Cáncer de piel tipo melanoma

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Se puede prevenir el cáncer de piel tipo melanoma?

No todos los melanomas se pueden prevenir, pero hay medidas que usted puede tomar que podrían reducir su riesgo de padecer melanoma y otros cánceres de piel.

Limite su exposición a los rayos ultravioleta (UV)

La forma más importante de reducir el riesgo de melanoma es protegerse de la exposición a los rayos UV. Lleve a cabo las medidas de protección contra el sol al estar al aire libre.

Busque la sombra

Simplemente mantenerse en la sombra es una de las mejores maneras de limitar la exposición a la radiación ultravioleta.

“¡Póngase, úntese, colóquese…y use!

Si va a pasar tiempo al aire libre, esta frase popular puede ayudar a recordar algunos de los pasos clave que puede tomar para protegerse contra los rayos UV:

  • ¡Póngase una camisa!
  • ¡Úntese bloqueador solar!
  • ¡Colóquese un sombrero!
  • ¡Use lentes de sol para proteger los ojos y la piel sensible alrededor de éstos!

Evite las camas bronceadoras y las lámparas de sol

Muchas personas creen que los rayos UV de las camas bronceadoras no son perjudiciales, pero esto no es cierto. Las lámparas bronceadoras emiten rayos UV que pueden causar daños a la piel a largo plazo, y contribuir al cáncer de piel. El uso de camas bronceadoras ha sido asociado a un riesgo aumentado de melanoma, especialmente si se comenzó a usar estas camas antes de que la persona cumpliera 30 años de edad. La mayoría de los dermatólogos (médicos de la piel) y organizaciones de la salud no recomienda el uso de las camas bronceadoras ni las lámparas de sol.

Proteja a los niños del sol

Los niños necesitan especial atención, ya que éstos tienden a pasar más tiempo al aire libre y pueden quemarse más fácilmente. Los padres y las personas que cuidan de los niños deben protegerlos de la exposición excesiva al sol con los pasos descritos anteriormente. A los niños hay que orientarlos sobre los daños que causa demasiada exposición solar a medida que se vayan haciendo más independientes.

Cómo obtener más información sobre la protección solar

Para más información sobre cómo protegerse usted y su familia de la exposición a la luz ultravioleta, lea nuestro documento Prevención y detección del cáncer de piel.

Preste atención a lunares anormales

Examinar su piel regularmente puede ayudar a identificar cualquier lunar u otro crecimiento nuevo o anormal. Pida a su médico que lo examine antes de que tenga la probabilidad de convertirse en cáncer de piel.

Ciertos tipos de lunares tienen mayor probabilidad de convertirse en melanomas (lea la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de piel tipo melanoma?”). Si usted presenta lunares, dependiendo de la apariencia, puede que su médico quiera observarlos minuciosamente mediante exámenes periódicos o puede extirpar algunos de ellos si tienen ciertas características que sugieren que podrían convertirse en melanoma.

Por lo general, no se recomienda la extirpación rutinaria de un gran número de lunares como forma de prevención del melanoma. Algunos melanomas pueden originarse de lunares, pero la mayoría no. Si usted tiene muchos lunares, se recomiendan exámenes de rutina minuciosos realizados por un dermatólogo, al igual que los autoexámenes mensuales de la piel.

Si usted encuentra un lunar nuevo, inusual, o nota un cambio en un lunar, esto debe ser examinado por un médico con experiencia en el reconocimiento de cánceres de piel. Para saber a qué debe prestar atención, lea la sección “Signos y síntomas del cáncer de piel tipo melanoma”.

Asesoría y pruebas genéticas para personas en alto riesgo

Las mutaciones genéticas (cambios) que aumentan el riesgo de melanoma pueden “correr” en las familias, aunque éstas representan sólo una pequeña porción de los melanomas. Podría ser que usted heredó una mutación genética que aumenta su riesgo de melanoma si cualquiera de lo siguiente aplica:

  • Varios miembros de un lado de la familia han tenido melanoma.
  • Un familiar ha tenido más de un melanoma.
  • Un familiar ha padecido melanoma y cáncer de páncreas.
  • Usted ha padecido más de un melanoma.

Algunas familias con altos índices de melanoma tienen mutaciones en los genes, como CDKN2A (también conocido como p16). Existen pruebas para estos cambios genéticos, aunque los médicos no las recomiendan ampliamente en la actualidad. La gente interesada en informarse sobre si portan cambios genéticos asociados al melanoma puede que quiera considerar formar parte de una investigación científica que genere adelantos en este ramo.

Resulta importante que consulte con un asesor genético antes de decidir si necesita hacerse pruebas genéticas. El asesor puede describirle las pruebas y explicar lo que los resultados podrían o no indicar sobre su riesgo. Las pruebas genéticas no son perfectas, y en algunos casos es posible que las pruebas no provean respuestas claras. Para más información sobre las pruebas genéticas en general, lea nuestro documento (disponible en inglés) Genetic Testing: What You Need to Know.

En la actualidad, la mayoría de los expertos en melanoma no recomiendan pruebas genéticas para personas con un antecedente personal o familiar de melanoma debido a que no está claro cuán útil pudieran ser los resultados de la prueba. Aun así, algunas personas pudieran optar por someterse a estas pruebas. En cualquier caso, las personas con un antecedente familiar de melanoma deben consultar con el médico sobre someterse regularmente a exámenes de la piel, aprender a realizar los autoexámenes de la piel, así como prestar atención especial a la protección de la luz solar.


Fecha de última actualización: 05/13/2015
Fecha de último cambio o revisión: 05/13/2015