Cáncer de estómago

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de estómago TEMAS

Quimioterapia para cáncer de estómago

La quimioterapia (quimio) usa medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o se administran por la boca como tabletas. Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y llegan a todas las partes del cuerpo, lo que hace que este tratamiento sea útil contra el cáncer que se ha propagado a órganos fuera de donde se originó.

Para ayudar a tratar el cáncer de estómago, la quimioterapia se puede emplear de maneras diferentes:

  • La quimio se puede administrar antes de la cirugía para el cáncer de estómago. Esto, conocido como tratamiento neoadyuvante, puede reducir el tamaño del tumor, y posiblemente facilitar la cirugía. Además, puede ayudar a evitar que el cáncer regrese y ayuda a los pacientes a vivir por más tiempo. Para algunas etapas de cáncer de estómago, la quimioterapia neoadyuvante es una de las opciones del tratamiento convencional. A menudo, se administra nuevamente quimioterapia después de la cirugía.
  • La quimioterapia se puede administrar después de la cirugía para extirpar el cáncer. Esto se llama tratamiento adyuvante. El objetivo de la quimioterapia adyuvante es destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado y que no se puede ver por ser demasiado pequeña. Esto puede evitar que el cáncer regrese. A menudo, la quimioterapia se administra con radioterapia después de la cirugía para el cáncer de estómago. A esta combinación se le llama quimiorradiación. Este tratamiento resulta especialmente útil para cánceres que no podrían ser extraídos completamente mediante cirugía.
  • La quimioterapia se puede administrar como tratamiento primario (principal) del cáncer de estómago que se ha propagado (ha hecho metástasis) a órganos distantes. Puede ayudar a reducir el tamaño del cáncer o desacelerar su crecimiento, lo que puede aliviar los síntomas de algunos pacientes y ayudarlos a vivir por más tiempo.

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, con cada período de tratamiento seguido de un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Por lo general, cada ciclo dura varias semanas.

Se puede utilizar un número de medicamentos de quimioterapia para tratar el cáncer de estómago, incluyendo:

  • 5-FU (fluorouracilo), a menudo administrado con leucovorín (ácido folínico).
  • Capecitabina (Xeloda®).
  • Carboplatino.
  • Cisplatino.
  • Docetaxel (Taxotere®).
  • Epirrubicina (Ellence®).
  • Irinotecán (Camptosar®)
  • Oxaliplatino (Eloxatin®).
  • Paclitaxel (Taxol®).

Dependiendo de la situación (incluyendo la etapa del cáncer, la condición general de salud de la persona, y si la quimioterapia se combina con radioterapia), estos medicamentos se pueden usar ya sea solos o combinados con otros medicamentos de quimioterapia o medicamentos dirigidos.

Algunas de las combinaciones de medicamentos comunes usadas cuando se planea la cirugía incluyen:

  • ECF (epirrubicina, cisplatino, y 5-FU), que se puede administrar antes y después de la cirugía.
  • Docetaxel o paclitaxel más 5-FU o capecitabina combinado con radiación como tratamiento antes de la cirugía.
  • Cisplatino más 5-FU o capecitabina combinado con radiación como tratamiento antes de la cirugía.
  • El paclitaxel y el carboplatino, combinados con radiación como tratamiento antes de la cirugía.

Cuando se administra la quimio con radiación después de la cirugía, se puede usar un solo medicamento, como el 5-FU o capecitabina.

Para tratar el cáncer de estómago avanzado, también se puede usar ECF, aunque otras combinaciones también son útiles. Algunas de éstas incluyen:

  • DCF (docetaxel, cisplatino y 5-FU).
  • Irinotecán más cisplatino.
  • Irinotecán más 5-FU o capecitabina.
  • Oxaliplatino más 5-FU o capecitabina.

