Resumen sobre el cáncer de próstata

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de próstata TEMAS

Prevención y tratamiento de la propagación del cáncer de próstata a los huesos

Si el cáncer de próstata crece fuera de la glándula en sí, puede que primero crezca hacia los tejidos cercanos o se propague a los ganglios linfáticos adyacentes. Después de esto, el cáncer de próstata casi siempre se propaga a los huesos. La propagación del cáncer a los huesos puede causar dolor y otros problemas, tal como fracturas o altos niveles de calcio en la sangre.

Los tratamientos que se mencionaron anteriormente, tal como la terapia hormonal, la quimioterapia y las vacunas pueden ayudar con la propagación del cáncer en general. Sin embargo, a menudo otros tratamientos que atacan la propagación del cáncer a los huesos también son necesarios. Esto puede incluir medicamentos como bifosfonatos y denosumab, medicinas contra el dolor y radiación.

Medicamentos para proteger a los huesos

Los pacientes que presentan propagación del cáncer a los huesos pueden beneficiarse de medicamentos que ayudan a evitar que las células cancerosas disuelvan a los huesos. Estos medicamentos reducen la probabilidad de problemas graves, tal como fracturas de huesos a causa de la propagación del cáncer. También pueden ayudar con el dolor de huesos y los altos niveles de calcio. Para este propósito se pueden utilizar unos medicamentos llamados bifosfonatos. El medicamento que se usa con más frecuencia es el ácido zoledrónico (Zometa®), aunque a veces se usan otros. El denosumab (Xgeva®) es otra clase de medicamento que también se usa.

El ácido zoledrónico se administra en la vena (IV) usualmente una vez al mes.

El denosumab se administra como inyección debajo de la piel una vez al mes.

A menudo, se recomienda a los hombres que reciben este medicamento que tomen un suplemento con calcio y vitamina D para prevenir problemas con bajos niveles de calcio.

Algunos hombres presentan un efecto secundario poco común, pero grave, con estos medicamentos. Presentan dolor en la mandíbula y sus médicos encuentran que parte del hueso de la mandíbula ha muerto. Esto puede originar pérdida de los dientes o infecciones en el hueso de la mandíbula. Estos problemas parecen ser más comunes después de tener ciertas clases de trabajos dentales (como la extracción de un diente). Los médicos a menudo recomiendan que los pacientes acudan a una revisión dental y que cualquier problema de dientes o de la mandíbula sea tratado antes de comenzar a tomar cualquiera de estos medicamentos.

Sin embargo, los bifosfonatos pueden ocasionar efectos secundarios, incluyendo síntomas parecidos a la influenza (gripe) y dolor en los huesos o las articulaciones. Estos medicamentos no se pueden usar en hombres con problemas renales debido a que pueden causar daño a los riñones.

Los efectos secundarios comunes del denosumab incluyen náusea, diarrea, y debilidad o cansancio. Este medicamento no causa daño a los riñones y es seguro en personas con problemas renales.

Radiación

El tratamiento con radiación externa se puede usar para tratar el dolor en los huesos causado por el cáncer que se ha propagado a una o a varias áreas de los huesos.

Los radiofármacos son otra manera de tratar el cáncer que se ha propagado a los huesos. Estos medicamentos contienen elementos radiactivos. Se administran a través de una vena. Éstos se establecen en las áreas de los huesos que contienen cáncer, y la parte radiactiva destruye las células cancerosas allí. Debido a que llegan a todo el cuerpo, estos medicamentos son una manera de tratar a la misma vez muchas áreas de cáncer en los huesos. Esto puede ser muy útil en el tratamiento del dolor en los huesos. El efecto secundario más grave de estos medicamentos es una reducción de los recuentos de células sanguíneas. Esto podría incrementar su riesgo de desarrollar una infección o de sangrar fácilmente.

Medicamentos contra el dolor

Los medicamentos contra el dolor también funcionan muy bien. Cuando se usan los medicamentos como se recetan para tratar el dolor del cáncer, resulta poco común que causen adicción o dependencia. El estreñimiento y la somnolencia son los problemas más comunes, aunque existen cosas que puede hacer para ayudar a prevenir estos problemas. A menudo, los efectos secundarios se pueden tratar al cambiar la dosis o al agregar otros medicamentos.

Resulta muy importante que usted reciba un buen tratamiento para su dolor. Esto le ayudará a que se sienta mejor y le permitirá concentrarse en las personas y las cosas que son muy importantes para su vida. Existen muchas maneras para tratar su dolor. Por lo tanto, asegúrese de hablar con todos los especialistas en cáncer que lo atienden sobre sus síntomas.

Para más detalles sobre los tratamientos discutidos en esta sección, lea nuestro documento titulado Cáncer de próstata.

El documento titulado Metástasis en los huesos provee más información sobre el tratamiento de la propagación del cáncer a los huesos.


Fecha de última actualización: 10/28/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/25/2014