Resumen sobre el cáncer de piel tipo melanoma

+ -Text Size

Tratamiento contra el cáncer TEMAS

Tipos de cirugía para el cáncer de piel tipo melanoma

La cirugía es el tratamiento principal para la mayoría de los melanomas. A menudo puede curar la enfermedad en sus etapas iniciales.

Escisión amplia

Si el melanoma se diagnosticó con una biopsia de piel, probablemente será necesario volver a hacer una escisión en el área para asegurarse que el cáncer ha sido extraído completamente. La cirugía que es bastante sencilla curará la mayoría de los melanomas de poco grosor.

Después de adormecer la piel, se eliminará más piel alrededor del área del melanoma y la herida se sutura. Este procedimiento deja cicatriz. El tejido extraído se examinará con un microscopio para asegurarse de que no queden células cancerosas en la piel.

En algunos casos, puede que se utilice un método conocido como cirugía de Mohs para extraer una cantidad más pequeña de tejido. En este procedimiento el cáncer se extirpa en capas muy delgadas hasta que el tejido deje de mostrar indicios de cáncer. Pero no todos los doctores coinciden con el uso de la cirugía de Mohs para tratar un melanoma.

Si el melanoma está en un dedo del pie o de la mano y ha crecido profundamente, el tratamiento podría requerir que se extirpe parte o todo ese dedo.

Disección de un ganglio linfático

En el pasado, se realizaba a veces una disección de los ganglios linfáticos para ver si el melanoma se había propagado a los ganglios linfáticos adyacentes. Hoy día, con frecuencia se lleva a cabo primero una biopsia de ganglio linfático centinela (lea la sección “¿Cómo se descubre el cáncer de piel tipo melanoma?”) porque es una cirugía más pequeña con menos probabilidad de causar efectos secundarios, como linfedema (vea información más adelante).

Si el ganglio centinela no muestra cáncer, entonces es muy probable que la enfermedad no se haya propagado hacia otros ganglios. Por lo tanto, no es necesario extirpar los ganglios linfáticos.

Si la biopsia del ganglio centinela (o cualquier otro tipo de biopsia de ganglio linfático) muestra cáncer, entonces probablemente se realizará una disección de los ganglios linfáticos para extirpar los otros ganglios de esa área. No está claro si una disección de ganglio linfático puede curar los melanomas que se han propagado a los ganglios. Esto sigue bajo investigación. Aun así, algunos médicos creen que esto podría prolongar la vida del paciente y, por lo menos, evitar el dolor que pudiera ser causado por el crecimiento del cáncer en estos ganglios linfáticos.

La extracción de los ganglios linfáticos puede causar algunos efectos secundarios a largo plazo. Uno de los que causa más molestias es el linfedema. Los ganglios linfáticos ayudan a drenar el fluido de las piernas y los brazos. Si se extirpan, puede que el líquido se acumule resultando en la inflamación de dichas extremidades. Este efecto secundario, junto con la molestia de la cirugía en sí, constituye la razón por la que no se lleva a cabo este procedimiento a menos que el doctor lo considere necesario. Para obtener más información, lea nuestro artículo Understanding Lymphedema (for Cancers Other Than Breast Cancer).

La cirugía para el melanoma que se ha propagado

Cuando el melanoma se ha propagado desde la piel hasta otros órganos distantes (tales como los pulmones o el cerebro), el cáncer es muy poco probable que sea curable mediante cirugía. Incluso en ese caso, la cirugía a veces se lleva a cabo porque extirpar incluso unas cuantas áreas a las que el cáncer se ha propagado pudiera ayudar a prolongar el tiempo de vida de las personas, así como mejorar su calidad de vida. Si usted tiene melanoma metastásico y su médico recomendó cirugía, asegúrese de que entiende cuál sería el objetivo de la operación.


Fecha de última actualización: 03/26/2014
Fecha de último cambio o revisión: 03/26/2014