Cáncer de endometrio (uterino)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de endometrio TEMAS

Terapia hormonal para el cáncer de endometrio

Este tipo de tratamiento usa hormonas o medicamentos que bloquean las hormonas para combatir el cáncer. Este tipo de terapia no es el mismo que la terapia hormonal administrada para tratar los síntomas de la menopausia (terapia hormonal en la menopausia).

El tratamiento hormonal para el cáncer de endometrio puede incluir:

  • Progestinas (son el principal tratamiento hormonal usado)
  • Tamoxifeno
  • Agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante
  • Inhibidores de la aromatasa

Progestinas

El tratamiento hormonal principal para el cáncer endometrial utiliza progesterona o medicamentos similares (llamados progestinas). Las dos progestinas más comúnmente usadas son acetato de medroxiprogesterona (Provera® ya sea en inyección o pastilla) y acetato de megestrol (Megace® en pastilla). Estos medicamentos funcionan al desacelerar el crecimiento de las células del cáncer endometrial. Los efectos secundarios pueden incluir sofocos repentinos de calor, sudoraciones nocturnas, aumento de peso (debido a retención de líquido y aumento en el apetito) y el empeoramiento de la depresión. En las mujeres con diabetes, las progestinas pueden causar un aumento en los niveles de azúcar en la sangre. En pocas ocasiones, pueden presentarse coágulos sanguíneos graves.

Algunas veces la hiperplasia endometrial y los cánceres endometriales en etapas iniciales se pueden tratar con un dispositivo intrauterino que contenga levonorgestrel, una progestina. Esto se puede combinar con otro medicamento hormonal, tal como acetato de medroxiprogesterona o un agonista de la hormona liberadora de hormona luteinizante (vea información más adelante).

Tamoxifeno

El tamoxifeno, un medicamento antiestrogénico que se usa a menudo para tratar el cáncer de seno, se puede utilizar también en el tratamiento del cáncer endometrial avanzado o recurrente. El objetivo de la terapia de tamoxifeno es prevenir que cualquier estrógeno que circula en el cuerpo de la mujer estimule el crecimiento de las células cancerosas. Aunque el tamoxifeno puede prevenir que el estrógeno fomente el crecimiento de las células cancerosas, en otras partes del cuerpo actúa como un estrógeno débil. No causa pérdida ósea, aunque puede causar sofocos repentinos de calor y sequedad vaginal. Las personas que reciben tamoxifeno también presentan un riesgo elevado de coágulos sanguíneos graves en las piernas.

Agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante

A la mayoría de las mujeres con cáncer endometrial se les ha extirpado sus ovarios como parte del tratamiento. En otras mujeres, los tratamientos de radiación han desactivados sus ovarios. Esto reduce la producción de estrógeno y también puede desacelerar el crecimiento del cáncer. Los agonistas de la hormona liberadora de hormona luteinizante (agonistas LHRH) son una manera de reducir los niveles de estrógeno en mujeres cuyos ovarios aún están funcionando. Estos medicamentos “apagan” la producción de estrógeno por los ovarios en mujeres que no han pasado por la menopausia. Ejemplos de agonistas de GNRH incluyen la goserelina (Zoladex®) y la leuprolida (Lupron®). Estos medicamentos son inyectados cada 1 a 3 meses. Los efectos secundarios pueden incluir cualquiera de los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor y sequedad vaginal. También pueden causar dolores musculares y articulares. Si estos medicamentos han sido tomados por mucho tiempo (años), pueden debilitar los huesos (algunas veces esto conduce a osteoporosis). A estos medicamentos también se les llaman agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina (GNRH).

Inhibidores de la aromatasa

Incluso después de extirpar los ovarios (o ya no funcionan), la producción de estrógeno continua en el tejido adiposo, el cual se convierte en la fuente principal de estrógeno en el organismo. Los medicamentos llamados inhibidores de la aromatasa pueden detener la producción de este estrógeno y reducir aún más los niveles de estrógeno. Ejemplos de los inhibidores de la aromatasa incluyen anastrozol (Arimidex®), letrozol (Femara®) y exemestano (Aromasin®). Estos medicamentos se usan con más frecuencia para tratar el cáncer de seno, pero también podrían ser útiles en el tratamiento del cáncer endometrial. Los efectos secundarios pueden incluir dolores musculares y en las articulaciones, así como sofocos repentinos de calor. Si estos medicamentos han sido tomados por mucho tiempo (años), pueden debilitar los huesos (algunas veces esto conduce a osteoporosis). Estos medicamentos aún están bajo estudio para el tratamiento de cáncer endometrial.


Fecha de última actualización: 04/22/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/22/2015