Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)

+ -Text Size

¿Qué es Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)? TEMAS

¿Qué es el cáncer de pulmón no microcítico?

Nota: la información en este documento trata específicamente sobre el cáncer de pulmón no microcítico (cáncer de pulmón de células no pequeñas). El tratamiento para los dos tipos principales de cáncer de pulmón (microcítico [células pequeñas] vs. no microcítico [células no pequeñas]) es muy diferente. Por lo tanto, la información sobre un tipo, no aplicará al otro tipo de cáncer. Si usted no está seguro qué tipo de cáncer de pulmón tiene, pregunte a su doctor para que se asegure de recibir la información correcta.

El cáncer de pulmón es un cáncer que se origina en los pulmones. Para entender el cáncer de pulmón, resulta útil conocer sobre la estructura normal y la función de los pulmones.

Los pulmones

Los pulmones son dos órganos con apariencia de esponja que se encuentran en su pecho. El pulmón derecho se divide en tres secciones, denominadas lóbulos. Su pulmón izquierdo tiene dos lóbulos. El pulmón izquierdo es más pequeño debido a que el corazón ocupa más espacio en ese lado del cuerpo.

Cuando usted respira, el aire entra a su boca o nariz y va a los pulmones a través de la tráquea. La tráquea se divide en tubos llamados bronquios, los cuales se entienden hasta los pulmones y se dividen en ramas más pequeñas llamadas bronquiolos. Al final de los bronquiolos hay pequeños sacos de aire conocidos como alvéolos.

A través de los alvéolos pasan muchos vasos sanguíneos diminutos, que absorben oxígeno del aire inhalado incorporándolo en el torrente sanguíneo y pasa anhídrido carbónico del cuerpo a los alvéolos. El anhídrido carbónico sale del cuerpo cuando usted exhala. La toma de oxígeno y la liberación de anhídrido carbónico son las principales funciones de los pulmones.

Una capa de revestimiento delgada llamada pleura rodea los pulmones. La pleura protege los pulmones y les ayuda a desplazarse para atrás y para adelante contra la pared del tórax al tiempo que se expanden y contraen durante la respiración.

Debajo de los pulmones, un músculo delgado en forma de cúpula llamado diafragma separa el tórax del abdomen. Cuando usted respira, el diafragma se mueve hacia arriba y hacia abajo, forzando al aire entrar y salir de los pulmones.

Principio y propagación del cáncer de pulmón

Los cánceres de pulmón comienzan en las células que revisten los bronquios y en otras partes del pulmón, como los bronquiolos o los alvéolos.

Se cree que los cánceres de pulmón comienzan como áreas de cambios precancerosos en el pulmón. Los primeros cambios en los genes (ADN) dentro de las células pulmonares podrían causar que las células crezcan rápidamente. Estas células pueden lucir un poco anormales si se observan con un microscopio, pero a este punto no forman una masa o tumor. No se pueden ver con rayos X y no causan síntomas.

Con el paso del tiempo, las células anormales pueden adquirir otros cambios genéticos, los cuales pueden causar que progresen hasta convertirse en un verdadero cáncer. Al irse formando el cáncer, las células cancerosas pueden producir sustancias químicas que causan la formación de nuevos vasos sanguíneos en las áreas vecinas. Estos vasos sanguíneos nutren las células cancerosas, que pueden continuar creciendo y formar un tumor lo suficientemente grande como para poderse ver en estudios por imágenes, tal como rayos X.

En algún punto, las células del cáncer se pueden desprender del tumor original y propagarse (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo. El cáncer de pulmón a menudo es una enfermedad que puede ser letal porque suele propagarse de esta manera, aún antes de que pueda ser detectado mediante estudios por imágenes, tal como radiografías de tórax.

El sistema linfático

El sistema linfático es una de las maneras en que los cánceres de pulmón se pueden propagar. Este sistema tiene varias partes:

  • Los ganglios linfáticos son pequeños grupos, en forma de frijol, de células del sistema inmunológico (células que luchan contra las infecciones) que están conectados por vasos linfáticos.
  • Los vasos linfáticos son similares a venas pequeñas, excepto que transportan un líquido claro llamado linfa (en lugar de sangre) fuera de los pulmones.
  • La linfa contiene exceso de líquido y productos de desecho de los tejidos corporales, así como células del sistema inmunológico.

Las células cancerosas del pulmón pueden ingresar en los vasos linfáticos y comenzar a crecer en los ganglios linfáticos alrededor de los bronquios y en el mediastino (el área entre los dos pulmones). Una vez que las células cancerosas del pulmón han alcanzado los ganglios linfáticos, es más probable que se hayan propagado también a otros órganos del cuerpo. La etapa (estadio o extensión) del cáncer y las decisiones sobre el tratamiento se basan en parte en si el cáncer se ha propagado o no a los ganglios linfáticos cercanos al mediastino. Estos temas se abordan más adelante en la sección “¿Cómo se clasifica por etapas el cáncer de pulmón no microcítico?”.

Tipos de cáncer de pulmón

Hay dos tipos principales de cáncer de pulmón:

  • Cáncer de pulmón microcítico (células pequeñas o SCLS, por sus siglas en inglés).
  • Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas o NSCLC, por sus siglas en inglés).

(Si un cáncer de pulmón tiene algunas células con características de SCLC y otras células con características de NSCLC se denomina cáncer combinado de células pequeñas y de células no pequeñas. Esto no es común que ocurra).