Muchos médicos prefieren el uso de combinaciones de dos medicamentos de quimio para tratar el cáncer de estómago avanzado. Las combinaciones de tres medicamentos pueden causar más efectos secundarios. Por lo tanto, estas combinaciones usualmente se reservan para personas que están en muy buen estado de salud y que pueden recibir un seguimiento minucioso por parte de sus médicos.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también se pueden afectar por la quimioterapia, lo cual ocasiona los efectos secundarios. El tipo de efecto secundario depende del tipo de medicamentos que se usen, la cantidad que se administre y la duración del tratamiento. Los efectos secundarios a corto plazo comunes de la mayoría de los medicamentos de quimioterapia pueden incluir:

  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Caída del cabello.
  • Diarrea.
  • Llagas en la boca.
  • Mayor posibilidad de infección (a causa de una escasez de glóbulos blancos).
  • Sangrado o aparición de moretones después de cortes o lesiones menores (a causa de una escasez de plaquetas).
  • Cansancio y dificultad para respirar (debido a la escasez de glóbulos rojos).

Estos efectos secundarios son usualmente temporales y desaparecen después de finalizar el tratamiento. Por ejemplo, el cabello usualmente volverá a crecer después de finalizado el tratamiento. Asegúrese de hablar con el equipo de profesionales de la salud que le atiende sobre cualquier efecto secundario que tenga. Con frecuencia hay formas para reducir estos efectos secundarios. Por ejemplo, se le pueden administrar medicamentos para prevenir o reducir las náuseas y los vómitos.

Algunos medicamentos de quimioterapia tienen efectos secundarios específicos. A usted se le debe proporcionar información específica sobre cada medicamento que reciba y esta información se debe revisar antes de comenzar el tratamiento.

Neuropatía: el cisplatino, el oxaliplatino, el docetaxel, y el paclitaxel pueden causar daño a nervios fuera del cerebro y la médula espinal. Esto en ocasiones puede derivar en síntomas (principalmente en los pies y las manos) como dolor, ardor, hormigueo, sensibilidad al frío o al calor, y debilidad. En la mayoría de los casos, estos síntomas desaparecen una vez finalice el tratamiento, pero en algunos pacientes pueden durar mucho tiempo. El oxaliplatino también puede afectar los nervios en la garganta, lo que causa dolor de garganta que empeora cuando se trata de comer alimentos o beber líquidos fríos. Este dolor puede causar dificultad para tragar o incluso respirar, y puede durar varios días después del tratamiento.

Lesiones al corazón: la doxorrubicina, la epirrubicina y algunos otros medicamentos pueden causar daño permanente al corazón si se usan por mucho tiempo o en altas dosis. Por esta razón, los médicos controlan cuidadosamente las dosis y usan estudios del corazón, tal como ecocardiogramas o exploraciones MUGA para supervisar la función cardiaca. El tratamiento con estos medicamentos se suspende tan pronto surja el primer signo de daño al corazón.

Bajos recuentos sanguíneos: este es un efecto secundario muy común que causa la quimioterapia.

Un bajo recuento en el nivel de glóbulos blancos puede aumentar su riesgo de infecciones graves. Si su número de glóbulos blancos es muy bajo durante el tratamiento, puede reducir su riesgo de contraer infecciones evitando cuidadosamente la exposición a gérmenes. Durante este tiempo, su médico puede sugerir que:

  • Se lave frecuentemente las manos.
  • Evite las frutas y los vegetales frescos y crudos, así como otros alimentos, pues pueden portar gérmenes.
  • Evite flores frescas y plantas porque pueden portar moho.
  • Se asegure de que otras personas se laven las manos antes de tener contacto con usted.
  • Evite lugares donde acudan muchas personas y evite visitar a personas que estén enfermas (el uso de una mascarilla quirúrgica frecuentemente ofrece algo de protección en estas situaciones).

Es posible que se le administren medicamentos conocidos como factores de crecimiento, tal como G-CSF (Neupogen®) y GM-CSF (Leukine®) para aumentar su cuenta de glóbulos blancos y así reducir la probabilidad de infección mientras recibe la quimioterapia. También se le pueden administrar antibióticos antes de que surjan signos de una infección, o al primer signo de que se está desarrollando una infección.

Si el número de plaquetas es bajo, se le pueden administrar medicamentos o transfusiones de plaquetas para ayudar a evitar el sangrado. De igual forma, la dificultad para respirar y el cansancio extremo causados por los bajos niveles de glóbulos rojos pueden ser tratados con medicamentos o con transfusiones de glóbulos rojos.

Para más información sobre quimioterapia, por favor lea nuestro documento “Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familias”, o llámenos para solicitar una copia gratis.


Fecha de última actualización: 03/11/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014