Pasos para dejar de fumar

+ -Text Size

Topics TEMAS

Otros métodos para dejar de fumar

Puede que otros recursos ayuden a algunas personas, pero no existe prueba contundente de que puedan incrementar sus probabilidades de dejar de fumar.

Métodos sin nicotina

Hipnosis

Los métodos de hipnosis varían mucho, lo que hace difícil estudiarla como una manera para dejar de fumar. En general, las revisiones que analizan los estudios controlados de la hipnosis para ayudar a las personas a dejar de fumar no la han apoyado como un método de cesación que funciona. Aun así, algunas personas han reportado que les ayudó a dejar de fumar. Si usted desea tratar la hipnosis, pídale a su médico que le recomiende un buen terapeuta con licencia que lleve a cabo tratamiento por medio de la hipnosis.

Acupuntura

Este método ha sido usado como método para abandonar el hábito, pero existen poca evidencia que muestre su eficacia. Cuando se hace la acupuntura para dejar de fumar, usualmente se emplea en ciertas partes de las orejas (Para más información, lea nuestro documento Acupuncture). Para obtener una lista de doctores que realizan acupuntura, llame a la American Academy of Medical Acupuncture al 323-937-5514 o visite su sitio Web en www.medicalacupuncture.org.

Terapia magnética

La terapia magnética para dejar de fumar conlleva colocar dos imanes pequeños en cierta localización, opuestos el uno del otro en cualquier lado de la oreja. El magnetismo los mantiene en su lugar. Hasta el momento, no existe evidencia científica que sugiera que la terapia magnética es un método efectivo que ayude a los fumadores a dejar de fumar. Existen muchas compañías en Internet que venden estos imanes, y han informado distintas tasas de “éxito”. Sin embargo, no existe información proveniente de algún estudio clínico que respalde estos reclamos.

Terapia por láser de nivel bajo

Esta técnica, también conocida como terapia de rayos fríos láser, se relaciona con la acupuntura. En este método, se usan rayos fríos láser en lugar de las agujas en la acupuntura. El tratamiento se supone que relaje al fumador y libere endorfinas (sustancias para aliviar el dolor que son producidas naturalmente por el organismo) para imitar los efectos de la nicotina en el cerebro, o equilibrar la energía del cuerpo para aliviar la adicción. A pesar de las declaraciones de éxito de algunos proveedores de esta terapia de rayos fríos láser, no existe evidencia científica que demuestre que ayuda a las personas a dejar de fumar (Para más información, consulte nuestro documento Cold Laser Therapy.)

Filtros

Los filtros que reducen el alquitrán y la nicotina en los cigarrillos no funcionan. De hecho, los estudios demuestran que los fumadores que utilizan filtros tienden a fumar más.

Productos disuasivos del tabaco

Otros métodos han sido usados para ayudar a dejar de fumar, tal como productos que se adquieren sin receta que cambian el sabor del tabaco, dietas para dejar el hábito que controlan los deseos de fumar, así como las combinaciones de vitaminas. Actualmente, hay poca evidencia científica que indique que estos esfuerzos funcionen.

Hierbas y suplementos

Existe poca evidencia científica que apoye el uso de productos homeopáticos y suplementos herbarios como métodos para dejar de fumar. Debido a que están mercadeados como suplementos dietéticos (no medicamentos), no necesitan la aprobación de la FDA para ser vendidos. Esto significa que los fabricantes no tienen que probar que funcionan, ni que son seguros.

Asegúrese de leer detenidamente la etiqueta de cualquier producto que indique que le ayudará a dejar de fumar. Ningún suplemento dietético ha probado que ayuda a las personas a dejar de fumar. La mayoría de estos complementos son combinaciones de hierbas, pero no nicotina. Éstos no han probado que pueden ayudar a las personas a dejar el hábito.

