Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas) TEMAS

Terapias dirigidas para cáncer de pulmón no microcítico

A medida que los investigadores aprenden más sobre los cambios en las células del cáncer de pulmón que les ayudan a crecer, van desarrollando nuevos medicamentos para combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Algunas veces, estos medicamentos funcionan cuando los medicamentos de quimioterapia no son eficaces y a menudo presentan efectos secundarios diferentes (y menos graves). Actualmente, se usan con más frecuencia para cánceres de pulmón avanzados, ya sea junto con quimioterapia o por sí solos.

Medicamentos dirigidos al crecimiento de los vasos sanguíneos del tumor (angiogénesis)

Para que los tumores crezcan, se deben formar nuevos vasos sanguíneos para que se nutran. Este proceso se llama angiogénesis. Algunos medicamentos dirigidos bloquean este nuevo crecimiento de vasos sanguíneos.

Bevacizumab (Avastin®): el bevacizumab es un tipo de medicamento conocido como anticuerpo monoclonal (versión artificial de una proteína específica del sistema inmunológico). Este anticuerpo va dirigido al factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), una proteína que ayuda a los tumores a formar nuevos vasos sanguíneos.

Este medicamento ha mostrado que prolonga la supervivencia de los pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado cuando se agrega a los regímenes convencionales de quimioterapia como parte del tratamiento de primera línea. El bevacizumab se administra por infusión en una vena cada dos a tres semanas. Aunque la quimioterapia más bevacizumab se administran usualmente por cuatro a seis ciclos, muchos médicos continúan administrando bevacizumab por sí solo hasta que el cáncer comienza a crecer nuevamente.

Los posibles efectos secundarios de este medicamento son diferentes y se pueden sumar a los que se presentan con los medicamentos de quimioterapia. Algunos de estos efectos pueden ser graves.

El bevacizumab puede causar hemorragia grave, lo que limita su uso hasta cierto punto. No se emplea en pacientes que están tosiendo sangre. Las guías más recientes no recomiendan el uso de bevacizumab en pacientes con el NSCLC de células escamosas, ya que puede causar hemorragia grave en los pulmones.

Otros posibles efectos secundarios graves que son poco comunes incluyen coágulos sanguíneos, orificios en los intestinos, problemas cardiacos y lenta cicatrización de heridas. Los efectos secundarios más comunes incluyen alta presión arterial, cansancio, bajos recuentos de glóbulos blancos, dolores de cabeza, llagas en la boca, pérdida de apetito, y diarrea.

Medicamentos que atacan el EGFR

El receptor de factor de crecimiento epidérmico (EGFR) es otra proteína que se encuentra en la superficie de las células. Normalmente, ayuda a las células a crecer y a dividirse. Algunas células del NSCLC tienen demasiado EGFR, lo que causa que estas células crezcan más rápidamente.

Erlotinib (Tarceva®): el erlotinib es un medicamento que bloquea el receptor de factor de crecimiento epidérmico para que no le envíe la señal de crecimiento a la célula. Ha mostrado que ayuda a mantener bajo control a algunos tumores del pulmón, especialmente en mujeres y en personas que nunca han fumado. Se usa por sí solo, principalmente para los NSCLC avanzados si el tratamiento inicial con quimioterapia ya no surte efecto. También se puede usar como primer tratamiento en pacientes cuyos cánceres tienen una mutación (cambio) en el gen EGFR.

Este medicamento se administra diariamente en forma de pastilla. Los efectos secundarios del erlotinib suelen ser diferentes a aquéllos que se presentan con los medicamentos de quimioterapia convencionales. Para muchas personas, el efecto secundario que causa más preocupación es un sarpullido parecido al acné en el rostro y el pecho, lo que algunas veces puede causar infecciones. Otros efectos secundarios pueden incluir diarrea, falta de apetito y cansancio.

Cetuximab (Erbitux®): el cetuximab es un anticuerpo monoclonal que ataca el EGFR. Para los pacientes con NSCLC avanzado, algunos médicos pueden agregarlo a la quimioterapia convencional como parte del tratamiento de primera línea.

Hasta ahora este medicamento no ha sido aprobado por la FDA para usarse contra el NSCLC, aunque está aprobado para otros cánceres. Por lo tanto, los médicos pueden recetarlo para el NSCLC. Este medicamento es costoso, y puede que no todas las compañías de seguro médico cubran el costo. Si usted está considerando recibir este medicamento, es importante saber con anticipación si su seguro médico lo cubrirá.

El cetuximab se administra por infusión intravenosa usualmente una vez a la semana. Aunque poco común, el efecto secundario más grave es una reacción alérgica durante su primera infusión, lo que puede causar problemas con la respiración y bajar la presión arterial. Para ayudar a prevenir esto se pueden administrar medicamentos antes del tratamiento. Muchas personas presentan problemas en la piel, como un sarpullido parecido al acné en el rostro y el pecho durante el tratamiento, lo que algunas veces puede causar infecciones. Otros efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, cansancio, fiebre y diarrea.

Afatinib (Gilotrif™): al igual que el erlotinib, el afatinib es un medicamento bloquea el EGFR para que no le envíe la señal de crecimiento a las células. Este medicamento se aprobó recientemente para ser usado (sin quimioterapia) como primer tratamiento para el cáncer de pulmón no microcítico en etapa avanzada que tiene ciertas mutaciones en el gen EGFR.

Este medicamento se administra diariamente en forma de pastilla. Los efectos secundarios comunes incluyen problemas en la piel, diarrea, llagas en la boca y falta de apetito. Los problemas en la piel incluyen sarpullido, piel seca y comezón.

Para información detallada sobre los problemas de la piel que pueden surgir con los medicamentos anti-EGFR, consulte nuestro documento Targeted Therapy.

Medicamentos que atacan el gen ALK

En alrededor de 5% de los cánceres de pulmón no microcíticos se ha encontrado un reordenamiento en un gen llamado ALK. Este cambio se observa con más frecuencia en las personas que no fuman (o que fuman poco) que tienen el subtipo adenocarcinoma de cáncer de pulmón no microcítico. El reordenamiento en el gen ALK produce una proteína anormal ALK que causa que las células crezcan y se propaguen.

El crizotinib (Xalkori®) es un medicamento que bloquea la proteína anormal ALK. Este medicamente ha demostrado que reduce el tamaño de los tumores en más de la mitad de los pacientes cuyos cánceres de pulmón tienen el cambio en el gen ALK, incluso en aquellos que ya recibieron quimioterapia. Actualmente es el medicamento que a menudo se emplea primero (en lugar de quimioterapia) en pacientes con el reordenamiento en el gen ALK.

Este medicamento se administra en forma de pastilla dos veces al día. Los efectos secundarios más comunes son leves e incluyeron náusea y vómito, diarrea, estreñimiento, inflamación, cansancio y problemas visuales. Algunos efectos secundarios pueden ser graves, tal como bajos recuentos de glóbulos blancos, inflamación pulmonar y problemas con el ritmo cardiaco.


Fecha de última actualización: 07/15/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014