Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas) TEMAS

Medicamento de terapia dirigida para el cáncer de pulmón no microcítico

A medida que los investigadores conocen más acerca de los cambios que ayudan al crecimiento de las células del cáncer de pulmón no microcítico, desarrollan nuevos medicamentos para combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Algunas veces, estos medicamentos funcionan cuando los medicamentos de quimioterapia no son eficaces y a menudo presentan efectos secundarios diferentes (y menos graves). Actualmente, se usan con más frecuencia para cánceres de pulmón avanzados, ya sea junto con quimioterapia o por sí solos.

Medicamentos dirigidos al crecimiento de los vasos sanguíneos del tumor (angiogénesis)

Para que los tumores crezcan, estos necesitan formar nuevos vasos sanguíneos para que se nutran. Este proceso se llama angiogénesis. Algunos medicamentos de terapia dirigida, llamados inhibidores de la angiogénesis, bloquean este nuevo crecimiento de vasos sanguíneos:

  • Bevacizumab (Avastin): se utiliza para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico avanzado. Se trata de un anticuerpo monoclonal (versión artificial de una proteína específica del sistema inmunitario) que ataca el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF), una proteína que ayuda a formar nuevos vasos sanguíneos. Este medicamento se usa frecuentemente con quimio por un tiempo. Luego, si el cáncer responde, se puede suspender la quimio y se administra el bevacizumab por sí solo hasta que el cáncer comienza a crecer nuevamente.
  • Ramucirumab (Cyramza): también se utiliza para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico avanzado. Para actuar, el VEGF se tiene que unir a las proteínas celulares llamados receptores. Este medicamento es un anticuerpo monoclonal que ataca a un receptor del VEGF. Esto ayuda a detener la formación de nuevos vasos sanguíneos. Este medicamento se administra con más frecuencia después que otro tratamiento deja de surtir efecto. A menudo se combina con quimioterapia.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes de estos medicamentos incluyen:

  • Hipertensión arterial (presión alta)
  • Cansancio
  • Sangrado
  • Bajos recuentos de glóbulos blancos (con mayor riesgo de infecciones)
  • Dolores de cabeza
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida del apetito
  • Diarrea

Los posibles efectos secundarios graves que son poco comunes pueden incluir coágulos sanguíneos, sangrado profuso, orificios (perforaciones) en los intestinos, problemas cardiacos y lenta cicatrización de heridas. Si hay un orificio en el intestino, esto puede causar una grave infección que puede requerir cirugía para corregir este problema.

Debido a los riesgos de sangrado, por lo general estos medicamentos no se utilizan en personas que estén tosiendo sangre o que están tomando medicamentos llamados anticoagulantes. El riesgo de hemorragia grave en los pulmones es mayor en pacientes con el tipo de cáncer de pulmón no microcítico de células escamosas. Por esta razón, la mayoría de las guías más actualizadas no recomiendan el uso de bevacizumab en personas con este tipo de cáncer de pulmón.

Medicamentos que atacan a las células con cambios en el EGFR

El receptor de factor de crecimiento epidérmico (EGFR) es otra proteína en la superficie de las células. Normalmente, ayuda a las células a crecer y a dividirse. Algunas células del cáncer de pulmón no microcítico tienen demasiado EGFR, lo que causa que estas células crezcan más rápidamente. Los medicamentos llamados inhibidores del EGFR pueden bloquear la señal del EGFR para el crecimiento de las células. Algunos de estos medicamentos se pueden usar para tratar el cáncer de pulmón no microcítico.

Inhibidores del EGFR usados en el cáncer de pulmón no microcítico con mutaciones en el gen EGFR

  • Erlotinib (Tarceva)
  • Afatinib (Gilotrif)
  • Gefitinib (Iressa)

Estos medicamentos se pueden usar solos (sin quimioterapia) como primer tratamiento para el cáncer de pulmón no microcítico avanzado que tiene ciertas mutaciones en el gen EGFR. Estas son más comunes en las mujeres y en personas que no han fumado. El erlotinib también se puede usar para el cáncer de pulmón no microcítico avanzado que no tiene esas mutaciones si la quimio no surte efecto. Todos estos medicamentos se toman en forma de pastillas.

Inhibidores del EGFR que también atacan a las células con la mutación T790M

Los inhibidores del EGFR a menudo pueden encoger tumores durante varios meses o más. Pero eventualmente estos medicamentos dejan de funcionar para la mayoría de las personas, generalmente porque las células cancerosas desarrollan otra mutación en el gen EGFR. Una de esas mutaciones se conoce como T790M. Pero algunos de los inhibidores de EGFR más recientes también funcionan contra las células con la mutación T790M. Entre estos se incluye:

  • Osimertinib (Tagrisso)

Los médicos ahora comúnmente realizan otra biopsia del tumor cuando los inhibidores del EGFR han dejado de funcionar para ver si el paciente presenta la mutación T790M.

Inhibidores del EGFR usados para el cáncer de pulmón no microcítico de células escamosas

El necitumumab (Portrazza) es un anticuerpo monoclonal (versión artificial de una proteína del sistema inmunitario) que ataca el EGFR. Puede ser utilizado junto con quimioterapia como el primer tratamiento en personas con cáncer de pulmón no microcítico de células escamosas en etapa avanzada. Este medicamento se administra como infusión en una vena (IV).

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes de todos los inhibidores del EGFR incluyen:

    · Problemas en la piel

    · Diarrea

    · Úlceras en la boca

    · Pérdida del apetito

Los problemas de la piel pueden incluir una erupción parecida al acné en el rostro y el pecho, lo que algunas veces puede causar infecciones de la piel. Si desea más información detallada sobre los problemas de la piel que pueden surgir con los medicamentos anti-EGFR, consulte Targeted Therapy.

Estos medicamentos también pueden causar efectos secundarios más graves, pero menos comunes. Por ejemplo, el necitumumab puede bajar los niveles de ciertos minerales en la sangre, lo que puede afectar el ritmo cardíaco y en algunos casos puede ser mortal.

Medicamentos que atacan a las células con cambios en el gen ALK

Alrededor de 5% de los cánceres de pulmón no microcíticos tienen un reordenamiento en un gen llamado ALK. Este cambio se observa con más frecuencia en las personas que no fuman (o que fuman poco) que tienen el subtipo adenocarcinoma del cáncer de pulmón no microcítico. El reordenamiento en el gen ALK produce una proteína anormal ALK que causa que las células crezcan y se propaguen. Los medicamentos que atacan a la proteína anormal ALK incluyen:

  • Crizotinib (Xalkori)
  • Ceritinib (Zykadia)
  • Alectinib (Alecensa)

Estos medicamentos pueden a menudo reducir el tamaño de los tumores en personas cuyos cánceres de pulmón tienen el cambio en el gen ALK. Aunque pueden ser útiles después de que la quimioterapia deja de surtir efecto, a menudo se usan en lugar de la quimio en personas cuyos cánceres tienen el reordenamiento en el gen ALK.

Estos medicamentos también parecen ser útiles en el tratamiento de personas cuyos cánceres presentan cambios en el gen ROS1.

Estos medicamentos se toman en forma de pastillas.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes de los inhibidores de ALK incluyen:

También es posible que surjan otros efectos secundarios. Algunos efectos secundarios pueden ser graves, tal como bajos recuentos de glóbulos blancos, inflamación pulmonar, daño al hígado y problemas con el ritmo cardiaco.


Fecha de última actualización: 02/08/2016
Fecha de último cambio o revisión: 05/16/2016