Cáncer de páncreas

+ -Text Size

¿Qué es Cáncer de páncreas? TEMAS

¿Qué es el cáncer de páncreas?

Para entender el cáncer pancreático, es útil saber acerca del páncreas y la función de este órgano.

El páncreas normal

El páncreas es un órgano que se encuentra detrás del estómago. Su forma se parece un poco a la de un pez, con cabeza ancha, cuerpo que va de ancho a delgado y una cola estrecha puntiaguda. En los adultos, mide aproximadamente 6 pulgadas de longitud y menos de 2 pulgadas de ancho. La cabeza del páncreas está a la derecha del abdomen (barriga), detrás de donde se unen el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El cuerpo del páncreas se encuentra detrás del estómago y la cola del páncreas está a la izquierda del abdomen, junto al bazo.

El páncreas tiene dos tipos diferentes de glándulas: exocrinas y endocrinas.

Las glándulas exocrinas producen el “jugo” pancreático, el cual es liberado en los intestinos. Este jugo contiene enzimas que ayudan a digerir los alimentos que comemos. Sin estas enzimas, parte de los alimentos simplemente pasaría por los intestinos sin ser absorbidos. Las enzimas son liberadas y transportadas por unos tubos diminutos llamados conductos. Estos conductos diminutos se unen para formar conductos mayores que desembocan en el conducto pancreático. El conducto pancreático se une con el colédoco o conducto biliar común (es el conducto que transporta la bilis desde el hígado), y libera el jugo pancreático en el duodeno (la primera parte del intestino delgado) a la altura de la ampolla de Vater. Más del 95% de las células del páncreas conforman las glándulas exocrinas y los conductos.

Un pequeño porcentaje de células del páncreas son células endocrinas. Estas células están en agrupaciones pequeñas llamadas islotes (o islotes pancreáticos de Langerhans). Los islotes producen hormonas importantes, tales como insulina y glucagón, y las liberan directamente a la sangre. La insulina reduce la cantidad de azúcar en la sangre mientras que el glucagón la aumenta.

Tumores benignos y precancerosos en el páncreas

No todos los tumores en el páncreas son cancerosos. Algunos tumores son simplemente benignos (no cancerosos), mientras que otros se convierten en cáncer con el paso del tiempo si no reciben tratamiento (esto son conocidos como precánceres). Por una serie de razones, en la actualidad se realizan más estudios por imágenes como las tomografías computarizadas. Es por esto que se detectan estos tipos de tumores pancreáticos con más frecuencia.

Neoplasias quísticas serosas (SCNs) (también conocidas como cistadenomas serosos): tumores que tienen sacos (quistes) llenos de líquido acuoso. Estos tumores casi siempre son benignos, y la mayoría no necesita tratamiento a menos que aumenten mucho de tamaño o causen síntomas.

Neoplasias quísticas mucinosas (MCNs) (también conocidas como cistadenomas mucinosos): tumores de crecimiento lento que tienen quistes llenos de una sustancia de aspecto gelatinoso llamada mucina. Por lo general, estos tumores se originan en el cuerpo o la cola del páncreas. Aunque no son cancerosos, algunos de ellos pueden progresar con el paso del tiempo hasta convertirse en tumores cancerosos si no reciben tratamiento. La decisión de extraer estos tumores o de simplemente mantenerlos bajo observación minuciosa, depende de varios factores, tales como el tamaño, la velocidad de crecimiento, cómo se ven en los estudios por imágenes, y si están causando síntomas.

Neoplasias papilares mucinosas intraductales (IPMNs): tumores benignos que crecen en los conductos pancreáticos. Al igual que las neoplasias quísticas mucinosas (MCNs), estos tumores producen mucina, y algunas veces se pueden convertir en cáncer con el paso del tiempo si no se recibe tratamiento. Algunos de estos tumores simplemente se pueden mantener bajo observación minuciosa, pero al igual que los MCNs, es posible que sea necesario extraer algunos de ellos mediante cirugía si tienen rasgos sospechosos.

Cánceres pancreáticos

Las células exocrinas y endocrinas del páncreas forman tumores de tipos distintos. Es muy importante distinguir entre el cáncer de páncreas exocrino y endocrino. Cada uno tiene factores de riesgo distintos, así como distintas causas, signos y síntomas, y se diagnostican con pruebas distintas, se les aplican tratamientos distintos y sus pronósticos difieren entre sí.

Tumores exocrinos

Los tumores exocrinos son por mucho, el tipo de cáncer de páncreas más común. Cuando alguien dice que tiene cáncer de páncreas, por lo general lo que quiere decir es que tiene un cáncer de páncreas exocrino.

