Cáncer de piel tipo melanoma

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de piel tipo melanoma?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que afecte su probabilidad de tener una enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar y la exposición excesiva a la luz solar, se pueden controlar, Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

No obstante, el tener un factor de riesgo, o incluso varios factores, no significa que una persona padecerá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos. Aun cuando una persona con melanoma tiene un factor de riesgo, a menudo es muy difícil saber cuánto pudo haber contribuido ese factor de riesgo a dicho cáncer.

Los científicos han encontrado que varios factores de riesgo podrían causar que una persona sea más propensa a padecer melanoma.

Exposición a la luz ultravioleta (UV)

La exposición a los rayos ultravioleta (UV) es un factor de riesgo principal para la mayoría de los melanomas. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas que se exponen mucho a la luz ultravioleta de estas fuentes tienen un mayor riesgo de cáncer de piel, incluyendo el melanoma.

Aunque los rayos UV representan sólo una pequeña porción de los rayos del sol, son los principales causantes de daño solar en la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel. Los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Hay tres tipos principales de rayos UV:

  • Los rayos UVA causan que las células de la piel envejezcan y pueden ocasionar cierto daño al ADN de las células. Se asocian con el daño de la piel a largo plazo, tal como arrugas, aunque también se cree que desempeñan un papel en ciertos cánceres de piel.
  • Los rayos UVB pueden causar daño directo al ADN de las células de la piel, y son los rayos que causan principalmente las quemaduras de sol. Asimismo, se cree que causan la mayoría de los cánceres de piel.
  • Los rayos UVC no penetran nuestra atmósfera y por lo tanto no están presentes en la luz solar. Por lo general, no causan cáncer de piel.

Tanto los rayos UVA como los UVB dañan la piel y causan cáncer de piel. Los rayos UVB son causantes más potentes de al menos ciertos cánceres de piel, pero hasta donde se sabe, ningún rayo UV es seguro.

El grado de exposición a la luz ultravioleta que una persona recibe depende de la intensidad de los rayos, del tiempo que la piel ha estado expuesta y de si ésta ha estado protegida con ropa o bloqueador solar.

La naturaleza de la exposición a la luz ultravioleta podría desempeñar un papel en el desarrollo del melanoma. Muchos estudios han asociado el melanoma en el torso (pecho y espalda) y las piernas a las quemaduras de sol frecuentes (especialmente en la niñez). El hecho de que estas áreas no estén expuestas constantemente a la luz ultravioleta también puede ser importante. Algunos expertos creen que los melanomas en estas áreas son diferentes a aquellos que se originan en el rostro y el cuello, donde la exposición al sol es más constante. Asimismo, cualquiera de estos melanomas es diferente a los que se originan en las palmas de las manos, las plantas de los pies, debajo de las uñas o en las superficies internas, como lo son la boca y la vagina, a donde ha habido poca o ninguna exposición solar.

Para más información sobre cómo protegerse usted y su familia de la exposición a la luz ultravioleta, lea la sección “¿Se puede prevenir el cáncer de piel tipo melanoma?”.

Lunares

Un lunar es un tumor pigmentado benigno (no canceroso). Por lo general, los lunares no están presentes al nacer, sino que empiezan a aparecer en la infancia y cuando las personas llegan a ser adultos jóvenes. La mayoría de los lunares nunca causará ningún problema, aunque una persona que tiene muchos lunares es más propensa a padecer melanoma.

Nevos displásicos: los nevos displásicos, también llamados nevos atípicos, suelen parecerse ligeramente a los lunares normales, pero también tienen algunas características del melanoma. Éstos suelen ser más grandes que otros lunares, y presentan una forma o color anormal Para obtener descripciones del aspecto de los lunares y los melanomas, lea la sección “Señales y síntomas del cáncer de piel tipo melanoma”. Los lunares pueden aparecer en la piel expuesta a la luz solar, así como en la piel que por lo general está cubierta, tal como en los glúteos o el cuero cabelludo.

Un pequeño número de lunares displásicos puede convertirse en melanomas. Sin embargo, la mayoría de los lunares displásicos nunca se vuelven cancerosos, y muchos melanomas parecen originarse sin un lunar displásico pre-existente.

En las personas con síndrome del nevo displásico, una afección que ocasiona que tengan muchos lunares displásicos, el riesgo de melanoma en el transcurso de la vida podría ser mayor del 10%. Con frecuencia, los nevos displásicos son hereditarios. Quien tenga muchos nevos displásicos y varios familiares cercanos con melanoma tiene un riesgo muy elevado de padecer melanoma en el transcurso de su vida.

Las personas con síndrome del nevo displásico deben someterse a exámenes muy minuciosos y regulares de la piel por un dermatólogo (un médico especialista en problemas de la piel). En algunos casos, se toman fotografías de cuerpo entero que ayudan al médico a reconocer si los lunares están cambiando y creciendo. Muchos médicos recomiendan que también se debe enseñar a los pacientes a practicar cada mes autoexámenes de la piel.

