Cáncer de orofaringe y de cavidad oral

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Sabemos qué causa el cáncer de orofaringe y de cavidad oral?

Los médicos y científicos no pueden afirmar con certeza cuáles son las causas en cada caso de cáncer oral y orofaríngeo. No obstante, ellos conocen muchos de los factores de riesgo (vea la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de orofaringe y de cavidad oral?”) y cómo algunos de éstos causan que las células se vuelvan cancerosas.

Los científicos creen que algunos factores de riesgo, tales como el tabaco o consumo excesivo de alcohol, pueden causar estos cánceres al dañar el ADN de las células que revisten el interior de la boca y la garganta.

El ADN es la sustancia química que conforma nuestros genes dentro de cada una de nuestras células (los genes son las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células). Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN no sólo afecta nuestra apariencia. Algunos genes contienen instrucciones para controlar cuándo las células deben crecer y dividirse. Los genes que promueven la división celular son llamados oncogenes. Los genes que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno se llaman genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado por cambios en el ADN que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores.

Cuando el tabaco y el alcohol dañan las células que cubren la boca y la garganta, las células en esta capa deben crecer más rápidamente para reparar el daño. En la medida en que las células necesiten dividirse con más frecuencia, hay más posibilidades de que ocurran errores al copiar su ADN, lo que puede aumentar las posibilidades de que se conviertan en células cancerosas.

Muchas de las sustancias químicas que se encuentran en el tabaco pueden dañar el ADN en forma directa. Los científicos no están seguros de si las bebidas alcohólicas alteran directamente el ADN. No obstante, han demostrado que contribuye a que muchas sustancias químicas que dañan el ADN pasen a las células con mayor facilidad. Esta puede ser la razón por la que la combinación de tabaco y bebidas alcohólicas daña el ADN mucho más que el tabaco por sí solo.

Este daño puede ocasionar que ciertos genes (por ejemplo, los genes encargados de iniciar o de detener el crecimiento celular) funcionen mal. Las células anormales pueden comenzar a acumularse, formando un tumor. Al ocurrir un daño adicional, las células pueden empezar a propagarse a tejidos circundantes y a órganos distantes.

En las infecciones causadas por el virus del papiloma humano (HPV), el virus hace que las células produzcan dos proteínas conocidas como E6 y E7. Cuando estas proteínas son elaboradas, desactivan algunos genes que normalmente ayudan a mantener controlado el crecimiento de las células. El crecimiento descontrolado de las células puede en algunos casos conducir al cáncer. Cuando en las células del tumor se encuentra el ADN del HPV, especialmente en personas que no fuman y que consumen poco o nada de bebidas alcohólicas, se cree que el HPV sea probablemente la causa del cáncer.

Algunas personas heredan mutaciones (cambios) del ADN de sus padres, lo cual incrementa el riesgo de otros cánceres. Sin embargo, no se considera que las mutaciones hereditarias de oncogenes o de genes supresores de tumores sean la causa de muchos cánceres de cavidad oral u orofaringe.

Para algunos cánceres de cavidad oral u orofaríngeos, no hay una causa clara. Algunos de esos cánceres pueden estar asociados con otros factores de riesgo que aún son desconocidos. Puede que otros cánceres no tengan una causa externa (puede que simplemente ocurran debido a mutaciones del ADN aleatorias dentro de una célula).


Fecha de última actualización: 03/18/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014