Cáncer de hueso

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de huesos? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de hueso?

En la actualidad, se están llevando a cabo investigaciones sobre el cáncer de hueso en muchos centros médicos, hospitales universitarios y otras instituciones en todo el país. Hay muchos estudios clínicos en curso que se centran en el cáncer de hueso.

Quimioterapia

Algunos estudios clínicos están buscando formas de combinar la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia (quimio), y medicamentos conocidos como terapia dirigida. Un estudio encontró que la combinación del medicamento de quimioterapia ciclofosfamida (Cytoxan) y el medicamento dirigido sirolimus puede ayudar a detener el crecimiento de los condrosarcomas por un tiempo.

Otros estudios están probando nuevos medicamentos de quimioterapia.

Terapia dirigida

Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Estos medicamentos atacan a ciertos genes y proteínas que se encuentran en las células cancerosas.

Un ejemplo de terapia dirigida es el medicamento imatinib (Gleevec), que se dirige a determinadas proteínas sintetizadas por las células cancerosas en el cordoma. Agregar otro medicamento al imatinib, tal como el medicamento de terapia dirigida sirolimus (Rapamune®) o el medicamento de quimioterapia cisplatino, ayuda a detener el crecimiento de los cordomas cuando el imatinib deja de surtir efecto. Se está estudiando otro medicamento, panobinostat, en combinación con el imatanib para tratar el cordoma.

El lapatinib (Tyberb®) es otro medicamento dirigido que podría ser útil en el tratamiento del cordoma. En un estudio de pacientes con tumores que tenían demasiadas copias del gen EGRF, demasiada proteína EGFR, o ambos, este medicamento ayudó a reducir el tamaño y a detener el crecimiento de los tumores por un tiempo.

Algunos cordomas muestran una expresión enérgica de partes de una vía del factor de crecimiento análogo a la insulina. Esto ha llevado a conducir estudios de anticuerpos contra el receptor del factor de crecimiento análogo a la insulina tipo 1 (IGF-1R) en pacientes de cordoma.

Actualmente se realizan estudios de otros medicamentos dirigidos, tal como nilotinib (Tasigna) y dasatinib (Sprycel) en cordoma, y pazopanib (Votrient®), everolimus (Afinitor®) y vismodegib (GDC-0449) en condrosarcoma.

Radiación

El tipo de radiación más común utilizado para tratar el cáncer usa haces de rayos X. La radiación con haz de protones utiliza partículas compuestas por protones (los protones son pequeñas partículas con carga positiva que son parte de los átomos). La radiación con iones de carbono es otra forma mucho menos común de radiación con partículas que se puede usar para tratar cordomas y condrosarcomas. Esto puede ser útil en el tratamiento de tumores de la base del cráneo, aunque solo está disponible en pocos centros de cáncer a escala mundial.

Genética

Además de los estudios clínicos, los investigadores están avanzando en el conocimiento sobre las causas de los tumores de hueso. Por ejemplo, en los cordomas se han descubierto cambios en cierta parte del cromosoma 6. En muchos condrosarcomas se han encontrado cambios en el gen COL2A1 que codifica una importante forma de colágeno encontrada en el cartílago. Cabe esperar que obtener más información sobre los cambios en el ADN que causan cánceres de hueso permitirá eventualmente desarrollar tratamientos dirigidos a estos defectos genéticos.


Fecha de última actualización: 05/13/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/13/2014