Cáncer de esófago

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

Señales y síntomas del cáncer de esófago

Por lo general, los cánceres de esófago se descubren debido a los síntomas que causan. El diagnóstico en personas que no presentan síntomas ocurre raras veces y generalmente es accidental (debido a pruebas que se hacen para otros problemas médicos). Desafortunadamente, la mayoría de los cánceres de esófago no causa síntomas sino hasta que han alcanzado una etapa avanzada, cuando son más difíciles de tratar.

Problemas de deglución (tragar alimento)

El síntoma más común de cáncer de esófago es dificultad al tragar con la sensación de que los alimentos se atascan en la garganta o el pecho, o incluso atragantarse con los alimentos. El término médico para la dificultad al tragar es disfagia. A menudo, este problema es leve cuando se presenta, pero empeora con el transcurso del tiempo a medida que la abertura dentro del esófago se torna más estrecha.

Cuando se dificulta tragar, frecuentemente las personas cambian su dieta y sus hábitos de alimentación sin darse cuenta. Comen bocados más pequeños y mastican su comida más cuidadosa y lentamente. Conforme el cáncer aumenta de tamaño, el problema puede empeorarse. Entonces, las personas pueden comenzar a comer alimentos más blandos que pueden pasar más fácilmente por el esófago. Puede que eviten el pan y la carne, ya que estos alimentos por lo general se atascan en la garganta. La dificultad al tragar puede incluso empeorar tanto que algunas personas dejan de comer alimentos sólidos y cambian a una dieta líquida. Si el cáncer sigue creciendo, eventualmente podría incluso dificultar el paso de los líquidos por el esófago.

Para ayudar a que los alimentos pasen por el esófago, el cuerpo produce más saliva. Esto causa que algunas personas se quejen de producir mucha mucosidad o saliva espesa.

Dolor en el pecho

Algunas veces, las personas se quejan de dolor o malestar en la parte media del pecho. Algunas personas lo describen como una sensación de presión o ardor en el pecho. Estos síntomas son causados con más frecuencia por otros problemas distintos al cáncer, tal como acidez (agruras), y por lo tanto rara vez son vistos como un signo de que una persona tiene cáncer.

Puede presentarse dolor al tragar si el cáncer es lo suficientemente grande como para limitar el paso de alimentos a través del esófago. El dolor se puede sentir algunos segundos después de tragar, conforme el alimento o el líquido alcanza el tumor y se tiene dificultad para pasarlo por el esófago.

Pérdida de peso

Alrededor de la mitad de las personas con cáncer de esófago presenta una pérdida de peso que no es intencional. Esto ocurre debido a que los problemas al tragar impiden que el paciente se alimente lo suficiente como para mantener su peso. Otros factores incluyen una disminución del apetito y un aumento en el metabolismo debido al cáncer.

Otros síntomas

Otros posibles síntomas de cáncer de esófago pueden incluir:

  • Ronquera
  • Tos crónica
  • Vómito
  • Hipo
  • Pulmonía
  • Dolor en los huesos
  • Sangrado en el esófago. Esta sangre entonces pasa a través del tracto digestivo, lo que puede causar que la excreta se torne negra. Con el tiempo, esta pérdida de sangre puede causar anemia (bajos niveles de glóbulos rojos), lo que puede causar que una persona se sienta cansada.

Tener uno o más de los síntomas que se presentaron anteriormente no significa que usted tiene cáncer de esófago. De hecho, es más probable que muchos de estos síntomas sean causados por otras afecciones. No obstante, si tiene cualquiera de estos síntomas, especialmente dificultad al tragar, es importante que un médico le examine para que se pueda determinar la causa y recibir tratamiento de ser necesario.


Fecha de última actualización: 05/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/19/2014