Prevención y detección temprana del cáncer de piel

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué ocurre con las pastillas bronceadoras y otros productos de bronceado?

Existen varios productos que afirman poder dar un bronceado sin exponer a una persona a la radiación UV. Algunos pueden ser seguros y eficaces, pero otros puede que no funcionen, y algunos incluso podrían ser perjudiciales.

Pastillas bronceadoras y aceleradores de bronceado

Las pastillas bronceadoras contienen aditivos de color similares al beta-caroteno, la sustancia que le da a las zanahorias su color naranja. Una vez que se tragan, los aditivos son depositados por todo el cuerpo, especialmente en la piel, tornándola en un color como naranja. Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado algunos de estos aditivos para el color de los alimentos, éstos no han sido aprobados para el uso de agentes bronceadores. Estos aditivos pueden ser perjudiciales en los altos niveles que son usados en las pastillas bronceadoras. El ingrediente principal en la mayoría de las pastillas bronceadoras sin luz solar, la cantaxantina, puede manifestarse haciendo que sus ojos luzcan cristalizados y amarillentos, lo cual puede causar lesión y deterioro en su capacidad visual. También ha habido informes sobre daños al hígado y a la piel.

Los aceleradores de bronceado, tal como lociones o pastillas que contienen tirosina aminoácida o sus derivados, no son eficaces y pueden ser peligrosos. Los vendedores sostienen que estos productos estimulan el proceso de bronceado del propio cuerpo, aunque la mayor parte de la evidencia sugiere que no son eficaces. La FDA los considera como medicamentos nuevos sin aprobación que no han demostrado ser seguros ni eficaces.

Ninguna pastilla bronceadora ha sido aprobada por la FDA.

Bronceadores y extendedores solares

Otros dos productos de bronceado sin luz solar, los bronceadores y los extendedores solares, son considerados cosméticos para uso externo y no se considera que causen daños cuando se usan apropiadamente.

Los bronceadores, hechos de aditivos colorantes, fueron aprobados por la FDA para uso cosmético. Cuando se aplican, tiñen la piel por un corto periodo de tiempo y pueden quitarse con agua y jabón.

Por otro lado, los extendedores solares (también conocidos como curtidores sin luz solar o auto-curtidores) son aplicados a la piel como lociones o cremas que interactúan con proteínas que hay en la superficie de la piel para originar un color más oscuro. Al igual que un bronceado, y tras algunos días, el color del bronceado comenzará a disiparse. La dihidroxiacetona (DHA) es el único aditivo de color aprobado por la FDA para los extendedores solares.

La aplicación de estos productos con las manos algunas veces puede causar que el color de la piel sea irregular. Por lo tanto, algunos salones de broceado han comenzado a ofrecer aerosoles para todo el cuerpo en las cabinas bronceadoras. La preocupación que se plantea consiste en que la DHA está aprobada sólo para uso externo y no debe inhalarse ni se debe rociar en la boca, los ojos o la nariz. Las personas que opten por rociar DHA en sus cuerpos para broncearse deben asegurarse de proteger estas áreas.

Estos productos pueden proporcionarle a la piel un color más oscuro (aunque en algunas personas puede causar un color ligeramente anaranjado), pero no ofrecen mucha protección de los efectos dañinos de la radiación UV. Incluso si contienen bloqueador solar, serían eficaces sólo por varias horas. Usted debe leer la etiqueta detenidamente para determinar si un producto incluye o no protección contra el sol. En la mayoría de los casos lo más seguro es continuar con el uso de un bloqueador solar y ropa que proteja del sol cuando pase tiempo al aire libre.


Fecha de última actualización: 02/06/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/06/2014