Cáncer de piel tipo melanoma

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de piel tipo melanoma TEMAS

Inmunoterapia para el cáncer de piel tipo melanoma

La inmunoterapia es el uso de medicinas para estimular el propio sistema inmunológico del paciente para que reconozca y destruya las células cancerosas con más eficacia. Se pueden utilizar varios tipos de inmunoterapia para tratar a pacientes con melanoma avanzado.

Ipilimumab para el melanoma avanzado

El ipilimumab (Yervoy) es un anticuerpo monoclonal, una versión artificial de una proteína del sistema inmunológico. Éste ataca la CTLA-4, una proteína en el cuerpo que normalmente ayuda a mantener en control las células del sistema inmunológico llamadas células T. Al bloquear la acción de la CTLA-4, el ipilimumab refuerza la respuesta inmune contra las células del melanoma en el cuerpo.

Este medicamento se administra como infusión intravenosa (IV), usualmente una vez cada 3 semanas por cuatro tratamientos. En pacientes con melanomas que no se pueden remover mediante cirugía o que se han propagado a otras partes del cuerpo, este medicamento ha demostrado que ayuda a las personas a vivir un promedio de varios meses más, aunque no cura el melanoma. Actualmente, los médicos también estudian su uso en melanomas de etapas más tempranas.

Los efectos secundarios más comunes de este medicamento incluyen cansancio, diarrea, erupciones en la piel y comezón.

Otros efectos secundarios son menos comunes, aunque pueden ser más graves. Este medicamento funciona al remover básicamente los frenos del sistema inmunológico del organismo. En algunos casos, el sistema inmunológico comienza a atacar otras partes del cuerpo, lo que puede causar graves problemas en los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas, los nervios, la piel, los ojos u otros órganos. En algunas personas, estos efectos secundarios han sido fatales.

Estos efectos secundarios relacionados con el sistema inmunológico ocurren con más frecuencia durante el tratamiento, aunque algunos han sido reportados hasta varios meses después de haber finalizado el tratamiento. Resulta muy importante que notifique con prontitud cualquier efecto secundario nuevo al equipo de profesionales de la salud que atiende su cáncer. Si se presentan graves efectos secundarios, puede que sea necesario suspender el tratamiento. Entonces, puede que reciba altas dosis de corticoesteroides para suprimir su sistema inmunológico.

Pembrolizumab para el melanoma avanzado

Al igual que el ipilimumab, el pembrolizumab (Keytruda) es un anticuerpo monoclonal, solo con un objetivo diferente. El pembrolizumab ataca a la PD-1, otra proteína que puede mantener a las células T bajo control. Al bloquear la PD-1, el pembrolizumab refuerza la respuesta inmunológica contra las células del melanoma en el cuerpo.

Este medicamento se administra por infusión intravenosa cada tres semanas. En pacientes con melanoma avanzado que ya se ha tratado con ipilimumab, el pembrolizumab provoca que el tamaño de los tumores se reduzca en algunos pacientes. Aún no se sabe si este medicamento ayuda a los pacientes a vivir por más tiempo.

Los efectos secundarios comunes incluyen cansancio, tos, náusea, comezón, sarpullido en la piel, disminución del apetito, estreñimiento, dolores en las articulaciones y diarrea.

Otros efectos secundarios más graves pueden ocurrir con menos frecuencia. Al igual que el ipilimumab, este medicamento puede causar que el sistema inmunológico ataque partes sanas del cuerpo, lo que puede causar problemas graves e incluso fatales en los intestinos, el hígado, las glándulas productoras de hormonas, los pulmones, los riñones u otros órganos.

Citocinas para el melanoma avanzado

Las citocinas son proteínas en el cuerpo que refuerzan el sistema inmunológico en forma general. Las versiones artificiales de citocinas, tal como el alfa-interferón y la interleucina-2 (IL-2), algunas veces se usan en los pacientes con melanoma. Se administran como infusiones intravenosas (IV) al menos al principio. Algunos pacientes o personas que cuidan de los pacientes pueden aprender cómo aplicar inyecciones debajo de la piel en sus casas. Ambos medicamentos pueden ayudar a reducir el tamaño de los melanomas avanzados (etapas III y IV) entre el 10% y el 20% de los pacientes cuando son usados solos. Estos medicamentos también se pueden administrar con medicamentos de quimioterapia (lo que se conoce como bioquimioterapia) para el melanoma en etapa IV.

Los efectos secundarios de la terapia con citocina pueden incluir síntomas parecidos a los que se presentan con la gripe, tal como fiebre, escalofríos, dolores, cansancio intenso, somnolencia y bajos recuentos sanguíneos. La interleucina-2, especialmente en altas dosis, puede causar acumulación de líquido en el cuerpo de forma tal que la persona se hinche y se sienta bastante enferma. Debido a esto y a otros posibles efectos secundarios graves, se administran altas dosis de interleucina-2 sólo en centros que tienen experiencia con este tipo de tratamiento.

Interferón-alfa como terapia adyuvante

Los pacientes con melanomas más gruesos a menudo tienen células cancerosas que se han propagado a otras partes del cuerpo. Incluso si parece que se extrajo todo el cáncer mediante cirugía, es posible que queden algunas de estas células en el cuerpo. El interferón-alfa se puede utilizar como terapia añadida (adyuvante) después de la cirugía para tratar de ayudar a prevenir el crecimiento y propagación de estas células. Esto podría retardar la recurrencia del melanoma, pero aún no está claro si mejora la supervivencia.

Se tienen que administrar altas dosis de interferón para que la terapia sea eficaz. Sin embargo, muchos pacientes no pueden tolerar los efectos secundarios que ocasiona la terapia en altas dosis. Estos efectos secundarios incluyen: fiebre, escalofríos, dolores, depresión, cansancio intenso, y efectos al corazón y al hígado. Los pacientes que reciben este medicamento necesitan estar bajo vigilancia minuciosa por parte de un médico con experiencia en este tratamiento.

Al tomar la decisión de usar la terapia adyuvante con interferón, los pacientes y sus médicos deben considerar los beneficios y los efectos secundarios potenciales de este tratamiento.

Vacuna Bacille Calmette-Guerin (BCG)

El Bacille Calmette-Guerin (BCG) es un germen que está relacionado con el que causa la tuberculosis. El BCG no causa enfermedades graves en los humanos, pero sí activa el sistema inmunológico. La vacuna BCG funciona como una citocina, al mejorar todo el sistema inmunológico. No se dirige específicamente a las células del melanoma. Algunas veces se usa para ayudar a tratar los melanomas en etapa III, inyectándola directamente en los tumores.

Crema imiquimod

Cuando se aplica como una crema, el imiquimod (Zyclara) es un medicamento que estimula la respuesta inmunitaria local contra las células cancerosas de la piel. Para los melanomas en etapa muy temprana (etapa 0), algunos médicos pueden utilizar imiquimod si la cirugía pudiera causar desfiguración. También se puede usar para algunos melanomas que se han propagado por la piel, aunque no todos los médicos coinciden en que debe usarse para el melanoma.

Esta crema se aplica en cualquier lugar de una a dos veces a la semana por alrededor de 3 meses. Algunas personas pueden presentar graves reacciones de la piel cuando se usa este medicamento. El imiquimod no se usa para los melanomas en etapas avanzadas.

Nuevos tratamientos

En estudios preliminares, algunos tipos de inmunoterapia más recientes han mostrado resultados promisorios en el tratamiento del melanoma. Actualmente están disponibles sólo a través de estudios clínicos (lea la sección “¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de piel tipo melanoma?”).


Fecha de última actualización: 12/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/04/2014