Cáncer de páncreas

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de páncreas TEMAS

Quimioterapia y otros medicamentos para el cáncer de páncreas

La quimioterapia (quimio) utiliza medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o que se administran por vía oral. Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y llegan a todas las áreas del cuerpo, por lo que este tratamiento es potencialmente beneficioso en los casos en los que el cáncer se ha propagado más allá del órgano en el que se inició.

Quimioterapia para cáncer de páncreas exocrino

Puede que se use la quimioterapia en cualquier etapa del cáncer pancreático:

  • La quimioterapia se puede administrar antes de la cirugía (a veces junto con radiación) para tratar de reducir el tamaño del tumor. A esto se le conoce como tratamiento neoadyuvante.
  • Por otro lado, la quimioterapia se puede usar después de la cirugía (algunas veces junto con radiación) para tratar de eliminar cualquier célula cancerosa remanente (pero que no se puede ver). Este tipo de tratamiento, llamado tratamiento adyuvante, reduce la probabilidad de que el cáncer regrese en el futuro.
  • La quimio se emplea comúnmente cuando el cáncer está avanzado y no se puede remover completamente con cirugía.

Cuando se administra la quimioterapia junto con radiación, se conoce como quimiorradiación o quimiorradioterapia. Esto puede ayudar a que la radiación sea más eficaz, aunque también causa efectos secundarios más graves.

Se pueden usar muchos medicamentos de quimioterapia diferentes para tratar el cáncer de páncreas, incluyendo:

  • Gemcitabina (Gemzar®)
  • 5-fluorouracilo (5-FU)
  • Irinotecán (Camptosar®)
  • Oxaliplatino (Eloxatin®)
  • Paclitaxel ligado a albúmina (Abraxane®)
  • Capecitabina (Xeloda®)
  • Cisplatino
  • Paclitaxel (Taxol®)
  • Docetaxel (Taxotere®)

Por lo general, se administran dos o más medicamentos juntos en las personas que gozan de suficiente salud. En aquellas que no están suficientemente saludables como para recibir tratamientos combinados, se puede usar un solo medicamento (usualmente gemcitabina, 5-FU, o capecitabina).

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, con cada período de tratamiento seguido de un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Por lo general, cada ciclo de quimioterapia dura varias semanas.

Posibles efectos secundarios

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. También es probable que la quimioterapia afecte a estas células. Esto puede producir efectos secundarios, los cuales dependerán del tipo de medicamentos que se usen, la cantidad que se administre y la duración del tratamiento. Los efectos secundarios comunes a corto plazo incluyen:

  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida del cabello
  • Úlceras en la boca
  • Diarrea o estreñimiento

Debido a que la quimioterapia puede dañar la médula ósea, donde se producen nuevas células sanguíneas, los recuentos de células sanguíneas pueden bajar. Esto puede producir:

  • Mayor posibilidad de infección (a causa de una escasez de glóbulos blancos).
  • Sangrado o aparición de moretones después de cortes o lesiones menores (a causa de una escasez de plaquetas).
  • Cansancio y respiración entrecortada (debido a muy pocos glóbulos rojos).

Muchos de los medicamentos de quimioterapia usados para el cáncer de páncreas pueden causar diarrea.

Otros efectos secundarios pueden ocurrir dependiendo de qué medicamentos de quimioterapia son usados. Por ejemplo:

  • Los medicamentos, tales como el cisplatino, el oxaliplatino y el paclitaxel ligado a albúmina, pueden causar daño a los nervios (neuropatía). Esto puede causar síntomas de hormigueo, adormecimiento o incluso dolor en las manos y los pies. Por alrededor de un día después del tratamiento, el oxaliplatino puede causar dolor en los nervios que empeora con la exposición al frío. A menudo, esto causa dolor al tragar, el cual empeora cuando el paciente trata de tragar alimentos o líquidos fríos.
  • El cisplatino puede causar daño a los riñones (nefropatía). Los médicos tratan de prevenir este problema administrándole al paciente muchos líquidos antes y después de dar el medicamento.

