Resumen sobre el cáncer de piel de las células basales y escamosas

+ -Text Size

Tratamiento contra el cáncer TEMAS

Cirugía para los tipos de cáncer de piel de células basales y de células escamosas

Existen muchos tipos diferentes de cirugía para los cánceres de células basales y los cánceres de células escamosas. El tipo de tratamiento más adecuado para usted dependerá sobre qué tan grande sea el cáncer, en dónde se encuentre y a veces dependerá de otros factores como el tipo exacto de cáncer de piel que sea. A menudo, los cánceres de piel de células basales y escamosas pueden curarse mediante una cirugía pequeña. En el caso de ciertos cánceres de piel con un alto riesgo de propagación, podría ser que a veces se administren otros tratamientos, como radiación o quimioterapia después de la cirugía.

Escisión

Este procedimiento es similar a una biopsia por escisión, descrita en la sección “¿Cómo se descubren los tipos de cáncer de piel de células basales y escamosas?”. Primero, se adormece la piel y luego se extirpa el tumor, junto con algo de piel normal alrededor. La piel restante se sutura cuidadosamente. Este procedimiento deja una cicatriz pequeña.

Legrado (curetaje) y electrodesecación

En este tratamiento, el cáncer se extirpa al rasparse con un instrumento largo y delgado llamado legra. Luego el área es tratada con una aguja eléctrica para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado. A menudo este proceso se realiza más de una vez. Este tratamiento deja una cicatriz pequeña.

Cirugía de Mohs

En esta cirugía, el doctor extrae una muestra de la capa de la piel muy delgada y luego revisa la muestra con un microscopio. Si se detectan células cancerosas, se extraerán más capas de la piel, las cuales serán examinadas hasta que las muestras no presenten células con cáncer. Este proceso es lento, a menudo toma varias horas, pero permite salvar la piel normal anexa al tumor, y la piel lucirá mejor después de la cirugía.

Cirugía de ganglios linfáticos

Si los ganglios linfáticos cercanos al cáncer están creciendo, esto podría ser una señal de que el cáncer se ha propagado a estos ganglios. En ese caso, se hace una biopsia de los ganglios (lea la sección “¿Cómo se descubren los tipos de cáncer de piel de células basales y de células escamosas?”), o se pueden extraer muchos ganglios en una operación más extensa llamada disección de ganglios linfáticos. Los ganglios extirpados se observarán con un microscopio para ver si contienen células cancerosas. Esta operación es más compleja que la cirugía sobre la piel. Es muy probable que reciba anestesia general que consiste en el empleo de medicamentos para que duerma profundamente.

Un posible efecto secundario a largo plazo es el linfedema. Los ganglios linfáticos en la ingle o debajo del brazo por lo general ayudan a drenar el líquido de las extremidades. Si se extirpan, puede que el líquido se acumule resultando en inflamación. Las medias o calcetas elásticas, así como las mangas con compresión pueden ayudar a algunas personas con este problema. Para más detalles lea nuestro artículo Understanding Lymphedema (for Cancers Other Than Breast Cancer).

Injertos de piel y cirugía reconstructiva

Si se ha extirpado un cáncer de piel de gran tamaño, puede que no sea posible estirar la piel de alrededor lo suficiente como para poder suturar los bordes de la herida. En estos casos, los injertos de piel tomados de otras partes del cuerpo u otros métodos disponibles pueden ser útiles para la sanación de la herida y reemplazo del tejido; también pueden ser útiles para que la piel tratada luzca normal en lo posible.


Fecha de última actualización: 03/20/2014
Fecha de último cambio o revisión: 03/20/2014