Cáncer de hueso

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de huesos? TEMAS

¿Cuáles son las novedades en la investigación del cáncer de hueso y su tratamiento?

En la actualidad, se están llevando a cabo investigaciones sobre el cáncer de hueso en muchos centros médicos, hospitales universitarios y otras instituciones en todo el país. Hay muchos estudios clínicos en curso que se centran en el cáncer de hueso.

Quimioterapia

Algunos estudios clínicos están buscando formas de combinar la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia (quimio). Otros estudios están probando nuevos medicamentos de quimioterapia.

Terapia dirigida

Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Estos medicamentos atacan a ciertos genes y proteínas que se encuentran en las células cancerosas.

Un ejemplo de terapia dirigida es el medicamento imatinib (Gleevec), que se dirige a determinadas proteínas sintetizadas por las células cancerosas en el cordoma. Agregar otro medicamento al imatinib, tal como el medicamento de terapia dirigida sirolimus (Rapamune®) o el medicamento de quimioterapia cisplatino, ayuda a detener el crecimiento de los cordomas cuando el imatinib deja de surtir efecto. Se está estudiando otro medicamento, LBH589, en combinación con el imatanib para tratar el cordoma.

Algunos cordomas muestran una expresión enérgica de partes de una vía del factor de crecimiento análogo a la insulina. Esto ha llevado a conducir estudios de anticuerpos contra el receptor del factor de crecimiento análogo a la insulina tipo 1 (IGF-1R) en pacientes de cordoma.

Actualmente se realizan estudios de otros medicamentos dirigidos, tal como nilotinib (Tasigna) y dasatinib (Sprycel) en cordoma, y pazopanib (Votrient®) y vismodegib (GDC-0449) en condrosarcoma.

El denosumab (Xgeva®, Prolia®) es un medicamento que originalmente fue aprobado tratar la osteoporosis y el cáncer que se ha propagado a los huesos. En estudios con pacientes con tumores óseos de células gigantes que ya sea que hayan vuelto a surgir tras la cirugía o que no pudieron ser extirpados quirúrgicamente, el denosumab contribuyó al encogimiento de estos tumores en algunos de los pacientes. Basándose en estos estudios, este medicamente ha sido recientemente aprobado por la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. para ser utilizado con este fin.

Radioterapia

Algunos estudios están buscando las mejores maneras de administrar radiación para tratar los cánceres de hueso. Por ejemplo, los estudios están comparando la radiación por rayos de protones con radiación por ion de carbón en el tratamiento de cordomas y condrosarcomas de la base del cráneo.

Genética

Además de los estudios clínicos, los investigadores están avanzando en el conocimiento sobre las causas de los tumores de hueso. Por ejemplo, en los cordomas se han descubierto cambios en cierta parte del cromosoma 6. Cabe esperar que obtener más información sobre los cambios en el ADN que causan cánceres de hueso permitirá eventualmente desarrollar tratamientos dirigidos a estos defectos genéticos.


Fecha de última actualización: 01/30/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/30/2013