Cáncer de piel: células basales y células escamosas

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Sabemos cuáles son las causas de los tipos de cáncer de piel de células basales y de células escamosas?

Aunque se han encontrado muchos factores de riesgo para el cáncer de piel de células basales y de células escamosas, no siempre está exactamente claro cómo estos factores podrían causar cáncer.

La mayoría de los cánceres de piel de células basales y de células escamosas se debe a la repetida exposición de la piel a los rayos ultravioleta (UV) del sol sin protección, así como a fuentes artificiales, como las camas bronceadoras.

Los rayos UV pueden dañar el ADN dentro de las células de la piel. El ADN es el compuesto químico en cada una de nuestras células que porta nuestros genes (las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células). Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN afecta algo más que sólo nuestra apariencia.

Algunos genes ayudan a controlar cuándo nuestras células crecen, se dividen en nuevas células y mueren. A los genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes. Los genes que mantienen el control del crecimiento celular al desacelerar la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno se llaman genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado por cambios en el ADN que activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores. Por lo general, es necesario que ocurran cambios en varios genes diferentes para que una célula se torne cancerosa.

Algunas veces el daño al ADN dentro de las células de la piel afecta a ciertos genes que controlan la manera y el momento en que las células crecen y se dividen. Por lo general, las células pueden reparar el daño, pero en algunos casos esto resulta en ADN anormal, lo que puede ser el primer paso para que se origine un cáncer.

Todavía los investigadores no conocen todo sobre cómo los cambios del ADN resultan en cáncer de piel, aunque ellos han encontrado que muchos cánceres de piel tienen cambios en los genes supresores de tumores.

El gen que con más frecuencia se encuentra alterado en los cánceres de células escamosas es el llamado TP53. Este gen supresor de tumores normalmente causa que las células con el ADN dañado mueran. Cuando el TP53 es alterado, estas células anormales pueden vivir por más tiempo y quizás se conviertan en cancerosas.

Un gen que comúnmente se encuentra mutado en los cánceres de células basales es el gen “patched” (PTCH), el cual es parte de la vía de señalización de “hedgehog” dentro de las células. Esta vía es crucial en el desarrollo antes del nacimiento, y es importante en algunas células adultas. El PTCH es un gen supresor de tumores que normalmente ayuda a mantener el crecimiento celular bajo control, por lo que los cambios en este gen pueden hacer que las células crezcan fuera de control. Las personas que padecen el síndrome de nevo de células basales, el cual con frecuencia se hereda de uno de los padres y causa muchos cánceres de células basales, presentan un gen PTCH alterado en todas las células de sus cuerpos.

Estos cambios genéticos no son los únicos que desempeñan un papel en el desarrollo de cáncer de piel. Es probable que también haya muchos otros.

Las personas con xeroderma pigmentoso (XP) tienen un alto riesgo de cáncer de piel. El xeroderma pigmentoso es una afección hereditaria poco frecuente resultante de un defecto en una enzima que repara los daños ocurridos al ADN. Debido a que las personas con XP tienen menor capacidad de reparar el daño al ADN causado por la luz solar, pueden a menudo desarrollar muchos cánceres en las áreas de su piel expuestas al sol.

En la asociación entre el cáncer de piel de células escamosas y la infección por algunos tipos de virus del papiloma humano (HPV) también están implicados el ADN y los genes. Estos virus tienen genes que afectan las proteínas reguladoras del crecimiento de las células de la piel infectadas. Esto puede causar que las células de la piel crezcan demasiado y permanezcan vivas cuando están supuestas a morir.

Los científicos están estudiando otras asociaciones entre los cambios del ADN y el cáncer de piel. Una mejor comprensión de la forma en que estos cambios en el ADN dan lugar al cáncer de piel pudiera utilizarse en el diseño de tratamientos para evitar o reparar este daño.


Fecha de última actualización: 03/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 03/19/2014