Cáncer de esófago

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de esófago TEMAS

Terapia paliativa para cáncer de esófago

La terapia paliativa es tratamiento dirigido a prevenir o aliviar los síntomas en lugar de tratar de curar el cáncer. El objetivo principal de este tipo de tratamiento es mejor la comodidad y la calidad de vida del paciente.

Se pueden usar varios tipos de tratamientos para ayudar a prevenir o aliviar los síntomas de cáncer de esófago. En algunos casos, se administran junto con otros tratamientos que tienen el objetivo de curar el cáncer. En otros casos, los tratamientos paliativos se administran cuando una cura no es posible.

Dilatación del esófago

Este procedimiento se emplea para estirar un área del esófago que está estrecho o bloqueado para permitir una mejor deglución.

Un dispositivo parecido a un pequeño globo o un dispositivo que tiene forma como de un cilindro se pasa a través de la garganta y se empuja a través de un área estrecha para estirarla. Este procedimiento se puede repetir de ser necesario. Antes del procedimiento, puede que su médico le administre un sedante para ayudarle a relajarse y puede que adormezca su garganta al rosearla con un anestésico local.

Existe un pequeño riesgo de sangrado o perforación en el esófago con este procedimiento, lo que podría requerir cirugía u otros tratamientos. El esófago usualmente permanece abierto sólo por aproximadamente unas semanas después de la dilatación; por lo tanto, a menudo le siguen otros tratamientos (como la colocación de un “stent”) para ayudar a mantener abierto el esófago.

Otros procedimientos endoscópicos

Se pueden usar varios tipos de procedimientos endoscópicos para ayudar a mantener abierto el esófago en personas que presentan problemas para tragar. Estas técnicas se describen en la sección “Tratamientos endoscópicos para el cáncer de esófago”. Los procedimientos que se pueden usar incluyen:

  • Colocación de una endoprótesis esofágica (stent)
  • Terapia fotodinámica
  • Electrocoagulación
  • Ablación con láser
  • Coagulación con plasma de argón

Radioterapia

La radiación de rayos externos a menudo puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas del cáncer de esófago avanzado, incluyendo dolor y problemas al tragar. La radiación se usa a menudo para el cáncer que se ha propagado al cerebro o a la columna vertebral, pero también es útil para tratar los problemas al tragar causados por un esófago que está estrecho o bloqueado.

Si un área ha sido tratada más tempranamente con radiación de rayos externos, puede que no se pueda tratar nuevamente de esta manera. En ese caso, la braquiterapia puede ser una opción. La braquiterapia es especialmente útil en ayudar a aliviar un esófago bloqueado (Lea la sección “Radioterapia para el cáncer de esófago” para más detalles).

Quimioterapia y terapia dirigida

Cuando se usa para ayudar a tratar el cáncer avanzado de esófago, la quimioterapia y la terapia dirigida pueden ambas ser consideradas tipos de terapia paliativa porque tienen el propósito de ayudar a desacelerar el crecimiento del cáncer y aliviar síntomas causados por el cáncer, en lugar de tratar de curarlo.

Control del dolor

El control del dolor es una inquietud importante para las personas con cáncer. Existen muchas maneras de tratar el dolor causado por el cáncer. Las personas con cáncer deben informar inmediatamente al equipo de profesionales que atienden el cáncer si tienen dolor. El equipo de profesionales que atienden el cáncer puede proveer medicamentos y otros tratamientos paliativos para aliviar el dolor y otros síntomas. Para más información sobre el control del dolor, por favor consulte el documento Control del dolor: una guía para las personas con cáncer y sus seres queridos.

Apoyo nutricional

La nutrición es otra preocupación para muchos pacientes con cáncer de esófago. El cáncer o su tratamiento podría afectar la forma en que usted traga y los alimentos que puede comer. Un equipo de doctores y nutricionistas puede trabajar con usted para proveerle suplementos nutricionales e información sobre sus necesidades nutricionales particulares.

Es posible que algunas personas que presentan dificultad para tragar necesiten una sonda de alimentación, usualmente llamado tubo de yeyunostomía (o tubo-J), colocado en la primera parte del intestino delgado. Esto se hace a través de un pequeño orificio en la piel sobre el abdomen durante una operación menor. Un tubo-J permite que se administren bebidas nutritivas directamente en el intestino delgado para ayudar a prevenir pérdida de peso y para mejorar la nutrición. Con menos frecuencia, el tubo se coloca más bien en el estómago, lo que se conoce como tubo de gastrostomía o tubo-G.


Fecha de última actualización: 05/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/19/2014