Cáncer de hueso

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de hueso?

Un factor de riesgo es cualquier factor que afecta sus probabilidades de tener una enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Por ejemplo, la exposición de la piel a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. Fumar es un factor de riesgo del cáncer de pulmón, de boca, de laringe, de vejiga, de riñón y de varios otros órganos. Pero tener uno o incluso varios factores de riesgo no significa que usted padecerá la enfermedad. La mayoría de las personas con cáncer de hueso no tienen ningún factor de riesgo aparente.

Trastornos genéticos

Una cantidad muy pequeña de los distintos tipos de cáncer de hueso (especialmente los osteosarcomas) parecen ser hereditarios y son causados por defectos (mutaciones) en determinados genes.

Osteosarcomas

Los niños que padecen algunos síndromes hereditarios poco frecuentes tienen un mayor riesgo de desarrollar osteosarcoma.

  • El síndrome de Li-Fraumeni hace que una persona sea mucho más propensa a desarrollar varios tipos de cáncer, por ejemplo, cáncer de seno, cáncer cerebral, osteosarcoma y otros tipos de sarcoma. La mayoría de estos casos son causados por una mutación del gen supresor de tumores p53, pero algunos son causados por mutaciones en el gen CHEK2.
  • Otro síndrome que incluye el cáncer de hueso es el síndrome de Rothmund-Thomson. Los niños que desarrollan este síndrome son de baja estatura, tienen problemas esqueléticos y sarpullidos. También tienen más probabilidad de desarrollar osteosarcoma. Este síndrome es causado por cambios anormales en el gen REQL4.
  • El retinoblastoma es un cáncer de ojo poco frecuente, que se presenta en los niños y puede ser hereditario. La forma hereditaria de retinoblastoma es causada por una mutación (copia anormal) del gen RB1. Aquellas personas que tienen esta mutación también tienen un mayor riesgo de desarrollar sarcomas de hueso o de tejidos blandos. Además, si se usa radioterapia para tratar el retinoblastoma, el riesgo de desarrollar osteosarcoma en los huesos que rodean el ojo es incluso mayor.

Por último, hay familias en las que varios de sus integrantes desarrollaron osteosarcoma sin cambios hereditarios en ninguno de los genes conocidos. Todavía no se han descubierto cuáles son los defectos genéticos que pudieran causar cánceres en estas familias.

Condrosarcomas

El síndrome de exostosis múltiples (a veces llamadas osteocondromas múltiples) es una afección hereditaria que causa la formación de muchos bultos en los huesos de una persona. Estos bultos están formados principalmente por cartílago. Pueden ser dolorosos y deformar y/o fracturar los huesos. Este trastorno está causado por una mutación en cualquiera de los 3 genes EXT1, EXT2 o EXT3. Los pacientes que presentan esta afección tienen un mayor riesgo de desarrollar condrosarcoma.

Un encondroma es un tumor de cartílago benigno que crece en los huesos. Las personas que desarrollan muchos de estos tumores tienen una afección llamada encondromatosis múltiple. Tienen un mayor riesgo de desarrollar condrosarcomas.

Cordomas

Los cordomas pueden presentarse con mayor frecuencia en algunas familias. Aún no se han descubierto los genes responsables, pero se ha asociado el cordoma familiar con cambios en el cromosoma 7.

Los pacientes con el síndrome hereditario esclerosis tuberosa, el cual puede ser causado por defectos (mutaciones) en cualquiera de los genes TSC1 y TSC2, parecen tener un mayor riesgo de cordoma durante la niñez.

Enfermedad de Paget

La enfermedad de Paget es una afección benigna (no cancerosa), pero precancerosa que afecta uno o más huesos. Provoca la formación de tejido óseo anormal y es una enfermedad que se presenta mayormente en personas de más de 50 años. Los huesos afectados son pesados, gruesos y quebradizos. Son más débiles que los huesos normales y tienen más probabilidades de fracturarse (romperse). La mayoría de las veces, la enfermedad de Paget no representa un riesgo para la vida. El cáncer de hueso (por lo general, el osteosarcoma) se desarrolla en alrededor del 1% de las personas que tienen enfermedad de Paget, habitualmente cuando están afectados muchos huesos.

Radiación

Los huesos que se han expuesto a radiación ionizante también podrían tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hueso. Una radiografía habitual de un hueso no es peligrosa, pero la exposición a grandes dosis de radiación sí implica un riesgo. Por ejemplo, la radioterapia para tratar el cáncer puede causar el desarrollo de un nuevo cáncer en uno de los huesos del área de tratamiento. Recibir tratamiento cuando se es más joven y/o recibir tratamiento con dosis más altas de radiación (por lo general, más de 60 Gy) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hueso.

La exposición a sustancias radiactivas, como el radio y el estroncio, también puede causar cáncer de hueso, dado que estos minerales se acumulan en los huesos.

La radiación no ionizante, como las microondas, los campos electromagnéticos de las líneas de energía, los teléfonos celulares y los electrodomésticos, no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hueso.

Trasplante de médula ósea

Se han reportado algunos casos de osteosarcoma en pacientes que habían sido sometidos a un trasplante de médula ósea (células madre).

Lesiones

Muchas personas se preguntan si una lesión en un hueso puede provocar cáncer, pero esto jamás ha sido comprobado. Muchas personas con cáncer de hueso recuerdan haber sufrido una lesión en esa parte del hueso. La mayoría de los médicos consideran que esto no causó el cáncer, sino que el cáncer llevó a recordar el incidente o que la lesión atrajo su atención a ese hueso y les hizo advertir un problema que ya había estado presente durante cierto tiempo.


Fecha de última actualización: 05/13/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/13/2014