Cáncer de próstata

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de próstata TEMAS

Quimioterapia para cáncer de próstata

La quimioterapia (quimio) utiliza medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o que se administran por vía oral. Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y van por todo el cuerpo, lo cual permite que este tratamiento sea potencialmente útil para aquellos cánceres que se han propagado a órganos distantes (que han hecho metástasis).

Algunas veces se usa quimioterapia cuando el cáncer de próstata se ha propagado fuera de la glándula prostática y la terapia hormonal ya no es eficaz. La quimioterapia no es un tratamiento convencional para el cáncer de próstata en etapa temprana, pero algunos estudios están determinando si este tratamiento podría ser útil si se administra por un corto periodo de tiempo después de la cirugía.

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, con cada período de tratamiento seguido de un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Por lo general, cada ciclo dura varias semanas.

Para el cáncer de próstata, por lo general, los medicamentos de quimioterapia se usan uno a la vez. Algunos de los medicamentos de quimioterapia que se utilizan para tratar el cáncer de próstata incluye:

  • Docetaxel (Taxotere®)
  • Cabazitaxel (Jevtana®)
  • Mitoxantrona (Novantrone®)
  • Estramustina (Emcyt®)
  • Doxorrubicina (Adriamycin®)
  • Etopósido (VP-16)
  • Vinblastina (Velban®)
  • Paclitaxel (Taxol®)
  • Carboplatino (Paraplatin®)
  • Vinorelbina (Navelbine®)

En la mayoría de los casos, el primer medicamento de quimioterapia que se administra es el docetaxel, combinado con el medicamento esteroide prednisona. Si este medicamento no surte efecto (o deja de funcionar), a menudo el próximo medicamento de quimioterapia a tratar es cabazitaxel (aunque también pueden haber otras opciones de tratamiento).

Ambos medicamentos han demostrado que ayudan a los hombres a vivir siete meses más, en promedio, en comparación con los medicamentos de quimioterapia antiguos. Puede que disminuyan el crecimiento del cáncer y también reduzcan los síntomas, lo que resulta en una mejor calidad de vida. Aun así, es muy poco probable que la quimioterapia cure el cáncer de próstata.

Posibles efectos secundarios de la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también se pueden afectar por la quimioterapia, lo cual ocasiona los efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y dosis de los medicamentos administrados, así como de la duración del tiempo que se administran. Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Caída de pelo
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Aumento en la probabilidad de infecciones (debido a una disminución de los glóbulos blancos).
  • Facilidad para que se formen moretones o surjan sangrados (debido a muy pocas plaquetas).
  • Cansancio (debido a muy pocos glóbulos rojos).

La mayoría de estos efectos secundarios desaparece cuando termina el tratamiento. Hay ayuda disponible para muchos de los efectos secundarios. Por ejemplo, se pueden administrar medicamentos para ayudar a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. Se pueden administrar otros medicamentos para estimular los recuentos sanguíneos, de ser necesario.

Además de los riesgos presentados anteriormente, algunos efectos secundarios se presentan con más frecuencia cuando se usan ciertos medicamentos de quimioterapia. Por ejemplo:

  • El docetaxel y el cabazitaxel a veces causan reacciones alérgicas graves. Para ayudar a prevenir esto, se administran medicamentos antes de cada tratamiento. Estos medicamentos también causan daño a los nervios (se conoce como neuropatía periférica), lo que puede ocasionar entumecimiento, hormigueo o sensaciones de ardor en las manos o los pies.
  • En pocas ocasiones, la mitoxantrona puede causar leucemia varios años después.
  • La estramustina conlleva un mayor riesgo de coágulos sanguíneos.
  • Por otro lado, la doxorrubicina puede debilitar el músculo del corazón con el pasar del tiempo. Por lo tanto, los médicos tienen que limitar la cantidad que usan de este medicamento.

Para más información sobre quimioterapia, lea nuestro documento Una guía sobre quimioterapia.


Fecha de última actualización: 02/06/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/12/2015