Cáncer de próstata

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Conocemos las causas del cáncer de próstata?

Desconocemos exactamente qué causa el cáncer de próstata. Sin embargo, los investigadores han encontrado algunos factores de riesgo y han logrado avanzar en el entendimiento de cómo estos factores causan que las células de la glándula prostática se vuelvan cancerosas (consulte la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de próstata?”).

En un nivel básico, el cáncer de próstata es causado por cambios en el ADN de una célula de la próstata. Los científicos han avanzado mucho en el entendimiento de cómo ciertos cambios en el ADN pueden provocar que las células normales de la próstata crezcan anormalmente y formen cánceres. El ADN es la estructura química en cada una de nuestras células que conforma nuestros genes, las instrucciones para casi todo lo que hacen nuestras células. Por lo general nos parecemos a nuestros padres porque ellos son la fuente de nuestro ADN. Sin embargo, el ADN afecta algo más que nuestra apariencia.

Algunos genes controlan cuándo crecen nuestras células, cuándo se dividen para formar nuevas células y cuándo mueren. A ciertos genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes. Otros que retardan normalmente la división celular, reparan los errores en el ADN, o que causan que las células mueran en el momento apropiado se llaman genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado en parte por cambios en el ADN (mutaciones) que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores.

Los cambios en el ADN pueden ser heredados de uno de los padres o pueden ser adquiridos durante la vida de una persona.

Mutaciones hereditarias del ADN

Los cambios hereditarios en el ADN de ciertos genes parecen causar aproximadamente 5% a 10% de los cánceres de próstata. Varios genes mutados han sido vinculados a una tendencia hereditaria del hombre de padecer cáncer de próstata, incluyendo:

RNASEL (anteriormente HPC1): la función normal de este gen supresor de tumores consiste en ayudar a las células a morir cuando algo va mal en su interior. Las mutaciones hereditarias en este gen podrían permitir que las células anormales vivan más tiempo de lo que deberían, lo que puede dar lugar a un mayor riesgo de cáncer de próstata.

BRCA1 y BRCA2: estos genes supresores de tumores normalmente ayudan a reparar errores en el ADN de una célula (o provocan que la célula muera si el error no se puede corregir). Las mutaciones hereditarias en estos genes causan más comúnmente cáncer de seno y de ovario en las mujeres. No obstante, los cambios hereditarios en el gen BRCA también representan un número muy pequeño de los cánceres de próstata.

Genes de reparación de discordancias de ADN (tal como MSH2 y MLH1): estos genes normalmente ayudan a corregir errores (discordancias) en el ADN que se cometen cuando una célula se está preparando para dividirse en dos nuevas células. (Las células deben hacer una copia nueva de su ADN cada vez que se dividen). Los hombres con mutaciones hereditarias en estos genes tienen una condición conocida como síndrome de Lynch, y tienen un mayor riesgo de cáncer colorrectal, próstata y otros tipos de cáncer.

Otras mutaciones genéticas hereditarias pueden ser responsables de algunos casos de cáncer de próstata hereditario, aunque ninguna de ellas es una causa importante. Se están llevando a cabo más investigaciones sobre estos genes.

Mutaciones del ADN adquiridas durante la vida de un hombre

La mayoría de las mutaciones del ADN relacionadas con el cáncer de próstata no parecen ser heredadas, sino que se forman durante el transcurso de la vida de un hombre.

Cada vez que una célula se prepara para dividirse en dos nuevas células debe copiar su ADN. Este proceso no es perfecto y algunas veces ocurren errores, lo que deja el ADN con imperfecciones en la célula nueva. No está claro con qué frecuencia estos cambios del ADN se deben a eventos aleatorios, ni con qué frecuencia son influenciados por otros factores (alimentación, niveles hormonales, etc.). En general, entre más rápido las células crecen y se dividen, mayores son las probabilidades de que ocurran las mutaciones. Por lo tanto, cualquier cosa que adelante este proceso puede hacer que el cáncer de próstata sea más probable.

El desarrollo del cáncer de próstata puede estar asociado a un aumento en los niveles de ciertas hormonas. Los niveles altos de andrógenos (hormonas masculinas, como la testosterona) promueven el crecimiento de las células de la próstata, y podrían contribuir al riesgo de cáncer de próstata en algunos hombres.

Algunos investigadores han notado que los hombres que presentan altos niveles de otra hormona, el factor de crecimiento análogo a la insulina - 1 [IGF1]), tienen más probabilidades de padecer cáncer de próstata. El IGF-1 es similar a la insulina, pero afecta el crecimiento celular, no el metabolismo del azúcar. Sin embargo, en otros estudios no se ha encontrado una relación entre el IGF-1 y el cáncer de próstata. Se necesita más investigación para comprender estos hallazgos.

Como se mencionó en la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de próstata?”, algunos estudios recientes han encontrado que la inflamación en la próstata puede contribuir a cáncer de próstata. Una teoría consiste en que la inflamación podría conducir a daño al ADN de la célula, lo que pudiese llevar a una célula a estar más cerca de volverse cancerosa. Se necesitan más estudios en esta área.

La exposición a la radiación o a las sustancias químicas cancerígenas pueden causar mutaciones en el ADN de muchos órganos, pero no se ha comprobado que estos factores sean causas importantes de mutaciones en las células de la próstata.


Fecha de última actualización: 02/06/2015
Fecha de último cambio o revisión: 02/06/2015