Cáncer de esófago

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de esófago TEMAS

Tratamiento del cáncer de esófago según la etapa

En la mayoría de los casos, el tratamiento inicial del cáncer de esófago se basa en su etapa o estadio (cuán lejos se ha propagado en el cuerpo). Sin embargo, otros factores, como el estado general de la salud de la persona, pueden afectar las opciones de tratamiento. Consulte con su doctor si tiene cualquier pregunta sobre el plan de tratamiento que él o ella recomienda.

Etapa 0

Un tumor en etapa 0 no es un verdadero cáncer. Este contiene células anormales llamadas displasia de alto grado, y en realidad es un tipo de precáncer. Las células anormales lucen como células cancerosas, pero se encuentran solamente en la capa interna de células que recubre el esófago (el epitelio). No han crecido hacia las capas más profundas del esófago. A menudo, esta etapa se diagnostica cuando se hace una biopsia de rutina en alguien con esófago de Barrett.

Las opciones de tratamiento pueden incluir tratamientos endoscópicos, tal como terapia fotodinámica, ablación por radiofrecuencia, o resección mucosal endoscópica. Aun así, muchos médicos creen que la cirugía es el mejor tratamiento.

Etapa I

En esta etapa, el cáncer ha crecido hacia algunas de las capas más profundas del esófago (después de la capa más interna de células), pero no ha alcanzado los ganglios linfáticos ni otros órganos.

Cánceres T1:

Algunos cánceres en etapas I muy iniciales que afectan sólo un área muy pequeña de la mucosa y no han crecido hacia la submucosa (tumores T1a) se pueden tratar con resección mucosal endoscópica (EMR). A esto pudiera seguirle algún tipo de procedimiento endoscópico para destruir cualquier área anormal en el revestimiento del esófago.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes con cánceres T1 que gozan de buena salud se someten a cirugía (esofagectomía) para remover la parte del esófago que contiene cáncer. Algunos médicos pueden recomendar tratamiento con quimioterapia y radioterapia (quimioradiación) después de la cirugía, especialmente si hay signos de que no se removió todo el cáncer.

Cánceres T2:

Para pacientes con cánceres que han invadido la muscularis propia (tumores T2), el tratamiento con quimioradiación a menudo se suministra antes de la cirugía. La cirugía solamente puede ser una opción para tumores más pequeños (menos de 2 cm). Si el cáncer se encuentra en la parte del esófago cercana al estómago, se puede administrar quimioterapia sin radiación antes de la cirugía. El medicamento dirigido trastuzumab (Herceptin) se puede administrar con quimio si el cáncer es HER2 positivo y no se administra radiación.

Si el cáncer se encuentra en la parte superior del esófago (en el cuello), se pudiera recomendar quimioradiación como tratamiento principal en lugar de cirugía. Esto pudiera curar el cáncer en algunos pacientes. Resulta muy importante el seguimiento minucioso con endoscopia para detectar posibles signos de que el cáncer está regresando.

Los pacientes que no se pueden someter a cirugía debido a que presentan otros problemas de salud graves pueden ser tratados con quimioterapia, radioterapia, o ambas juntas (quimioradiación).

Etapa II

La etapa II incluye cánceres que han crecido hacia la capa muscular principal del esófago o a través de la capa muscular y hacia el tejido conectivo en el exterior del esófago. Esta etapa también incluye algunos cánceres que se han propagado a 1 o 2 ganglios linfáticos cercanos.

Para las personas que están lo suficientemente saludables, el tratamiento frecuentemente consiste en quimioradiación seguida de cirugía. Los pacientes con adenocarcinoma en el lugar donde el estómago y el esófago se unen (la unión gastroesofágica) a veces se tratan con quimioterapia (sin radiación) seguida de cirugía. El medicamento dirigido trastuzumab se puede administrar con quimio si el cáncer es HER2 positivo y no se administra radiación. La cirugía solamente puede ser una opción para tumores pequeños (menos de 2 cm).

Si la cirugía es el tratamiento inicial, se puede recomendar después quimioradiación, especialmente si el cáncer es un adenocarcinoma o si existen signos de que haya quedado algo de cáncer.

En algunos casos, (especialmente para los cánceres de células escamosas que se encuentran en la parte superior del esófago), se pudiera recomendar quimioradiación como tratamiento principal en lugar de cirugía. Los pacientes que no se someten a cirugía necesitan seguimiento minucioso con endoscopia para detectar posibles signos de cáncer remanente. Desafortunadamente, aun cuando el cáncer no se puede ver, puede estar presente debajo del revestimiento interno del esófago. Por lo tanto, resulta muy importante el seguimiento minucioso.

Los pacientes que no se pueden someter a cirugía debido a que presentan otros problemas de salud graves usualmente pueden ser tratados con quimioradiación.

Etapa III

Los cánceres en etapa III incluyen algunos cánceres que han crecido a través de la pared del esófago hasta la capa exterior, así como cánceres que han crecido hacia los órganos o los tejidos adyacentes. También incluye la mayoría de los cánceres que se han propagado a los ganglios linfáticos cercanos.

El tratamiento para estos cánceres es muy similar al que se emplea para los cánceres en etapa II.

Para las personas que están lo suficientemente saludables, el tratamiento que se emplea con más frecuencia es quimioradiación seguida de cirugía. Los pacientes con adenocarcinoma en el lugar donde el estómago y el esófago se unen (la unión gastroesofágica) a veces se tratan con quimioterapia (sin radiación) seguida de cirugía. El medicamento dirigido trastuzumab se puede administrar con quimio si el cáncer es HER2 positivo y no se administra radiación. La cirugía solamente puede ser una opción para tumores pequeños (menos de 2 cm).

Si la cirugía es el tratamiento inicial, se puede recomendar después quimioradiación, especialmente si el cáncer es un adenocarcinoma o si existen signos de que haya quedado algo de cáncer.

En algunos casos, (especialmente para los cánceres que se encuentran en la parte superior del esófago), se pudiera recomendar quimioradiación como tratamiento principal en lugar de cirugía. Los pacientes que no se someten a cirugía necesitan seguimiento minucioso con endoscopia para detectar posibles signos de cáncer remanente. Desafortunadamente, aun cuando el cáncer no se puede ver, puede estar presente debajo del revestimiento interno del esófago. Por lo tanto, resulta muy importante el seguimiento minucioso.

Los pacientes que no se pueden someter a cirugía debido a que presentan otros problemas de salud graves usualmente pueden ser tratados con quimioterapia y radioterapia.

Etapa IV

El cáncer de esófago en etapa IV se ha propagado a ganglios linfáticos distantes o a otros órganos distantes.

En general, estos cánceres son muy difíciles de eliminar completamente. Por lo tanto, la cirugía para tratar de curar este cáncer, por lo general, no es una buena opción. El tratamiento se usa principalmente para ayudar a mantener el cáncer bajo control por el mayor tiempo posible y aliviar cualquier síntoma que esté causando.

Se puede administrar quimioterapia para tratar de ayudar a los pacientes a sentirse mejor y a vivir por más tiempo, aunque el beneficio de administrar quimio no está claro. La radioterapia u otros tratamientos se pueden usar para ayudar con el dolor o la dificultad al tragar. Algunas personas prefieren no someterse a tratamientos que pueden causar efectos secundarios graves, y optan por sólo recibir tratamientos que les ayudarán a estar más cómodas y a mejorar la calidad de sus vidas. Para más información sobre los tratamientos que pudieran ser útiles, lea la sección “Terapia paliativa para el cáncer de esófago”.


Fecha de última actualización: 02/14/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/14/2013