Cáncer de endometrio (uterino)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de endometrio TEMAS

Cirugía para el cáncer de endometrio

Histerectomía

El tratamiento principal para el cáncer endometrial es una operación (histerectomía) para extirpar el útero y el cuello uterino. La histerectomía abdominal total o simple es el procedimiento en el que se extirpa el útero mediante una incisión en el abdomen. Cuando se extirpa el útero a través de la vagina, se llama histerectomía vaginal. La extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio, una salpingo-ooforectomía bilateral (BSO), en realidad no es parte de una histerectomía (es un procedimiento separado que a menudo se realiza durante la misma operación. Vea información más adelante). Para el cáncer endometrial, la extirpación del útero, sin los ovarios o las trompas de Falopio, rara vez es recomendada, pero se puede considerar para mujeres que no han pasado por la menopausia (premenopáusicas). Para determinar la etapa del cáncer, también se necesitará la extirpación de los ganglios linfáticos en la pelvis y alrededor de la aorta (vea información más adelante). Esto puede llevarse a cabo a través de la misma incisión de la histerectomía abdominal. Si se realiza una histerectomía vaginal, los ganglios linfáticos pueden extirparse mediante laparoscopia (vea información más adelante).

Una histerectomía radical se hace cuando el cáncer endometrial se ha propagado al cuello uterino o al área que circula al cuello uterino (el parametrio). En esta operación, se extirpa todo el útero, los tejidos contiguos al útero (el parametrio y los ligamentos uterosacrales), así como la parte superior de la vagina (adyacente al cuello uterino). Para el cáncer endometrial, se hace una salpingo-ooforectomía bilateral al mismo tiempo. Esta operación se realiza con más frecuencia a través de una incisión en el abdomen, aunque también se puede hacer a través de la vagina.

Cuando se usa un método vaginal, se emplea la laparoscopia para ayudar a remover con seguridad todos los tejidos correctos. La laparoscopia es una técnica que permite al cirujano observar el interior del abdomen y de la pelvis a través de unos tubos que se introducen en incisiones muy pequeñas. Los pequeños instrumentos quirúrgicos pueden controlarse a través de los tubos, permitiéndole al cirujano operar sin tener que realizar una gran incisión en el abdomen. Este método puede abreviar el tiempo necesario para la recuperación de la cirugía. También se puede hacer tanto una histerectomía como una histerectomía radical a través del abdomen usando una laparoscopia.

La cirugía para el cáncer endometrial usando la laparoscopia parece ser tan eficaz como los procedimientos tradicionales que requieran una abertura si la practica un cirujano con vasta experiencia en cirugías laparoscópicas para cáncer. El uso del robot DaVinci ® está aumentando para realizar los procedimientos laparoscópicos.

Para muchas de estas cirugías, se usa anestesia general o regional, de manera que la paciente esté sedada o dormida durante estas operaciones.

Salpingo-ooforectomía bilateral

En esta operación se extirpan ambas trompas de Falopio y ambos ovarios. Este procedimiento usualmente se hace al mismo tiempo que se extirpa el útero (mediante histerectomía simple o radical) para tratar los cánceres endometriales. La extirpación de ambos ovarios significa que se le presentará la menopausia, si no la ha pasado ya.

Si usted tiene menos de 45 años al ser diagnosticada con cáncer de endometrio en etapa I, puede hablar con su cirujano sobre la preservación de sus ovarios, porque a pesar de que las mujeres cuyos ovarios fueron extirpados tuvieron una menor probabilidad de que el cáncer regresara, extraer los ovarios no pareció ayudarles a vivir por más tiempo.

Cirugía de ganglios linfáticos

Disección de los ganglios linfáticos pélvicos y paraaórticos: en esta operación se extirpan ganglios linfáticos de la pelvis y de la región próxima a la aorta para saber si contienen células cancerosas que se han propagado del tumor endometrial. Se le llama disección de ganglios linfáticos cuando se extirpa la mayoría o todos los ganglios linfáticos en cierta área. Por lo general, este procedimiento se lleva a cabo durante el mismo tiempo que la operación para extirpar el útero. Si usted se somete a una histerectomía abdominal, los ganglios linfáticos se pueden extirpar a través de la misma incisión. En mujeres que han tenido una histerectomía vaginal, los ganglios linfáticos podrán extirparse por cirugía laparoscópica.