Adenocarcinoma pancreático: un adenocarcinoma es un cáncer que se origina en las células glandulares. Aproximadamente el 95% de los cánceres de páncreas exocrinos son adenocarcinomas. Generalmente, estos cánceres se originan en los conductos del páncreas, pero en ocasiones pueden formarse a partir de las células que producen las enzimas pancreáticas. En este caso se les llama carcinomas de células acinosas.

Tipos de cáncer menos comunes: los otros tipos de cáncer de páncreas exocrinos incluyen a los carcinomas adenoescamosos, carcinomas de células escamosas, carcinomas de células en anillo de sello, carcinomas indiferenciados, y carcinomas indiferenciados con células gigantes. Estos tipos se distinguen unos de otros por la forma en que lucen cuando se observan con un microscopio.

Neoplasias sólidas pseudopapilares (SPNs): estos tumores poco comunes son de crecimiento lento y casi siempre ocurren en mujeres jóvenes. Aun cuando estos tumores suelen crecer lentamente, a veces se pueden propagar a otras partes del cuerpo. Por lo tanto, el mejor tratamiento consiste en cirugía. El pronóstico para las personas con estos tumores a menudo es muy favorable.

Cáncer ampular (carcinoma de la ampolla de Vater): este cáncer se origina en la ampolla de Vater, el lugar donde la vía biliar y el conducto pancreático se unen y desembocan en el intestino delgado. Los cánceres ampulares no son técnicamente cánceres pancreáticos, pero se incluyen en este documento porque los tratamientos son muy similares.

Estos cánceres a menudo obstruyen el conducto biliar mientras aún son pequeños y no se han propagado mucho. Este bloqueo causa que la bilis se acumule en el cuerpo, lo cual ocasiona que la piel y los ojos adquieran un color amarillento (ictericia), así como la orina se torna oscura. Por esta razón, estos cánceres por lo general se detectan más temprano que la mayoría de los cánceres pancreáticos, y usualmente el pronóstico es mejor que en los cánceres pancreáticos típicos.

Tumores endocrinos

Los tumores del páncreas endocrino son poco comunes, representando menos del 4% de todos los cánceres pancreáticos. Colectivamente, a veces se les conoce como tumores neuroendocrinos (NETs) pancreáticos o tumores de células de los islotes.

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos pueden ser benignos o malignos (cancerosos). Los tumores malignos y los benignos pueden tener un aspecto microscópico parecido. Por lo tanto, no siempre se puede definir con claridad si un NET pancreático es cáncer o no. Algunas veces el diagnóstico sólo se confirma cuando el tumor se propaga fuera del páncreas.

Hay muchos tipos de tumores neuroendocrinos pancreáticos.

Tumores funcionales: alrededor de la mitad de los NETs producen hormonas que son liberadas a la sangre y causan síntomas. A estos se les llama tumores funcionales. Cada uno recibe su nombre según el tipo de célula productora de hormonas en el que se generan.

  • Los gastrinomas surgen de las células productoras de gastrina. Alrededor de la mitad de los gastrinomas son cancerosos.
  • Los insulinomas surgen de las células productoras de insulina. La mayoría de los insulinomas son benignos (no cancerosos).
  • Los glucagonomas surgen de las células productoras de glucagón. La mayoría de los glucagonomas son cancerosos.
  • Los somatostatinomas surgen de las células productoras de somatostatina. La mayoría de los somatostatinomas son cancerosos.
  • Los vipomas surgen de las células productoras de péptido intestinal vasoactivo (VIP, por sus siglas en inglés). La mayoría de los VIPomas son cancerosos.
  • Los ppomas surgen de las células productoras de polipéptido pancreático. La mayoría de los PPomas son cancerosos.

Los tipos más comunes de NETs funcionales son gastrinomas e insulinomas. Los otros tipos ocurren en muy pocas ocasiones.

Tumores no funcionales: estos tumores no producen un exceso de hormona suficiente como para causar síntomas. Es más probable que sean cáncer que los tumores funcionales. Debido a que no producen exceso de hormonas que cause síntomas, a menudo estos tumores pueden crecer bastante antes de ser detectados.

Tumores carcinoides: estos son otro tipo de NET que pocas veces puede originarse en el páncreas, aunque son mucho más comunes en otras partes del sistema digestivo. A menudo, estos tumores producen serotonina (también llamada 5-HT) o su precursor, 5-HTP.

El tratamiento y el pronóstico de los NETs pancreáticos dependen del tipo específico de tumor y la etapa (extensión) del tumor, aunque usualmente el pronóstico es mejor que el de los cánceres pancreáticos exocrinos.


Fecha de última actualización: 07/30/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/30/2014