Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas)

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas) TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico?

En muchos centros médicos alrededor del mundo, se están realizando investigaciones sobre la prevención, la detección temprana y el tratamiento del cáncer de pulmón.

Prevención

Tabaco

La prevención ofrece la mayor oportunidad para combatir el cáncer de pulmón. Aunque han transcurrido décadas desde que se identificó claramente la relación entre fumar y los cánceres de pulmón, fumar todavía es responsable de al menos 80% de las muertes por cáncer de pulmón. Continúan las investigaciones sobre:

  • Maneras de ayudar a que las personas dejen de fumar y se mantengan sin fumar mediante asesoramiento, terapia de remplazo de nicotina y otros medicamentos.
  • Maneras de convencer a los jóvenes que nunca comiencen a fumar.
  • Diferencias en los genes heredados que pueden causar que algunas personas tengan probabilidades mayores de padecer cáncer de pulmón si fuman o están expuestas al humo producido por otros fumadores.

Causas ambientales

Las investigaciones también continúan para estudiar algunas de las otras causas del cáncer de pulmón, tal como exposición a radón y a los productos de la combustión del diesel. Descubrir nuevas maneras de limitar estas exposiciones podría potencialmente salvar muchas más vidas.

Alimentación, nutrición y medicinas

Los investigadores están buscando maneras para usar vitaminas o medicinas para prevenir el cáncer de pulmón en personas de alto riesgo, pero esto hasta el momento no ha mostrado de manera determinante que reduzca el riesgo.

Algunos estudios han sugerido que una alimentación con muchas frutas y vegetales puede ofrecer cierta protección, aunque se necesita más investigación para confirmar esto. Aunque cualquier efecto protector de las frutas y los vegetales en el riesgo de cáncer de pulmón probablemente sea mucho menor que el riesgo aumentado del hábito de fumar, seguir las recomendaciones dietéticas de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (como mantener un peso saludable y optar por una alimentación con muchas frutas, vegetales y granos integrales) puede aún ser beneficioso.

Detección temprana

Como se indicó en la sección “¿Se puede detectar temprano el cáncer de pulmón no microcítico?”, un estudio clínico extenso llamado National Lung Screening Trial (NLST) encontró recientemente que las tomografías computarizadas en espiral en personas con alto riesgo de cáncer de pulmón (debido a historial de fumador) reducen el riesgo de morir a causa de esta enfermedad cuando se compararon con las radiografías de tórax. Este hallazgo ha conducido al desarrollo de pruebas de detección para el cáncer de pulmón.

Otro método que se estudia actualmente utiliza pruebas más nuevas y con mayor sensibilidad para detectar células cancerosas en las muestras de esputo. Los investigadores encontraron varios cambios que a menudo se observan en el ADN de las células cancerosas del pulmón. En estudios actuales se están evaluando nuevas pruebas que pueden localizar a estos cambios en el ADN para ver si este método es útil en la detección de los cánceres de pulmón en etapas más tempranas.

El diagnóstico

Broncoscopia de fluorescencia

Esta técnica, también conocida como broncoscopia de autofluorescencia, puede ayudar a los médicos a encontrar algunos cánceres de pulmón en etapa más temprana, cuando son más fáciles de tratar. Para esta prueba, el médico inserta un broncoscopio a través de la boca o la nariz hacia los pulmones. El extremo del broncoscopio tiene una luz fluorescente especial, en lugar de una luz normal (blanca).

La luz fluorescente causa que las áreas anormales de las vías respiratorias se muestren de un color diferente a las partes sanas de la vía respiratoria. Algunas de estas áreas podrían no ser visibles con la luz blanca. Por lo tanto, la diferencia en color puede ayudar a los médicos a encontrar más temprano estas áreas. Algunos centros de cáncer ahora usan esta técnica para buscar cánceres de pulmón en etapas tempranas, especialmente si no existen tumores obvios que se vean con una broncoscopia normal.