La laparoscopia es una técnica que permite al cirujano observar el interior del abdomen y de la pelvis a través de unos tubos que se introducen en incisiones muy pequeñas. Los pequeños instrumentos quirúrgicos pueden controlarse a través de los tubos, permitiéndole al cirujano extraer los ganglios linfáticos. Este método evita la necesidad de realizar una gran incisión en el abdomen, lo que a menudo acorta el tiempo de recuperación. Un estudio reciente mostró que la cirugía laparoscópica (incluyendo la extirpación de ganglios linfáticos) es tan eficaz (por lo menos a corto plazo) como la cirugía abdominal que requiere una abertura.

Muestra de ganglios linfáticos: cuando sólo se extirpan unos pocos ganglios linfáticos en un área, a esto se le llama muestreo de ganglio linfático.

Dependiendo del grado, la cantidad de cáncer en el útero y cuán profundamente el cáncer invade en el músculo del útero, puede que no sea necesario extraer los ganglios linfáticos.

Lavados de la cavidad pélvica

En este procedimiento, el cirujano “lava” las cavidades abdominales y pélvicas con solución salina (agua salada) y envía los líquidos al laboratorio para determinar si contienen células cancerosas. A esto también se le llama lavado peritoneal.

Otros procedimientos que se pueden usar para detectar propagación de cáncer

  • Epiplectomía: el epiplón es una capa de tejido adiposo que recubre a los contenidos abdominales como una red. El cáncer a veces se propaga a este tejido. Cuando se remueve este tejido, a esto se le llama epiplectomía. Esto se podría hacer cuando se haga una histerectomía si el cáncer se ha propagado allí o para saber si existe propagación del cáncer.
  • Biopsias peritoneales: el tejido que cubre la pelvis y el abdomen se llama peritoneo. Las biopsias peritoneales conllevan la extirpación de pequeños fragmentos de este revestimiento para saber si hay células cancerosas.

Exéresis máxima del tumor

Si el cáncer se ha propagado a través del abdomen, el cirujano puede intentar la extirpación del tumor tanto como sea posible. Este procedimiento se llama exéresis máxima. La exéresis máxima del cáncer puede ayudar a otros tratamientos, como la radiación o la quimioterapia, a funcionar mejor. Resulta útil para otros tipos de cáncer, y también puede ser útil en el tratamiento de algunos tipos de cáncer endometrial.

Recuperación después de la cirugía

En el caso de la histerectomía abdominal, la estadía en el hospital suele ser de 3 a 7 días. En promedio, la estadía en el hospital tras la histerectomía radical es de alrededor de 5 a 7 días. La recuperación total puede tomar entre 4 y 6 semanas. Por lo general, un procedimiento laparoscópico y una histerectomía vaginal requieren una estadía en el hospital de 1 a 2 días, y una recuperación de 2 a 3 semanas. Las complicaciones son poco frecuentes, pero pueden incluir sangrado excesivo, infección de la herida o daños a los sistemas urinario o intestinal.

Una histerectomía radical afecta los nervios que controlan la vejiga. Por lo tanto, se usa un catéter por al menos unos días para drenar la orina después de la cirugía. Si la vejiga no se ha recuperado completamente cuando se extrae el catéter, puede que sea necesario colocar nuevamente un catéter por un tiempo o puede que a usted le muestren cómo insertar el catéter varias veces al día para vaciar su vejiga hasta que se restablezca la función de la vejiga.

Para más información sobre la cirugía para el cáncer, lea nuestro documento titulado Cirugía para el cáncer: una guía para los pacientes y sus familias.

Efectos secundarios

Cualquier histerectomía causa infertilidad (no poder comenzar o mantener un embarazo). Para las mujeres que no habían pasado por la menopausia antes de la cirugía, la extirpación de los ovarios causará la menopausia. Esto puede causar síntomas, como sofocos repentinos de calor, la sudoración durante la noche y la sequedad vaginal. La extirpación de ganglios linfáticos en la pelvis puede ocasionar una acumulación de líquido en las piernas, una afección llamada linfedema. Esto ocurre con más frecuencia si la radiación se administra después de la cirugía. Para obtener más información sobre linfedema, lea nuestro documento Understanding Lymphedema (for Cancers Other Than Breast Cancer).

La cirugía y los síntomas de la menopausia también pueden afectar su vida sexual. También puede obtener más información en nuestro documento Sexualidad para la mujer con cáncer.


Fecha de última actualización: 12/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014