Cáncer de piel: células basales y células escamosas

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de piel - Células basales y células escamosas TEMAS

Quimioterapia sistémica para los tipos de cáncer de piel de células basales y de células escamosas

La quimioterapia sistémica (quimio) usa medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o se administran por la boca. Estos medicamentos pasan a través del torrente sanguíneo a todas las partes del cuerpo. Contrario a la quimioterapia tópica, la quimioterapia sistémica puede atacar las células cancerosas que se han propagado a los ganglios linfáticos y a otros órganos.

Para tratar el carcinoma de células escamosas que se haya extendido, puede utilizarse uno o más medicamentos quimioterapéuticos. Algunos de los medicamentos de quimioterapia, tales como el cisplatino, la doxorrubicina, el 5-fluororacilo (5-FU), el topotecán y el etopósido se administran por vía intravenosa (por vena), usualmente una vez cada varias semanas. Estos medicamentos a menudo pueden desacelerar la propagación de estos cánceres y aliviar algunos de los síntomas. En algunos casos, pueden reducir el tamaño de los tumores lo suficiente como para emplear otros tratamientos, tal como cirugía o radioterapia.

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también son propensas a verse afectadas por la quimioterapia, lo cual ocasiona los efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y dosis de los medicamentos administrados, así como de la duración del tiempo que se administran. Estos efectos secundarios pueden incluir:

  • Pérdida del cabello
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida de apetito
  • Náusea y vómito
  • Diarrea o estreñimiento
  • Aumento del riesgo de infecciones (debido a muy pocos glóbulos blancos).
  • Facilidad para que se formen moretones o surjan sangrados (debido a muy pocas plaquetas).
  • Cansancio (debido a muy pocos glóbulos rojos).

Por lo general, estos efectos secundarios desaparecen cuando cesa el tratamiento. Algunos medicamentos pueden causar algunos efectos específicos que no se presentaron anteriormente. Por lo tanto, asegúrese de hablar con su equipo de atención al cáncer sobre lo que usted pudiera esperar en términos de efectos secundarios.

Muchas veces hay métodos para aminorar los efectos secundarios. Por ejemplo, se pueden suministrar medicamentos para ayudar a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. Informe al equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario o cambios que note mientras recibe la quimioterapia para que puedan ser tratados con prontitud.

Para información general sobre quimioterapia, lea nuestro documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 03/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 03/19/2014