Resumen sobre el cáncer de piel de las células basales y escamosas

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

¿Cómo se descubren los tipos de cáncer de piel de células basales y escamosas?

El cáncer de piel de células basales y el cáncer de piel de células escamosas se pueden a menudo detectar en sus primeras etapas, cuando probablemente sea más fácil tratarlo.

Como parte de un examen de rutina, su médico debe examinar minuciosamente su piel. Esto es incluso más importante para las personas que están en alto riesgo de cáncer de piel, tal como las personas con inmunidad reducida. Pregunte a su médico qué tan seguido deberá examinarse su piel.

El autoexamen de la piel

Muchos médicos recomiendan que también usted se revise su piel mensualmente. Esto se hace mejor frente a un espejo de cuerpo entero. Para los lugares difíciles de ver, se puede usar un espejo de mano. Usted deberá conocer el patrón de los lunares, las pecas y otras marcas que tenga en la piel para poder detectar cualquier cambio.

Los amigos y los miembros de la familia también pueden ayudar con estos exámenes, especialmente cuando se trate de áreas difíciles de ver, como el cuero cabelludo y la espalda. Para información más detallada sobre el autoexamen de la piel, lea nuestro artículo titulado Prevención y detección temprana del cáncer de piel y el folleto Why You Should Know About Melanoma).

La mayoría de los cánceres de piel se traen a la atención del médico cuando la persona presenta señales o síntomas. Asegúrese de mostrar a su médico cualquier área que le preocupe y solicite que observe las áreas que usted tenga dificultad para ver.

Señales y síntomas del cáncer de piel de células basales y escamosas

Por lo general, los cánceres de piel no causan síntomas antes de alcanzar un gran tamaño. Es entonces cuando estos cánceres pueden causar comezón, sangrado o incluso dolor. Sin embargo, estos cánceres se pueden a menudo observar o palpar mucho tiempo antes de que alcancen este punto.

Los cánceres de células basales usualmente se originan sobre lugares que están expuestos al sol, especialmente la cabeza y el cuello, aunque pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo. A menudo, aparecen como áreas planas, firmes y claras, o áreas en relieve de color rosado, o como protuberancias rojas, brillantes y con apariencia nacarada que pueden sangrar con una lesión menor (incluso después de afeitarse). Podría ser que note uno o más vasos sanguíneos irregulares, un área más inferior en el centro o mostrar áreas de color azul, café o negro. Puede que los de mayor tamaño secreten fluido o formen costra.

Los cánceres de células escamosas pueden aparecer como protuberancias crecientes, a menudo de superficie áspera, escamosa o con costra. También pueden lucir como manchas planas rojizas que crecen lentamente. Suelen aparecer en los lugares del cuerpo expuestos al sol, tales como la cara, las orejas, el cuello, los labios y el dorso de las manos. Con menor frecuencia, se forman en la piel del área genital. También pueden surgir en cicatrices o llagas de la piel en otras partes del cuerpo.

Estos dos tipos de cáncer de piel pueden presentarse como un área plana que sólo muestra leves cambios comparados con la piel normal.

Aquellas manchas de la piel que sean nuevas o muestren cambios de tamaño, forma o color deben ser evaluadas de inmediato por un médico. Cualquier llaga, protuberancia, imperfección, marca o cambio en el aspecto o la sensación de un área de la piel pudiera ser una señal de cáncer o una advertencia de que puede producirse.

Algunas señales clave de advertencia son:

  • Un nuevo crecimiento.
  • Una mancha o protuberancia que está creciendo.
  • Una llaga que no sana dentro de varios meses.

De nuevo, asegúrese de mostrar a su médico cualquier área que le preocupe y solicite que observe las áreas que usted tenga dificultad para ver.

Si usted o su doctor encuentran algo que no parece normal, su médico realizará exámenes y pruebas para determinar si se trata de cáncer o de alguna otra condición. Si se determina que es cáncer de piel, puede que se realicen más pruebas para ver si se ha propagado a otras partes del cuerpo.

Antecedentes y examen físico

Su médico le preguntará cuando apareció la marca en su piel por primera vez, si ha cambiado de tamaño o aspecto desde entonces, y si ha causado algún síntoma (dolor, picazón, sangrado, etc.). También puede preguntar si en el pasado usted estuvo expuesto a condiciones como causantes de cáncer de piel (incluyendo quemaduras por el sol y el uso de camas bronceadoras) y si usted o algún miembro de su familia ha tenido este cáncer.

