Resumen sobre el cáncer de piel de las células basales y escamosas

+ -Text Size

¿Qué es Cáncer? TEMAS

¿Qué son los cánceres de piel de células basales y de células escamosas?

El cáncer se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Las células en casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en cáncer. Para aprender más acerca de cómo los cánceres comienzan y se propagan, lea ¿Qué es cáncer?

Para entender lo que es el cáncer de piel de las células basales y escamosas, es conveniente saber un poco más sobre la piel.

La piel normal

La piel tiene tres capas. Comenzando por fuera, éstas son:

  • Epidermis: esta capa superior de la piel es muy delgada. A las células planas en la parte superior de esta capa se les llama células escamosas. En la parte inferior se encuentran las células llamadas células basales. Estas son las células que se pueden convertir en cánceres de células escamosas o de células basales. Las células llamadas melanocitos, las cuales producen el pigmento marrón melanina, también están en la epidermis. Estas son las células que se pueden convertir en melanoma.
  • Dermis: esta capa media de la piel es más gruesa que la epidermis. Contiene los tallos capilares (lo que une los vellos a la piel), las glándulas sudoríparas (productoras del sudor), los vasos sanguíneos y las terminales nerviosas.
  • Hipodermis: esta es la capa más profunda de la piel que contiene proteínas y grasa, la cual ayuda al cuerpo a conservar el calor y posee un efecto de amortiguación de choque que ayuda a proteger a los órganos del cuerpo de lesiones.

Tipos de cáncer de piel

Existen muchos tipos de cáncer de piel, pero los dos tipos más comunes son el cáncer de células basales (también conocido como carcinoma de células basales) y el cáncer de células escamosas (también conocido como carcinoma de células escamosas).

Cáncer de células basales

Alrededor de ocho de cada diez casos de cáncer de piel son cánceres de las células basales. Este cáncer no es sólo el tipo de cáncer de piel más común, sino el tipo de cáncer que se presenta con más frecuencia. El carcinoma de células basales se origina en la capa más inferior de la epidermis, llamada capa de células basales.

Por lo general, se origina sobre la piel que está expuesta al sol, como la cabeza y el cuello. El carcinoma de células basales solía detectarse mayormente entre personas de edad mediana o avanzada, pero, actualmente se reportan casos en gente más joven. Esto puede deberse a que las personas están pasando más tiempo bajo el sol.

El carcinoma de células basales tiende a crecer lentamente. Es poco común que se propague a otras partes del cuerpo. Pero de no tratarse, puede crecer hacia las áreas cercanas y luego propagarse a los huesos o a otros tejidos debajo de la piel.

Después del tratamiento, el carcinoma de células basales puede reaparecer (recurrir) en el mismo lugar de la piel. También pueden surgir nuevos tumores de células basales en otras zonas de la piel. Hasta la mitad de las personas que han padecido algún cáncer de células basales desarrollarán un nuevo cáncer de piel dentro de 5 años.

Cáncer de células escamosas

El cáncer de células escamosas se origina en las células escamosas en la parte superior de la epidermis. Aproximadamente es responsable de dos de cada diez casos de cáncer en la piel. En la mayoría de los casos surge en la piel que a menudo ha sido expuesta al sol, como la cara, las orejas, el cuello, los labios y el dorso de las manos. También puede originarse en cicatrices o llagas crónicas de la piel en otras partes del cuerpo. Con menor frecuencia, se forman en la piel del área genital.

En comparación con el cáncer de células basales, existe más probabilidad de que el cáncer de células escamosas se propague a capas más profundas de la piel. También presenta una mayor probabilidad de propagarse hacia otras partes del cuerpo, aunque esto no es común que ocurra.

Los queratoacantomas son tumores en forma de cúpula que se encuentran en la piel expuesta al sol. Puede que comiencen a crecer rápidamente, aunque su crecimiento por lo general es lento. Muchos se encogen e incluso desaparecen por sí solos con el transcurso del tiempo sin tratamiento, pero algunos continúan creciendo y unos hasta pueden propagarse hacia otras partes del cuerpo. Muchos expertos en cáncer los consideran un tipo de cáncer de piel de células escamosas y los tratan como tales.

Melanoma

Estos cánceres se originan a partir de las células de la piel que producen los pigmentos (los melanocitos). Los melanocitos también pueden formar crecimientos llamados lunares, los cuales no son cancerosos. El melanoma es mucho menos común que los cánceres de piel de células basales o de células escamosas, pero es más propenso a crecer y propagarse si no se trata. Los lunares y el melanoma se discuten en nuestro documento Cáncer de piel tipo melanoma.

Tipos de cáncer de piel menos comunes

Otros tipos de cáncer de piel representan menos de 1% de todos los casos de cáncer de piel. Éstos incluyen:

Afecciones precancerosas y preinvasivas de la piel

Estas afecciones pueden volverse cáncer de piel con el paso del tiempo, o pueden representar las etapas más iniciales del cáncer de piel.

Queratosis actínica

La queratosis actínica también se conoce como queratosis solar. Se trata de un cambio precanceroso causado por demasiada exposición al sol. Se presenta como una mancha pequeña, áspera o escamosa que pueden ser del color de la piel o color rosado-rojizo. Con más frecuencia, aparece en la cara, las orejas, dorso de las manos y brazos de la gente de edad mediana o mayor con piel blanca. A menudo las personas que las tienen desarrollan más de una.

Las queratosis actínicas crecen lentamente y usualmente no causan ningún problema, aunque algunas pueden causar comezón o irritación. Sin embargo, se pueden convertir en cánceres de células escamosas. Esto no ocurre con mucha frecuencia, aunque puede que a veces sea difícil para los médicos diferenciarlas de verdaderos cánceres de piel. Por lo tanto, los médicos a menudo recomiendan tratamiento. Si no son tratadas, su doctor deberá realizar regularmente revisiones para determinar si hay cambios que podrían indicar cáncer.

Carcinoma in situ de células escamosas (enfermedad de Bowen)

El carcinoma in situ de células escamosas también se conoce como enfermedad de Bowen. In situ se refiere a que el cáncer sólo se encuentra en la epidermis donde se inició. Ésta es la etapa más inicial del cáncer de células escamosas de piel. La enfermedad de Bowen luce escamosa, con manchas rojizas que pueden producir costras. Al igual que las queratosis actínicas, a menudo no causan ningún síntoma, aunque podrían ocasionar comezón e irritación.

El principal factor de la enfermedad de Bowen es una exposición excesiva al sol. La enfermedad de Bowen en la piel de la región anal y genital a menudo se relaciona con el virus que causa las verrugas genitales (virus del papiloma humano, VPHs o HPV en inglés).

Algunas veces, la enfermedad de Bowen se convierte en un cáncer invasivo de células escamosas de modo que los médicos usualmente recomiendan tratamiento.

Tumores de la piel no cancerosos

La mayoría de los tumores de la piel son benignos (no es cáncer). Entre estos tumores se incluyen:

  • La mayoría de los tipos de lunares (para información sobre los lunares lea el documento titulado Cáncer de piel tipo melanoma).
  • Queratosis seborreica: (marcas con relieve, de color marrón, café o negro con una textura cerosa o una superficie áspera).
  • Hemangiomas: crecimientos benignos de los vasos sanguíneos, a menudo llamados manchas de fresa
  • Lipomas: tumores blandos compuestos por células adiposas
  • Verrugas: crecimientos de superficie áspera causados por algunos tipos del virus del papiloma humano (VPH).

Fecha de última actualización: 07/20/2015
Fecha de último cambio o revisión: 07/27/2015