Broncoscopia virtual

Este estudio por imágenes utiliza exámenes de tomografía computarizada para crear fotografías tridimensionales detalladas de las vías respiratorias en los pulmones. Las imágenes se pueden observar como si el médico estuviera en realidad utilizando un broncoscopio.

La broncoscopia virtual tiene algunas posibles ventajas sobre la broncoscopia convencional. Primero, no es un procedimiento invasivo y tampoco requiere anestesia. También ayuda a los médicos a observar algunas vías respiratorias que pudieran no ser visibles con la broncoscopia convencional, por ejemplo aquellas que han sido bloqueadas por un tumor. Sin embargo, este procedimiento también tiene algunas desventajas. Por ejemplo, no muestra cambios de color en las vías respiratorias que pudieran indicar un problema. Tampoco le permite a un médico tomar muestras de las áreas sospechosas, lo que es posible con la broncoscopia. A pesar de esto, puede ser una herramienta útil en algunas situaciones, como en las personas que pudieran estar muy enfermas como para someterse a una broncoscopia convencional.

Esta prueba probablemente se volverá más disponible a medida que la tecnología mejore.

Broncoscopia guiada por navegación electromagnética

A los tumores que se encuentran cerca del centro del tórax se les puede hacer una biopsia durante una broncoscopia. Sin embargo, resulta dificultoso para los broncoscopios alcanzar las partes que están fuera de los pulmones, y por lo tanto, los tumores en esa parte del pulmón necesitan a menudo una biopsia con aguja. Esta prueba puede usarse como método para emplear un broncoscopio con el fin de realizar una biopsia de un tumor en una parte fuera del pulmón.

Primero, se usa una CT para crear una broncoscopia virtual. El área anormal se identifica y una computadora ayuda a guiar un broncoscopio al área para que se pueda hacer la biopsia. El broncoscopio que se usa tiene algunas conexiones especiales que les permiten más alcance en comparación con el broncoscopio regular.

Este procedimiento requiere de equipo adicional y capacitación por parte del médico, y no está ampliamente disponible.

Tratamiento

Cirugía

Los médicos ahora usan la cirugía torácica asistida por video (VATS) para tratar algunos tumores pequeños de pulmón, ya que les permite extraer partes del pulmón a través de incisiones más pequeñas, lo que puede resultar en estadías más breves en el hospital y menos dolor para los pacientes. Los médicos están actualmente estudiando si se puede usar para tumores más grandes.

En un método más nuevo de este tipo de operación, el médico se sienta frente a un panel de control especialmente diseñado en el quirófano y maniobra instrumentos quirúrgicos largos usando brazos robóticos. Actualmente, este método, conocido como cirugía asistida por robot, se prueba en algunos centros de cáncer más importantes.

Imágenes del tumor en tiempo real

Los investigadores están analizando el uso de nuevas técnicas de imaginología, tal como tomografía computarizada cuatridimensional (4DCT), para ayudar a mejorar el tratamiento. En esta técnica, la máquina de CT explora el tórax continuamente por alrededor de 30 segundos. Este estudio muestra la localización del tumor en relación a otras estructuras a medida que una persona respira, en lugar de solo tomar una foto instantánea en un momento dado, como lo hace la CT convencional.

La 4DCT se puede usar para determinar exactamente la localización del tumor durante cada parte del ciclo respiratorio, lo que puede ayudar a los médicos a suministrar radiación a un tumor con más precisión. Esta técnica también podría usarse para ayudar a mostrar si un tumor está adherido o invade estructuras importantes en el tórax, lo que podría ayudar a los médicos a determinar si un paciente podría ser elegible para cirugía.

Quimioterapia

Nuevas combinaciones: actualmente muchos estudios clínicos están buscando nuevas combinaciones de medicamentos de quimioterapia para determinar cuáles son las más seguras y más eficaces. Esto es especialmente importante en pacientes de edad más avanzada y que presentan otros problemas de salud. Además, los médicos están investigando las mejores maneras de combinar la quimioterapia con la radioterapia y otros tratamientos.

