Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas) TEMAS

Otros tratamientos locales para el cáncer de pulmón no microcítico

En ocasiones, se pueden usar otros tratamientos, además de la cirugía o la radioterapia, para tratar los tumores de pulmón en una localización específica.

Ablación por radiofrecuencia

Esta técnica podría ser una opción para algunos tumores pequeños del pulmón que se encuentran cerca del borde exterior de los pulmones, especialmente en las personas que no pueden o no quieren someterse a cirugía. En este procedimiento, se utilizan ondas radiales de alta energía para calentar el tumor. Una sonda delgada, parecida a una aguja, se coloca a través de la piel y se mueve hasta que la punta llegue al tumor. Se utiliza la tomografía computarizada para guiar la colocación de la sonda. Una vez que llega al tumor, se pasa corriente eléctrica a través de la sonda, lo que calienta el tumor y destruye las células cancerosas.

La ablación por radiofrecuencia usualmente se emplea como procedimiento ambulatorio, usando anestesia local (medicamento que adormece) en el área donde se inserta la sonda. También es posible que se le administre un medicamento para ayudarle a relajarse.

Las complicaciones mayores son poco comunes, aunque pueden incluir colapso parcial de un pulmón (lo que a menudo se resuelve por sí sola) o sangrado en el pulmón.

Terapia fotodinámica

Algunas veces, la terapia fotodinámica se usa para tratar cánceres de pulmón en etapas muy iniciales que aún están confinados a las capas externas de las vías respiratorias cuando otros tratamientos no son apropiados. También se pueden usar para ayudar a abrir las vías respiratorias que están bloqueadas por tumores con el fin de ayudar a las personas a respirar mejor.

Para esta técnica, un medicamento activado por luz, llamado sodio porfimer (Photofrin®), se inyecta en una vena. Este medicamento se acumula con más probabilidad en las células cancerosas que en las células normales. Después de un par de días (para darle tiempo al medicamento para que se acumule en las células cancerosas), se pasa un broncoscopio por la garganta hasta el pulmón. Este procedimiento se puede hacer usando anestesia local (para adormecer la garganta) y sedación o anestesia general (se adormece al paciente en su totalidad). Una luz láser especial ubicada en la punta del broncoscopio se dirige al tumor, lo que activa el medicamento y causa la muerte de las células. Luego se remueven las células muertas varios días después mediante una broncoscopia. Puede que este proceso se repita en caso necesario.

La terapia fotodinámica causa inflamación en la vía respiratoria por algunos días, lo que puede causar cierta dificultad para respirar, así como tos con sangre o mucosidad espesa. Algo de este medicamento también se acumula en las células normales del organismo, por ejemplo en las células de la piel y los ojos. Esto puede hacerle muy sensible a la luz solar o a luces potentes de interiores. Demasiada exposición puede causar reacciones graves de la piel (como una quemadura de sol grave). Por esta razón, los médicos recomiendan evitar cualquier luz potente por 4 a 6 semanas después de la inyección.

Para más información, consulte nuestro documento, Photodynamic Therapy.

Cirugía láser

Algunas veces se puede usar el láser para tratar los cánceres de pulmón muy pequeños en los revestimientos de las vías respiratorias. También se pueden usar para ayudar a abrir las vías respiratorias que están bloqueadas por tumores más grandes con el fin de ayudar a las personas a respirar mejor.

Para este tipo de tratamiento, usualmente usted está dormido (bajo anestesia general). El láser se encuentra en el extremo de un broncoscopio, el cual se pasa por la garganta hasta llegar al tumor. El médico luego dirige el rayo láser al tumor para quemarlo. Puede que este tratamiento se repita de ser necesario.

Colocación de una endoprótesis (stent)

Los tumores de pulmón que han crecido hacia una vía respiratoria pueden algunas veces causar dificultad para respirar u otros problemas. Para ayudar a mantener la vía respiratoria abierta (a menudo después de otros tratamientos, tal como terapia fotodinámica o terapia láser) un tubo metálico o de silicona llamado stent se puede colocar en una vía respiratoria usando un broncoscopio.


Fecha de última actualización: 07/15/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014