Prevención y detección temprana del cáncer de piel

+ -Text Size

TEMAS

Exámenes de la piel

La mayoría de los cánceres de piel se pueden encontrar temprano mediante exámenes de la piel. Tanto los exámenes regulares realizados por su médico como el examen de la piel que usted mismo realiza frecuentemente pueden ayudar a encontrar cánceres temprano, cuando son más fáciles de tratar.

Los exámenes regulares de la piel son especialmente importantes para las personas que presentan un mayor riesgo de cáncer de piel, tal como personas con inmunidad reducida, personas que han tenido cáncer de piel anteriormente, y personas con un fuerte antecedente familiar de cáncer de piel. Pregunte a su médico qué tan seguido deberá hacerse su examen de la piel.

Pida a su médico que le haga un examen de su piel

Como parte de una revisión médica de rutina relacionada con el cáncer, su médico debe examinarle minuciosamente la piel. El médico debe estar dispuesto a hablar sobre cualquier inquietud que usted pueda tener acerca de dicho examen.

Examine su propia piel

Es importante que usted se revise la piel, preferiblemente una vez al mes. Lo mejor es hacerse el autoexamen de la piel en una habitación donde haya mucha luz y frente a un espejo de cuerpo entero. Usted puede usar un espejo de mano para ver las áreas difíciles, como la parte trasera de los muslos. Su cónyuge o un amigo o familiar de confianza pueden ayudarle con estos exámenes, especialmente cuando se trate de áreas difíciles de ver, tales como la espalda o el cuero cabelludo.

La primera vez que usted examina su piel, dedique el tiempo en examinar cuidadosamente toda la superficie. Usted deberá conocer el patrón de los lunares, las imperfecciones, las pecas y otras marcas que tenga en la piel para poder detectar cualquier cambio durante el próximo autoexamen. Asegúrese de mostrar a su médico cualquier área que le preocupe.

Siga estas instrucciones paso a paso para examinar su piel:

Frente al espejo

    Examine su cara, orejas, cuello, pecho y abdomen. Las mujeres necesitarán levantar sus senos para examinar la piel debajo de éstos.

    Revise las áreas debajo de sus brazos, ambos lados de los brazos, las palmas y partes superiores de sus manos, la piel entre los dedos y sus uñas.

Sentado

    Revise la parte delantera de sus muslos, espinillas (parte inferior de las piernas), parte superior de los pies, la piel entre los dedos de los pies y sus lúnulas (raíz de las uñas).

    Ahora use un espejo de mano para observar la parte inferior de sus pies, pantorrillas y sus muslos. Examine una pierna a la vez.

    Use un espejo de mano para examinar sus glúteos, área genital, parte más baja de la espalda, parte superior de la espalda y la parte trasera del cuello y las orejas. También puede ser más fácil observar su espalda en un espejo de pared usando un espejo de mano.

Use un peine o secadora de pelo para separar su cabello de manera que pueda examinar su cuero cabelludo.

El mejor momento para hacerse un examen mensual sencillo es después de bañarse o ducharse. Examine cualquier lunar, manchas o marcas de nacimiento desde la cabeza a los pies. Si examina su piel periódicamente, sabrá lo que es normal en su piel.


Fecha de última actualización: 02/06/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/06/2014