Durante el examen, el doctor observará el tamaño, la forma, el color y la textura del área en cuestión, y si ésta sangra o se descama. Puede que el doctor requiera revisar el resto de su cuerpo en busca de manchas y lunares que podrían ser a causa de un cáncer. El doctor puede que también revise los ganglios linfáticos (agrupaciones en forma de fríjol de las células del sistema inmunológico) que estén próximos al área en cuestión para sentir si su tamaño ha aumentado o si se sienten con mayor rigidez a la usual, lo cual puede indicar una posible propagación del cáncer a los ganglios.

Si acude a su médico familiar, puede que éste le remita con un dermatólogo, el cual es un doctor especializado en afecciones de la piel quien examinará la región afectada de su piel más detalladamente. Para esto, puede que se haga uso de una lupa especial (un dermatoscopio) para analizar las manchas de la piel, y puede que se tomen fotografías.

Biopsia de piel

Si el médico considera que una región de la piel puede tener cáncer, se tomará una muestra de la piel en cuestión para observarse con un microscopio. Esto se conoce como biopsia de piel. Existen dos maneras de hacer una biopsia y el método elegido depende del tipo de cáncer de piel, de la ubicación en el cuerpo, el tamaño del área afectada y otros factores. Cualquier biopsia es propensa a dejar por lo menos una pequeña cicatriz. Cada tipo de biopsia deja una cicatriz distinta. Consulte con su doctor con antelación sobre el tipo de biopsia al que se someterá y qué tipo de cicatriz dejará.

Independientemente del tipo de biopsia que se haga, se debe extraer tanta área sospechosa como sea posible de modo que se pueda hacer un diagnóstico preciso. Si la biopsia remueve el tumor por completo, a menudo esto es suficiente para curar el cáncer de piel sin necesidad de más tratamiento.

Las biopsias de la piel se hacen usando un medicamento que bloquea el dolor, el cual se inyecta en el área con una aguja muy pequeña.

Tipos de biopsias de la piel

Biopsia por raspado: para esta biopsia, el doctor adormece la piel y luego desprende las capas superiores de la piel con un instrumento quirúrgico.

Biopsia por punción: este método es usado para extraer una muestra más profunda de la piel. Tras anestesiada la piel, el médico utiliza un instrumento que parece un cortador de galletas redondo muy pequeño para hacer un corte a través de todas las capas de la piel para extraer la muestra de tejido. A menudo se suturan los bordes del lugar donde se realizó la biopsia.

Biopsias incisionales y escisionales: estos tipos de biopsias se usan si el doctor requiere examinar capas más profundas de la piel. Después de anestesiar el área, se utiliza un bisturí para cortar a través del espesor completo de la piel. Se extraerá un pequeño pedazo de piel y los bordes que quedan alrededor son suturados para cerrar el corte. La biopsia incisional sólo elimina una parte del tumor. Si se elimina todo el tumor, se le llama biopsia escisional.

Todas las muestras de biopsias de la piel se envían a un laboratorio donde son observadas con un microscopio por un patólogo (un médico quien está capacitado para examinar muestras de tejido con el fin de diagnosticar la enfermedad).

Biopsia de los ganglios linfáticos

En casos poco comunes donde el cáncer de piel de células basales o escamosas se propaga, puede que alcance primero a los ganglios linfáticos adyacentes, los cuales son pequeños grupos del tamaño de un fríjol de células inmunológicas. Si el doctor considera que los ganglios linfáticos están muy agrandados o endurecidos, puede que se requiera realizar una biopsia de ganglios linfáticos. Esto se realiza para determinar si el cáncer de piel se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos.

Existen dos maneras de hacer una biopsia de los ganglios linfáticos.

  • Con la aspiración con aguja fina (fine needle aspiration, FNA), se usa una aguja delgada y hueca para extraer pedazos diminutos de tejido de los ganglios linfáticos. Esto no deja cicatriz.
  • Si el doctor sospecha la presencia de cáncer en uno de los ganglios linfáticos que la FNA no detectó, puede que se lleve a cabo una biopsia quirúrgica de los ganglios linfáticos en la que el doctor extirpa el ganglio linfático completo, dejando una pequeña cicatriz.

Fecha de última actualización: 03/20/2014
Fecha de último cambio o revisión: 03/20/2014