Cáncer de endometrio (uterino)

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

¿Cómo se diagnostica el cáncer de endometrio?

A la mayoría de las mujeres no se les hace pruebas de detección para el cáncer de endometrio. Por lo tanto, este cáncer se diagnostica con más frecuencia después que la mujer presenta síntomas y consulta con su médico.

Antecedentes y examen físico

Si usted presenta cualquier síntoma de cáncer endometrial (lea la sección “Señales y síntomas de cáncer endometrial”) debe consultar con su médico. El médico le preguntará sobre sus síntomas, factores de riesgo e historial médico familiar. El doctor también llevará a cabo un examen físico general y un examen pélvico.

Visita a un especialista

Si el médico cree que usted pudiera tener un cáncer endometrial, un ginecólogo, quien es un médico calificado para diagnosticar y tratar enfermedades del sistema reproductor femenino, deberá examinarle. Un ginecólogo puede diagnosticar cáncer endometrial, así como tratar algunos casos en etapa inicial. Los especialistas en tratar cánceres de endometrio y otros órganos reproductivos de la mujer son también llamados oncólogos ginecológicos. Estos médicos tratan tanto los casos de cáncer de endometrio en etapa avanzada como los de etapa inicial.

Muestreo del tejido endometrial

Para determinar si existe una hiperplasia o un cáncer endometrial, el doctor tendrá que extirpar parte del tejido para examinarlo con un microscopio. Se puede hacer un muestreo del tejido mediante una biopsia endometrial, o bien, por medio de dilatación y legrado (D&C), con o sin histeroscopia. Un especialista como el ginecólogo es quien normalmente realiza estos procedimientos que se describen más adelante.

Biopsia endometrial

Una biopsia endometrial es la prueba que se realiza con más frecuencia para el cáncer endometrial, y es muy precisa en mujeres posmenopáusicas. Puede llevarse a cabo en el consultorio médico. En este procedimiento, se inserta un tubo flexible muy delgado y flexible en el útero por el cuello uterino. Luego, se extrae por succión una pequeña cantidad de endometrio a través del tubo, procedimiento que toma alrededor de un minuto o menos. La molestia se asemeja a la que produce un cólico menstrual, y puede aliviarse tomando un antiinflamatorio no esteroide, tal como el ibuprofeno, antes del procedimiento. Algunas veces se inyecta un medicamento para adormecer (anestésico local) en el cuello uterino junto antes del procedimiento para ayudar a reducir el dolor.

Histeroscopia

Para esta técnica, los médicos insertan un telescopio diminuto (alrededor de 1/6 de diámetro) en el útero a través del cuello uterino. El útero se llena con una solución salina (agua salada) para poder observar mejor el interior del útero. Esto le permite al doctor observar el útero y hacer una biopsia de cualquier anomalía, tal como un cáncer o un pólipo. Esto usualmente se hace mientras el paciente está despierto, usando anestesia local (medicamento para adormecer el área).

Dilatación y legrado

Si la muestra de la biopsia endometrial no proporciona suficiente tejido, o si la biopsia sugiere cáncer, pero los resultados son inciertos, deberá efectuarse una dilatación y un legrado. En este procedimiento ambulatorio, el cuello uterino se ha agrandado (dilatado) y se utiliza un instrumento especial para extraer tejido del interior del útero mediante raspado. Esto se puede hacer con o sin histeroscopia.

Este procedimiento demora aproximadamente una hora, y puede requerir anestesia general (en la que usted está dormida) o sedación consciente (un medicamento que se administra en la vena para que se adormezca) ya sea con anestesia local inyectada en el cuello uterino o anestesia espinal (o epidural). Generalmente se usa una dilatación y un legrado en un área quirúrgica ambulatoria de una clínica u hospital. La mayoría de las mujeres experimentan algo de molestia después de este procedimiento.

Pruebas del tejido endometrial

Las muestras de tejido endometrial extraídas por medio de la biopsia o el procedimiento de dilatación y legrado se observan con un microscopio para ver si hay un cáncer. Si se descubre cáncer, el informe del laboratorio indicará el tipo de cáncer endometrial (tal como endometrioides y de células claras) y el grado del cáncer.

Al cáncer de endometrio se le asigna un grado en una escala del 1 al 3, según la similitud con el endometrio normal. (Esto se abordó en la sección “¿Qué es cáncer de endometrio?”). Las mujeres con cánceres de menor grado son menos propensas a presentar la enfermedad en estado avanzado, así como recurrencias (o recaídas).

