Cáncer de próstata

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de próstata TEMAS

Tratamiento inicial del cáncer de próstata según la etapa

La etapa del cáncer es uno de los factores más importantes para seleccionar la mejor manera de tratar el cáncer de próstata. La sección “¿Cómo se clasifica por etapas el cáncer de próstata?” explica cómo se clasifica el cáncer de próstata, según la extensión del cáncer (usando las categorías T, N, y M) y el nivel PSA y la puntación Gleason al momento del diagnóstico.

Sin embargo, recuerde que otros factores, tales como la edad del hombre, la salud en general y la expectativa de vida también tienen que considerarse cuando se analizan las opciones de tratamiento.

De hecho, muchos médicos determinan las posibles opciones de tratamiento para un hombre no sólo según la etapa, sino tomando en cuenta el riesgo de que el cáncer regrese después del tratamiento inicial y la expectativa de vida del hombre.

Sería recomendable que consulte con su médico los factores que él (o ella) está tomando en cuenta al momento de considerar sus opciones de tratamiento. Puede que algunos médicos recomienden opciones que son diferentes a las que se presentan en este documento.

Etapa I

Estos cánceres de próstata son pequeños (T1 o T2a) y no han crecido fuera de la próstata. Tienen bajas puntuaciones Gleason (6 o menos) y bajos niveles de PSA (menos de 10). Generalmente crecen muy lentamente, y puede que nunca causen ningún síntoma ni otros problemas médicos.

Para aquellos hombres que no presentan ningún síntoma de cáncer de próstata y que tienen edad avanzada u otros problemas médicos graves que pudieran limitar el tiempo de vida, a menudo se recomienda la vigilancia activa. Por otro lado, la radioterapia (radiación externa o braquiterapia) o la prostatectomía radical pueden ser opciones para los hombres que desean comenzar el tratamiento.

Los hombres más jóvenes y que disfrutan de una buena salud pueden considerar la vigilancia activa (sabiendo que necesitarán posteriormente tratamiento), la prostatectomía radical o la radioterapia (radiación externa o braquiterapia).

Etapa II

Los cánceres en etapa II aún no han crecido fuera de la glándula prostática, pero son más grandes, tienen mayores puntuaciones Gleason, y/o niveles de PSA más elevados en comparación con los tumores en etapa I. En comparación con los cánceres de próstata en etapa I, los cánceres en etapa II que no son tratados con cirugía o radiación tienen, con el pasar del tiempo, más probabilidades de propagarse más allá de la próstata y causar síntomas.

Al igual que con los cánceres en etapa I, la vigilancia activa con la supervisión de los niveles de PSA es frecuentemente una buena opción para los hombres con cánceres que no producen ningún síntoma y quienes están en edad avanzada o tienen otros problemas médicos graves. La prostatectomía radical y la radioterapia (radiación externa o braquiterapia) también pueden ser opciones apropiadas.

Las opciones de tratamiento para los hombres más jóvenes y que por lo demás se encuentran sanos pueden incluir:

  • Prostatectomía radical (a menudo con extirpación de los ganglios linfáticos de la pelvis). A esto le puede seguir radiación externa si se encuentra que su cáncer se propagó más allá de la próstata al momento de la cirugía, o si el nivel de PSA sigue siendo detectable varios meses después de la cirugía.
  • Radioterapia externa solamente*.
  • Braquiterapia solamente*.
  • Braquiterapia y radioterapia externa combinadas*.
  • Participación en un estudio clínico de tratamientos más nuevos.

*Todas las opciones de radiación pueden ser combinadas con varios meses de terapia hormonal si existe una gran probabilidad de recurrencia basada en el nivel de PSA y/o puntuación Gleason.

Etapa III

Los cánceres en etapa III se propagaron más allá de la cápsula de la próstata, pero no ha alcanzado la vejiga o el recto (T3). No hay propagación a los ganglios linfáticos (N0) ni a órganos distantes (M0). Estos cánceres tienen una probabilidad mayor de regresar (recurrir) después del tratamiento que los tumores en etapas más tempranas.

Las opciones de tratamiento en esta etapa pueden incluir:

  • Radiación externa más terapia hormonal.
  • Radiación externa más braquiterapia, posiblemente con un ciclo corto de terapia hormonal.
  • Prostatectomía radical en casos seleccionados (a menudo con extirpación de los ganglios linfáticos de la pelvis). Puede ser seguida de radioterapia.

Puede que a los hombres que presenten otros problemas de salud se les administre un tratamiento menos agresivo, tal como terapia hormonal (por sí sola) o incluso vigilancia activa.

La participación en un estudio clínico de tratamientos más nuevos también es una opción para muchos hombres con cáncer de próstata en etapa III.

Etapa IV

Los cánceres en etapa IV ya se han propagado a las áreas adyacentes, tal como la vejiga o el recto (T4), y hacia los ganglios linfáticos cercanos (N1) o hacia los órganos distantes, tales como los huesos (M1). Algunos cánceres T4 pudieran ser curables empleando algunos de los mismos tratamientos que se usan para los cánceres en etapa III. Sin embargo, la mayoría de los cánceres en etapa IV no se pueden curar con tratamiento convencional.

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Terapia hormonal.
  • Radioterapia externa junto con terapia hormonal (en casos seleccionados).
  • Cirugía (TURP) para aliviar los síntomas tales como sangrado u obstrucción urinaria.
  • Tratamientos dirigidos a las metástasis en los huesos, tal como denosumab (Xgeva), un bifosfonato como el ácido zoledrónico (Zometa), o un radiofármaco como el estroncio-89, el samario-153 o radio-223.
  • Quimioterapia.
  • Vigilancia activa (para aquellos hombres que tienen otras enfermedades graves).
  • Participación en un estudio clínico de tratamientos más nuevos.

El tratamiento de cáncer de próstata en etapa IV también puede incluir tratamientos para ayudar a prevenir o aliviar síntomas, tal como el dolor de los huesos.


Fecha de última actualización: 10/18/2013
Fecha de último cambio o revisión: 03/12/2014