Cáncer de hígado

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de hígado TEMAS

Radioterapia para el cáncer de hígado

En la radioterapia se usan rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Existen diferentes clases de radioterapia.

Radioterapia con haces externos

Este tipo de radioterapia enfoca la radiación desde fuera del cuerpo hacia el cáncer. Puede algunas veces emplearse para reducir el tamaño de los tumores de hígado con el fin de aliviar síntomas, como el dolor, aunque no se usa tanto como otros tratamientos locales, como la ablación o la embolización. Aunque las células del cáncer de hígado son sensibles a radiación, este tratamiento no puede usarse en muy altas dosis porque el tejido normal del hígado también puede ser dañado por la radiación.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente tomará medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. La radioterapia es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

Con las técnicas de radiación más nuevas, como la radioterapia conformada en 3D (3D-CRT), los médicos pueden atacar mejor los tumores de hígado mientras reducen la radiación a los tejidos sanos adyacentes. Esto puede hacer que sea más eficaz y reducir los efectos secundarios.

La radioterapia corporal estereotáctica es una técnica que permite completar el tratamiento en un corto período de tiempo. Por lo general, la radioterapia conlleva recibir pequeñas dosis de radiación por cinco días a la semana durante varias semanas. La radioterapia corporal estereotáctica usa rayos muy enfocados de radiación en altas dosis por uno o varios días. Los rayos se dirigen al tumor desde muchos ángulos diferentes. Para poder dirigir la radiación con precisión, el cuerpo de la persona se coloca en un armazón especialmente diseñado para cada tratamiento.

Radioembolización

Como se mencionó en la sección “Terapia de embolización para el cáncer de hígado”, los tumores en el hígado pueden ser tratados con radiación al inyectar pequeñas partículas radiactivas en la arteria hepática. Éstos se alojan en el hígado cerca de los tumores y emiten pequeñas cantidades de radiación que sólo se desplazan a una distancia muy corta.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia externa pueden incluir:

  • Cambios en la piel que van desde enrojecimiento (como una quemadura de sol) hasta ampollas y descamación en donde la radiación alcanzan el cuerpo
  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio
  • Bajos recuentos sanguíneos

Estos efectos secundarios se alivian después de finalizar el tratamiento.

Los efectos secundarios tienden a ser más severos si se administra quimioterapia y radiación.

Para más información sobre radioterapia, lea nuestro documento Radioterapia: una guía para pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 01/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 01/13/2015