdomen.

Después de la cirugía, algunas mujeres pueden tener un embarazo y dar a luz bebés saludables mediante cesárea. En un estudio, la tasa de embarazo después de 5 años fue de más del 50%, pero el riesgo de un aborto es mayor que el de las mujeres normales que están saludables. El riesgo de que el cáncer reaparezca después de este procedimiento es bajo.

Exenteración pélvica

En esta operación, además de extraer todos los órganos y tejidos como en una histerectomía radical, también puede extirparse la vejiga, la vagina, el recto y parte del colon. Lo que se extrae depende de la ubicación del cáncer. El objetivo es extirpar todo el cáncer. Esta operación se utiliza con más frecuencia cuando el cáncer ha regresado luego de un tratamiento inicial, y se ha propagado en la pelvis.

Si se extirpa la vejiga, será necesario crear una nueva vía para almacenar y eliminar la orina. Una porción pequeña de intestino podría usarse para hacer una nueva vejiga. La orina puede drenarse a través de una pequeña abertura en el abdomen, lo cual es referido como una urostomía. Se puede colocar un pequeño tubo (catéter) en una abertura o la orina puede drenarse a través de una bolsa plástica pequeña que cubre la abertura y colocada en la parte delantera del estómago. Para más información sobre las urostomías, consulte nuestro documento Urostomía: una guía.

Si se extirpa el recto y parte del colon, se necesita crear una nueva vía para eliminar el desecho sólido. Esto se hace con una colostomía, una abertura en el abdomen a través de la cual se pueden eliminar las heces fecales (se puede encontrar más información sobre las colostomías en nuestro documento Colostomía: una guía). O tal vez el cirujano pueda reconectar el colon de tal forma que no se requiera una bolsa por fuera del cuerpo.

Si se extirpa la vagina, se puede crear una nueva con piel u otro tejido.

La recuperación de esta cirugía puede tomar mucho tiempo (6 meses o más). Algunas mujeres dicen que les toma entre 1 año y 2 realmente ajustarse al cambio. Sin embargo, las mujeres que han tenido esta cirugía pueden tener una vida plena y productiva. Con práctica y determinación, también pueden experimentar deseo sexual, placer y orgasmos. (Lea nuestro documento Sexualidad para la mujer con cáncer para aprender más sobre estos temas).

Pídale a su médico que le explique los detalles de la cirugía que le recomienda. A usted le interesará saber cuánto tiempo va a estar en el hospital, cuánto tiempo necesitará para recuperarse, cómo la cirugía cambiará la forma en que funciona su cuerpo y qué efectos secundarios podría esperar.

Disección de los ganglios linfáticos pélvicos

Algunas veces se extraen algunos ganglios linfáticos de la pelvis para determinar si contienen células cancerosas. Esto se conoce como disección de ganglios linfáticos o muestreo de ganglios linfáticos. Puede que esto se haga durante una histerectomía o una cervicectomía. La extirpación de ganglios linfáticos puede derivar en problemas con el drenaje de líquido en las piernas. Esto puede causar hinchazón severa en las piernas (linfedema).


Fecha de última actualización: 05/13/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/31/2014