Nevos melanocíticos congénitos: los lunares que están presentes en el momento de nacer se llaman nevos melanocíticos congénitos. El riesgo de que un melanoma se desarrolle en nevos melanocíticos congénitos en el transcurso de la vida ha sido estimado en alrededor de 0 a 10%, dependiendo del tamaño del nevo. Las personas con nevos congénitos muy grandes tienen un mayor riesgo, mientras que este riesgo es menor para las que tienen nevos pequeños. Por ejemplo, el riesgo de melanoma en nevos congénitos más pequeños que la palma de su mano es muy bajo, mientras que los que cubren porciones más grandes de la espalda y los glúteos (“nevo en calzón de baño”) tienen riesgos significativamente más elevados.

Los nevos congénitos a veces son extirpados quirúrgicamente para que no tengan la oportunidad de convertirse en cancerosos. La recomendación del médico de extirpar o no un nevo congénito depende de varios factores que incluyen tamaño, ubicación y color del nevo. Muchos médicos recomiendan que los nevos congénitos que no son extirpados deben ser examinados regularmente por un dermatólogo y se debe enseñar al paciente a cómo practicar autoexámenes mensuales de la piel.

De nuevo, la probabilidad de que un lunar en particular se convierta en cáncer es muy baja. No obstante, cualquier persona con muchos lunares irregulares o que tenga lunares grandes tiene un mayor riesgo de desarrollar melanoma.

Piel muy blanca, pecas y cabello claro

El riesgo de padecer melanoma es más de diez veces mayor en las personas de raza blanca que en las de raza negra. Las personas de raza blanca con cabello rubio o pelirrojo que tienen ojos azules o verdes, o de piel muy blanca, que se queman o se llenan de pecas con facilidad, están bajo un mayor riesgo.

Antecedente familiar de melanoma

Su riesgo de padecer un melanoma es mayor si uno o varios de sus familiares de primer grado (madre, padre, hermano/a, hijo/a) han tenido melanoma. Aproximadamente 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

El aumento en el riesgo pudiera deberse a que compartieron un estilo de vida de exposición frecuente al sol en la familia, una familia de piel muy blanca o una combinación de factores. También puede deberse a cambios genéticos (mutaciones) en una familia. Las mutaciones genéticas han sido encontradas en aproximadamente 10% a 40% de las familias con una tasa elevada de melanoma.

La mayoría de los expertos no recomienda que las personas con un historial familiar de melanoma se sometan a pruebas genéticas para identificar mutaciones, ya que aún no está claro cuán útil esto podría ser. Más bien, los expertos recomiendan que estas personas hagan lo siguiente:

  • Exámenes de la piel por un dermatólogo periódicamente.
  • Examen minucioso de su piel una vez al mes.
  • Ser particularmente cuidadoso en cuanto a la protección solar y evitar los rayos ultravioleta artificiales (tal como los rayos que provienen de las cabinas bronceadoras).

(Para obtener más información sobre las pruebas genéticas, lea la sección “¿Se puede prevenir el cáncer de piel tipo melanoma?”.

Antecedente personal de melanoma

Una persona que ha padecido melanoma tiene un mayor riesgo de padecer melanoma nuevamente. Alrededor del 5% de las personas con melanoma padecerán un segundo melanoma en algún momento de sus vidas.

Inmunosupresión

Las personas que tienen sistemas inmunológicos debilitados o que han sido tratadas con medicamentos que suprimen significativamente el sistema inmunológico, tales como los pacientes de trasplantes de órganos, tienen un riesgo aumentado de melanoma.

Edad

Aunque el melanoma es más probable que se presente en personas de más edad, también se detecta en personas más jóvenes. De hecho, el melanoma es uno de los cánceres más comunes en las personas que tienen menos de 30 años de edad (especialmente en mujeres jóvenes). El melanoma que tiende a darse entre las personas de una misma familia puede presentarse a una edad más temprana.

Incidencia según el sexo

En los Estados Unidos, los hombres en general tienen una tasa mayor de melanoma que las mujeres, aunque esto varía según la edad. Antes de los 40 años, el riesgo es mayor para las mujeres; después de los 40, el riesgo es mayor para los hombres.

Xeroderma pigmentoso

El xeroderma pigmentoso (XP) es un padecimiento hereditario poco común que resulta como consecuencia de un defecto en una enzima que normalmente repara daños al ADN. Las personas con XP tienen un alto riesgo de melanoma y otros cánceres de piel a una edad temprana. Debido a que las personas con XP tienen menor capacidad de reparar el daño al ADN causado por la luz solar, pueden desarrollar muchos cánceres en las áreas expuestas de su piel.


Fecha de última actualización: 12/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2014