Cáncer de piel: células basales y células escamosas

+ -Text Size

¿Qué es Cáncer de piel - Células basales y células escamosas? TEMAS

¿Qué son los cánceres de piel de células basales y de células escamosas?

El cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada. Las células en casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en células cancerosas. Para saber más sobre el origen y la propagación del cáncer lea ¿Qué es el cáncer?

El cáncer de piel se origina cuando las células en la piel comienzan a crecer sin control.

Tipos de células de la piel

Hay tres tipos principales de células en la capa superior de la piel (llamada epidermis):

  • Células escamosas: estas son células planas en la parte externa de la epidermis que se desprenden constantemente a medida que las nuevas células se forman.
  • Células basales: estas células están en la parte inferior de la epidermis, llamada capa de células basales. Estas células se dividen constantemente para reemplazar las células escamosas que se desprenden de la superficie de la piel. A medida que estas células se desplazan hacia la epidermis se vuelven más planas, y con el tiempo se convierten en células escamosas.
  • Melanocitos: estas células producen el pigmento marrón llamado melanina que causa que la piel se broncee o se ponga morena. La melanina actúa como bloqueador solar natural del cuerpo que protege las capas más profundas de la piel contra algunos de los efectos nocivos del sol. Para la mayoría de las personas, cuando la piel se expone al sol, los melanocitos producen más pigmento, causando que la piel se torne bronceada o más oscura.

La epidermis está separada de las capas más profundas de la piel por la membrana basal. Cuando un cáncer de piel se vuelve más avanzado, por lo general atraviesa esta barrera y las capas más profundas.

Tipos de cáncer de piel

Carcinoma de células basales

El carcinoma de células basales es el tipo más común de cáncer de piel. Alrededor de ocho de cada diez casos de cáncer de piel son carcinomas de células basales (también llamados cánceres de células basales). Cuando se observan con un microscopio, las células en estos cánceres lucen como células en la capa más inferior de la epidermis, llamada capa de células basales.

Por lo general, estos cánceres surgen en las zonas expuestas al sol, especialmente la cabeza y el cuello. Estos cánceres tienden a crecer lentamente. Es muy poco común que el cáncer de células basales se propague a otras partes del cuerpo. No obstante, si un cáncer de células basales se deja sin tratar, puede extenderse a las áreas cercanas y afectar los huesos, así como otros tejidos debajo de la piel.

Si no se extrae completamente, el carcinoma de células basales puede recurrir (reaparecer) en el mismo lugar de la piel. Las personas que han tenido cánceres de piel de células basales también tienen una probabilidad mayor de padecer nuevos cánceres en otros lugares.

Carcinoma de células escamosas

Alrededor de dos de cada diez casos de cáncer de piel son carcinomas de células escamosas (también llamados cánceres de células escamosas). Las células en estos cánceres lucen como versiones anormales de las células escamosas vistas en las capas externas de la piel.

Estos cánceres comúnmente aparecen en las áreas del cuerpo expuestas al sol, tales como la cara, las orejas, los labios y el dorso de las manos. También puede surgir en cicatrices o llagas crónicas de la piel en otras partes del cuerpo. Algunas veces comienzan en las queratosis actínicas (se describen a continuación). Con menor frecuencia, se forman en la piel del área genital.

Los cánceres de células escamosas tienen más probabilidad de crecer hacia las capas más profundas de la piel y propagarse a otras partes del cuerpo que los cánceres de células basales, aunque esto sigue siendo poco común.

Los queratoacantomas son tumores en forma de cúpula que se encuentran en la piel expuesta al sol. Puede que comiencen a crecer rápidamente, aunque su crecimiento por lo general es lento. Muchos queratoacantomas se encogen e incluso desaparecen por sí solos con el transcurso del tiempo sin tratamiento, pero algunos pueden continuar creciendo y unos hasta pueden propagarse hacia otras partes del cuerpo. A menudo es difícil predecir su crecimiento de modo que muchos expertos en cáncer de piel los consideran un tipo de cáncer de piel de células escamosas y los tratan como tales.

Melanoma

Estos cánceres se originan a partir de los melanocitos, las células de la piel que producen los pigmentos. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos (no cancerosos) que son conocidos como los lunares. El melanoma es mucho menos común que los cánceres de piel de células basales o de células escamosas, pero es más propenso a crecer y propagarse si no se trata. Los lunares y el melanoma se discuten en nuestro documento Cáncer de piel tipo melanoma.