Prácticas de mente-cuerpo

Algunos estudios han analizado los programas para dejar de fumar usando yoga, atención y conciencia plena, y meditación para ayudar a abandonar el hábito. Los resultados no fueron claramente a favor de estos métodos, aunque algunos reportaron menos ansias de fumar y menos hábito. Actualmente, se continúan realizando estudios sobre este tema. También se han estado estudiando métodos de terapia de conducta cognitiva.

Los investigadores que analizaron 15 estudios sobre ejercicios encontraron que cortos periodos de ejercicio de ligero a moderado ayudaron a reducir las ansias de fumar, aunque la mayoría de los estudios fueron demasiado pequeños como para mostrar efectos confiables para dejar de fumar. Un estudio sugirió que las personas que participaron activamente en programas de ejercicios estructurados tuvieron más probabilidades de abandonar el hábito, pero los voluntarios del estudio algunas veces evitaron el ejercicio en sí, lo que dificultó probar la eficacia del ejercicio para dejar de fumar. Se necesitan realizar más investigaciones usando estudios más abarcadores.

Productos de nicotina y tabaco que no han sido examinados o aprobados por la FDA

Cigarrillos electrónicos

En el año 2004, una compañía china comenzó a fabricar el "cigarrillo de suministro recargable" con una batería y un microchip. Fue diseñado para asemejarse a un cigarrillo, incluyendo la punta encendida. Cuando el usuario fuma de este cigarrillo electrónico, el sistema suministra un rocío líquido con saborizantes y nicotina que puede asemejarse un poco al humo. El fumador lo inhala como si se tratase del humo del cigarrillo, y así la nicotina es absorbida por los pulmones.

El cigarrillo electrónico es comercializado con cartuchos de nicotina en varios sabores. Actualmente varias marcas y variedades de este dispositivo se venden en los Estados Unidos. El cigarrillo electrónico por lo general se vende como un producto para que un fumador tenga acceso a nicotina en lugares donde fumar no está permitido, aunque puede que algunos lo vendan como una manera para dejar de fumar. Los cartuchos se comercializan en distintas dosis de nicotina, desde dosis elevadas hasta sin nicotina en absoluto.

En algunas investigaciones se está estudiando si los cigarrillos electrónicos podrían ayudar a las personas a dejar de fumar. Un estudio preliminar en Nueva Zelandia descubrió que los cigarrillos electrónicos fueron casi tan efectivos como los parches de nicotina en ayudar a las personas a dejar de fumar después de 6 meses. Este fue solo un estudio, y los investigadores indicaron que se requiere de más estudios para determinar los posibles beneficios y riesgos de los cigarrillos electrónicos como método para ayudar a las personas a dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos no están aprobados por la FDA para ayudar a dejar de fumar.

Existen interrogantes sobre qué tan seguro sea inhalar algunas de las sustancias del vapor que emite el cigarrillo electrónico absorbido por los pulmones. Los cigarrillos electrónicos no tienen una etiqueta que indique sus ingredientes. Por lo tanto, el usuario desconoce lo que contienen estos cigarrillos. Las cantidades de nicotina y otras sustancias que una persona recibe de cada cápsula tampoco están claras. Los fabricantes indican que los ingredientes son seguros, pero no está claro si son seguros de inhalar (muchas sustancias que son seguras para comer pueden dañar los tejidos delicados en el interior de los pulmones).

Los cigarrillos electrónicos no están supuestos a ser vendidos para propósitos terapéuticos (tal como para dejar de fumar), y hasta principios del 2014 aún no estaban regulados por la FDA. Además, la información que provee la FDA sugiere que los cigarrillos electrónicos no siempre son seguros. Un análisis llevado a cabo en 2009 de 18 muestras de cartuchos de las dos principales marcas reportó sustancias causantes de cáncer en la mitad de las muestras. También se notó que había otras impurezas. Por ejemplo, el dietilenglicol (éter de glicol), una sustancia tóxica que se encuentra en el anticongelante de los automóviles, también se encontraba en una muestra.

