Cáncer de pulmón microcítico (células pequeñas)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de pulmón microcítico (células pequeñas) TEMAS

Quimioterapia para cáncer de pulmón microcítico

La quimioterapia (quimio) consiste en tratamiento con medicamentos contra el cáncer que se inyectan en una vena o que se administran por vía oral. Estos medicamentos entran al torrente sanguíneo y van por todo el cuerpo, lo hace a este tratamiento útil para el cáncer que se encuentre en cualquier lugar del cuerpo. Por lo general, la quimioterapia es el tratamiento principal para el cáncer de pulmón microcítico.

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, con un período de tratamiento (usualmente de 1 a 3 días) seguido de un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Cada ciclo por lo general dura alrededor de 3 a 4 semanas, y el tratamiento inicial conlleva típicamente de cuatro a seis ciclos. A menudo, la quimioterapia no se recomienda en pacientes que están en mal estado de salud, aunque la edad avanzada en sí no es una razón para no recibir quimioterapia.

Por lo general, la quimioterapia para el cáncer de pulmón microcítico se administra primero como una combinación de dos medicamentos. Las combinaciones que se usan con más frecuencia para este cáncer son:

  • Cisplatino y etopósido.
  • Carboplatino y etopósido.
  • Cisplatino y irinotecán.
  • Carboplatino e irinotecán.

Si el cáncer progresa (empeora) durante el tratamiento o regresa después de finalizar el tratamiento, se pueden tratar otros medicamentos de quimioterapia. La selección de los medicamentos depende hasta cierto punto en cuán pronto el cáncer comienza a crecer nuevamente. (Mientras más tiempo tome el regreso del cáncer, mayores son las probabilidades de responder al tratamiento adicional).

  • Si el cáncer regresa más de 6 meses después del tratamiento, podría responder nuevamente a los mismos medicamentos de quimioterapia que se administraron la primera vez de modo que se pueden tratar otra vez.
  • Si el cáncer regresa en menos tiempo, o si continua creciendo durante el tratamiento, resulta poco probable que el tratamiento adicional con los mismos medicamentos sea beneficioso. Si se administra más quimioterapia, la mayoría de los médicos prefiere el tratamiento con un solo medicamento diferente en este momento para ayudar a limitar los efectos secundarios. El topotecán, el cual se puede administrar en una vena o como pastillas, es el medicamento que se usa con más frecuencia, aunque también se pueden tratar otros medicamentos.
  • El cáncer de pulmón microcítico que progresa o regresa puede ser difícil de tratar con los medicamentos que existen actualmente. Por lo tanto, la participación en un estudio clínico de nuevos tratamientos podría ser una buena opción para algunas personas.

Posibles efectos secundarios de la quimioterapia

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también son susceptibles a ser afectadas por la quimioterapia, lo que puede ocasionar efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y dosis de los medicamentos administrados, así como de la duración del tiempo que se administran. Estos efectos secundarios pueden incluir:

  • Caída del cabello.
  • Llagas en la boca.
  • Falta de apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Aumento en la probabilidad de infecciones (debido a una disminución de los glóbulos blancos).
  • Facilidad para que se formen moretones o surjan sangrados (debido a muy pocas plaquetas).
  • Cansancio (debido a muy pocos glóbulos rojos).

Estos efectos secundarios suelen ser a corto plazo y desaparecen después de finalizado el tratamiento. Muchas veces hay métodos para aminorar los efectos secundarios. Por ejemplo, se pueden suministrar medicamentos para ayudar a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos.

Algunos medicamentos pueden causar efectos secundarios específicos. Por ejemplo, algunos medicamentos tal como cisplatino y carboplatino pueden dañar terminaciones nerviosas. Esto en ocasiones puede derivar en síntomas (principalmente en los pies y las manos) como dolor, ardor, hormigueo, sensibilidad al frío o al calor, y debilidad. A esto se le llama neuropatía periférica. En la mayoría de las personas, estos síntomas desaparecen o se alivian después de finalizar el tratamiento, pero en algunas personas pueden durar mucho tiempo. Para más información, consulte el documento Peripheral Neuropathy Caused by Chemotherapy.

Por otro lado, el cisplatino también puede causar daño renal. Para ayudar a prevenir esto, los médicos administran muchos líquidos por vía intravenosa antes y después de cada dosis del medicamento administrado.

Usted debe informar al equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario que tenga mientras recibe la quimioterapia para que puedan ser tratados con prontitud. Es posible que en algunos casos las dosis de medicamentos de quimioterapia necesiten ser reducidas o que el tratamiento necesite ser retrasado o suspendido para prevenir que los efectos empeoren.

Usted puede encontrar más información en nuestro documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familias. También puede aprender más sobre cada medicamento mencionado anteriormente en Guide to Cancer Drugs o llamando al 1-800-227-2345.


Fecha de última actualización: 07/15/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014