Si el médico sospecha cáncer de colon hereditario no poliposo (HNPCC) como una causa subyacente del cáncer endometrial, se le pueden hacer pruebas al tejido del tumor para determinar si existen cambios en las proteínas (tal como cantidad reducida de proteínas de reparación de discordancias) o cambios en el ADN (llamados inestabilidad de microsatélite o MSI) que pueden ocurrir cuando uno de los genes que causa el HNPCC es deficiente. Si estos cambios en las proteínas o el ADN están presentes, el médico puede recomendar que usted consulte con un asesor genético para considerar pruebas genéticas para los genes que causan HNPCC. La prueba para detectar bajos niveles de proteínas de reparación de discordancias o para MSI se ordena con más frecuencia en mujeres diagnosticadas con cáncer endometrial a una edad más temprana de lo usual o que tienen un antecedente familiar de cáncer de endometrio o de colon.

Estudios por imágenes para el cáncer endometrial

Ultrasonido o sonografía transvaginal

Las pruebas de ecografía usan ondas sonoras para tomar imágenes de partes del cuerpo. Para una ecografía transvaginal, se inserta en la vagina una sonda que emite ondas sonoras. Las ondas sonoras crean imágenes del útero y de otros órganos pélvicos. A menudo, estas imágenes ayudan a mostrar si el endometrio es más grueso de lo usual, lo que puede ser un signo de cáncer endometrial. Además, puede ayudar a ver si un cáncer está creciendo hacia la capa muscular del útero (miometrio).

Para que el médico pueda ver con más claridad el revestimiento uterino, se introduce agua salada (salina) en el útero a través de un tubo pequeño antes de realizar el sonograma. A este procedimiento se le llama histerosonograma o sonograma con infusión salina. La sonografía puede ayudar a los médicos a dirigir las biopsias si otros procedimientos no detectan un tumor.

Cistoscopia y proctoscopia

Si una mujer presenta problemas que sugieran que el cáncer se ha propagado a la vejiga o al recto, el interior de estos órganos podrá observarse a través de un tubo iluminado. En la cistoscopia, el tubo es colocado en la vejiga a través de la uretra. Cuando se hace la proctoscopia, el tubo se coloca en el recto. Estos exámenes permiten que el doctor pueda observar los posibles cánceres. Se pueden extraer pequeñas muestras de tejido durante estos procedimientos para realizar pruebas patológicas (microscópicas). Estos procedimientos pueden realizarse usando un anestésico local, pero algunas pacientes podrán requerir de anestesia general. Su médico le indicará qué esperar antes y después del procedimiento. Estos procedimientos se usaban con más frecuencia en el pasado, pero ahora rara vez son parte de la evaluación del cáncer endometrial.

Tomografía computarizada

La tomografía computarizada (computed tomography, CT) es un procedimiento radiográfico que crea imágenes transversales detalladas de su cuerpo. Para una CT, usted se acuesta en una camilla mientras se toman radiografías. En lugar de tomar una sola imagen, como se hace en una radiografía convencional, una tomografía computarizada toma muchas imágenes mientras la cámara gira a su alrededor. Luego, una computadora combina estas imágenes en una imagen de una sección de su cuerpo. La máquina tomará imágenes de muchas porciones de la parte de su cuerpo bajo estudio.

Antes de tomar cualquier imagen, se le podrá solicitar que beba aproximadamente entre una y dos pintas (medio y un litro) de un contraste oral. Esto ayuda a delinear el intestino, a fin de que determinadas áreas no puedan confundirse con tumores. También es posible que le apliquen una línea intravenosa mediante la cual se le inyecte una clase diferente de tinte de contraste (contraste IV). Esto ayuda a delinear mejor las estructuras en su cuerpo.

La inyección puede causar rubor (enrojecimiento y sensación de calor que puede durar de horas a días). Algunas personas son alérgicas a los tintes y desarrollan urticaria. Rara vez, pueden presentarse reacciones más graves, como problemas para respirar y baja presión arterial. Se pueden administrar medicamentos para prevenir y tratar las reacciones alérgicas. Asegúrese de decir al médico si alguna vez ha tenido alguna reacción a cualquier material de contraste usado para rayos X.

Las tomografías computarizadas no se usan para diagnosticar cáncer endometrial. Sin embargo, las CT pueden ser útiles para ver si el cáncer se ha propagado a otros órganos y para saber si el cáncer ha regresado después del tratamiento.