Pruebas de laboratorio para ayudar a predecir si la quimio será útil: los médicos saben que la quimioterapia adyuvante después de la cirugía puede ser más útil para algunas personas con cánceres en etapa temprana (etapa I o II) en comparación con otras, aunque no es fácil determinar a qué pacientes administrarla. En estudios preliminares, las pruebas de laboratorio más recientes que analizan los patrones de ciertos genes en las células cancerosas han demostrado ser promisorias en indicar cuáles personas pudiesen beneficiarse más. Se están realizando estudios más abarcadores de estas pruebas para tratar de confirmar cómo pueden ser útiles.

Otras pruebas de laboratorio pueden ayudar a predecir si un cáncer de pulmón responderá a medicamentos de quimioterapia particulares. Por ejemplo, los estudios han encontrado que los tumores con altos niveles de la proteína ERCC1 tienen menos probabilidad de responder a la quimioterapia que incluye cisplatino o carboplatino, mientras que los tumores con altos niveles de la proteína RRM1 parecen tener menos probabilidad de responder a la quimio con gemcitabina. Actualmente, los médicos están estudiando si usar pruebas para estos marcadores puede ayudar a guiar la opción de tratamiento. Por lo tanto, estas pruebas no son parte del tratamiento convencional.

Quimioterapia de mantenimiento: para las personas con cánceres de pulmón avanzados que pueden tolerar la quimioterapia, se administran típicamente combinaciones de dos medicamentos de quimioterapia (algunas veces con un medicamento dirigido) por alrededor de cuatro a seis ciclos. Algunos estudios recientes han encontrado que con los cánceres que no han progresado, continuar el tratamiento por más de cuatro a seis ciclos con un sólo medicamento de quimioterapia (ya sea pemetrexed o un medicamento dirigido como erlotinib) puede ayudar a algunas personas a vivir por más tiempo. A esto se le conoce como terapia de mantenimiento. Una posible desventaja de continuar el tratamiento consiste en que las personas pueden no recibir un descanso de los efectos secundarios causados por la quimioterapia. Algunos médicos ahora recomiendan terapia de mantenimiento, mientras otros esperan por más investigación sobre este asunto.

Terapias dirigidas

Los investigadores están aprendiendo más sobre el funcionamiento interno de las células del cáncer de pulmón que controlan su crecimiento y propagación. Este conocimiento se ha estado usando para desarrollar nuevas terapias dirigidas. Algunos de estos tratamientos, tal como el bevacizumab (Avastin) y el erlotinib (Tarceva), el cetuximab (Erbitux), y el crizotinib (Xalkori) se están usando para tratar el cáncer de pulmón no microcítico. Otros tratamientos se están probando en estudios clínicos para ver si pueden ayudar a las personas con cáncer de pulmón avanzado a vivir por más tiempo o aliviar sus síntomas.

Otros medicamentos dirigidos que están bajo estudio incluyen ganetespib, custirsen, y dacomitinib. Algunos medicamentos dirigidos ya aprobados contra otros tipos de cáncer, por ejemplo sorafenib (Nexavar) y sunitinib (Sutent) también se han estado probando para ser usados contra el cáncer de pulmón no microcítico.

Los investigadores también están tratando de desarrollar pruebas de laboratorio para ayudar a predecir cuáles pacientes podrían beneficiarse con qué medicamentos. Los estudios han encontrado que algunos pacientes no se benefician de ciertas terapias dirigidas, mientras que con otras terapias dirigidas existen más probabilidades de reducir el tamaño de sus tumores. Por ejemplo, una prueba puede detectar cambios en el gen EGFR que hace mucho más probable que una persona con cáncer de pulmón responda al tratamiento con erlotinib (Tarceva), un inhibidor EGFR. Actualmente se estudian pruebas genéticas similares para otros tratamientos. Predecir quién pudiese beneficiarse podría evitar que algunas personas intenten tratamientos que probablemente no funcionen para ellas y que podrían causar efectos secundarios innecesarios.

