Cáncer de endometrio (uterino)

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Se puede prevenir el cáncer de endometrio?

La mayoría de los casos de cáncer endometrial no pueden prevenirse, aunque hay algunas cosas que pueden disminuir su riesgo de padecer esta enfermedad.

Una manera de reducir el riesgo de cáncer endometrial consiste en cambiar factores de riesgo siempre que sea posible. Por ejemplo, las mujeres que están sobrepeso u obesas tienen hasta 3½ veces más riesgo de padecer cáncer endometrial en comparación con las mujeres con un peso saludable. Lograr y mantener un peso saludable es una manera de reducir el riesgo de este cáncer.

Los estudios también han asociado niveles más altos de actividad física a menores riesgos de cáncer endometrial. Por lo tanto, realizar regularmente actividad física (ejercicio) también puede ser una manera de ayudar a reducir el riesgo de cáncer endometrial. Un estilo de vida activo puede ayudarle a mantener un peso saludable, así como reducir el riesgo de hipertensión y diabetes (otros factores de riesgo de cáncer endometrial).

El estrógeno está disponible en muchas formas diferentes para tratar los síntomas de la menopausia, como en pastillas, parches para la piel, cremas, inyecciones y argollas vaginales. Si usted está considerando el uso de estrógeno para los síntomas de la menopausia, pregunte a su médico sobre cómo esto afectará su riesgo de cáncer endometrial. Las progestinas (medicamentos de tipo progesterona) pueden reducir el riesgo de cáncer endometrial en las mujeres que reciben terapia de estrógeno, pero esta combinación aumenta el riesgo de cáncer de seno. Si usted tiene aún su útero y está tomando la terapia de estrógeno, hable con su doctor sobre este asunto.

Recibir el tratamiento apropiado para los trastornos precancerosos del endometrio es otra manera para reducir el riesgo de cáncer endometrial. La mayoría de los casos de cáncer endometrial se desarrollan en el transcurso de varios años. Se sabe que muchos de éstos siguen y posiblemente se originan de anomalías menos graves del endometrio llamada hiperplasia endometrial (lea la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de endometrio?”. Algunos casos de hiperplasia desaparecerán sin tratamiento, pero algunas veces necesitarán tratamiento con hormonas o incluso cirugía. El tratamiento con progestinas (vea la sección “Terapia hormonal para cáncer de endometrio”), así como una dilatación y un legrado (D & C), o una histerectomía, pueden evitar que la hiperplasia se vuelva cancerosa. El procedimiento de dilatación y legrado se describe en la sección “¿Cómo se diagnostica el cáncer de endometrio?”. El sangrado vaginal anormal es el síntoma más común de precánceres y cánceres de endometrio, y necesita informarse y evaluarse de inmediato.

Las mujeres con cáncer de colon hereditario no poliposo (HNPCC, síndrome Lynch) tienen un riesgo muy alto de cáncer endometrial. Para prevenir el cáncer endometrial, una mujer con HNPCC puede optar por la extirpación de su útero (una histerectomía) una vez que termine de tener hijos. Un estudio encontró que ninguna de las 61 mujeres con HNPCC que se sometieron a histerectomías profilácticas (preventivas) desarrolló posteriormente cáncer endometrial, mientras 1/3 de las mujeres que no tuvieron la cirugía fueron diagnosticadas con este cáncer en los próximos 7 años.


Fecha de última actualización: 12/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014