Si usted va a recibir quimioterapia, haga preguntas al equipo de profesionales que atienden el cáncer sobre los medicamentos que se usarán y los efectos secundarios que se espera que cause la quimioterapia.

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen cuando cesa el tratamiento. Si surgen efectos secundarios, a menudo existen tratamientos que pueden ayudar a aliviarlos o a eliminarlos. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos para prevenir o reducir la náuseas vómitos.

Para más información sobre quimioterapia, lea nuestro artículo titulado Quimioterapia: una guía para pacientes y sus familias.

Terapia dirigida para los cánceres de páncreas exocrinos

A medida que los investigadores aprenden más sobre los cambios en células que causan cáncer, ellos han desarrollado medicamentos más recientes diseñados a combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Algunas veces, estos medicamentos funcionan cuando los medicamentos convencionales de quimioterapia no son eficaces y a menudo presentan efectos secundarios diferentes (y menos graves). (Para más información, lea la sección ¿Qué avances hay en las investigaciones y el tratamiento del cáncer de páncreas?

El erlotinib (Tarceva®) es un medicamento que ataca a una proteína conocida como EGFR sobre la superficie de las células cancerosas, la cual normalmente estimula el crecimiento de células cancerosas. Este medicamento puede ayudar a algunos pacientes con cáncer avanzado de páncreas. Las personas que reciben erlotinib combinado con el medicamento de quimioterapia gemcitabina suelen responder ligeramente mejor que aquellas que solo reciben gemcitabina. Puede que algunas personas se beneficien más que otras con esta combinación. Los efectos secundarios comunes del erlotinib incluyen irritaciones en la piel semejantes al acné, diarrea, falta de apetito y cansancio.

Quimioterapia para tumores neuroendocrinos pancreáticos

A menudo, la quimioterapia no es muy útil en el tratamiento de estos tumores. Por lo tanto, no se usa a menudo para tratar estos tumores. Al igual que en los cánceres pancreáticos exocrinos, la quimioterapia conlleva a menudo el uso de una combinación de dos o más medicamentos.

La doxorrubicina (Adriamycin®) y el streptozocin son los medicamentos que se usan con más frecuencia para los tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs). En lugar del medicamento regular, algunas veces se ha utilizado una forma especial de doxorrubicina, conocida como doxorrubicina liposomal (Doxil®). En esta forma, el medicamento se disuelve en gotas diminutas de grasa, lo que permite que se administre con menos efectos segundarios graves.

Otros medicamentos de quimioterapia que pueden ser útiles en el tratamiento de estos tumores, incluyen el fluorouracilo (5-FU), la dacarbazina (DTIC) y la temozolomida (Temodar®). Algunos estudios recientes han encontrado que la combinación de temozolomida con talidomida o con capecitabina (Xeloda) puede ser útil.

Terapia dirigida para tumores neuroendocrinos pancreáticos

Algunos medicamentos dirigidos pueden ser útiles para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs).

El sunitinib (Sutent®) ataca tanto el crecimiento de los vasos sanguíneos, así como otros blancos que ayudan en el crecimiento de las células cancerosas. Se ha demostrado que desacelera el crecimiento de los tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs) avanzados y ayuda a los pacientes a vivir por más tiempo. Este medicamento se administra de forma oral mediante pastillas que se toma una vez al día. Los efectos secundarios más comunes son náusea, diarrea, cambios en la piel o el color del cabello, llagas en la boca, debilidad y bajos recuentos sanguíneos. Otros efectos posibles incluyen cansancio, alta presión arterial, problemas cardíacos, sangrado, síndrome de pies y manos (enrojecimiento, dolor, y descamación de la piel en las palmas de las manos y las plantas de los pies) y niveles bajos de la hormona tiroidea.

