Cáncer de origen primario desconocido

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

Métodos para pruebas de un cáncer de origen primario desconocido por localización

Partiendo de la clasificación y de la localización del cáncer metastásico, los médicos deciden qué pruebas adicionales se deben hacer. Por ejemplo, una neoplasia maligna escasamente diferenciada pasará por pruebas adicionales para tratar de clasificarla con mayor precisión como melanoma, linfoma, sarcoma, carcinoma de células pequeñas o tumor de células germinales, etc. La clasificación y localización también ayuda a los médicos a decidir cuáles otros estudios por imágenes podrían ser útiles para encontrar la localización primaria.

Algunas de las maneras más comunes en las que un cáncer de origen primario desconocido puede aparecer se incluyen con una breve descripción sobre qué pruebas se pueden hacer.

Cáncer en los ganglios linfáticos del cuello

El cáncer que se propagó a los ganglios del cuello usualmente proviene de los cánceres de boca, la garganta, los senos nasales, las glándulas salivares, la laringe, la tiroides o un pulmón. Las pruebas se realizarán para observar completamente estas áreas y buscar signos que indiquen el lugar donde el cáncer pudo haber comenzado.

El tipo de cáncer también provee una clave sobre dónde se pudo haber originado el cáncer. La mayoría de los cánceres de la boca, la garganta y la laringe son carcinomas de células escamosas. El cáncer de pulmón y el cáncer de senos nasales pueden ser carcinomas de células escamosas o adenocarcinomas. A menudo, los cánceres de las glándulas salivares son un tipo de adenocarcinoma. Este cáncer se disemina rápidamente a los ganglios linfáticos del cuello. Cuando luce similar al tejido tiroideo normal, resulta fácil saber dónde se originó. También puede lucir como adenocarcinoma. Los cánceres de todas estas localizaciones también pueden ser carcinomas escasamente diferenciados o incluso neoplasmas malignos escasamente diferenciados.

La base de la lengua, la garganta y la laringe están muy profundas en el cuello y no se pueden ver con facilidad. La faringoscopia indirecta y la laringoscopia usan espejos pequeños para observar estas áreas. También se puede usar un laringoscopio de fibra óptica (tubo iluminado y flexible que se inserta por la boca o la nariz) para examinar esas áreas, y con más profundidad la garganta, de ser necesario.

Si el cáncer es probable que haya comenzado en la cabeza y el área del cuello, se examinarán por completo la boca, la garganta, la laringe, el esófago (tubo que conecta la boca con el estómago), la tráquea y los bronquios (tubos que conducen desde la tráquea hasta los pulmones). Este estudio, llamado panendoscopia, se realiza en el quirófano, con el paciente bajo anestesia general (dormido).

Los estudios por imágenes tales como la tomografía computarizada o las imágenes por resonancia magnética del área de los senos paranasales y el cuello también se usan para encontrar cánceres pequeños que pudieran haberse propagado ya a los ganglios del cuello. Además, se puede hacer una PET (o combinación de PET/CT).

A menudo se recomiendan una CT del tórax y una broncoscopia (observar las vías respiratorias a través de un tubo iluminado y flexible) para detectar los cánceres de pulmón que pudieran haberse escapado en una radiografía del tórax de rutina.

Puede que se use una ecografía o una CT para detectar cáncer de tiroides.

Mujeres con adenocarcinoma en los ganglios linfáticos debajo del brazo

En las mujeres, es más probable que el cáncer que se ha propagado a los ganglios linfáticos axilares haya comenzado en el seno, así que siempre se hace un examen físico completo del seno. Luego, los primeros estudios que se hacen a menudo son la mamografía diagnóstica (radiografía del seno) y la ecografía del seno. Si no se encuentra un tumor en estos estudios, un MRI de los senos puede ser muy útil.

Las pruebas de laboratorio en las células tumorales pueden determinar si tienen receptores de estrógeno (ER) y/o receptores de progesterona (PR). A menudo, estos receptores se encuentran en los cánceres de seno, y encontrarlos puede ayudar a confirmar el diagnóstico del cáncer de seno. La presencia de estos receptores también es importante en la planificación del tratamiento, ya que los cánceres que contienen estos receptores tienden a responder a la terapia hormonal.

Si no se puede confirmar el diagnóstico de cáncer de seno, puede que se hagan estudios para detectar cáncer de pulmón. En los hombres, el cáncer de pulmón es la causa más común de propagación de cáncer a los ganglios linfáticos axilares, y también puede ser la causa en mujeres.

Cáncer en los ganglios linfáticos de la ingle

Los lugares más probables del origen de estos cánceres son la vulva, la vagina, el cuello uterino, el pene, la piel de las piernas, el ano, el recto o la vejiga, aunque otras localizaciones también son posibles.

  • En las mujeres se recomienda un examen de Papanicolaou y un examen pélvico (para examinar la vulva, la vagina y el cuello uterino, así como detectar ovarios agrandados). Se puede hacer una prueba de sangre CA-125 para saber si cáncer ovárico pudiera ser la fuente.
  • En los hombres, se debe examinar cuidadosamente el pene y el escroto. Una prueba sanguínea del antígeno prostático específico (PSA) puede ayudar a indicar si el cáncer ha comenzado en la próstata.
  • Tanto en los hombres como en las mujeres, pueden ser útiles una proctoscopia (examen del ano y el recto con un tubo iluminado), un examen de la piel, un análisis microscópico de la orina y una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis. También se puede hacer un examen de la vejiga (cistoscopia) si están presentando síntomas urinarios o hay rastros de sangre en la orina.