Tipos de cáncer de piel menos comunes

Otros tipos de cáncer de piel son mucho menos comunes y se tratan de maneras diferentes. Entre estos se incluye:

En conjunto, estos tipos representan menos de 1% de todos los casos de cáncer de piel.

Afecciones precancerosas y preinvasivas de la piel

Estas afecciones pueden volverse cáncer de piel o pueden representar las etapas más iniciales del cáncer de piel.

Queratosis actínica (queratosis solar)

La queratosis actínica, también conocida como queratosis solar, es una enfermedad precancerosa de la piel causada por exposición excesiva al sol. Por lo general, las queratosis actínicas son manchas pequeñas (miden menos de medio cm o 1/4 de pulgada de ancho) y ásperas o escamosas que pueden ser de color rosado rojizo o del color de la piel. Suelen originarse en la cara, las orejas, el dorso de las manos y los brazos de las personas de edad mediana o mayores que tienen la piel blanca, aunque también pueden aparecer en otras áreas expuestas al sol. Por lo general, las personas que las tienen desarrollan más de una.

La queratosis actínica tiende a crecer lentamente y usualmente no causa ningún síntoma (aunque algunas pueden causar comezón e irritación). Algunas veces desaparecen por sí solas, pero pueden reaparecer.

Algunas queratosis actínicas se pueden convertir en cánceres de piel de células escamosas. La mayoría de las queratosis actínicas no se transforman en cáncer, aunque puede que a veces sea difícil diferenciarlas de verdaderos cánceres de piel. Por lo tanto, los médicos a menudo recomiendan tratamiento. Si no son tratadas, usted y su médico deben examinarlas con regularidad para identificar cambios que podrían ser signos de cáncer de piel.

Carcinoma in situ de células escamosas (enfermedad de Bowen)

El carcinoma in situ de células escamosas, también llamado enfermedad de Bowen, es la forma más temprana del cáncer de piel de células escamosas. “In situ” significa que las células de estos cánceres todavía se encuentran sólo en la epidermis (la capa superior de la piel) y no se han extendido a las capas más profundas.

La enfermedad de Bowen se manifiesta en forma de manchas rojizas. Al compararlas con las queratosis actínicas, las manchas de la enfermedad de Bowen suelen ser más grandes (algunas veces miden más de 1/2 pulgada de ancho), de un rojo más intenso, más escamosas y algunas veces ásperas. Al igual que las queratosis actínicas, la enfermedad de Bowen usualmente no causa síntomas, aunque puede ocasionar comezón e irritación.

Como la mayoría de los cánceres de piel (y queratosis actínicas), estas manchas aparecen con mayor frecuencia en áreas expuestas al sol. La enfermedad de Bowen también puede ocurrir en la piel de las áreas anales y genitales (donde se conoce como eritroplasia de Queyrat o papulosis Bowenoide). A menudo, está relacionada con una infección por transmisión sexual con los virus del papiloma humano (VPH) que también pueden causar las verrugas genitales.

Algunas veces, la enfermedad de Bowen progresa hasta un cáncer invasivo de células escamosas de modo que los médicos usualmente recomiendan tratamiento. Las personas que tienen esta afección también tienen un mayor riesgo de padecer otros cánceres de piel de modo que el cuidado de seguimiento es importante.

Tumores benignos de la piel

La mayoría de los tumores de la piel son benignos (no son cancerosos) y, sólo en contados casos, si acaso, se convierten en cáncer. Hay muchos tipos de tumores benignos de la piel, incluyendo:

  • La mayoría de los tipos de lunares (para información sobre los lunares lea Cáncer de piel del tipo melanoma).
  • Queratosis seborreica: manchas con relieve, de color marrón, café o negro con una textura cerosa o a veces con una superficie levemente áspera y que se quebradiza cuando se encuentran en las piernas (también conocidas como queratosis estuco)
  • Hemangiomas: crecimientos benignos de los vasos sanguíneos, a menudo llamados manchas de fresa
  • Lipomas: tumores blandos compuestos por células adiposas
  • Verrugas: crecimientos de superficie áspera causados por algunos tipos del virus del papiloma humano (VPH)

Fecha de última actualización: 05/04/2016
Fecha de último cambio o revisión: 05/17/2016