El everolimus (Afinitor®) funciona al bloquear una célula proteínica conocida como mTOR, la cual normalmente ayuda en el crecimiento y división celular. Este medicamento ha demostrado que ayuda a desacelerar el crecimiento del tumor, aunque aún no está claro si ayuda a las personas a vivir por más tiempo. El everolimus se administra en forma de pastilla una vez al día. Los efectos secundarios comunes de este medicamento incluyen llagas en la boca, infecciones, náuseas, pérdida de apetito, diarrea, sarpullido en la piel, sensación de cansancio o debilidad, acumulación de líquido (usualmente en las piernas), y aumento en los niveles de colesterol y azúcar en la sangre. Un efecto secundario menos común, pero grave, consiste en daño a los pulmones. Esto puede causar dificultad respiratoria u otros problemas.

Otros medicamentos para tratar los tumores neuroendocrinos pancreáticos

Para el tratamiento de los tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs), a veces también son útiles otros tipos de medicamentos.

Análogos de la somatostatina: los medicamentos que están químicamente relacionados con la somatostatina (la somatostatina es una hormona natural del cuerpo) pueden ser muy útiles para algunos pacientes con tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs). Estos medicamentos detienen la liberación de hormonas hacia el torrente sanguíneo por parte de los tumores. Esto a menudo alivia los síntomas y ayuda a los pacientes a sentirse mejor. También parecen ayudar a desacelerar el crecimiento de algunos tumores. Se espera que estos medicamentos ayuden a cualquier paciente con un tumor que se pueda ver en una centellografía de receptores de somatostatina (lea “Estudios por imágenes” en la sección “¿Cómo se diagnostica el cáncer de páncreas?”).

Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la diarrea en pacientes con VIPomas, glucagonomas y somatostatinomas. También puede ayudar con la erupción cutánea de los glucagonomas.

Los principales efectos secundarios son dolor en el lugar de la inyección y, rara vez, retorcijones, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, mareos y cansancio. Estos medicamentos también pueden causar la acumulación de sedimento en la vesícula biliar, lo que puede derivar en cálculos biliares. También pueden provocar que el organismo sea resistente a la acción de la insulina, lo que puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre y dificultar el control de la diabetes preexistente. Estos medicamentos no se usan con frecuencia en el tratamiento de insulinomas, ya que sus efectos en la liberación de otras hormonas pueden causar peores problemas con los niveles de azúcar en la sangre.

El octreotide (Sandostatin®) fue el primer análogo de somatostatina disponible. La versión estándar del octreotide es de acción rápida y se administra como inyección de dos a cuatro veces al día. Este medicamento también está disponible en una forma de acción prolongada (llamada Sandostatin LAR Depot) que sólo se necesita administrar una vez al mes, lo que puede ayudar más a los pacientes que la versión de acción rápida.

La lanreotida (Somatuline® Depot), un análogo de somatostatina más reciente, se administra como inyección debajo de la piel aproximadamente una vez al mes. Ha mostrado que ayuda a desacelerar el crecimiento de tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs).

La Pasireotida (Signifor®, Signifor® LAR), otra somatostatina más reciente, se inyecta dos veces al día o aproximadamente una vez al mes. Este medicamento también se está estudiando para usarlo contra tumores neuroendocrinos pancreáticos (NETs).

Diazoxida: este medicamento puede bloquear la segregación de insulina del páncreas. Se puede usar para prevenir bajos niveles de azúcar en la sangre (hipoglicemia) en pacientes con insulinomas. A menudo, este medicamento se usa antes de la cirugía con el fin de hacer que la operación sea más segura para el paciente.

Inhibidores de la bomba de protones: estos medicamentos bloquean la segregación de ácido del estómago. A menudo son muy útiles en la prevención de úlceras en pacientes con gastrinomas, aunque puede que sea necesario tomarlos en dosis más altas de lo usual. Ejemplos de estos medicamentos incluyen: omeprazol (Prilosec®), esomeprazol (Nexium), lansoprazol (Prevacid) y otros.

Para obtener más información sobre un medicamento mencionado en esta sección o cualquier medicamento que esté tomando para combatir el cáncer, llámenos al 1-800-227-2345 o lea en Internet nuestro documento Cancer Drug Guide.


Fecha de última actualización: 07/30/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/30/2014