La CT puede también ser usada para guiar con precisión la aguja de una biopsia hacia un área donde se sospecha propagación del cáncer. Para este procedimiento, llamado biopsia con aguja guiada por tomografía computarizada, usted permanece en la camilla de tomografía mientras un doctor mueve una aguja de biopsia hacia la masa. La exploración por CT se repite hasta que el médico está seguro de que la aguja se encuentra dentro de la masa. Se extrae una muestra mediante una biopsia con aguja fina (un fragmento diminuto de tejido) o una biopsia por punción con aguja gruesa (un cilindro delgado de tejido de ½ pulgada de largo y menos de 1/8 de pulgada de diámetro) y se examina con un microscopio.

Las tomografías computarizadas requieren más tiempo que los rayos X convencionales. Puede que se sienta confinada un poco por el anillo en el que debe permanecer mientras las imágenes están siendo tomadas.

Imágenes por resonancia magnética

Las imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) utilizan ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. La energía de las ondas de radio es absorbida y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido y por determinadas enfermedades. Una computadora traduce el patrón de las ondas de radio generado por los tejidos en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. Esto crea imágenes transversales de su cuerpo al igual que la tomografía computarizada, y también crea secciones que son paralelas con el largo de su cuerpo.

Las imágenes por resonancia magnética son muy útiles para examinar el cerebro y la médula espinal. Algunos médicos también consideran las imágenes por resonancia magnética como una forma efectiva de determinar si se ha desarrollado el cáncer endometrial en el cuerpo del útero, y de ser así, a qué extensión. Las MRI también pueden ser útiles para encontrar ganglios linfáticos agrandados con una técnica especial que usa partículas muy diminutas de óxido de hierro. Estas partículas se administran mediante una vena y se dejan en los ganglios linfáticos donde pueden ser localizadas por la MRI.

Al igual que en la tomografía computarizada, algunas veces se inyecta un material de contraste. El contraste que se usa en la MRI es diferente al usado para la CT. Por lo tanto, ser alérgico a un contraste no significa que usted es alérgico al otro tipo. El procedimiento para la MRI es un poco más incómodo que el estudio de CT. En primer lugar, toman más tiempo, a menudo hasta una hora. Además, a usted le colocan dentro de un tubo que lo restringe y que puede ser molesto para las personas que sienten angustia al estar en lugares cerrados (claustrofobia). Puede que las máquinas de MRI especiales que son “abiertas” ayuden con esta molestia, de ser necesario, aunque la desventaja de estas máquinas consiste en que posiblemente las imágenes no sean de tan buena calidad. La máquina también produce un ruido o zumbido como de martilleo que podría causarle molestias. En muchos centros se proporcionarán audífonos para escuchar música y bloquear estos ruidos.

Tomografía por emisión de positrones

En la tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET) se administra glucosa (azúcar) radiactiva para determinar si hay células cancerosas. Debido a que los cánceres utilizan glucosa (azúcar) a un ritmo mayor que los tejidos normales, la radiactividad tenderá a concentrarse en el cáncer. Un dispositivo de lectura (escáner) puede detectar los depósitos radiactivos. Este estudio puede ser útil para localizar pequeños grupos de células cancerosas. Los exploradores especiales combinan una PET con una CT para localizar con más precisión áreas de propagación del cáncer. La PET no es una parte rutinaria de la evaluación del cáncer de endometrio en etapa temprana, aunque se puede usar para casos más avanzados.

Radiografía de tórax

La radiografía de tórax puede mostrar si el cáncer se ha propagado hacia los pulmones. También pueden usarse para ver si hay graves problemas en los pulmones o el corazón, especialmente antes de la cirugía.

Análisis de sangre

Recuento sanguíneo completo

El recuento sanguíneo completo (complete blood count, CBC) es una prueba que mide las diferentes células en la sangre, tal como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Muchas veces las mujeres con mucha pérdida de sangre del útero presentarán un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia).

Análisis de sangre CA 125.

El CA 125 es una sustancia liberada en el torrente sanguíneo por muchos, pero no por todos, los tumores cancerosos ováricos y endometriales. En alguien con cáncer de endometrio, un nivel muy alto de CA 125 en la sangre sugiere que el cáncer probablemente se propagó fuera del útero. Si los niveles CA 125 están elevados antes de la cirugía, algunos doctores verifican los niveles de seguimiento para saber cuán eficaz es el tratamiento (los niveles bajarán después de la cirugía si el tratamiento es eficaz), y para saber si el cáncer regresó después de un tratamiento inicialmente exitoso.


Fecha de última actualización: 12/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014