Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Conocemos qué causa cáncer de riñón?

Aunque muchos factores de riesgo podrían aumentar la probabilidad de padecer cáncer de células renales (RCC), todavía no está claro cómo es que algunos de estos factores de riesgo causan que las células del riñón se vuelvan cancerosas.

Cambios (mutaciones) en los genes

Los investigadores han comenzado a entender cómo ciertos cambios en el ADN del interior de las células normales de los riñones pueden causar que estas se transformen en células cancerosas. El ADN es la sustancia química que porta nuestros genes, las instrucciones sobre el funcionamiento de nuestras células. Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN no sólo afecta nuestra apariencia.

Algunos genes controlan cuándo nuestras células crecen, se dividen en nuevas células y mueren. A ciertos genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes. Otros, que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno, se llaman genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado por cambios en el ADN que activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores.

Mutaciones genéticas hereditarias

Ciertos cambios hereditarios en el ADN pueden ocasionar padecimientos que son un rasgo de familia y que aumentan el riesgo de padecer cáncer de riñón. Estos síndromes, los cuales causan una pequeña parte de todos los cánceres de riñón, fueron descritos en la sección “¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de riñón?”.

Por ejemplo, VHL, el gen que causa la enfermedad de von Hippel-Lindau (VHL), es un gen supresor de tumores. Por lo general ayuda a impedir que las células crezcan fuera de control. Las mutaciones (cambios) en este gen pueden heredarse de los padres. Cuando el gen VHL está mutado, ya no puede suprimir el crecimiento anormal y es más probable que se origine el cáncer de riñón. Los genes asociados con leiomiomas hereditarios y el carcinoma de células renales (gen FH), el síndrome de Birt-Hogg-Dube (el gen FLCN) y el cáncer renal familiar (los genes SDHB y SDHD) también son genes supresores de tumores, y los cambios heredados en estos genes también conducen a un riesgo aumentado del cáncer de riñón.

Las personas que padecen carcinoma papilar hereditario de células renales tienen cambios hereditarios en el oncogén MET que causa que se active todo el tiempo. Esto puede conducir a un crecimiento descontrolado de células, y hace que la persona tenga más probabilidad de padecer cáncer papilar de células renales.

Mutaciones genéticas adquiridas

La mayoría de las mutaciones del ADN relacionadas con el cáncer de riñón, sin embargo, ocurren durante la vida de una persona, en vez de ser hereditarias. Estos cambios adquiridos de oncogenes y/o de los genes supresores de tumores pueden ser el resultado de factores, como la exposición a sustancias químicas que causan cáncer (como las encontradas en el humo del tabaco), aunque a menudo se desconoce la causa de estos cambios. Muchos cambios genéticos probablemente sean solo eventos aleatorios que algunas veces ocurren en el interior de una célula, sin que haya una causa externa.

La mayoría de las personas con cáncer renal de células claras esporádico (no hereditario) presentan cambios en el gen VHL de sus células tumorales que han causado que este deje de funcionar apropiadamente. Estos cambios son adquiridos durante la vida en lugar de haber sido heredados.

Otros cambios genéticos también pueden causar carcinomas de células renales. Los investigadores continúan analizando estos cambios.

Ha habido avances en la comprensión de cómo el tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer de riñón. Sus pulmones absorben muchos de los químicos en el humo del tabaco que causan cáncer y los llevan a la sangre. Debido a que sus riñones filtran esta sangre, muchos de estos químicos se concentran en los riñones. Se sabe que varios de estos químicos dañan el ADN de las células del riñón de tal forma que pueden hacer que las células se tornen cancerosas.

La obesidad, otro factor de riesgo para este cáncer, altera el balance de algunas hormonas del cuerpo. Los investigadores están aprendiendo cómo ciertas hormonas ayudan a controlar el crecimiento (tanto normal como anormal) de muchos tejidos diferentes en el cuerpo, incluidos los riñones.


Fecha de última actualización: 04/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/23/2014