Cáncer de próstata

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de próstata TEMAS

Tratamiento con vacunas para cáncer de próstata

Sipuleucel-T (Provenge®) es una vacuna contra el cáncer. Contrario a las vacunas tradicionales, las cuales refuerzan el sistema inmunológico del cuerpo para prevenir enfermedades infecciosas, esta vacuna refuerza el sistema inmunológico para que ataque las células cancerosas de la próstata en el cuerpo.

La vacuna se usa para tratar el cáncer de próstata avanzado que ya no responde a la terapia hormonal inicial, pero que causa pocos o ningún síntoma.

La vacuna se produce específicamente para cada hombre (no se produce en grandes cantidades). Para producir esta vacuna, se extraen los glóbulos blancos (células del sistema inmunológico) de la sangre del paciente por varias horas mientras el hombre es conectado a una máquina especial. Entonces, las células se envían a un laboratorio, donde son expuestas a una proteína de las células cancerosas de la próstata llamada fosfatasa ácida prostática. Luego se envían las células al consultorio médico u hospital, donde se devuelven al paciente mediante una infusión en una vena. Este proceso se repite dos o más veces con 2 semanas de diferencia, de manera que el paciente reciba 3 dosis de células. Una vez en el cuerpo, las células ayudan a otras células del sistema inmunológico a atacar el cáncer de próstata.

Cuando se usó la vacuna en hombres con cáncer de próstata avanzado que ya no respondía a la terapia hormonal, no pareció detener el crecimiento de los cánceres, aunque ayudó a los hombres a vivir en promedio varios meses más. Al igual que la terapia hormonal y la quimioterapia, este tipo de tratamiento no ha demostrado curar a estos cánceres.

Actualmente se realizan estudios para determinar si esta vacuna puede ayudar a los hombres que tienen cáncer de próstata menos avanzado.

Posibles efectos secundarios del tratamiento con vacuna

Los efectos secundarios de la vacuna suelen ser más leves que los de la terapia hormonal o la quimioterapia. Los efectos secundarios comunes pueden incluir fiebre, escalofríos, cansancio, dolor de espalda y de articulaciones, náuseas y dolores de cabeza. Con más frecuencia, estos efectos comienzan durante las infusiones de las células y no duran más de un día o dos. Algunos hombres pueden presentar síntomas más graves, incluyendo problemas para respirar y presión arterial alta, lo que usualmente se alivia después del tratamiento.


Fecha de última actualización: 10/18/2013
Fecha de último cambio o revisión: 03/12/2014