Estos dos tipos de cánceres de pulmón se tratan de manera muy diferente. Este documento trata principalmente sobre el cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas). El cáncer de pulmón microcítico se aborda en el documento “Cáncer de pulmón microcítico”.

Cáncer de pulmón no microcítico (o de células no pequeñas)

Alrededor del 85% al 90% de los cánceres de pulmón son no microcíticos. Hay tres subtipos principales de este cáncer. Las células de estos subtipos difieren en tamaño, forma y composición química cuando son observadas con un microscopio. Sin embargo, son agrupados en conjunto porque el método de tratamiento y el pronóstico son a menudo muy similares.

Carcinoma de células escamosas (epidermoide): aproximadamente un 25% a 30% de todos los cánceres de pulmón son carcinomas de células escamosas. Estos cánceres comienzan en las versiones tempranas de las células escamosas, las cuales son células planas que cubren el interior de las vías respiratorias en los pulmones. A menudo están asociados con antecedentes de fumar y tienden a estar localizados en el centro de los pulmones, cerca de un bronquio.

Adenocarcinoma: alrededor del 40% de los cánceres de pulmón son adenocarcinomas. Estos cánceres comienzan en las versiones tempranas de las células que normalmente segregarían sustancias, como moco. Este tipo de cáncer de pulmón ocurre principalmente en personas que fuman o que han fumado, pero también es el tipo más común de cáncer de pulmón observado en las personas que no fuman. Este cáncer es más común en las mujeres que en los hombres. En comparación con otros tipos de cáncer de pulmón, es más probable que ocurra en personas jóvenes.

Por lo general, el adenocarcinoma se encuentra en partes externas del pulmón. En comparación con otros tipos de cáncer de pulmón, éste suele crecer más lentamente. Además, es más probable encontrarlo antes de que se propague fuera del pulmón.

Las personas con un tipo de adenocarcinoma, llamado adenocarcinoma in situ (en el pasado se le llamaba carcinoma bronquioalveolar), suelen tener mejores expectativas (pronóstico) que aquellas que padecen otros tipos de cáncer de pulmón.

Carcinoma (indiferenciado) de células grandes: este tipo representa aproximadamente del 10% al 15% de los cánceres de pulmón. Puede aparecer en cualquier parte del pulmón y tiende a crecer y a propagarse rápidamente, lo que puede hacer más difícil tratarlo. Un subtipo de carcinoma de células grandes, conocido como carcinoma neuroendocrino de células grandes es un cáncer de rápido crecimiento que es muy similar al cáncer de pulmón de células pequeñas (consulte información más adelante).

Otros subtipos: también existen algunos otros subtipos de cáncer de pulmón no microcítico, como el carcinoma adenoescamoso y el carcinoma sarcomatoide. Éstos son mucho menos comunes.

Cáncer de pulmón microcítico (o de células pequeñas)

Aproximadamente del 10 al 15% de todos los cánceres de pulmón son cánceres de pulmón microcíticos (células pequeñas). Se denomina así por el tamaño de las células cancerosas cuando se observan con un microscopio. Este cáncer también se conoce como cáncer de células en grano de avena, carcinoma de células avenoides y carcinoma indiferenciado de células pequeñas. Es muy raro que una persona que nunca haya fumado tenga cáncer de pulmón microcítico.

El cáncer de pulmón microcítico a menudo se origina en los bronquios, cerca del centro del pecho, y tiende a propagarse ampliamente a través del cuerpo bastante temprano en el curso de la enfermedad. Este cáncer se aborda en el documento “Cáncer de pulmón microcítico”.

Otros tipos de cáncer de pulmón

Además de los dos tipos principales de cáncer de pulmón, puede aparecer otro tipo de tumores en los pulmones.

Tumores carcinoides de pulmón: los tumores carcinoides del pulmón representan menos de un 5% de los tumores del pulmón. La mayoría son tumores de crecimiento lento que se llaman tumores carcinoides típicos. Por lo general, se curan mediante cirugía. Algunos tumores carcinoides típicos se pueden propagar, aunque usualmente su pronóstico es mejor que el del cáncer de pulmón microcítico o el cáncer de pulmón no microcítico. Los tumores carcinoides atípicos son menos comunes. El pronóstico para estos tumores es intermedio entre los carcinoides típicos y el cáncer de pulmón microcítico. Si desea más información sobre los tumores carcinoides típicos y atípicos, consulte el documento Lung Carcinoid Tumor.

Otros tumores de pulmón: otros tipos de tumores de pulmón, como los carcinomas adenoides quísticos, los hamartomas, los linfomas y los sarcomas, son poco comunes y se tratan de manera diferente a los cánceres de pulmón más comunes. Estos tipos de tumores no se abordan en este documento.

Cánceres que se propagan a los pulmones: los tipos de cáncer que se originan en otros órganos (como el seno, el páncreas, el riñón o la piel) a veces pueden propagarse (hacer metástasis) a los pulmones, pero éstos no son cánceres de pulmón. Por ejemplo, el cáncer que se originó en el seno y se propagó a los pulmones, sigue siendo cáncer de seno, no cáncer de pulmón. El tratamiento del cáncer que se ha propagado a los pulmones se basa en el lugar donde se originó (la localización primaria del cáncer). Para información sobre estos cánceres primarios, consulte nuestros documentos correspondientes a cada cáncer.


Fecha de última actualización: 07/15/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/12/2014