Cáncer de próstata: detección temprana

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué sucede si los resultados del examen no son normales?

Si los resultados de las pruebas de detección temprana (la prueba de sangre PSA y/o el examen digital del recto) sugieren que usted podría tener cáncer de próstata, su médico ordenará otras pruebas, tal como una ecografía transrectal y una biopsia de la próstata para determinar si la enfermedad está presente.

Ecografía transrectal

La ecografía transrectal (transrectal ultrasound, TRUS) utiliza ondas sonoras para crear una imagen de la próstata en una pantalla de vídeo. Para esta prueba, se coloca una pequeña sonda que emite ondas sonoras en el recto. Las ondas sonoras entran en la próstata y crean ecos que son captados por la sonda. Una computadora convierte el patrón de ecos en una imagen de la próstata en blanco y negro.

A menudo, el procedimiento sólo dura unos 10 minutos y se puede realizar en el consultorio del médico o en una clínica ambulatoria. La sonda de ecografía es del tamaño aproximado del ancho de un dedo y se lubrica antes de ser colocada en su recto. Usted sentirá algo de presión durante la introducción de la sonda de la ecografía transrectal en el recto, pero usualmente este procedimiento no causa dolor. Se puede adormecer el área antes de realizar el procedimiento.

La ecografía transrectal no se usa como prueba de detección para el cáncer de próstata ya que no siempre puede indicar la diferencia entre el tejido normal y el cáncer. En cambio, se usa con más frecuencia para encontrar cáncer de próstata cuando un hombre presenta síntomas o como seguimiento cuando un hombre presenta un alto nivel de PSA o un DRE anormal. Durante una biopsia de la próstata, la ecografía transrectal se usa para guiar las agujas de la biopsia al área correcta de la próstata.

La TRUS también es útil en otras situaciones. Puede ser usada para medir el tamaño de la glándula prostática, lo que puede ayudar a determinar la densidad del PSA y también es posible que afecte las opciones de tratamiento del paciente.

Biopsia de la próstata

Una biopsia es un procedimiento en el cual se extrae una muestra de tejido del cuerpo y luego se observa con un microscopio. Una biopsia por punción con aguja gruesa es el principal método usado para diagnosticar el cáncer de próstata. La biopsia por lo general es llevada a cabo por un urólogo (un cirujano que trata los cánceres del tracto genitourinario, que incluye la glándula prostática).

En la ecografía transrectal para “observar” la glándula prostática, el médico inserta rápidamente una aguja delgada y hueca a través de la pared del recto hasta la próstata. Al extraer la aguja, se remueve un pequeño cilindro de tejido prostático. Este procedimiento se repite de ocho a 18 veces, aunque la mayoría de los urólogos tomará alrededor de 12 muestras.

Aunque el procedimiento parece doloroso, sólo puede causar una sensación desagradable breve debido a que se hace con un instrumento especial de biopsia de resorte automático. Este dispositivo introduce y saca la aguja en fracciones de segundo. La mayoría de los médicos que hacen la biopsia adormecerá el área primero con un anestésico local, lo que también reduce la probabilidad de que el procedimiento sea doloroso. Sería bueno que le pregunte a su médico si él o ella planea hacer esto.

La biopsia por sí sola dura aproximadamente 10 minutos y por lo general se realiza en el consultorio del médico. Es probable que se le administren antibióticos antes de la biopsia, y posiblemente por un día o dos después del procedimiento para reducir el riesgo de infección.

Unos pocos días después del procedimiento, usted puede sentir cierta molestia en el área, y puede notar sangre en su orina. Además puede sangrar un poco por el recto, especialmente si tiene hemorroides. Muchos hombres también notan algo de sangre en el semen o semen del color de metal oxidado. Esto puede durar por varias semanas después de la biopsia, dependiendo de cuán frecuentemente eyacule.

Las muestras que se obtengan de la biopsia se enviarán a un laboratorio, donde un patólogo (un médico especializado en el diagnóstico de enfermedades en muestras de tejido) las observará con un microscopio para determinar si contienen células cancerosas. Si se encuentra cáncer, el patólogo también le asignará un grado. A menudo a esto se expresa como puntuación de Gleason (o suma de Gleason). Aunque en teoría, esto puede variar en un rango de entre 2 a 10, las puntuaciones de Gleason menores de 6 son poco comunes. Cuanto mayor sea su puntuación Gleason, mayor es la probabilidad de que el cáncer crezca y se propague rápidamente.

Usualmente los resultados de la biopsia están disponibles de 1 a 3 días, aunque podría tomar más tiempo.

Aun tomando muchas muestras, las biopsias pueden algunas veces pasar por alto el cáncer si ninguna de las agujas de la biopsia lo alcanza. Esto se conoce como resultado falso negativo. Si su médico sigue teniendo mucha sospecha de que usted tiene cáncer de próstata (debido al alto nivel de PSA, por ejemplo), es posible que sea necesario repetir la biopsia.

A los resultados de la biopsia de próstata algunas veces se les llama sospechosos. El patólogo puede usar términos como neoplasia prostática intraepitelial (PIN), proliferación microacinar atípica (ASAP o simplemente atipia) o atrofia inflamatoria proliferativa (PIA). Unos resultados sospechosos significan que las células no lucen muy normales, pero tampoco lucen como células cancerosas. Si los resultados de su biopsia son sospechosos, es posible que el médico quiera repetir la biopsia.

Para más información sobre los posibles resultados de las biopsias de próstata, consulte nuestro documento Cáncer de próstata.


Fecha de última actualización: 10/28/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/25/2014