Resumen sobre el cáncer de próstata

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de próstata TEMAS

Criocirugía para cáncer de próstata

La criocirugía a veces se utiliza para tratar el cáncer de próstata en etapa inicial al congelar las células mediante frías sondas metálicas (agujas huecas). Se usa sólo para el cáncer de próstata que no se ha propagado, pero puede que no sea una buena alternativa para hombres con glándulas prostáticas grandes o tumores grandes.

Las sondas se colocan a través de la piel entre el ano y el escroto. Este método requiere de anestesia espinal o epidural (la parte inferior de su cuerpo es adormecida) o anestesia general (en la que usted está dormido). Luego se pasan gases fríos a través de las sondas, lo que crea bolas de hielo que destruyen la glándula prostática.

Durante el procedimiento, se circula agua salada tibia a través de un catéter que se ha colocado en la vejiga a través del pene para evitar que la uretra (el conducto que vacía la vejiga) se congele. El catéter se necesita para drenar la vejiga después de la cirugía, y se remueve varias semanas después.

Es posible que necesite permanecer en el hospital por un día, aunque muchos pacientes pueden dejar el hospital el mismo día.

En comparación con la cirugía o el tratamiento de radiación, los médicos tienen mucho menos conocimiento sobre qué tan bien funciona este método a largo plazo. Por esta razón, muchos médicos no incluyen la criocirugía entre las primeras opciones que recomiendan para tratar el cáncer de próstata.

Posibles efectos secundarios de la criocirugía

Después del procedimiento, puede haber moretones y dolor en el área donde se insertaron las sondas. Puede que tenga algo de sangre en la orina por los primeros días. Después de la criocirugía, la inflamación por corto plazo del pene y el escroto también es común. Además, el congelamiento puede dañar la vejiga y los intestinos, lo que a menudo produce dolor, una sensación de ardor y la necesidad de vaciar la vejiga y los intestinos. Estos problemas generalmente se alivian con el paso del tiempo.

La congelación daña los nervios cercanos a la próstata y a menudo causa problemas de erección (impotencia). Los problemas para controlar la orina (incontinencia) ocurren con menos frecuencia.

Al compararla con una prostatectomía radical, a menudo hay menos pérdida de sangre, una hospitalización más corta, un periodo de recuperación más corto y menos dolor. Sin embargo, los problemas de erección son más comunes.

Para más detalles sobre la criocirugía para el cáncer de próstata, lea nuestro documento titulado Cáncer de próstata.


Fecha de última actualización: 10/28/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/25/2014