Resumen sobre el cáncer de estómago

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de estómago TEMAS

Radioterapia para cáncer de estómago

La radioterapia consiste del uso de rayos de alta energía (como los rayos X) para eliminar o encoger las células del cáncer.

Antes de la cirugía, se puede administrar la radiación con quimio para tratar de reducir el tamaño de algunos tumores y así facilitar la cirugía. Se puede usar la radiación después de la cirugía para destruir áreas cancerosas muy pequeñas que no se pueden ver ni extirpar durante la cirugía. La radiación, especialmente al combinarse con la quimioterapia (quimio), podría demorar o prevenir el regreso del cáncer tras la cirugía, y puede que sea útil para prolongar el tiempo de vida de las personas. La radiación también puede usarse para desacelerar el crecimiento y aliviar los síntomas del cáncer de estómago en etapa avanzada, como el dolor, el sangrado y los problemas para comer.

La radiación que se origina desde un equipo externo al cuerpo (radiación externa) es el tipo que se usa más a menudo contra el cáncer de estómago. El tratamiento es muy similar a realizar una radiografía, pero en la radioterapia la radiación es mucho más intensa. El proceso en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos se administran 5 días a la semana por varias semanas o meses.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia para el cáncer de estómago pueden incluir:

  • Problemas ligeros de la piel en la región que está siendo tratada.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Cansancio (un agotamiento incluso después de haber estado en reposo).
  • Bajos recuentos sanguíneos.

A menudo, los efectos secundarios de la radioterapia desaparecen con el tiempo después de haberse completado el tratamiento. La radiación también puede empeorar los efectos secundarios de la quimioterapia. Hable con su doctor sobre estos efectos secundarios, ya que a menudo existen maneras de aliviarlos.

La radiación también podría causar daño a órganos cercanos expuestos a los rayos. Esto puede conducir a problemas, tal como daño al corazón o a los pulmones, o incluso un mayor riesgo de padecer otro cáncer en el futuro.

Para aprender más sobre el tratamiento con radiación, lea nuestro documento Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 04/25/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014