Tratamientos inmunitarios

Los investigadores esperan desarrollar medicamentos que puedan ayudar al sistema inmunológico del cuerpo a combatir el cáncer.

Medicamentos que boquean a la PD-1 y PD-L1: las células cancerosas podrían utilizar vías naturales en el cuerpo para ayudar a evitar ser detectadas y destruidas por el sistema inmunológico. Por ejemplo, ellas a menudo tienen una proteína llamada PD-L1 en sus superficies que les ayuda a evadir el sistema inmunológico. Los nuevos medicamentos que bloquean la proteína PD-L1, o a la proteína correspondiente PD-1 que se encuentra en las células inmunológicas llamadas células T, pueden ayudar al sistema inmunológico a reconocer las células cancerosas y atacarlas.

En estudios preliminares, un medicamento anti-PD-1, conocido como nivolumab (BMS-936558) redujo los tamaños de tumores en alrededor de 1 de cada 5 personas con cáncer de pulmón no microcítico, mientras que un medicamento dirigido a la PD-L1 (conocido como BMS-936559) redujo los tamaños de los tumores en alrededor de 1 de cada 10 personas. Hasta el momento, muchas de las respuestas tumorales han sido de larga duración. Otros agentes, como el pembrolizumab, MPDL3280A, y el MEDI4736 también pueden reducir el tamaño de los tumores en pacientes con cáncer de pulmón. Actualmente se están realizando estudios más abarcadores sobre estos nuevos medicamentos.

Vacunas: se están probando en estudios clínicos varios tipos de vacunas para estimular la respuesta inmunológica del cuerpo contra las células cancerosas del pulmón. Contrario a las vacunas contra las infecciones, como el sarampión y las paperas, estas vacunas están diseñadas para ayudar a tratar, no prevenir, el cáncer de pulmón. Estos tipos de tratamientos parecen tener muy pocos efectos secundarios, por lo que pudieran ser útiles en las personas que no pueden tolerar otros tratamientos.

Algunas vacunas son creadas de células cancerosas del pulmón que han crecido en el laboratorio, o incluso de componentes celulares, tal como partes de proteínas comúnmente encontradas en células cancerosas. Por ejemplo, la proteína MUC1 se encuentra en algunas células cancerosas de pulmón. Una vacuna llamada TG4010 causa que el sistema inmunológico reaccione contra esa proteína. Un estudio reciente comparó el uso combinado de la quimioterapia con la vacuna con el uso de la misma quimioterapia por sí sola en el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón avanzado. Los cánceres en el grupo que recibió la vacuna tenían más probabilidad de reducirse de tamaño o dejar de crecer que los cánceres en el grupo que sólo recibió quimioterapia. Se están planificando más estudios para determinar si la vacuna en realidad ayudará a los pacientes a vivir por más tiempo.

El L-BLP25 (tecemotide) es otra vacuna que ataca la proteína MUC1. Esta vacuna está compuesta por la proteína (MUCI) que es encerrada en una gotita de grasa (liposoma) para tratar de hacerla más eficaz. Un estudio poco abarcador de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico avanzado sugirió que puede mejorar el tiempo de supervivencia, aunque los resultados recientes de un estudio más extenso indicaron que no ayudó a las personas a vivir por más tiempo. Actualmente, se estudia esta vacuna en pacientes con la enfermedad en etapa III después de recibir tratamiento con quimioterapia y radiación con el fin de mejorar la tasa de curación.

Hasta el momento, las vacunas sólo están disponibles en estudios clínicos.


Fecha de última actualización: 10/08/2014
Fecha de último cambio o revisión: 12/12/2014