Mujeres con cáncer en toda la cavidad pélvica

El origen más probable de un cáncer que se ha propagado de esta manera es los ovarios y las trompas de Falopio, aunque los cánceres de seno, pulmón o tracto digestivo también se pueden propagar allí. La prueba CA-125 en la sangre y las muestras del tumor son positivas en la mayoría de los cánceres de ovario y de trompa de Falopio, y se pueden usar para ayudar a determinar si el tumor primario es probable que esté allí o en algún otro órgano. Por lo general, también se hacen tomografías computarizadas del abdomen y la pelvis.

La mayoría de los cánceres que se origina en el peritoneo (la capa que recubre la pelvis) luce y se comporta como un cáncer que se originó en los ovarios y se propaga. También causan un incremento en el nivel de CA-125. A estos cánceres se les llama carcinoma peritoneal primario y se tratan como cáncer de ovario.

Para más información sobre los cánceres de ovario, trompa de Falopio y cánceres peritoneales primarios, consulte nuestro documento Cáncer de ovario.

Cáncer en el retroperitoneo (parte posterior del abdomen) o mediastino (centro del tórax)

Los tumores de células germinales son unos de los tipos de cáncer que pueden originarse en estos lugares, especialmente en personas jóvenes. La mayoría de los tumores de células germinales surgen de las células germinales en las gónadas (testículos u ovarios), aunque algunas veces estos cánceres pueden comenzar en otras partes del cuerpo, incluyendo el mediastino (el cual se encuentra en el pecho).

Los resultados de las pruebas sanguíneas y las tinciones de las células cancerosas para detectar la alfafetoproteína y la gonadotropina coriónica humana generalmente son positivos cuando hay tumores en las células germinales. Los estudios citogenéticos o moleculares podrían también identificar algunos cambios en los cromosomas que respaldan el diagnóstico de un tumor de las células germinales.

En los hombres, especialmente los que son más jóvenes o que tienen niveles anormales de AFT y/o HCG, se puede hacer una ecografía del escroto para ver si el cáncer se originó en los testículos.

La tomografía computarizada del tórax, el abdomen y la pelvis son típicamente utilizados para tratar de descartar otros tipos de cánceres (tal como el cáncer de pulmón). En las mujeres, se pueden hacer pruebas para ver si el cáncer se originó en los senos o en los ovarios.

Es importante identificar este tipo de tumores porque con frecuencia responden bien a ciertas combinaciones de medicamentos de quimioterapia, ofreciendo buenos resultados, y algunas veces, la cura.

Melanoma sólo en los ganglios linfáticos

Se necesita hacer un examen completo de la piel, las uñas, y otras superficies corporales, tal como los ojos y el interior de la boca para determinar la presencia de melanoma primario. Algunos melanomas primarios que ya se han propagado podrían ser muy pequeños, o un examinador sin experiencia pudiera confundirlos con lunares normales. Muy rara vez los melanomas primarios desaparecen por sí solos sin que se les dé tratamiento después de haberse propagado dejando solamente un área en la piel de una coloración más clara.

El tratamiento del melanoma depende de si se ha propagado solamente a los ganglios linfáticos o si ya ha llegado a otros órganos internos. Generalmente se toman radiografías del tórax, estudios de tomografía computarizada de la cabeza y el abdomen, y análisis de sangre para ver si el cáncer se encuentra en cualquier otro lugar del cuerpo.

Cáncer en otras localizaciones

El objetivo principal de tratar de determinar la fuente del cáncer de origen primario desconocido consiste en ver si usted tiene un cáncer que responde bien a tratamientos específicos. Algunos de los cánceres más importantes para identificar incluyen cánceres de tiroides, seno y próstata:

  • Las pruebas de las células cancerosas para detectar la tiroglobulina pueden identificar muchos cánceres de tiroides, los cuales a menudo se pueden tratar de manera eficaz con inyecciones de iodo radiactivo.
  • Las pruebas de las células cancerosas pueden ayudar a identificar los cánceres de seno que contienen receptores de estrógeno (ER) y de progesterona (PR), y se puede dar tratamiento a esos cánceres con terapia hormonal.
  • Los análisis de sangre y las pruebas de las células cancerosas para detectar el antígeno prostático específico (PSA) pueden identificar cáncer de próstata, el cual se puede tratar con terapia hormonal.

A veces, los cánceres neuroendocrinos bien diferenciados primero pueden presentarse como metástasis en el hígado (sin una localización primaria clara). La fuente para estos cánceres puede ser el páncreas (tumores neuroendocrinos pancreáticos), el tracto gastrointestinal, o rara vez, los pulmones. Estos cánceres tienden a crecer lentamente y puede que respondan a tratamiento con medicamentos.

Puede encontrar más información sobre los cánceres neuroendocrinos que se originan en el páncreas en nuestro documento Cáncer de páncreas. La información sobre los cánceres neuroendocrinos que se originan en el tracto gastrointestinal se encuentra en nuestro documento Gastrointestinal Carcinoid Tumors. Asimismo, puede encontrar información sobre los tumores neuroendocrinos que se originan en los pulmones en nuestro documento Lung Carcinoid Tumors.

Existe un tipo de neoplasia maligna escasamente diferenciada llamada carcinoma de células pequeñas o carcinoma neuroendocrino escasamente diferenciado que puede aparecer en los pulmones y, con menos frecuencia, en otros órganos. Por lo general, algunos de estos cánceres responden a ciertas combinaciones de quimioterapia, aunque ellos tienden a regresar (recurrir) posteriormente.


Fecha de última actualización: 08/08/2014
Fecha de último cambio o revisión: 08/08/2014