La información proveniente del mismo análisis sugiere que puede que haya problemas de manufactura para algunas marcas de cigarrillos electrónicos. Los niveles de nicotina de cada inhalación variaron en gran magnitud, incluso entre cartuchos que en su etiqueta reportan ser de la misma cantidad. Las pruebas también reportan pequeñas cantidades de nicotina en la mayoría de los cartuchos que indicaban estar libres de esta sustancia.

Debido a que la Sociedad Americana Contra El Cáncer aún desconoce si los cigarrillos electrónicos son seguros y eficaces, no puede recomendarlos para ayudar a las personas a dejar de fumar. Existen métodos probados disponibles para ayudar a las personas a dejar de fumar, incluyendo formas puras de nicotina inhalable, así como inhaladores nasales, gomas de mascar y parches.

Hasta que no se pruebe científicamente que los cigarrillos electrónicos son seguros y eficaces, la Sociedad Americana Contra El Cáncer apoyará la regulación de los cigarrillos electrónicos y las leyes que los tratan como otros productos de tabaco.

Actualmente, no parece que los cigarrillos electrónicos funcionen mejor que las otras formas de nicotina para ayudar a las personas a dejar de fumar. Su seguridad aún no ha sido probada, y sus etiquetas no indican lo que contienen. Se necesita más información.

Como otras formas de nicotina, los cigarrillos electrónicos y cartuchos de nicotina pueden ser tóxicos para niños o mascotas. También pueden representar un riesgo de que se ahoguen al tragarse accidentalmente.

Pastillas para chupar (losanges) y bolsitas que contienen tabaco

Las pastillas para chupar que contienen tabaco y las bolsitas que contienen tabaco que usted mantiene en su boca se han estado vendiendo como otras maneras para que los fumadores obtengan la nicotina en los lugares donde se prohíbe fumar. La FDA ha dictaminado que estos tipos de productos de tabaco de consumo oral son como el tabaco de mascar y el tabaco en polvo (rapé), y no productos que ayudan a dejar de fumar. No existe evidencia que indique que estas pastillas pueden ayudar a una persona a dejar de fumar. Contrario a los tratamientos que han sido probados científicamente con efectos conocidos, tal como los productos de reemplazo de nicotina, los antidepresivos, los bloqueadores del receptor de nicotina o la terapia de conducta, estos productos de tabaco nunca han sido probados para determinar si pueden ayudar a las personas a dejar el tabaco.

Sabemos que los productos de tabaco de consumo oral, tal como el tabaco de mascar y el tabaco en polvo (rapé), contienen carcinógenos. Estos productos causan cáncer de la boca y enfermedad en las encías. Además, destruyen las cavidades óseas alrededor de los dientes y pueden causar la pérdida de éstos. Existen estudios que muestran los efectos dañinos potenciales al corazón y a la circulación, así como los riegos aumentados a otros tipos de cáncer. Además, causan mal aliento y manchan los dientes. Estos productos no son alternativas seguras a los cigarrillos, ni ayudan a las personas a dejar de fumar.

Para más información sobre estos productos, lea Smokeless Tobacco.

Paletas de nicotina y bálsamos labiales

En el pasado, algunas farmacias en los Estados Unidos estuvieron vendiendo un producto conocido como paleta de nicotina. Estas paletas de nicotina a menudo contenían un producto llamado salicilato de nicotina, el cual no ha sido aprobado por la FDA para fines farmacéuticos. La FDA le instruyó a las farmacias que dejaran de vender las paletas y los bálsamos labiales de nicotina en Internet y catalogó a estos productos como “ilegales”. La FDA también indicó que “esos productos que parecen dulces presentan un riesgo de uso accidental por los niños”.

Es posible que otros productos como éstos para dejar de fumar que no contengan salicilato de nicotina sean legales si son recetados por un médico. Debido a que la dosis varía, usted necesitará hablar con su médico sobre cómo usarlo. No obstante, de todos modos representan un riesgo para los niños y las mascotas si no tienen etiquetas adecuadas y no se guardan o desechan con seguridad.


Fecha de última actualización: 04/10/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/10/2014